BeTech: noticias de tecnología

WATERBOOST DE BOSCH

Así funciona un motor de coche con agua y gasolina

Así funciona un motor de coche con agua y gasolina

La marca Bosch quiere impulsar los motores de inyección de agua para mejorar la eficacia y reducir la temperatura.

Dice una leyenda urbana y las teorías de la conspiración que el motor de agua fue inventado en los 50 y de hecho funcionaba, pero que una petrolera compró la patente y la enterró en sus archivos para que el invento no terminase arruinando a la industria de los combustibles fósiles. Sea como fuere, lo cierto es que un motor de agua vendría a ser una revolución que ciertamente modificaría los pilares de varias industrias mundiales al mismo tiempo, pero lo que sí existe es el motor de gasolina con inyección de agua.

 

WaterBoost

Usado por BMW en su modelo M4 GTS para competiciones deportivas, e incluso en la aviación militar, la inyección de agua es un tipo de motor que la compañía alemana de tecnología automotriz Bosch quiere poner en el mercado. En sí la tecnología utiliza inyectores para soltar descargas controladas de agua destilada dentro del motor directas a la cámara de combustión, un proceso que consigue con cada inyección ayudar a la potencia y enfriar la propia cámara de combustión. Con esto el motor puede operar a ratios mayores de compresión, aumentando la eficiencia de este.

Según estudios de la propia Bosch, su motor WaterBoost es capaz de reducir el consumo de gasolina un 13% bajo condiciones de aceleración al conducir en una autopista, y la emisión del dañino CO2 a la atmósfera en un 4%. Y para quien esté pensando en el peligro de mezclar agua y gasolina, el agua para la inyección se almacena en un tanque dentro del vehículo que solamente necesita ser rellenado una vez cada 3200 kilómetros, de forma tan simple como abrir un tapón similar al del depósito de la gasolina y verter una botella de agua destilada en él.

Un futuro Fósil

Dado el panorama actual, en el que los estándares en cuanto a la economía de los combustibles han aumentado, muchos fabricantes de motores se han visto obligados a realizarlos más pequeños, lo que puede ser un problema con el tema de la temperatura. Con el sistema WaterBoost de Bosch es posible asegurar un sistema de enfriamiento que baje la temperatura a la hora de llevar a cabo la combustión de la gasolina y el proceso del motor, como su uso en el BMW M4 GTS ha probado al darle un extra de 80 caballos de vapor frente a un M4 con un motor convencional, pero de momento no parece que vaya a ser implementado como medida o estándar en los coches a corto plazo.