Grand Theft Auto V
Grand Theft Auto V
Carátula de Grand Theft Auto V

Análisis de Grand Theft Auto 5 en PS4

Salva Fernàndez salbaFR

El sandbox definitivo da el salto a la nueva generación de consolas, y lo hace con diversas novedades de peso. Entre ellas, un modo en primera persona que nos adentra como nunca antes en un GTA. El 18 de noviembre llega a Playstation 4 y Xbox One una auténtica obra maestra.

Para muchos, que Grand Theft Auto 5 acabara saliendo en la nueva generación de consolas era cuestión de tiempo. Para otros, el movimiento no parecía entrar dentro de la manera que tiene Rockstar de gestionar sus lanzamientos. San Andreas no tuvo una versión inmediata para Playstation 3 y Xbox 360, sino que la compañía norteamericana se fue directa a por GTA IV. Pero los tiempos han cambiado, las compañías saben que es rentable hacer revisiones y remasterizaciones de sus mejores juegos para nutrir a las nuevas plataformas. Y en estas está Grand Theft Auto V, la obra maestra protagonizada por Michael, Frank y Trevor. Pero Rockstar no ha querido limitarse a trasladar su último gran hit con cuatro novedades, sino abrir nuevos caminos que seguramente cambiarán para siempre la concepción de los futuros GTA. Playstation 4 y Xbox One dan la bienvenida a la saga de mayor envergadura.

Hacer un análisis de un juego que hace justo un año recibió un 10/10 tiene sus complicaciones. Salvo desastre de port que afecte negativamente a la experiencia jugable, el título que era una Obra Maestra doce meses atrás lo tiene que seguir siendo. Pero eso no es suficiente para parte de los usuarios que seguramente tienen tres preguntas en la cabeza: ¿Vale la pena que vuelva a comprarlo si ya he jugado durante decenas, incluso cientos, de horas a la versión de PS3/360? ¿Cuenta con suficientes novedades jugables y audiovisuales que merezcan la pena respecto a su predecesor, probablemente ya rebajado de precio en las tiendas? y la última, ¿Si no me convenció GTA 5 hace un año, lo hará esta versión? No hay una respuesta correcta o incorrecta a estas tres interrogantes, pero Grand Theft Auto V quiere convencernos de dos cosas: no estamos ante un mero port que funciona a mayor resolución; y por otro lado, que hay muchas maneras de hacer revisiones Next Gen de títulos relativamente recientes. Nosotros creemos que sí, que vale la pena. Y lo argumentamos de esta manera, con lo que hizo grande a GTA V y lo que lo hace todavía mejor en su nueva versión.

 


Lo que hizo grande a GTA 5


Una de las principales novedades con las que se presentó Grand Theft Auto V hace un año y que destaca respecto a sus predecesores es la propuesta de tres protagonistas que intercambian roles a lo largo de la aventura. Michael, Franklin y Trevor se cruzan en sus vidas -algunos ya se conocían del pasado- y orquestarán algunas de las misiones más espectaculares que recordamos dentro de la franquicia: los golpes. Cada uno tendrá sus propias motivaciones, sus problemas y su camino, pero esas vidas paralelas se irán intercalando entre ellas, construyendo un argumento más variado y complejo del que hemos visto hasta la fecha. No se trata de poder jugar con Brucie en GTA IV, sino de tener a tres Nico Bellic como protagonistas en lugar de uno.

Tres perfiles de personaje totalmente diferenciados entre sí, cada uno con su encanto. Michael es es un criminal retirado, un ex protagonista de GTA que vive como testigo protegido bajo el lecho del FBI, con una mujer que le es infiel con su profesor de tenis, un hijo que solo sabe jugar a los videojuegos y una hija que se acerca peligrosamente al mundo de las drogas y del porno a cambio de un poco de fama efímera. Conocerá a Franklin, un afroamericano de la zona pobre de Los Santos que hace trapicheos y pequeños delitos para subsistir, aunque su sueño es aspirar a mucho más que “vivir en el barrio con su gente”. Por último, tenemos a Trevor. El personaje más imprevisible, loco y extremista de toda la saga GTA. Esquizofrénico y drogadicto, hay unas normas y un mundo para él y otro para el resto del mundo. Las palabras que lo definen son exceso y abuso; sus reacciones, acciones y actitudes sobrepasan cualquier previsión que podamos tener y lleva el juego hasta sobrepasar las líneas rojas que delimitan la ética, la moral y el buen gusto. Un espectáculo que no deja indiferente a nadie.

