DriveClub
DriveClub
Carátula de DriveClub
  • 8

    Meristation

DriveClub

Alfonso Arribas

Por fin llega hasta nuestras manos DriveClub, un videojuego de conducción a medio camino entre el arcade más frenético y la simulación más exigente, que sin duda se ha visto muy favorecido por el tiempo extra del que ha dispuesto para su desarrollo.

NOTA ORIGINAL: 6,5


Review actualizado a 19/12/2014

Fue hace tres semanas cuando decidimos, dada la situación, bajar la nota de Driveclub del 8 que en un principio tenía a un 6,5. Y lo hicimos bajo dos condiciones: La primera, que con la situación de la parte del multijugador Online, que es básicamente la más importante del juego, no podíamos mantener tal calificación por sus condiciones y porque esto no era ni lo que Evolution prometía ni lo que habíamos jugado en su análisis; la segunda es que no era una bajada, un ‘downgrade’ de nota definitivo, sino que cambiaría de nuevo o se quedaría tal cual en espera de ver qué hacía el estudio para solucionarlo, si conseguía repararlo o tiraba la toalla.

Pero dada la importancia que tanto para Evolution como para Sony tiene esta nueva IP, han seguido trabajando en ella y en solucionar todo lo que no debería haber pasado. Con la actualización de 1,4GB que añade al fin los deseados efectos climáticos que todos habíamos visto pero ninguno jugado hasta el momento en la versión comercial, cogimos otra vez el mando y nos hemos pasado esta semana de nuevo en DriveClub, tanto en el multiplayer jugando con vosotros y revisando el código online, como viendo los efectos visuales.

Desde el punto de vista Online, se nota una mejora con lo visto hace tres semanas. El código de red es más estable, se acabaron la mayoría de esos bugs que comentábamos antes, como coches invisibles, choques en mitad de las carreras contra elementos que no vemos, y demás. Hemos experimentado algún que otro error en las salas de espera, pero tampoco nada grave.  Buena prueba de esta mejoría es que los Desafíos están activos para dar fe de la buena situación. El código por tanto es estable, aunque el tema de que la versión PS Plus siga sin salir nos indica que no está solucionado al 100% y que Sony sigue sin querer darle de momento la apertura masiva que con esta versión para todos los suscriptores del servicio experimentaría el multijugador. Pero a la pregunta de “¿funciona el Online?”, la respuesta es que sí. Al menos, funciona como debería haber funcionado cuando salió en las tiendas.

El contenido sigue creciendo, y a modo de compensación, parte del DLC de pago previsto se ha regalado a los poseedores incluyendo pistas y coches del Pase de Temporada. Los updates también traen consigo algún vehículo extra sin coste que es de agradecer. El pack Ignition brinda nuevos extras y más estrellas por conquistar, y algunos coches como el Renault TwinRun son un desafío de velocidad extrema.  A ello le añadimos el modo Foto, en el que si nos gusta captar imágenes o apreciar la potencia visual del juego, le echaremos momentos durante las carreras a nuestra rienda creativa como inFamous Second Son o The Lastof Us Remastered permitían. Y en el apartado de la jugabilidad, el estudio ha ido aplicando updates y se haequilibrado el sistema de penalizaciones en cuanto a las colisiones enpista o a la hora de acortar camino por las esquinas.

A nivel visual es donde está más claro el cambio. DriveClub ya era desde su estreno uno de los juegos que mejor lucen de la Next Gen, pero tras el parche que activa las condiciones climatológicas se ha convertido en un puro músculo técnico de referencia, un benchmark a batir para cualquier juego de coches de nueva generación que quiera presumir en el terreno visual. Correr con lluvia, ver como sale el sol, y luego ver cómo en otro sector vuelven las nubes y sigue lloviendo es un espectáculo de lujo y fotorrealista. Y si estamos corriendo de noche con tormentas, ver la pista iluminada por los rayos es otro añadido que da fe del enorme sistema de iluminación y de efectos. Lo mejor es que esto no es meramente visual, ya que la lluvia aplica condicionantes en los trazados, nos obliga a frenar de otra manera, a fijarnos en qué sectores se está formando charcos debido a las irregularidades del terreno, si hay tierra, y a replantearnos la forma en que antes pasábamos ese trazado. En sí no es un sistema fijo, nosotros no activamos la lluvia y ya está, sino que escogemos si queremos que sea una precipitación ligera o fuerte en el momento del día que elijamos y en función del terreno. Por lo que la opción de precipitación fuerte en la India termina en lluvia sobre el terreno, pero si lo activamos en Noruega habrá que prepararse para enfrentarse a una ventisca de nieve.

