Disney Infinity 2.0: Marvel Super Heroes
Disney Infinity 2.0: Marvel Super Heroes
Carátula de Disney Infinity 2.0: Marvel Super Heroes

Disney Infinity 2.0: Marvel Superheroes

Cesar Otero

La licencia más jugosa del momento sirve de base a la secuela del exitoso Disney Infinity, compendio de videojuego y figuras que esta vez tendrán la forma de Iron Man, Spider-Man o los guardianes de la Galaxia. El sello Marvel presta su baluarte de héroes y villanos a Infinity 2.0. Bienvenidos a S.H.I.E.L.D., agentes



Página 2: Modo Toy Box, Gráficos, Conclusión y Nota

"To Infinity and Beyond!"

Volviendo la vista atrás 12 meses y pico, a agosto de 2013, tras el cierre de algunos estudios –una pena, pues juegos como Pure o Split/Second son grandes muestras de la velocidad arcade a redescubrir-. y la sombra de la reconversión a otro mercado digital fuera del de consolas portátiles y de sobremesa sobrevolando por encima, Disney se jugó el todo por el todo de su división de videojuegos a una sola carta. A una mano en la que o perdía a lo grande o triunfaba a lo grande. Mucho estaba en juego, no solo monetariamente, y la propuesta Infinity se convirtió para esta división del tio Walt en una especie de Final Fantasy propio cuyo fracaso le habría supuesto pasar a un modelo de negocio de juegos para móviles y demás. Pero esta vez la moneda cayó de cara, la propuesta triunfó, y Disney Infinity se convirtió en un gigantesco éxito que supo jugar bien con la nostalgia, acertar con el público base al que iba dirigido, aunque la formula se monetizó demasiado en algunos aspectos como el cooperativo no incluido en el Starter Pack. Desde el mismo estreno del juego hace casi un año y su éxito más allá de las previsiones más optimistas, interminables han sido las peticiones que los fans le han hecho a Disney sobre dos líneas de figuras en particular, una sobre la saga fílmica de superhéroes que arrasa por completo en el cine y otra sobre la IP cinematográfica espacial más conocida de la historia que arrasará el año que viene. O lo que es lo mismo:

Sobre Marvel y Star Wars

Y es que, ¿cómo no va a ser demandado entre su principal público base de niños y adultos agarrados gustosamente a su complejo de Peter Pan una propuesta con figuras de Iron Man, Hulk, El Capitán América, todo el elenco Vengadores, el éxito del año que ha sido la divertidísima y ligera Guardianes de la Galaxia, Spider-man y clásicos como Aladdin, o el impagable Stitch. Anunciada con un teaser que nunca revelaba el nombre ‘Marvel’ pero que lo hacía implícito con ese escudo del Capi asegurando que el desfile marveliano de superhéroes llegaba a la propuesta sandbox/de construcción, en abril la compañía del tio Walt ha celebraba un evento para presentar la nueva entrega en la ya franquicia: Disney Infinity 2.0: Marvel Superheroes.

Hace un año, cuando me tocó el análisis del primer Disney Infinity, tenía claro que lo jugaría junto a una muestra del público base al que el título en sí iba dirigido. O sea, mi sobrino de 7 años. Junto a él me senté pad en mano, anotando cosas como su cara –y la mia- que puso cuando la base se iluminó en la TV al tiempo que la real también lo hacía, cuando Jack Skellington salió de un árbol sembrando todo de Halloween, o Rayo McQueen retándonos a una carrera en el cielo. Y fallos como la forma de progresar desbloqueando la Toy Box, o la ausencia de Coop a no ser que desembolsara dinero extra. Más de un año ha pasado ya, la secuela está aquí, y mi sobrino alucinó cuando le enseñé el reparto Vengadores y le dije que teníamos que salvar Nueva York de Loki y las bestias del hielo. Pads en mano –bien Disney ahí, incluyendo el coop sin pagos extra- nos hemos sentado en una nueva generación de consolas a seguir con algo que continúa su máxima al pie de la letra, que no es otra que el hecho de que Disney Infinity es para aquellos gamers de 10-11 años hacia abajo, o para algunos más mayores que sean capaz de encontrar ese Peter Pan que el añorado Robin Williams perdía en Hook.

