Lords of the Fallen
Lords of the Fallen
Carátula de Lords of the Fallen

Lords of the Fallen, Análisis

Saúl González

Lords of the Fallen es el primer gran Action RPG que llegará de forma exclusiva a PS4 y Xbox One. Con una fórmula similar a la de Dark Souls sus desarrolladores pretenden coger lo mejor del juego de From Software y de otros títulos del género para mejorarlo y obtener un producto sólido y divertido que satisfaga las necesidades de los aficionados a los juegos de rol y a la fantasía medieval.

Sangre, llamas, magia, cotas de malla, poderosas espadas… la fantasía medieval ha sido un marco de ambientación habitual desde los inicios de los videojuegos. Generación tras generación cada consola ha tenido su particular dosis de fantasía, sobre todo en forma de juegos de rol, o como es en el caso que nos ocupa, juegos de rol y acción. Convertido en una de esas citas de agenda de eventos entrepresentaciones, demos de AAAs y entrevistas en la que uno entra pensandouna cosa y sale con una opinión diferente, Lords of the Fallen es deesos títulos que se clasifican en un segundo, que se les cuelga unaetiqueta, en este caso de “estilo Dark Souls” y punto. Pero que una vezhas visto en movimiento, aunque te puedas dedicar a establecerparalelismos con la serie de From Software, es mejor concentrarte en sujugabilidad, puesto que si nos ponemos a pensar en plena partida “vaya,esto es de Souls” probablemente acabemos vomitando sangre por no haberestado atentos. Y es que este juego es así: Un momento de duda, unadecisión de ataque o defensa equivocada y se acabó. Estaremos muertos.

Lords of the Fallen es el primer gran juego dentro de su género exclusivo para PS4 y Xbox One amén de su versión para PC, un mercado en el que sí que encontramos algunos rivales para este estilo que han salido a la venta durante los últimos años . El jeugo ha sido desarrollado por dos estudios que han trabajado codo con codo, Deck13 y CI Games,  dirigidos por un personaje de la importancia de Tomasz Gop, uno de los principales responsables de, ni más ni menos, que The Witcher 2: Assassin of Kings, uno de los juegos de los que este título bebe, por lo menos a nivel artístico.

De hecho sus creadores nunca han negado que Lords of the Fallen se apoye en varios juegos de rol. Las alusiones a Dark Souls son claras y lo cierto es que las comparaciones, una vez salga el juego a la venta, van a ser inevitables. Sin embargo, como bien dice el propio Tomasz Gop, LotF no se caracteriza por ser innovador sino por coger lo mejor de otros títulos  y refinar su fórmula para conseguir un producto atractivo. Si han conseguido este objetivo o no lo iremos detallando a lo largo de las siguientes líneas, donde os hablaremos de todos y cada uno de los aspectos relevantes del mismo, además de enseñaros su sistema de creación de personajes y unos cuantos minutos de gameplay así como a ayudaros a derrotar a uno de los primeros, y más difíciles, jefes de Lords of the Fallen.


 El nacimiento de un…
¿Héroe?


 
En Lords of the Fallen nos pondremos en la piel de Harkyn, un convicto que ha sido liberado para intentar erradicar el mal que intenta sumergir el mundo en la oscuridad y esclavizar a la humanidad. Lo primero que deberemos hacer, como jugadores, es escoger los parámetros básicos del protagonista, algo que determinará nuestra manera de abordar los combates y que escogerá nuestra clase de personaje.

En primer lugar tendremos tres tipos de magias, de los cuales deberemos de escoger uno. Estos poderes permitirán a Harkyn ejecutar cuatro hechizos diferentes (dependiendo del tipo de magia que hayamos escogido a la hora de crear a nuestro personaje) que le serán de utilidad a lo largo de toda la aventura. Los tipos en cuestión son los siguientes:

  • Alivio: El tipo más conservador. Gracias a esta rama podremos recuperar puntos de magia, aturdir a nuestros enemigos o protegernos con barreras de magia.
  • Altercado: La fuerza bruta es la clave en esta categoría. Podremos restablecer parte de nuestra vida y lanzar poderosas ofensivas gracias a sus cuatro hechizos.
  • Decepción: La sutileza, a veces, es útil. Con este tipo de magia podremos hacernos invisibles o asestar poderosos golpes por sorpresa además de crearnos un clon que nos ayudara en el combate.