Con este nuevo re-análisis queremos dejar claro que Evolution ha demostrado aprender de sus errores, y saber arreglar en estas semanas/meses desde su salida un título de una serie que quiere convertir en fija durante la vida de PS4. Tenemos un multi online no al 100%, pero sí jugable y al que podemos entrar sin pensar que no vamos a poder jugar –repetimos, a nosotros salvo unos errores usuales nos ha ido bien, como en cualquier online que se estrena con buen pie y va mejorando durante su vida útil. Seguimos sin saber cuándo saldrá la versión PS Plus, pero ahora al menos ya contamos con casi todo el contenido que se nos prometió  más algo extra de compensación, y tenemos un juego que visualmente impresiona al verlo en acción y  supone un espectáculo gráfico Next Gen con todas sus palabras. Solo hay que echar un vistazo a los foros y redes para ver que muchos usuarios están volviendo a retomar el juego. Pero aunque ahora merezca la nota original que tenía, está claro que estos fallos nunca debieron ocurrir, y que las editoras deberían aprender a estas alturas, y más con los juegos cada vez más complejos, que más vale retrasar un título que no está listo que no lanzarlo deprisa sin probarlo a fondo para cumplir con fechas y objetivos.

Review actualizado a 25/11/2014


 

Hace casi dos meses, el 10 de octubre, que analizamos Driveclub para PlayStation 4, un juego de carreras en el que su parte online es un atractivo y elemento con más peso que su parte offline. En su momento, con las copias de prensa, el análisis del juego se llevó a cabo con varios miembros de la redacción probando el apartado multijugador para testear  las opciones de formar un club y competir contra otros clubes formados también por miembros de la prensa. Dado que funcionaba bien, sin problemas y que en verdad resulta bien divertido y la parte del león de toda la experiencia Driveclub –la parte offline es como un entrenamiento continuado que superar para cogerle el truco a la jugabilidad y las reglas-, puntuamos su apartado multijugador con un 9, y esto fue lo que dijimos de él en resumen:

“La conexión a internet supone el renacer de un título lleno de opciones multijugador. Carreras con hasta 12 jugadores, sistema de desafíos instantáneo y un sistema de clubs realmente adictivo aseguran una experiencia longeva y muy divertida. Sin duda, DriveClub ha sido concebido para compartir nuestra experiencia con nuestros amigos y la versión gratuita de PlayStation Plus ayudará a crear una comunidad numerosa y participativa”.

Pero lo que no se podía esperar era que el día del estreno, con los usuarios y sus copias compradas y pagadas, la infraestructura online creada por Evolution se viniera debajo de una manera tan estrepitosa. Bugs, glitches, colas eternas… En resumen, un apartado injugable que hacía de la experiencia Driveclub algo insufrible, y que una vez se terminaban todos los desafíos offline, solo quedaba esperar a que la cosa se arreglase. Han pasado casi dos meses de ello, y hay quien lleva casi 8 semanas esperando todavía a jugar online tras pagar sus 60-70 euros religiosamente en una época en que cada vez cuesta pagar más ese dinero. Hemos estado cogiendo el pad de PS4 de nuevo en Driveclub y entrando en su Online para dar fe de primera mano de cómo está. Y lo cierto es que en general sí se han mejorado algunos de los fallos, ya que es posible entrar, ver los eventos que están a punto de comenzar, y apuntarse a ellos y empezar a correr sin esperar apenas.

