Chicas malas que nos enamoraron

Cesar Otero

Peligrosas, perversas, retorcidas, o simplemente malas porque alguien las dibujó así. En la historia del videojuego hemos conocido a muchas chicas que han sido algo más que una compañera bonita para el protagonista ciclado de turno. Han sido las malas que nos querían eliminar, o las buenas pero rozando la maldad. Y hoy les dedicamos esta galería.

Chicas Malas que nos enamoraron

La Vampiresa

Jeanette Voerman
Vampire the Masquerade Bloodlines

Hay un carisma gigante en la maldad, un atractivo irresistible, un concepto que suele ocasionar que nos atraiga más el lado prohibido que la senda de la rectitud. Y si algo no ha faltado en el mundo del videojuego son chicas malas, ya sea por su aspecto, por su actitud o porque directamente son las villanas de la historia. Jeanette, la mítica Malkavian que inmortalizó la portada de esa obra maestra que debería tener un remake a su altura y se llama Vampire: The Masquerade – Bloodlines, es un ejemplo de esto: no se puede obviar su diseño a posta puro fanservice de colegiala sexi la primera vez que nos la encontramos en Santa Monica. Pero juzgar a Jeanette/Therese por esto es un error, ya que hablamos de una empresaria de éxito, una malkavian peligrosa y un personaje con una historia de fondo tan triste, dramática y trabajada como su doble personalidad, demostrando eso de “nunca juzgues a alguien por su aspecto físico o cómo se viste”.

La Reina

Sarah Kerrigan
StarCraft Series 

De Terran psíquica y agente experta en espionaje y asesinato, de segunda al mando de los Hijos de Korhal, a convertirse en una de las villanas más recordadas de la historia, Sarah Kerrigan constituye un personaje creíble y con una dosis de profundidad enorme. Arrastrando un halo casi Shakesperiano de tragedia que la transformaron física y mentalmente en un ente cuasi demoníaco que aspiró a dominar la galaxia al completo, luego regresó, renació de nuevo a su lado humano aunque con una mirada igual de inquietante que siendo Zerg.  Kerrigan ha sido oficialmente una mala de trama, pero para muchos ha sido una anti-heroína o incluso alguien incomprendido. Ha matado a millones, pero si por algo Sarah no se quedó en simple villana de manual fue por lo bien que Blizzard supo construir a un personaje tan complejo y que en apenas dos juegos y varias expansiones ha evolucionado tantísimo.

La Inocente

Alice
American Mcgee’s Alice

Ahora una moda, eso de coger un cuento clásico y retorcerlo era algo que hace 16 años no se veía tan a menudo, sino de la mano de unos pocos autores como Alan Moore. Hasta que American McGee decidió hacer la versión Tim Burton de Alicia en el País de las Maravillas que el verdadero Tim Burton jamás filmó. La desdichada Alice de McGee nos ha llevado dos veces de la mano al siniestro y retorcido País de las Maravillas que este imaginó y EA hizo posible, la primera vez como adolescente, la segunda ya de mayor, siempre sin necesidad de trajes cortos ni concesiones sexis, y sí con toneladas de sangre y demencia, unos rasgos faciales marcadísimos y una mirada intensa que transmite la seguridad que la propia locura y ensoñación le brindan con momentos impagables como ese Londres Dickensiano de Madness Returns. Es la ‘buena’, porque la manejamos, pero incluso nosotros nos asustamos de lo despiadada, sádica y sanguinaria que Alice puede llegar a ser.

La Niña

Alma Wade
F.E.A.R. series

En 2005 se estrenó uno de esos juegos que a muchos nos pilló por sorpresa: F.E.A.R. era de esos títulos para PC que mostraba puro músculo técnico, con tiroteos bullet-time sorprendentes y requisitos altos, proponiendo una mezcla curiosa y explosiva de FPS, disparos a cámara lenta tipo Max Payne y teror de corte asiático. La jugada salió redonda gracias a la inclusión de un personaje fugaz pero omnipresente, esquivo pero constante que al igual que Sarah Kerrigan sus creadores quisieron hacer evolucionar, siendo la trilogía FEAR la historia de su desgracia. A la atormentada Alma Wade la vimos crecer en las entregas, siempre con la habilidad no de asustarnos, sino de erizarnos el vello con escalofríos de puro terror cada vez que hacía acto de presencia, hasta una tercera entrega en la que la niña era casi una mujer como su macabra edición coleccionista espoileaba. 

 La Traicionera

Ada Wong
Resident Evil series

¿Enemiga o aliada? ¿Agente secreto de Umbrella, de Albert Wesker, de ella misma? ¿Quiere a Leon o sólo juega con él? Lo mejor de la Ada Wong de Resident Evil es que es todo esto y nada a la vez, por lo que nunca podemos saber cuáles son exactamente sus intenciones hasta que al final es muy tarde y esta espía nos traiciona. Quien lo  iba a decir que aquella pobrecita e inocente chica que conocimos hace casi 20 años perdida en la Raccoon City de Resident Evil 2 buscando a su novio se convertiría en las entregas siguientes en uno de los personajes favoritos de la saga, que incluso en esa apariencia fanservice de Resident Evil 4 demostró lo letal y peligrosa que era. Si hay un ejemplo claro para ilustrar el concepto de chica mala que nos enamora, sin duda es Ada.