  
Olvidas miles de cosas todos los días…
Los tres van solucionando sus problemas. Mike con la familia que no deja de meterse en líos, Frank con sus amigos de barrio y cuentas pendientes con maleantes y Trevor… de todo un poco. Su sed de venganza con el que fue su amigo Michael, del cuál lo último que sabía era que estaba muerto y por el que se siente traicionado, y las ganas de dar un gran golpe que lo retire definitivamente van a caballo de muchas otras locuras, como exterminar a mexicanos, chinos y cualquier clan que intente pisar su negocio (tráfico de drogas, entre otras cosas). Pero la clave del éxito del juego está en los golpes, macro misiones que nos obligan a preparar desde cero auténticos asaltos profesionales.

GTA 5 rompe el esquema de ir a un punto y empezar una misión concreta. Aquí toca plantear nuestros próximos pasos para tener el mayor de los éxitos: decidir como queremos afrontar un asalto, estudiar nuestras posibilidades, contratar un equipo de apoyo para que la misión tenga éxito, preparar todo lo necesario para realizar la misión y, por último, ejecutarla. Podemos estar más de dos horas mientras se cocina el golpe. El primero de ellos, a pequeña escala, es un buen ejemplo: Queremos llevarnos el botín de una joyería, y para ello primero entramos en el establecimiento y hacemos fotos de los elementos de seguridad que vemos repartidos por el comercio. Luego subimos a la azotea para ver posibles escapatorias y acciones que jueguen a nuestro favor. Estudiado todo, decidimos: una entrada sigilosa lanzando gas somnoliento por los conductos de ventilación o algo a lo loco, entrando con la cara tapada y armados hasta los dientes por la puerta principal. Contratamos sicarios que sepan conducir -si son malos, pueden caer en la escapada y perder parte del botín, hackers que como mejores sean, más tiempo nos darán dentro del comercio antes de que se disparen las alarmas, asaltamos un furgón de la policía con un arsenal de pistolas que necesitaremos para tener éxito en la misión y una vez lo tenemos todo listo… y a por el gran golpe.


  

Esto es solo el principio de una gran cantidad de golpes a cada cual más espectacular. La posibilidad de hacerlos de diversas maneras, la combinación de elementos (estudio del terreno, disparos, persecuciones, uso de varios vehículos, etc.) y un elemento clave como es el intercambio in situ de protagonistas hacen que GTA V sea muy variado. En cualquier momento podemos cambiar el control de Michael a Trevor, a Franklin, y viceversa. En un golpe estaremos bajando con uno de ellos por unos ventanales y al momento podremos pasar a controlar otro personaje para eliminar enemigos desde su posición de francotirador. Acto seguido, podemos pasar a controlar al tercer personaje que se encarga de escapar con el botín mientras le persigue la policía. La presencia de tres roles repartidos y el hecho de poder controlar los tres es un cambio de perspectiva brillante en la gestión de las misiones. Para el recuerdo quedan golpes como el asalto a un banco con armamento pesado, robar armamento militar conduciendo un submarino o el último Gran Golpe, simplemente maravilloso.

A las más de 30 horas que nos llevará terminar la campaña principal se le añaden una gran cantidad de misiones secundarias y extras que convierten Los Santos en una ciudad viva y enorme, llena de contrastes. Hay una gran cantidad de kilómetros repartidos en barrios bajos, zonas de negocios, la parte rica, las afueras donde el desierto toma partido, una gran cantidad de agua por la que movernos en el océano… después de decenas de horas, siempre encontraremos alguna calle, algún recoveco, que no sabíamos que existía. Y en ella podremos probar deportes como el tenis, triatlón o el golf, hacer carreras, misiones extras de recuperar ciertos coches y llevarlos a puntos concretos, traficar con drogas conduciendo aviones o jugar a la bolsa.