Pero si algunas carreras han ido como la seda, otras sin embargo hemos visto desconexiones de rivales, glitches gráficos en los que el coche desaparece y sólo se ve un nombre de usuario botando y otros errores que afectan al desarrollo de la experiencia y a nuestra partida en curso. Esto es testimonio directo de lo que nos hemos ido encontrando entrando en días alternos hasta ayer. Aunque una vuelta por las redes y foros da testimonio de que hay gente que no ha tenido tanta suerte y sigue sin poder correr bien. Entonces, ¿funciona o no funciona el online? Digamos que ha sido mejorado, se ha estabilizado comparado con el desastre de hace 8 semanas, y hay quien os puede decir que ya se puede correr sin problemas.

Pero lo cierto es que los fallos siguen, y la mayor prueba de ellos puede ser que la edición de PS Plus aún no se ha lanzado, de hecho ha sido postpuesta. ¿Por qué motivo? Parece claro que porque el online de Driveclub sigue sin ser tan estable como nosotros vimos en el momento de analizarlo. Y estrenar dicha versión significa abrir los servidores del juego a millones de suscriptores del servicio de pago que no harán sino abarrotar los servidores más aún, lo que podría provocar una nueva caída de la infraestructura, por lo que parece claro que hasta que el multijugador no esté más asentado, no saldrá. Por descontado esto sigue siendo una hipótesis, aunque con una base comprobable. Además, el estudio y Sony lanzan esta semana varios DLCs para el juego que antes eran de pago, y ahora son gratuitos para todos los usuarios, sumando nuevos eventos con los que aumentar la duración. También es de recibo señalar que aunque ahora es cuando llega el Photo Mode, todavía, dos meses después de su salida, seguimos sin tener el parche que añade esas condiciones metereológicas como la lluvia con las que el juego fue masivamente publicitado -Evolution las promete para antes que acabe el presente año-, y que siguen siendo lo más demandado tras la reparación del online.

Es por ello que hemos decidido bajarle de momento la nota a Driveclub. Y queremos recalcar ese ‘de momento’, puesto que estamos, igual que en el caso de Halo: The Master Chief Collection, en un momento de incertidumbre y además al inicio de la vida comercial del juego, por lo que la nueva nota es susceptible de volver a la original si Evolution logra arreglar el online y brindar a todos –incluidos los de la edición PS Plus- la experiencia online tan divertida y estable que nosotros analizamos y puntuamos.

Análisis Original

La desarrolladora británica Evolution Studios es la responsable de este nuevo videojuego exclusivo para PlayStation 4. Tras más de una década dedicada al desarrollo de títulos de conducción para plataformas de Sony, con sagas tan conocidas como MotorStorm o World Rally Championship, ahora les llega la oportunidad de demostrar su valía con un título muy importante para los amantes del motor. Pese a los ya comentados retrasos en la fecha de lanzamiento que llevaron a posponer dos veces su puesta de largo, ahora todo eso queda en el pasado y es momento de descubrir las muchas bondades y algún defecto que hay en DriveClub.

VS


A medio camino entre el Arcade y la Simulación

Desde su anuncio en la conferencia de presentación de PlayStation 4 en febrero del año 2013, DriveClub quiso dejar muy claro que su propuesta arcade iba a estar acompañada de un laborioso trabajo de simulación, dando como resultado una divertida y exigente jugabilidad. Lo primero que llama la atención al subirse al volante de cualquiera de los coches de DriveClub es su impresionante sensación de velocidad. Gracias a ello, el jugador deberá exhibir unos reflejos extraordinarios en sus maniobras y una finura excepcional en sus manos si no quiere acabar empotrado contra algún muro cercano.

Para llevar al límite la experiencia se ha implementando un sistema de conducción en el que los derrapes y las apuradas de frenada serán claves para conseguir la victoria. Obviamente, pese a sus toques de simulación, Evolution Studios ha querido ofrecer una experiencia radical a los mandos de cualquiera de sus vehículos. Es por ello que siempre deberemos conducir al límite y dominar al máximo los circuitos y los coches para obtener la victoria. Al más puro estilo Gran Turismo, DriveClub nos obligará a medir muy bien la aceleración a la salida de las curvas y a contravolantear de manera muy precisa si no queremos perder el control. Estas sensaciones en la carretera se acrecentarán a medida que vayamos desbloqueando coches más potentes, momento en el que tendremos que ser unos auténticos profesionales si queremos arañar centésimas al reloj.