La Gótica

Amanda Evert
Tomb Raider Legend 

Habrá quien se acuerde de ella, pero quienes conozcan a Lara Croft tras el reboot de 2013, no conocen a Amanda Evert, uno de esos personajes que a algunos no se nos ha olvidado por más que haya pasado más de una década desde su aparición en el intenso y adrenalítico Tomb Raider Legend, el juego que ‘reinició’ por primera vez la serie y reconstruyó el pasado de Lara. Sin spoilear demasiado, sólo diremos que Amanda se nos presenta como una amiga de Lara en su etapa universitaria, con una mezcla de juventud, inocencia, sonrisa y curiosidad con look muy casual-hipster de ahora. Pero los hechos del juego la convierten en una irresistible malvada total, con un renovado look gótica de los pies a la cabeza, vistiéndola de cuero, botas altas, pelo blanco, ojos pintados de negro y llena de tatuajes. Lo mejor es esa cinemática final de Lara y Amanda al final de Legend, una escena que se deja de concesiones y lleva al personaje de Lady Croft al límite de la rabia.

 Las Peligrosas

Harley, Selina y Pamela
Batman Arkham series

¿Qué tienen en común una brillante doctora, una refinada ladrona y una prometedora estudiante de botánica? A un millonario justiciero y que las tres son de los personajes más populares del universo Batman. Empezamos por la doctora Harleen Quinzel, cuya visita al manicomio Arkham fue el principio de su fin y acabó enamorándose nada menos que del Joker y siendo ‘su chica’ oficial, además de una de las malas más queridas de DC que por fin está teniendo merecido reconocimiento. Catwoman es uno de los iconos DC, amiga y enemiga, amante y rival, siempre independiente y sin ataduras, y la antagonista perfecta porque con la misma rapidez se vuelve aliada. Poison Ivy, o Hiedra Venenosa, es de lejos la más peligrosa, la que te mata con un beso si quiere, obsesionada con Batman porque no puede controlarlo y siempre anteponiendo las plantas a los humanos. Las tres han brillado con luz propia en la serie Arkham, y tras terminar Arkham Knight ya las echamos de menos.


La Sufridora

Jeane
No More Heroes

De esos títulos que llamaban la atención en el catálogo de Wii porque no eran precisamente alegres ni familiares, No More Heroes fue otro de esos atisbos de genialidad que pudimos ver del genio demente Suda51 tras su delirante Killer7. Y en la historia del asesino Travis y sus ganas de ser el número 1 del gremio no faltó un enemigo final que no era un tio de 3 metros o alguna creación atemorizante, sino una mujer joven de pasado trágico y constante sufrimiento que sólo quería venganza al más puro estilo Kill Bill. No os revelaremos el final, pero sí que Jeane se ganó con su historia y personalidad el aparecer aquí, siendo una chica mala pero malísima de la que enamorarse puede llevarnos a la tumba en pedacitos literalmente.

La Despechada

Cia
Zelda Hyrule Warriors

Siempre una saga en la que el componente sexual nunca se ha reseñado siquiera en sus personajes femeninos, cuando Zelda cayó en manos del Team Ninja para el spin off Hyrule Warriors la cosa cambió pero a lo bestia con la inclusión de Cia, una hechicera inocente que se enamoró de Link y cuando vio que él nunca le correspondería dejó que el mal (y un par de kilos de silicona) entrase en su cuerpo para transformarse en la hechicera oscura y de paso el personaje más explosivo del universo Zelda.  Villana del juego, lo más divertido fue cuando la implementaron de personaje jugable y pudimos manejarla en Wii U. Y es que siempre es más divertido jugar con los malos, sobre todo cuando disfrutan de serlos.

La Caníbal

Mileena
Mortal Kombat series

La más veterana de aquí si nos ceñimos a la fecha de los juegos en sí, Mileena debutó junto a Kitana en el mítico Mortal Kombat 2 de la primera mitad de los lejanos años 90, en una versión femenina de la dupla que eran Scorpion y Sub-Zero. La historia de su personaje no podía ser más sorprendente, casi tanto como la primera vez que se quitaba la máscara en su fatality y nos enseñaba su verdadero rostro, tan siniestro como el de esa leyenda urbana japonesa que es Kuchisake-onna. Obsesionada con Kitana y lo que es suyo, en más de 20 años Mileena ha evolucionado, renacido y convertido en una favorita de los fans y la serie Mortal Kombat, de la cual no se ha despegado. Imposible resistirse a su maldad, aunque eso sí, el apodo que le hemos puesto no es porque suene bien precisamente.

La Seductora

Catherine – Katherine

Nunca podremos agradecer bastante a Atlus y Deep Silver que al final esta pequeña joya de Katsura Hashino llegase a Occidente, descubriendo uno de esos juegos atípicos que dan variedad a un catálogo. En Catherine se nos planteaba una duda existencialista en cuanto a si seguir con nuestra fiel y paciente novia Katherine y madurar de una vez reconociendo que ya teníamos 30 años, o caer bajo el influjo de la explosiva y a la vez inocente Catherine, un demonio rubio de piel blanca que nos hacía dudar demasiado sobre si dejarnos tentar. Todo ello envuelto en una mezcla de aventura, minijuegos, música clásica remezclada en plan DJ Hero, conversaciones y sueños surreales en que escalábamos puzles perseguidos por bebés gigantes deformes y hablábamos con cabras antropomórficas. Para algunos la elección fue clara desde el principio; otros dudaron mucho. Pero lo que queremos saber es, ¿con cuál de ellas os quedasteis al final? ¿Katherine la novia, o Catherine la seductora?