BeTech: noticias de tecnología

LÁSER DE SANGRE

Así es el rayo láser hecho con sangre humana

El uso del láser de sangre mejorará la efectividad de la cirugía por láser y ayudará al estudio de la actividad de la célula.

0
Así es el rayo láser hecho con sangre humana

Desde que en 1916 Albert Einstein estableció los fundamentos para el desarrollo de los láseres y de sus predecesores, los máseres (que emiten microondas), tanto la Ciencia como la Cultura entraron en una carrera frenética. La primera por demostrar que era posible construir tal tecnología, y la segunda por crear relatos, novelas y películas de Ciencia Ficción en los que dejar volar la imaginación de los espectadores con rayos láser mortales y naves. Pero en mayo de 1960 la Ciencia alcanzó a la Ciencia Ficción y el primer láser funcional fue toda una realidad. Desde entonces lo tenemos omnipresente en aparatos tan de uso común como los lectores de CD de los 80 y más actualmente lectores de DVD, Bluray o punteros láser.

 

BloodLaser

En sí casi cualquier cosa que pueda emitir luz, ya sea un mineral, un gas o un líquido, es candidata a convertirse en fuente generadora de un rayo láser. Pero mezclar conceptos tan en apariencia dispares como el láser y la sangre humana es como si mezclásemos Star Wars con Blade, o una película o relato de Ciencia / Ciencia Ficción con algo de Vampiros o gótico. Pero no, no es una ficción sino toda una realidad conseguida por un equipo de investigadores de la universidad de Harvard.

El láser hecho a partir de sangre humana

En 2011, estos científicos de Michigan lograron crear un láser mediante una célula de un riñón humano a la que se le inyectó ADN codificado de una proteína verde fluorescente que se suele encontrar en las medusas. A inicios de este año buscaron el mismo resultado convirtiendo la clorofila sensible a la luz de las plantas en rayos láser. Y hoy, ya en la recta final del mismo año, el equipo liderado por Xudong Fan ha logrado crear un rayo láser con sangre humana, usando una combinación de un colorante fluorescente que se suele inyectar en la sangre para reconocimientos médicos con proteínas extraídas del plasma sanguíneo humano, consiguiendo que la sangre emitiese luz amplificando la emisión y transformando sangre humana en una fuente de creación de láser.

Operaciones y Estudios

Entre los usos potenciales de esta técnica figura la opción de localizar y eliminar tumores con mayor facilidad debido a que el colorante médico se acumula en los vasos sanguíneos, y dado que un tumor tiene muchos de estos, este láser de sangre facilitaría la localización de tumores mediante su uso en conjunción con una cámara infrarroja con la que capturar destellos que revelasen la posición de los tumores. Ahora empezarán las pruebas con tejido animal, pero de momento es ciertamente prometedor y verdaderamente curioso el hecho de conseguir un rayo láser con sangre de una persona.