Aunque lógicamente el volante nos permite una mayor sensibilidad a todos los niveles, el nuevo DualShock de PlayStation 4 se adapta a la perfección al sistema de conducción propuesto. La potencia paulatina de los gatillos y el preciso control con el stick nos permiten realizar un pilotaje del más alto nivel. Para los amantes de la simulación, Thrustmaster pone a disposición de los usuarios los modelos de volante T80, T300RS y T500, totalmente compatibles con PlayStation 4. Sin duda, una compra muy recomendada para los fans. Aunque la disponibilidad de estos periféricos es una gran noticia, lamentablemente PlayStation 4 no dará soporte a los "antiguos" volantes de PlayStation 3, una jugada muy desafortunada que dejará a muchos jugadores sin disfrutar plenamente de DriveClub.

Ya sea con mando o con volante, los usuarios van a descubrir en DriveClub un sistema de pilotaje divertido, frenético y muy exigente que nos obligará a depurar nuestra conducción si queremos llegar a lo más alto. Buscando equilibrar una experiencia de juego tan frenética, Evolution Studios ha decidido sancionar a los pilotos que acorten la trazada en las curvas o que choquen de manera brutal contra sus rivales. La penalización supondrá la ralentización de nuestro coche durante unos segundos según la gravedad de la infracción. Aunque sobre el papel la propuesta algo más seria de DriveClub pueda parecer favorable, una vez llevada a la práctica pierde gran parte de su efectividad.

El sistema de sanciones suele funcionar bien pero también presenta grandes e incomprensibles fisuras. En muchas ocasiones veremos como una salida de curva (con la consiguiente pérdida de tiempo) es también sancionada como un salto de curva, lo que supone un castigo excesivo. Algo parecido sucede con los impactos, aunque normalmente el sistema está muy acertado y los toques normales no tendrán sanción, también veremos cómo los rivales impactan contra nosotros sin miramientos ni castigos, mientras nosotros por lo mismo recibiremos sanciones con facilidad. Esta delgada línea entre las maniobras al límite de la legalidad y las sanciones será clave para llegar a lo más alto.

Otro factor a tener en cuenta son las diferentes pruebas a las que nos enfrentaremos en DriveClub. En las pruebas en solitario contaremos con las clásicas Carrera, Contrarreloj, Campeonato y Derrape, siendo esta última algo diferente del resto. En estas pruebas de derrape el jugador encontrará marcado sobre el trazado las zonas sobre las que debe derrapar su coche y un contador que irá aumentando según la longitud del mismo. Una vez finalizada esta zona aparecerá la zona de aceleración en la que el jugador tendrá que ir lo más rápido posible hasta la siguiente zona de derrape. Esta mezcla entre derrape y velocidad está perfectamente equilibrada y será una de las competiciones más divertidas. De la misma forma, los modos multijugador relacionados con los clubs incluirán pruebas de derrape, carreras y campeonatos conjuntos en los que lo más importante no será nuestro rendimiento, sino el de todos los miembros. Una nueva forma de ver la competición que será de lo más divertido y adictivo.

Una IA al Límite

La necesidad de exprimir los límites de la pista y las normativas en DriveClub viene provocado por la inteligencia artificial implementada por Evolution Studios. Los pilotos rivales han sido diseñados con grandes dotes de realismo, lo que provoca situaciones realmente sorprendentes. En todo momento cerraran huecos ante la presión de los rivales (no solo del jugador), cometerán errores si les presionamos, sufrirán accidentes, salidas de pista y no dudarán en impactar contra nosotros para encontrar un pequeño espacio por el que adelantar. El gran problema de esta IA viene por la excesiva agresividad de los pilotos en un título que, como he dicho anteriormente, ofrece grandes cantidades de simulación e incluye un sistema de sanciones bastante riguroso. Impactos traseros que nos sacan de la pista, golpes laterales en las entradas a las curvas o impactos injustificados en plena recta, son algunas de las incomprensibles situaciones que se darán en DriveClub y que con total seguridad acabarán con más de una carrera.