Hay tantas cosas por hacer en una enorme ciudad como esta que siempre encontraremos algún motivo para meter otra vez el disco en la consola: clubs de streaptease, comprar ropa, cambiar nuestro look, cazar todo tipo de animales a lo Red Dead Redemption, buscar personajes extraños con misiones hilarantes, solucionar eventos aleatorios que se van dando por toda la ciudad… Tanto en misiones principales como en secundarias, GTA 5 rompe con la excesiva reiteración de misiones que muchos criticaron en GTA IV.

Hay una gran cantidad de cosas por hacer, por norma entretenidas todas ellas, y que tienen recompensa. No solo en forma de dinero o nuevos vehículos, sino también mejorando los atributos de nuestros personajes (cuando más corren más resistencia tienen, cuando más disparan mejor puntería tienen, cuántos más combates hagan mayor fuerza ganarán, cuántos más vehículos conduzcan mejor conducción tendrán) e incluso perfilando un poco el devenir de nuestra historia y relación con los NPC cercanos: a veces nuestra mujer, la que nos acaba de poner los cuernos, nos pedirá ayuda. Dependerá de nosotros si vamos a solucionar su problema o no.

  

Coches y disparos

La mecánica de los tiroteos está más pulida en esta nueva entrega respecto a sus predecesores, manteniendo el sistema de coberturas que estrenó GTA IV después de que Gears of Wars estandarizara esta mecánica en los TPS de la generación PS3/360. El título es exigente y realista, con un sistema de vitalidad que nos dejará moribundos si vamos a lo loco -y acabar fracasando en las misiones- que exige planificación (recuperamos un 50% de la vida y tendremos que buscar botiquines), saber cubrirse, asomar la cabeza, disparar a los enemigos y sobre todo a lo que tengan a su alrededor (algo explosivo por ejemplo) y avanzar mirando el mapa por donde se mueven los rivales. El gunplay no consigue la precisión de un TPS al uso como puede ser Max Payne 3, también de Rockstar, pero ha ganado en precisión respecto a la cuarta entrega. Los tres personajes tienen habilidades propias: por ejemplo Trevor se hace más resistente y es más letal y Franklin activa un modo bala a lo Max Payne, precisamente.

Los vehículos son otro de los grandes reclamos del juego. Hay una cantidad ingente de coches y motos para elegir y robar, con controles totalmente distintos según si estamos con una réplica de un Ferrari o un coche tipo Smart. Además, todos se pueden mejorar y toquetear en los talleres, algo que nos puede ir a las mil maravillas si estamos preparando un golpe que nos exigirá escapar con un coche de alta gamma con altísimas velocidades. No solo de coches y motos vive GTA V, que nos permite también conducir desde bicicletas a motos de agua, lanchas, helicópteros, aviones e incluso un submarino. Naturalmente, la mecánica de escapar/perseguir y disparar sigue presente en un juego donde la acción nunca se ausenta a pesar de permitirnos, también, ciertos momentos de sigilo.

  

Gran cantidad de armas, técnicamente imponente para las consolas en las que salió, una enorme banda sonora con varios artistas importantes de los más diversos géneros y una abrumadora cantidad de contenido. Esto hizo grande a Grand Theft Auto V y todo esto se mantiene intacto en la versión para Playstation 4, Xbox One y la futura versión PC que sale algo más tarde. La enorme experiencia de GTA V se traslada a la nueva generación, pero lo hace con muchas novedades que lo alejan de ser un simple port. Y es que la realidad indica que Los Santos nunca se había visto como se ve en las nuevas plataformas.


Lo que hace grande a GTA 5 Next Gen


El principal reclamo de esta nueva entrega es sin lugar a dudas el modo en primera persona creado para esta entrega de nueva generación. Es lo primero que probamos cuando estamos empezando el prólogo con ese mítico golpe que acabaría rompiendo el grupo de Trevor y Michael… hasta su reencuentro. Con pulsar tan solo un botón -en el caso de PS4, el panel del mando- pasamos de estar en la clásica vista en tercera persona de toda la vida a controlar desde dentro a los personajes. El cambio es sorprendente, pero todavía lo es más una vez profundizamos en él y vemos todas las ventajas que nos ofrece esta nueva perspectiva de juego.

