BeTech: noticias de tecnología

Resistencia al agua

Así sobreviven los smartphones más tiempo en el agua

Así sobreviven los smartphones más tiempo en el agua

Sumergible y resistente al agua son dos conceptos distintos. Los smartphones son del segundo grupo pero ¿cómo aguantan más tiempo en el agua?

El agua y los móviles nunca se han llevado bien. A nadie en su sano juicio, a menos que esté haciendo una prueba de resistencia, se le ocurre zambullir un aparato en porque sabe que en momento en que lo retire del líquido habrá dejado de funcionar. Las soluciones en caso de este tipo de emergencias son muy variadas, desde abrir el teléfono y secarlo por dentro todo lo posible hasta meterlo en arroz para absorber todas las gotas. Con suerte alguno de estos remedios caseros te sacará del apuro, pero si no es así… piensa en comprarte otro terminal.

En la gama alta actual encontramos modelos que resisten más tiempo en el agua. ¡Atención! Esto no quiere decir que sean sumergibles, ya que eso supondría que su funcionamiento se vería comprometido hasta cierta profundidad sin importar el hecho de estar rodeado de H2o. Simplemente incluyen sistemas que permiten a los smartphones sobrevivir más tiempo en el agua.

Una cobertura sin brechas

El ensamblaje de un terminal resistente al agua es lo más importante. Si el chasis tiene un hueco por algún lado dejará expuesta una entrada a sus componentes internos y resulta que cualquier teléfono tiene bastantes. Entradas de puertos USB en Android o lightning en el caso del iPhone 7, los altavoces e incluso los botones son lugares por los que puede entrar cualquier líquido, pero cubrirlos es más sencillo de lo que parece. Solo se necesitan dos materiales: pegamento, goma y silicona.

iphone agua

El sistema IPX sirve para evaluar la resistencia de los terminales tanto de su superficie como hacia los agentes externos. La gama alta está entre el IP67 e IP68.

Aparte de ser adhesivo, el pegamento sella y une las partes de un terminal mientras que la goma ayuda a que las entradas de periféricos queden protegidas. El tercer material se utiliza para los botones para que mantengan su movilidad en todo momento.

Por otro lado, los móviles necesitan partes que no estén selladas. Tanto el micrófono como los altavoces deben quedar libres de cualquier material de los que hemos mencionado antes ya que transmiten y reciben sonido, el cual se propaga y capta normalmente por el aire. Para que el smartphone sobreviva bajo el agua y al sacarlo pueda ‘escucharte’ y reproducir audio se utiliza una membrana transpirable. Gracias al fenómeno de la tensión superficial el agua no entra por estos agujeros y el interior se mantiene completamente seco.

Una medida de prevención

Todas estas técnicas que mantienen el interior de tu smartphone protegido del agua son una medida de prevención. Como hemos comentado antes, es una mejora muy útil para que no te preocupes de mojar tu terminal pero no garantiza su funcionamiento si lo utilizas, por ejemplo, para grabar un video bajo el agua (para esto ya están las GoPro). En caso de que un terminal de alta gama con estas características sufra daños por exposición al agua dependerá del fabricante si te lo cambian o por el contrario tendrás que adquirir uno nuevo.