En definitiva, DriveClub ofrece un sistema de conducción muy depurado con velocidades de infarto, dinámica arcade y toques de simulación que hacen del título una propuesta muy original y divertida, sin embargo, su reglamento sancionador y la agresiva actitud de los pilotos provocan que el jugador muchas veces no sepa cómo afrontar el pilotaje y eso acabe por desesperarlo. Pese a sus defectos, la mezcla entre simulación y arcade está bien equilibrada y permite a los jugadores disfrutar de un título con personalidad.

Esencia Jugable

La propuesta de DriveClub está repleta de modos de juego y opciones de configuración para todo tipo de jugadores. El eje central (offline) del título es el modo Tour. Aquí el jugador tendrá que ir subiendo de categoría según el tipo de vehículo. En total contaremos con 5 categorías asociadas a cada tipo de coche: Rookie, Amateur, Semi-Pro, Pro y Legend. Para ascender en cada una de estas categorías tendremos que ir consiguiendo estrellas según los objetivos marcados en cada una de las pruebas disponibles. Una vez conseguido el número mínimo de estrellas, desbloquearemos una nueva zona dentro de esa misma categoría y para ascender a un nuevo nivel, tendremos que completar el Campeonato final de dicha sección.

Cada prueba disponible otorga un máximo de 3 estrellas que irán vinculadas a logros como acabar en una posición determinada, conseguir un tiempo objetivo u obtener un número determinado de puntos. De la misma forma, muchas estrellas también serán objetivos dinámicos durante la carrera. Algunos de ellos consistirán en conseguir una velocidad determinada, completar una vuelta sin impactar contra nada o seguir un trazado marcado en la carretera. Las pruebas disponibles son: Contrarreloj, Derrape, Carrera y Campeonato. En los eventos finales de Campeonato también tendremos objetivos de la competición que nos otorgarán estrellas extra.

Normalmente la primera estrella de cada evento estará asociada al nivel fácil, la segunda al intermedio y la última normalmente será un reto solo al alcance de los grandes pilotos. El equilibrio entre estrellas y puntos de Fama está muy bien diseñado para obligar al jugador a aceptar desafíos online, competir contra sus amigos y completar todas las pruebas disponibles. Como inciso, en todo momento contaremos con una experiencia de juego muy fluida entre navegación y competición gracias a sus reducidos tiempos de carga (menos de 15 segundos), un dato que demuestra la gran optimización del título y algo que cualquier usuario agradecerá. Reiniciar una carrera por ejemplo nos devuelve justo al instante antes de dar la Luz Verde y empezar la carrera.


Lo importante es la Fama



El elemento más importante para avanzar en DriveClub es la Fama. Cada vez que entremos a una carrera estarán en juego un número determinado de puntos de Fama que irán aumentando según nuestro rendimiento en la pista. Adelantar, derrapar, realizar un sector sin impactar, seguir la trazada, utilizar el rebufo o conducir a velocidades temerarias, serán algunas de las acciones por las que DriveClub nos gratificará con puntos de Fama. De la misma forma, salirnos del circuito, colisionar contra nuestros rivales o el entorno o saltarnos una curva, nos penalizará con la pérdida de puntos de Fama. Gracias a estos puntos subiremos de nivel y desbloquearemos nuevos vehículos y diseños decorativos. Los puntos de Fama son una propuesta muy divertida que nos obligará a conducir siempre con un ojo en el contador de puntos.

Pese a todo, la ya mencionada IA de los rivales volverá a influir negativamente en este apartado pues, por ejemplo, en caso de ir en cabeza y sufrir un impacto por detrás al frenar en una curva veremos cómo nuestro contador de puntos se reduce por "Impacto con vehículo", situaciones totalmente incomprensibles que se repiten más de lo que deberían. Otra forma de reconocer nuestras aptitudes sobre la pista son los Galardones. Estos reconocimientos, que podremos pegar en nuestro coche para envidia de los rivales, irán asociados a vehículos, eventos, forma de pilotaje, ubicaciones, fabricantes o modos de juego. Así, por ejemplo, si competimos mucho con un fabricante, hacemos de una localización nuestra fortaleza o somos los maestros del derrape, podremos enseñar al mundo nuestros grandes logros y dejar claro quién manda. Un elemento de prestigio que ganará importancia en el online y que a modo de medallas será un reto extra.