Lo primero es mencionar el reparto en esta secuela: Iron Man, Thor, Capitán América, Viuda negra, Hulk, Nick Fury y Ojo de Halcón, que se moverán en una recreación virtual de Nueva York, incluyendo la Torre Vengadores, enfrentándose a Loki y los enemigos de la cinta de Whedon. Aunque la sorpresa viene al haber un PlaySet también de Spider-man. Todos ellos aparecen con el mismo estilo cartoonesco con el que vimos a Jack Sparrow en el primer Infinity, de hecho  las primeras figuras –el equipo Vengadores inicial- siguen exactamente los mismos patrones de estilo. El Starter Pack del llamado también Infinity 2.0 incluirá el PlaySet de los Vengadores –el objeto que alberga el modo Campaña temático- junto a tres figuras: Iron Man, Thor y la Viuda Negra.

En esta secuela de momento contamos con otros dos Playsets más de juego que incluyen por un lado a Spider-Man y Venom, y por otro al cast entero del exitazo Marvel del año: Guardianes de la Galaxia. A ello le sumamos las figuras individuales que Disney ha confirmado para el modo Toy Box, surgidas de una mezcla entre lo más nuevo –ahí tenemos la de Maléfica o los dos protagonistas del inminente Big Hero 6- y de las escogidas por la comunidad de fans en una encuesta en Facebook como son Aladdin y Jasmine, Campanilla, la princesa Merida de Brave o el irreverente y genial Stitch, que se convirtió en el ganador absoluto por un ratio de votos 2-1 en la votación.

Pero antes de seguir vamos a confirmar algo importante: La Compatibilidad. Sí, es cierto que los Power Discs y las figuras del primer Infinity son compatibles con Infinity 2.0, aunque hay que aclarar que solamente en el modo Creación Toy Box. Los sets de Piratas, Cars o Toy Story no funcionarán si tenemos el disco de Infinity 2.0 metido. Y las figuras Marvel o lanzadas para esta secuela como pueden ser las de Merida, Aladdin o el Pato Donald no son compatibles con el disco de juego del primer Infinity, ni los PlaySets, Power Disc ni nada. La base es la misma, con lo cual funciona indistintamente de la entrega que se esté usando. Siguiendo la lógica, Disney no podía permitir a Sully o a Buzz Lightyear dentro del set de juego de Vengadores –no los permitió en el primer Infinity-, o a Hawkeye o Nick Fury en los Piratas del Caribe. Pero dado que el crossover es algo habitual en los comics, en los nuevos Playsets de Infinity 2.0 sí que habrá opción de cruzar figuras, como Iron Man en Spider-Man o Rocket de Guardianes en Vengadores.

Una vez arrancamos el juego por primera vez, la introducción de la Toy Box en esta secuela, y del juego en general, evita acertadamente el tema Marvel para sumergirnos en un paseo como la intro del primer juego, por el imaginario de los clásicos Disney, mezclando tanto los de la infancia de más de uno que lee esto como es Aladdin, con otros más recientes como Stich, o la princesa Mérida en Brave. De nuevo vuelve a ser un paseo brillante, aunque se nos haga corto y a algunos les parezca un anuncio jugable de lo que está por venir. Una vez en el menú inicial, si colocamos el PlaySet de la Torre Avengers, tendremos acceso a la Campaña Vengadores. De alrededor de unas cinco horas de duración, la estructura vista en Los Increíbles del primer Infinity se amplía aquí manteniendo las mismas bases: Ciudad abierta que atravesamos encarnando a uno de los tres Vengadores –o seis si hemos comprado a Hulk, Capitán América u Ojo de Halcón- realizando misiones habituales en un sandbox –acude a este punto, busca y activa esto, defiende esta zona-, pero lo cierto es que dentro de su limitación van aumentando en posibilidades gracias al árbol de habilidades.