Es importante recalcar que de la misma manera que GTA 5 no tiene un gunplay como el de un TPS puro (un Max Payne 3, un Gears of Wars, etc.), pasa lo mismo con el modo en primera persona de esta nueva versión: no tenemos un gunplay tipo FarCry 3 ambientado en Los Santos. El sistema de apuntado, la precisión de movimiento y demás tiene margen de mejora. No es perfecta, aunque es cierto que desactivando el apuntado automático o asistido y toqueteando la sensibilidad de la cámara y del apuntado podemos conseguir unos ajustes que nos permitan disfrutar en primera persona de grandes tiroteos. A veces fallaremos porque la precisión a la que nos hemos movido no ha respondido como esperábamos, pero en términos generales funciona bien y es un primer paso de cara a lo que puede venir en el futuro en próximas entregas.

Además, se mantiene intacto el sistema de coberturas, consiguiendo una experiencia en este sentido similar a las coberturas de FPS tácticos como Rainbow Six por ejemplo. Lo mejor de este modo es la gran personalización que nos ofrece: hay una gran variedad de configuraciones disponibles. Algunas son réplicas del control de GTA de toda la vida, otras intentan emular el sistema de control de los FPS clásicos. Por ejemplo, en primera persona tener el sprint asignado al botón X es poco funcional, ya que desde esta perspectiva es importante controlar la cámara con el stick derecho. Con una de las configuraciones correremos pulsando L3, como un Call of Duty. Otro elemento personalizable es el de las coberturas, que podemos hacer que pase a tercera persona si no nos convence tener a medio centímetro la caja de madera o la columna de hormigón de turno.

Seguramente conscientes de que no estamos ante un FPS puro y su respuesta y control sigue siendo la de un GTA pero visto desde dentro, Rockstar ha pensado en contar con diversos elementos personalizables para que cada jugador encuentre el encaje ideal. El campo de visión es  otro factor a tener en cuenta. El juego permite ampliar lo que vemos cuando estamos en primera persona, abriendo la perspectiva. Algo muy recomendable: ganamos visibilidad en ambos lados y el movimiento del personaje se hace más suave. Cuando corremos, nos caemos, saltamos una valla o pegamos un puñetazo el personaje tiene muchos movimientos verosímiles pero que tambalean (intentando acercarse a la realidad) la cámara, por lo que esto lo suaviza. Movimientos como las caídas -por fin vivimos lo que es saltar de un coche en movimiento-, cuando rodamos por el suelo o el movimiento de la cabeza se pueden desactivar, en todo caso.


  
Pero el cambio de perspectiva no solo afecta a los tiroteos, sino que nos cambia la manera de disfrutar de Los Santos y todos sus detalles. Impresiona ver desde esta perspectiva las calles de la ciudad, entre otras cosas por el subidón gráfico que ha pegado el juego, pudiendo acercarnos y ver desde cerca la flora y fauna en forma de NPC que podemos observar de cerca. Los escenarios interiores también salen ganando con el modo FPS. Nos detendremos a ver detalles como las fotos de boda que tiene Michael en su dormitorio, las guarrerías y cerdadas de la “casa” de Trevor, lo que tienen escrito en la pizarra los miembros de la empresa LifeInvaders… la obsesión de Rockstar por los detalles es conocida por todos, pero resaltan todavía más de esta manera.

Conducir desde dentro del coche
Naturalmente, la conducción desde dentro de vehículo también se puede realizar, aunque es cierto que nos traerá más de un quebradero de cabeza. Por un lado, podemos gozar de todo tipo de elementos según cada coche al que subamos. La furgoneta de Trevor tiene ese desgaste y toque vintage que se intuye desde fuera y los coches modernos cuentan con un panel donde se ve la canción que está sonando de la emisora de radio de turno. La conducción para ir hasta un punto concreto es más que correcta, incluso en algunas persecuciones, pero no siempre. Perdemos campo de visión, la marcha atrás en algunos vehículos es complicada (podemos girar nuestro personaje con stick derecho, pero algunos deportivos no tienen ni luna trasera) y la mayor presencia de vehículos en la carretera hace que en ciertos cruces vayamos a ciegas.