El Club por Encima de Todo
Uno de los puntos que más han dado que hablar durante los últimos meses es la creación de Clubs. Estos clubs de pilotos contarán con un máximo de 6 miembros que podrán competir de forma individual o conjunta en todos los modos de juego online disponibles. De la misma forma, aunque solo podremos pertenecer a un club, también podremos ser agentes libres e ir cambiando de un club a otro según nos apetezca. Gracias a estos clubs obtendremos puntos de Fama extra, accederemos a nuevos modos de juego y conseguiremos puntos de Club. Dichos puntos sirven para desbloquear coches exclusivos que podremos utilizar en cualquier modo, así como galardones únicos. Pero pertenecer a un club es algo más que conseguir puntos de Fama. El líder del grupo podrá editar la pintura del coche, su diseño e incluso el logotipo que les representará ante el resto de jugadores. Solo los usuarios que pertenezcan a un club podrán hacer uso de dicho diseño y junto a los galardones serán nuestras señas de identidad en los modos online.

Un nuevo mundo online
El gran elemento jugable de DriveClub es la perfecta conexión de la experiencia para un jugador con su apartado online. Nada más conectar nuestra PlayStation 4 a la red aparecerá ante nosotros un gran abanico de posibilidades y muchas más horas de diversión. El modo más adictivo será Desafíos. Una vez vayamos finalizando nuestras pruebas del modo Tour o creando experiencias a medida en Evento Único podremos enviar desafíos a nuestros amigos para retarles a superar nuestros mejores registros. En estos desafíos podremos indicar la privacidad del evento y la duración del mismo. En cada uno de ellos, además de los puntos de Fama por realizar la prueba, obtendremos puntos extra según la clasificación final.

Para estar siempre alerta de los desafíos a los que hemos sido retados, DriveClub ofrece un centro de notificaciones dinámico que en todo momento nos informará sobre las nuevas propuestas que recibimos. Además, contaremos con un menú en el que consultar los desafíos recibidos, los que tenemos en marcha, enviar nuevos o ver el perfil de los jugadores rivales. Este sistema de desafíos también contará con un apartado dedicado exclusivamente a Desafíos de Club. Aquí el jugador, siguiendo los mismos métodos que en solitario, podrá enviar y recibir desafíos que involucrarán a todo el club. En estas pruebas lo más importante no será el resultado individual sino el rendimiento de todo el equipo.

Un modo muy interesante incluido en Conducir es el multijugador online para hasta 12 jugadores. En este modo competitivo tendremos a nuestra disposición un navegador de eventos, tanto de Club como en solitario, en el que podremos participar en todo tipo de pruebas para obtener puntos de Fama. El sistema de matchmaking es rápido y sencillo, lo que nos permitirá navegar por los eventos con suma facilidad. Una vez dentro de la competición las sensaciones no pueden ser más positivas. Tiempos de carga muy reducidos y competiciones iguales a las offline pero con amigos de todo el mundo. Sin duda, la experiencia definitiva  tanto en solitario como en Club.

Para finalizar con los modos de juego disponibles, los jugadores que no quieran entrar en la vorágine online tienen a su disposición el modo Evento único. Aquí el jugador podrá competir contra hasta 11 rivales controlados por la IA pudiendo diseñar a su gusto cada prueba. Decidir el número de vueltas, los rivales, la dificultad, la hora, el público o la comprensión del tiempo serán algunos de los parámetros a modificar. Ya sea en Carrera, Contrarreloj o Derrape el jugador podrá obtener puntos de Fama extra para seguir evolucionando en el modo Tour sin tener que competir online.