Una vez escojamos entre una de estas ramas lo siguiente será determinar cuál será nuestro equipo inicial, algo que, combinado con el tipo de magia, nos dará como resultado nuestras características de fuerza, vitalidad, fé, resistencia, agilidad y nuestra clase de personaje. Como con las magias podremos escoger tres tipos diferentes y bastante predecibles, desde el fortachón equipado con poderosas armas y armaduras pesadas a un equipo ligero y sutil gracias al cual nos podremos mover más ágilmente y podremos acabar con nuestros enemigos de forma más sigilosa.


El Viaje para acabar
con el
 Mal


Una vez tomemos las difíciles decisiones gracias a las cuales determinaremos buena parte de nuestra forma de combatir el Mal a lo largo del juego llega la hora de emprender nuestra aventura. De inicio nos encontraremos con un breve tutorial en el que se nos explican las mecánicas de combate más importantes. Con el botón R1 ejecutaremos ataques leves con el arma situada en nuestra mano derecha y con el botón R2 realizaremos golpes más lentos, pero más poderosos. Dependiendo del tipo de arma la duración de los mismos y las combinaciones de golpes son diferentes, así que será muy importante tener pleno conocimiento de lo que Harkyn puede hacer con cada una de ellas.

Con L1 y L2 usaremos nuestro escudo, el arma que coloquemos en nuestra mano izquierda, el guantelete que nos sirve para ejecutar ataques a distancia o infligir decastadores ataques si decidimos usar un arma con nuestras dos manos. Para alternar entre las diferentes posibilidades la mano izquierda nos ofrece deberemos de pulsar el botón de triángulo. Para consumir pociones y otros objetos deberemos de realizar una pulsación larga con el botón cuadrado y para usar nuestras magias deberemos de utilizar el de círculo. En ambos casos podremos de cambiar entre los objetos o magias haciendo una pulsación leve de su botón correspondiente. Por último, para poder relaizar esquivas a los ataque deberemos de usar la palanca de movimiento y el botón X.

Una vez finalizado este breve tutorial podremos comprobar en nuestras carnes que los combates en Lords of the Fallen no son para tomar a la ligera. Son duelos duros en los que escoger el movimiento adecuado en el momento preciso es extremadamente importante. Los errores se castigan de forma salvaje y pese a que no moriremos de una forma tan aplastante como en Dark Souls (era imposible no hacer alusión al juego del que bebe en casi todo este título) sí que será tremendamente importante andar con cien ojos, evaluando las acciones de nuestros enemigos y memorizando sus pautas, golpes y mecánicas para salir airosos de los enfrentamientos contra ellos. Sin embargo, como decimos, Lords of the Fallen no se ensaña tanto con el jugador como el juego en el que se inspira, mantieniendo una curva de dificultad que nos desafiará y que provocará que nos enganchemos a esta obra, pero que está lejos de provocar nuestra ira y nuestras ganas de arrojar el mando contra la pared o nuestro suelo. Además el sistema de combate, en su conjunto, funciona a las mil maravillas y veremos como Harkyn reacciona a la perfección a todas las ordenes que ejecutemos desde nuestro mando de forma ágil y sin ningún tipo de retraso (a no ser que nos quedemos sin energía para realizar los golpes).

El cénit de estos combates y del buen calibre de la dificultad lo podemos ver cuando nos enfrentamos a los jefes finales. En estos encuentros será de vital importancia conocer tanto nuestra distancia de ataque y nuestras habilidades como las de nuestro enemigo y evaluar todas sus pautas durante el combate. De hecho, nos será bastante complicado eliminar estos jefes a la primera, incitando al jugador a realizar un par de combates de prueba para conocer todas las mecánicas de estos poderosos enemigos antes de enzarzarnos en una pelea en la que tengamos verdaderas posibilidades de salir airosos. Esta práctica además de por la dificultad de los jefes en cuestión, viene alimentada por los puntos de guardado o progresión, que suelen estar realmente cerca de estos poderosos monstruos, además de que, si no apagamos nuestra consola, Lords of the Fallen nos resucitará en la entrada que nos da acceso al jefe con nuestra vida al completo y todas nuestras pociones.