Así que en momentos de acción extrema es poco funcional, aunque la espectacularidad de saltar en un cambio de rasante o dar tres vueltas de campana cuando nos salimos de la carretera es digna de mención. Ya ni hablamos de conducir motos, que con los virajes tendremos una enorme sensación de velocidad… y peligro. En otros vehículos donde el margen de maniobra es más grande, como los aéreos o los acuáticos, tiene su utilidad además de ser espectacular sobrevolar Los Santos desde esta perspectiva. Eso sí, la vista en primera persona en coches tiene sus partes buenas, como por ejemplo las escenas de sexo en las que estaremos, valga la redundancia, a primera línea.

Siguiendo con los vehículos, la mayor densidad de coches en la carretera se hace evidente desde la primera misión. Una de las novedades del juego es precisamente eso, más presencia de coches y NPC en la calle. Son los vehículos lo que más destaca en este punto, sobre todo porque nos daremos cuenta en persecuciones, escapadas y demás. Tenemos muchos más coches por esquivar, cruces letales con 4 o 5 vehículos pasando en diversas direcciones, colas esperando a que un semáforo se ponga en rojo y autopistas más densas en ambos sentidos de la carretera. Y esto, cuando te persigue la policía con un nivel de búsqueda de tres o superior significa más desafío para no acabar detenido. También hay muchas zonas con más NPC según la hora del día, aunque es cierto que en muchas otras las sensaciones son similares a lo que ya vimos en la entrega original.



El panel de control del mando de PS4 también añade alguna que otra función como la de poder equiparnos con ciertos elementos  como sombreros y gafas o usar el GPS para, de manera ágil y sin tener que pasar por el mapa del menú de pausa, elegir nuestro próximo destino. Desde lugares de actividades a misiones principales, seleccionamos el punto y automáticamente el trazado recomendado se activa en el mapa. También podremos cambiar de emisora de radio o de arma cuando estemos en medio de un tiroteo.

Más contenido
A las casi setenta misiones principales, sidequests, eventos aleatorios, extraños y variedades se le añaden nuevas misiones y elementos que alargan todavía más la vida útil del juego en Los Santos. Michael podrá investigar una serie de pistas que le permitan descubrir un misterioso asesinato que le permitirá desbloquear nuevas recompensas, Franklin tendrá que catalogar los nuevos animales que se han añadido en el juego con su cámara de fotos (la presencia de animales es más evidente en el juego que antes) y también se ha añadido en la zona donde vive Trevor las carreras de Stock Cars que nos permiten desbloquear los clásicos Muscle Cars americanos si ganamos estos desafíos. Más contenido invita a revisitar diversos puntos de Los Santos. A todo ello se añaden nuevos eventos y desafíos que nos permitirán acceder a múltiples vehículos nuevos, algunos exclusivos, nuevas armas y recompensas variadas. Con la promesa de Rockstar de que todavía hay más cosas por llegar post-lanzamiento.

  

¿Tecnología punta?

Los primeros vídeos apuntaban maneras, pero ha sido al empezar a jugar y disfrutar de esta nueva versión cuando uno se da cuenta el trabajo que hay detrás del título. El juego funciona a 1080p y 30 frames por segundo en ambas consolas (en algún momento como conduciendo a toda velocidad en primera persona sufre más de la cuenta), pero es en los detalles donde el título se hace grande. Hay un claro paso adelante en texturas y modelados que se nota en los personajes: sus acabados, las nuevas animaciones algunas de las cuales son mucho más fluidas y todo lo que podemos ver en las texturas de su ropa, de acabados como sus manos, efectos en forma de sangre, explosiones espectaculares y demás. El título luce muy bien, demostrando que no estamos solo ante una simple subida de resolución.

Detalles como los interiores de los coches, las arrugas de las camisas de los personajes, las manos ensangrentadas de Trevor, como brilla la ciudad de noche con las luces de los edificios encendidas, la mejora en efectos como la lluvia, poder contemplar los modelados de los NPC en primera persona y ver como hay una gran variedad de cuerpos y expresiones, el acabado de árboles y vegetación en general o el pelo de Chop hacen de GTA V Next Gen un juego tremendamente vistoso a pesar de ser un título originario de la pasada generación trasladado a las nuevas máquinas. Incluso lo irregular de algunos asfaltos nos sorprenderá. El juego de luces en interiores -con alarmas rojas encendidas, fluorescentes que enfocan una parte del suelo, como el de exteriores, con las sombras de edificios, el tono anaranjado de las puestas de sol… todo brilla. Y lo hace todavía más en primera persona.