Los Mejores Coches del Mundo

Todo este universo creado alrededor de DriveClub no sería posible sin los coches y los circuitos que Evolution Studios ha diseñado para la ocasión. Empezando por los vehículos, DriveClub cuenta con un total de 50 modelos diferentes. Los coches estarán divididos en 5 categorías: Compacto, Deportivo, Rendimiento, Superdeportivo e Hiperdeportivo. La mayor obtención de puntos de Fama permitirá una evolución más rápida del jugador y por lo tanto reducir en cierta medida la dificultad de algunas competiciones al disponer de vehículos más potentes dentro de su categoría. Entre las marcas que han prestado sus modelos más lujosos se encuentran: Mercedes-Benz, Ferrari, Audi, BMW, Aston Martin, Bentley, Lotus, Maserati, RUF, Spania, McLaren, Pagani o Koenigsegg. Algunos de los modelos más destacados son: McLaren P1, Ferrari 458 Italia, Aston Martin One 77 o el salvaje Hennesey Venom GT. Aunque el plantel es más que suficiente, y se irá ampliando con el pase de temporada, es muy significativa la ausencia de vehículos japoneses.

Cada uno de los vehículos ha sido diseñado de forma individual y cuenta con todo lujo de detalles tanto en su carrocería como en su interior. Como ejemplo del nivel de detalle que ha querido conseguir Evolution Studios, algunos coches cuentan incluso con una pantalla integrada en el salpicadero que en tiempo real muestra imágenes de la carretera cumpliendo las funciones del espejo retrovisor. A nivel de comportamiento, cada coche ha sido estudiado minuciosamente para actuar igual que lo haría su homólogo real, aunque integrándolo en un videojuego arcade. De esta forma, no será raro ver coches volar por los aires si entramos muy fuerte en un piano o ver vuelcos espectaculares si no controlamos la velocidad. Lamentablemente, aunque existen daños exteriores que afectan ligeramente a su aspecto visual, los daños no dejan de ser algo anecdótico ya que tampoco afectan al rendimiento, poco más que arrugones de chapa y lunetas quebradas pero sin caerse.

Este gran esfuerzo en el diseño hay que añadirle la intensa dedicación que la desarrolladora ha puesto en capturar perfectamente los sonidos de cada coche, pudiéndose apreciar cambios significativos según la cámara o la visión del piloto: Acelerones, cambios de ritmo, la goma chirriando o deslizándose según la superficie al no ver una curva y clavar la tacada de frenos por no comernos las vallas, el rugir del motor aumentando su eco dentro de túneles, los golpes contra la carrocería, las marchas subiendo o bajando.  La enorme rotundidad de los motores se apreciará perfectamente durante las carreras gracias a que Evolution Studios da la oportunidad de prescindir de la música durante las mismas. Y hablando de eso, de la BSO. Dubstep y Techno será lo más habitual que oiremos en las carreras si decidimos activarla–no tanto en los menús, que tenemos Electrónica pero de tempo menos intenso, ‘bajada de revoluciones’ por llamarla así. El resultado no está mal, pero en general no suena con la contundencia, calidad ni acompaña tan bien como otros apartados musicales de juegos de coches recientes, salvo en dos-tres temas que ayudan bien a disparar la adrenalina.

Para potenciar la inmersión del jugador, DriveClub cuenta con un total de 6 puntos de vista: exterior, exterior cercano, a ras de suelo, capó, interior cercano e interior, siendo la más espectacular esta última por la gran cantidad de detalles y su asombrosa inmersión jugable. Dentro de esta vista podremos apreciar las diferentes texturas según los materiales y un trabajo de luces y sombras realmente laborioso. De la misma forma, la cámara exterior nos permitirá ver cómo el coche poco a poco se va ensuciando según avanza la competición, los daños que ha recibido o el impacto dinámico de las luces en los objetos según la hora del día.