En el siguiente vídeo os enseñamos cómo matar al tercer jefe final de LotF. Podríais encontrar algún spoiler:

Aprovechemos esta mención a estos puntos, alivio para los jugadores desde tiempos inmemoriales, para hablaros de los mismos, además del sistema de experiencia y recompensas de este RPG. Estos puntos de guardado se encuentran en zonas específicas del mapa que no se han escogido a la ligera y que van siendo menos frecuentes a medida que avanzamos en la partida, estando bastante espaciados los unos de los otros en el tramo final de la aventura.

Pero estos puntos de salvación no solo nos permiten guardar nuestro progreso sino que gracias a ellos también podremos utilizar los puntos de experiencia que vayamos obteniendo al derrotar enemigos. Esta experiencia sólo pueden invertirse en estos lugares y seremos nosotros los que elegiremos si los utilizamos para ganar un punto de atributo, lo que permite que subamos alguna de nuestras características o un punto de Magia que nos dará la posibilidad de aprender un nuevo hechizo o de subir de nivel alguno ya conocido. Toda la experiencia que no haya sido canjeada desaparecerá si caemos presa del enemigo, aunque tendremos la posibilidad de recuperarla si logramos llegar a ese mismo punto a recogerla antes de que pase un tiempo determinado que se nos indica en la interfaz del juego.Un sistema bastante curioso que incorpora Lords of the Fallen a su repertorio es el de recompensar a los jugadores que no usan los puntos de salvación para guardar sus partidas. A medida que vamos eliminando enemigos sin morir o sin guardar se nos va recompensando con un multiplicador que hace que ganemos más experiencia. Gracias a ello podremos subir más rápidamente de nivel pero también nos exponemos a tener que volver a un punto muy lejano y tener que recorrer un largo camino, eliminando de nuevo a todos los enemigos, si caemos bajo el filo de la hoja de alguno de los seres que quieren acabar con nuestra vida.


Loot y Contenido
para engancharlos a Todos


Siguiendo con las recompensas, algo de vital importancia en los Action RPG es el sistema de loot o, lo que es lo mismo, los objetos que nos iremos encontrando a lo largo de nuestra cruzada para derrocar al mal. Podremos equiparnos con hasta nueve tipos diferentes de objetos que van desde las pociones o fragmentos gracias a los cuales podremos tener diferentes beneficios o curar nuestra vida, hasta los distintos componentes de una armadura (coraza, botas…) pasando por un buen número de armas o escudos cada uno con sus propias peculiaridades. Las recompensas que nos encontraremos a lo largo de Lords of the Fallen son bastante variadas y nos permitirán mejorar de forma progresiva a nuestro personaje. Para aumentar además el ansia de los coleccionistas nos encontraremos con conjuntos de armaduras espectaculares en apariencia y con características que nos beneficiarán en buena medida, pero que están repartidos por todo el mapa, lo que hará que aumenten nuestras ganas de explorar o de completar ciertas misiones para ver si obtenemos esa pieza que nos falta. Además, si derrotamos a algunos jefes de una forma concreta podremos tener acceso a una recompensa especial así como tendremos la posibilidad de obtener poderosos objetos si encontramos algunos caminos secretos o completamos algunas de las misiones secundarias que nos encontraremos mientras vamos cercenando cabezas para salvar a la humanidad.

En cuanto al contenido, los jugadores que en un primer momento prefieran centrarse en la campaña principal se encontrarán con una historia que les tendrá ocupados durante unas 15 o 20 horas, dependiendo de nuestra habilidad en el combate y de lo que nos desviemos de la misma. Pero además tenemos buenas noticias, ya que una vez finalizada esta trama podremos volver a sumergirnos en la aventura gracias a "Nuevo Juego+" en el que podremos explorar de forma más concienzuda todos los escenarios o completar las misiones secundarias que nos ofrece el juego a lo largo de la partida, así como los desafíos que veremos en forma de portales repartidos por todo el juego y gracias a los cuales podremos obtener poderosas recompensas... si tenemos lo que hace falta para superarlos.

Sus pecados, requisitos para PC y las conclusiones en la página 2 ->>


Los pecados de Harkyn


Ya hemos hablado del sistema de combate, las recompensas, la dificultad bien calibrada de Lords of the Fallen y de buena parte de los aspectos que consideramos más importantes a nivel jugable, pero antes de pasar a los puntos del aspecto técnico del juego queremos reflexionar sobre algunos de los pecados, algunas cosas que que no nos convencen en cuanto al sistema de juego y que alejan a Lords of the Fallen de la excelencia, sobre todo por el siguiente pecado y es que resulta un título demasiado conservador.