  

Pero GTA 5 no es un título perfecto y sin fisuras en gráficos, tampoco en la nueva generación. Seguiremos viendo algunas animaciones mejorables, como por ejemplo en los combates cuerpo a cuerpo, y cuenta con un elemento que no ha sido erradicado en esta nueva versión: el popping. Se nos aparecerán algunos objetos del entorno, algunos vehículos y personajes ante nosotros, siendo evidente que no estaban y aparecen de golpe. Esto, que no sucede con las grandes estructuras y los edificios, se hace evidente sobre todo cuando vamos conduciendo a gran velocidad por las calles de Los Santos. Es probablemente el principal fallo que tiene el juego en este apartado.

La banda sonora se amplía con decenas y decenas de nuevas melodías y artistas para cada una de las emisoras. Si ya había un gran elenco de canciones disponible, ahora todavía más. Esto se traduce en un hecho: los jugadores que son asiduos a escuchar una sola emisora porque les gusta ese estilo musical ya no tendrán la sensación de que cada cierto tiempo suena “esa canción” que habíamos escuchado antes, ya que hay unas 150 canciones nuevas, algunas de ellas con artistas de primer nivel y auténticos clásicos de la música que aportan mucha más variedad a nuestros largos y recurrentes paseos en coche por Los Santos.


  

Eso sí, se mantienen dos elementos presentes en el juego original: uno que está totalmente en inglés, con algunas interpretaciones de gran nivel, y la otra, la cierta inconsistencia de ciertas melodías elegidas para momentos de las misiones que no impregnan ni la intensidad ni la épica de lo que estamos haciendo en ese momento. Como novedad, el micro del mando de PS4 servirá para que escuchemos las conversaciones que tenemos por teléfono o la radio de la policía, un detalle simpático y bien implementado, ya que realmente parezca que hablemos por el móvil con nuestro interlocutor.

Todo el contenido online ya disponible

A diferencia de lo que sucedió con GTA Online, que salió con problemas un mes más tarde de la salida del juego original, en esta ocasión la vertiente en línea del título de Rockstar está ya disponible desde la pasada semana tanto en modo libre como en tema misiones y actividades. Hay dos puntos clave a tener en cuenta en este apartado: el primero es que las más de diez actualizaciones que han ido llegando a lo largo de este año están disponible, y eso significa que tendremos un mapa repleto de actividades por realizar desde el primer momento. Además, Algunos usuarios recibirán 500.000 dólares por “un error”, según dice nuestro banco, si tienen reservado el título. El segundo punto clave es el aumento hasta 30 jugadores a la vez para disfrutar de GTA Online. No es algo que afecte solo al modo libre sino también a ciertas modalidades, aunque si hay alguna actividad limitada a ocho jugadores, seguirá siendo igual. Tampoco falta el modo creación, en el que podremos hacer carreras para los citados treinta jugadores, lo mismo que las partidas deathmatch (30 jugadores en hasta cuatro equipos) o en captura.


  

Nuevas herramientas de edición, más de 150 objetos, varios de ellos nuevos, y más contenido en camino. Naturalmente, se puede jugar en primera persona como pasa con la campaña principal del título. Los jugadores que lo deseen podrán transferir su personaje old gen a la nueva versión de manera rápida y sencilla. Una vez lo tenemos en las nuevas consolas, con su nivel, dinero, aspecto y demás, podremos editarlo por si queremos cambiar alguna cosa de él antes de adentrarnos definitivamente a GTA Online.

10

Obra maestra

Una obra maestra que ha dominado su género para colocarse en la cima del mismo. Un coloso de su generación que seguirá siendo comentado y recordado en el futuro. La nota máxima no implica perfección, sino que es usada para señalar a un referente absoluto en el que los demás pueden y deben mirarse.