Aunque los coches cuentan con un diseño espectacular, el jugador podrá modificar ligeramente su aspecto exterior con una serie de parámetros. El primero de ellos es la pintura, pudiendo elegir entre cinco tipos: metálico, metálico mate, mate, brillo y metálico brillo y centenares de tonos diferentes dentro de cada uno de ellos. A medida que el jugador obtiene puntos de Fama irá desbloqueando también diseños aplicables a cualquier vehículo que darán un aspecto revolucionario al coche. Dentro de los diseños habrá diferentes estilos: rebelde, gráfico, callejero y retro, pudiendo jugar libremente con las diferentes capas disponibles. Otro aspecto que podremos modificar será el número que lleva nuestro coche, la insignia de club y los galardones. Aunque se echa de menos la personalización de algunas piezas interiores y exteriores, el editor es profundo.


Belleza Tecnológica

Con todo listo para la competición es necesario conocer los lugares del mundo a los que DriveClub ha decidido llevarnos. Haciendo gala de un apartado visual impresionante, Evolution Studios pone a nuestra disposición cinco localizaciones: Chile, Noruega, Canadá, India y Escocia. Cada localización contará con dos trazados de punto a punto (estilo Rally) y tres circuitos. Para ampliar la oferta, las pistas reducirán su longitud para hacer pequeños trazados y contaremos con versiones inversas. Con todas estas posibilidades el jugador disfrutará de un total de 55 pistas a cada cual más espectacular. Todas las localizaciones contarán con un asombroso acabado visual a 1080p que deja bien claro que hay un salto generacional muy grande respecto a lo visto en PlayStation 3 con Gran Turismo 6.

Con esta base tecnológica, Evolution Studios ha diseñado un sistema de día-noche dinámico perfectamente integrado que podremos modificar a nuestro gusto y que además irá creando nubes en 3D de manera aleatoria que reaccionarán según el viento, reflejando el sol de forma dinámica en trazados y vehículos. Estos efectos fotorrealistas conseguirán cegarnos casi por completo o reducir enormemente nuestra visibilidad según el tipo de luz, todo ello con un acabado visual impresionante, siendo un espectáculo comenzar de noche no viendo más allá de lo que iluminan nuestros faros -la cámara interior mostrará el salpicadero iluminado reflejándose en la luneta-, y comprobar cómo amanece y terminamos de correr con el sol del amanecer. O los claroscuros que un trazado con el escenario de fondo nevado reflejando el sol del mediodia es capaz de mostrar. El diseño de cada una de las localizaciones incluye, según palabras del propio estudio, más de 200km de renderizado que se pueden apreciar en todo su esplendor en los momentos previos a cada carrera.

Para demostrar aún más la potencia gráfica de DriveClub, cada trazado contará con una enorme cantidad de elementos independientes que reaccionarán a nuestro paso. Tierra en las cunetas, trozos de papel, hojas, los pétalos amarillos en la India y una enorme cantidad de pequeños elementos estarán siempre dentro de los trazados dando un aspecto mucho más realista a los circuitos. De la misma forma, fuera de nuestra zona de influencia habrá pájaros volando, bengalas ardiendo, ríos en movimiento o árboles agitándose por el viento, creando con todo ello una sensación de realismo impresionante. Pese a todo, el videojuego se limita a 30 fotogramas por segundo que, aunque pueda parecer un dato negativo, la sensación de velocidad y la fluidez de todos los elementos en pantalla hacen de esta limitación algo meramente anecdótico. En definitiva, el título es una muestra visual de puro músculo tecnológico que pone sobre la mesa lo que PlayStation 4 es capaz de ofrecer, siendo de los primeros Benchmark gráficos y visuales del sistema de Sony.

DriveClub para Todos

En un mercado cada vez más modernizado, Sony ha decidido ofrecer un nuevo tipo de contenido a los usuarios de PlayStation Plus. Todos aquellos jugadores que dispongan de la suscripción Plus tendrán acceso desde el mismo día del lanzamiento y de manera totalmente gratuita a la localización de la India con sus 11 trazados, además de 10 coches y acceso a todos los modos de juego. Si una vez probado decidimos comprar la versión completa de DriveClub en formato digital lo podremos hacer por un precio de 39,99€. La sorprendente propuesta de Sony pretende crear una sólida base de jugadores online y ofrecer a sus suscriptores un contenido de auténtico lujo. Sea como fuere, los jugadores de PlayStation Plus pueden estar de enhorabuena.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.