Actualidad

Sony compra la plataforma OnLive, la cierra y se queda sus licencias

Los servicios dejarán de estar disponibles. PS Now se prepara para USA 5 megas para jugar en la nube

Sony ha decidido adquirir Onlive, la plataforma de juego en streaming que pretendía estandarizar una nueva manera de jugar vía la nube. La propuesta, que venía a revolucionar el mundo de los videojuegos, no seguirá adelante ya que los planes de la compañía japonesa son los siguientes: comprar la compañía, cerrar todos sus servicios y quedarse con las más de 140 patentes que tenían en su haber.

La compañía queda también con el equipo de OnLive y lo más probable es que integre todos los productos y licencias conseguidas a Playstation Now, otro de los servicios de juego en streaming que está ya en su fase final después de las pruebas beta que realizaron meses atrás. 

En un FAQ sobre el cierre del servicio es donde se destacan las peores noticias para los usuarios suscritos al servicio. El 30 de abril se cierra definitivamente OnLive y eso significa, entre otras cosas, que los juegos PlayPass ya no estarán disponibles y que todos los datos de juegos guardados o logros serán borrados. Los juegos comprados vía Steam para jugar en OnLive (por ejemplo desde un Mac) seguirán en la plataforma de Valve pero no se podrán jugar mediante la nube.

También se descarta cualquier reembolso tanto en juegos como en hardware, que además, tal y como especifican, no es compatible con ningún otro dispositivo. Solo se reembolsarán productos de hardware que se hayan adquirido después del 1 de febrero de 2015.

¿Los peligros de la nube?
Uno de los motivos por los que siempre se ha visto con cierto recelo plataformas como OnLive, que basan su propuesta en la nube, es precisamente lo que ha acabado sucediendo. El hecho de adquirirlo todo en este formato provoca que en caso de fallida o desaparición del servicio, el usuario pierda todo lo que había adquirido. Esto, en plataformas consolidadas y de éxito como Steam puede parecer una quimera, pero en proyectos emergentes como es el caso de OnLive, que todavía estaba algo verde, es un elemento a tener en consideración.

OnLive se presentó en la Game Developers Conference de 2009 y se lanzó a mediados de 2010 en Estados Unidos con distintos modelos de suscripción que permitían jugar a videojuegos desde cualquier dispositivo siempre y cuando se tuviera buena conexión a Internet. Las críticas no tardaron en llegar por el nivel gráfico que se mostraba -alejado de lo prometido- y por ciertos problemas de lag a la hora de controlar algunos juegos. Después de algunos años pasando sin pena ni gloria, finalmente ha acabado en manos de Sony que le da carpetazo para quedarse con sus licencias.