Como ya hemos dicho anteriormente sus creadores no han negado en ningún momento el haberse inspirado en juegos como Darks Souls o Darksiders, pero el problema es que el parecido es demasiado obvio, mejorando la fórmula en algunos aspectos sí, como en proporcionarnos un combate más ágil, o acercándola a un público menos hardcore, repartiendo más puntos de control a lo largo de los escenarios y equilibrando de una forma excelente su dificultad. Pero sin embargo, no cuenta con algún apartado importante que podamos definir como característico de Lords of the Fallen.

En su conjunto es un juego notable, que engancha y que nos ha tenido unas cuantas horas sufriendo con algunos jefes o buscando nuevos objetos para volver más poderosos a nuestro personaje, pero sin embargo el planteamiento es demasiado conservador y, por culpa de esa falta chispa, de esa característica propia que le dé un poco de vida,  Lords of the Fallen se queda un peldaño por debajo de los juegos en los que se inspira, aunque, como decimos, se trata de un buen título que dejará de sobra satisfechos a los amantes de este tipo de juegos.


El Medievo a la altura
de la Next-Gen


Algo que sorprendió a propios y extraños desde que se presentó Lords of the Fallen al público fue su acabado técnico. Por aquel entonces nos parecía un juego prometedor en gráficos, un trabajo a la altura de las consolas de nueva generación y ahora que tenemos el título en nuestro poder podemos decir que nuestras sospechas eran ciertas, LotF, a nivel visual, es toda una delicia para PS4 (a 1080p) y Xbox One (a 900p). Nos encontramos ante un producto sólido, bien trabajado a nivel visual y que entrará por los ojos de los jugadores desde el primer momento. Las texturas de todos los objetos, seres o rostros están trabajadas de una forma genial, por no mencionar el gran trabajo que sus desarrolladores han hecho en el apartado de la iluminación y, sobre todo, en los efectos especiales. Esto se nota sobre todo en las diferentes magias, habilidades o explosiones, algunas realmente increíbles y que incluso pueden llegar a deslumbrar nuestros ojos. A todo esto hay que sumarle que, en PS4, no nos hemos encontrado con caídas importantes de frames (aunque sí que hemos sufrido alguna leve de menor importancia) y que podemos destruir una buena parte de los objetos que nos encontramos por el entorno.

Algo que sí es criticable en este apartado es la cámara, que resulta un tanto incómoda y que no está demasiado bien situada en algunos momentos del juego, teniendo que pasar a veces a la primera persona o incluso dificultando nuestro combate. Es cierto que a lo largo de la partida nunca hemos muerto por culpa de la misma pero es cierto que en algunas ocasiones hemos tenido que retroceder o cambiar de posición durante un combate, exponiendonos a un duro golpe, por no poder observar bien a nuestros enemigos por culpa de este defecto.

Si echamos un ojo ahora al juego en su conjunto a nivel de diseño y arte nos encontramos con una obra de gran nivel en la que se nota la mano de Tomasz Gop, que como ya dijimos anteriormente fue productor de The Witcher y su segunda parte.  Nos perderemos por escenarios que son realmente bonitos a la par que tétricos, con unos cuantos rincones secretos y algunos caminos alternativos que nos serán de utilidad a lo largo de nuestro viaje. El diseño de las armas, armaduras y otros objetos tampoco se queda atrás así como el aspecto de los diferentes monstruos, de los cuales hay una variedad más que suficiente, y, sobre todo, en los imponentes jefes finales. Lo único que tenemos que objetar en este sentido, es que en la mayoría de los casos  el escenario es demasiado cerrado, con pocas zonas abiertas. Al ser espacios tan oscuros y basarse, sobre todo, en diferentes fortalezas, en ocasiones se parecen demasiado entre sí pese a tener un gran diseño y finalización a nivel visual.

En cuanto al apartado sonoro, sin embargo, es algo más discreto y aunque cumple a la perfección con buenas librerías de sonido y con una banda sonora correcta tampoco pasará a ser recordado como una de las mejores de la industria. El doblaje en inglés sí que es bueno aunque nos encontramos con el problema de que es inexistente en nuestro idioma aunque el juego cuenta con todos los subtítulos y los menús en castellano.


El poder mágico del PC y NVIDIA GameWorks


Lords of the Fallen es uno de esos juegos que pretenden exprimir al máximo las bondades del PC en cuanto a potencia gráfica. Gracias al programa NVIDIA GameWorks, Deck 13 y CI Games han podido incorporar varios efectos que multiplican la calidad gráfica de su Action-RPG. Gracias a este programa de NVIDIA el juego incluye la tecnología Physx, la cual le permite realizar un mejor trabajo en cuanto al rendimiento y el número de partículas que podemos ver en la pantalla mejorando los efectos especiales en las magias o las explosiones además de dar un mejor aspecto visual a los ropajes o las armaduras de Harkyn y de muchas de las banderas que veremos ondear a lo largo de nuestra aventura. Otra de las tecnologías que están presentes en el juego es Turbulence, una  herramienta que ha permitido a los desarrolladores mejorar el comportamiento de las partículas y diferentes efectos y de cómo estos reaccionan de forma más natural ante el viento, la niebla u otros elementos del escenario. Como podéis imaginar, todas estas tecnologías solo son compatibles con las tarjetas gráficas NVIDIA, como la GTX 980 que analizamos en el día de ayer.

Por último, os dejamos con los requisitos de Lords of the Fallen:

Requisitos mínimos

  • S.O: Windos Vista (SP2), Windows 7 (SP1) o Windows 8. Todos de 64-bit.
  • Procesador: Intel Core 2 Quad Q8400 @2.66 Ghz/ AMD Phenom II X4 @3.0 Ghz
  • Memoria RAM: 6 GB
  • Disco Duro: 25 GB
  • Tarjeta Gráfica: NVIDIA GeForce GTX 460
  • DirectX:   11

Requisitos recomendados

  • S.O: Windos Vista (SP2), Windows 7 (SP1) o Windows 8. Todos de 64-bit.
  • Procesador: Intel Core i7-3770 @3.5 Ghz/ AMD FX-8350 X8 @ 4Ghz
  • Memoria RAM: 8 GB
  • Disco Duro: 25 GB
  • Tarjeta Gráfica: NVIDIA GeForce GTX 560
  • DirectX:   11

LO MEJOR

  • El sistema de combate.
  • El número de objetos y recompensas.
  • Apartado gráfico espectacular sin caídas importanes de frames.
  • Misiones secundarias largas y desafíos que amplían la vida del juego.
  • Exigente pero no desesperante para los jugadores.

LO PEOR

  • Fórmula demasiado parecida a Dark Souls. Le falta algo de chispa que le dé identidad propia.
  • La cámara en algunas ocasiones nos puede jugar malas pasadas.

CONCLUSIÓN

Lords of the Fallen es un juego que cumplirá sobradamente con las necesidades de todos los amantes de los juegos de rol y acción en general y, sobre todo, con las expectativas de todos los aficionados a la saga Dark Souls, de la cual bebe abiertamente y, de hecho sin ocultarlo. La dificultad del juego está bien moderada y pese a que nos encontramos con un título exigente no busca ensañarse con el jugador, aunque condena fuertemente sus errores y nos invita a conocer, al dedillo, tanto las mecánicas de nuestro personaje como las habilidades de todos nuestros enemigos para salir airosos de nuestros combates.

Este tono justo en su dificultad y la agilidad y eficacia con la que esta resuelto el sistema de combate hace que el juego enganche durante las 15 horas (algunas más o algunas menos dependiendo de las misiones secundarias y de nuestras habilidades) que dura su campaña principal, desafiándonos continuamente y manteniéndonos pegados a la pantalla y a nuestro mando por causa de sus desafíos además de por el inmenso placer que nos producirá matar a alguno de los jefes finales y encontrarnos con el ansiado loot.

Sin embargo no está exento de pecados y el juego peca de ser demasiado conservador. En ningún momento arriesga con una propuesta que sea suya al ciento por ciento, careciendo de cierta personalidad y, por lo tanto, alejándolo de la excelencia, aunque, pese a ello, sigue tratandose de un juego bastante notable.

Por lo tanto, creemos que Lords of the Fallen es un buen juego que colmará las expectativas de muchos aficionados, un gran título para saciar la sed de grandes juegos de rol exclusivos de la nueva generación de consolas que se aleja de la excelencia por no aportar nada fresco o característico a una fórmula que cada vez está más machacada.

7.7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.