Los héroes disponen de un Árbol de Habilidades que ir desarrollando, con elementos comunes a todos como aumentar la salud, la recuperación en caso de golpe, o la fuerza de los impactos, aunque luego cada uno tendrá habilidades propias. Esto es diferente para cada personaje, es decir, si estamos en nivel 4 con Iron Man y varias mejoras subidas, si ponemos a Thor y no hemos jugado con él empezaremos en Nivel 1 y con todo el árbol que ir desbloqueando.

Fácil de usar y bastante estándar, como decimos esto está pensado para el público base al que la propuesta irá dirigida. Lo bueno es que podemos terminar con un personaje de Nivel 20 lleno de movimientos, combos y quizás hasta nuevas formas de desplazarse. Lo malo, que cuando un personaje cae se nos ofrece cambiarlo por otro y no empezar en un checkpoint –aquí no hay los respawns infinitos del primero-, por lo que si solo hemos jugado con Thor y lo llevamos a Nivel 18, al poner a Viuda Negra desde el nivel 1 sin mejoras el juego perderá mucho.

Repartidas por la ciudad hay una serie de monedas con la efigie de distintos personajes. Recogiendo por ejemplo todas las del mapache Rocket de Guardianes de la Galaxia podremos invitarlo a hacer misiones especiales en el set Vengadores. Para los personajes que no vuelan ni trepan como Hulk o Spiderman ni tampoco tienen un super salto –por ejemplo Viuda Negra- hay repartidos una serie de lanzadores por toda la ciudad que nos ayudarán a llegar a lo alto de los edificios con más facilidad, aunque claro, siendo esto lo que es, lo divertido es volar con Thor o Iron Man, o pegar unos saltos espectaculares con Hulk. El juego en sí es muy permisivo en todos sus aspectos. Aunque entremos en Opciones y desconectemos las pistas y ayudas, el indicador de hacia dónde ir seguirá presente, dado también el entorno sandbox por el que nos movemos. No se trata de contentarnos a nosotros, sino de darles a los más pequeños una especie de GTA con coches, misiones, libertad de movimientos y entornos en los que no perderse. Y la conducción de vehículos está diseñada a tal fin, por más que podamos estrellarnos si vamos a mucha velocidad.


Página 1: Introducción, Historia y Jugabilidad

De hecho el manejar los coches y motos no ha cambiado desde el primer Infinity, manteniendo en las carreras que participemos o creemos la habilidad de derrapar y con ello ir incrementando la barra de turbo para poder usarlo además de cambiar la dirección 180º o saltar. Manhattan nos abre sus puertas, aunque la recreación dista mucho de ser completa, y fastidia que no podamos sobrevolar Central Park por ejemplo. Otro punto es que ya no tenemos que explorar a fondo para desbloquear juguetes para el modo Toy Box. Hay quién lo agradecerá y hay quien no le gustará, pero lo que menos nos ha gustado a nosotros es la reducción de las misiones paralelas a meras competiciones de carrera y similares, motivo que reduce la duración de Vengadores, sobre todo comparado con el primer Infinity, que traía tres Playsets en vez de uno solo. Al menos esto posibilita el coop desde el principio, que hace la experiencia más divertida junto a los dos Power Disc que trae el Starter Pack y que nos brindan dos aventuras diferentes al ponerlos en la base:  Un Tower Defense en el reino de Asgard  del universo Thor, con 10 niveles en el que colocaremos las armas para defendernos y aparte tendremos movimiento libre con el personaje para combatir. Y un dungeon Crawler basado en la prisión de Guardianes de la Galaxia estilo Gauntlet con toques RPG-Diablo 3, que supone una creación aleatoria de niveles a cada partida.

Más arena para la caja Sandbox

Lo mejor para el final. Esta vez, en la secuela de Disney Infinity no solo tenemos una mayor libertad para montarnos nuestros propios niveles, sino que esta vez, mirando directamente a títulos como Los Sims, Infinity 2.0 nos permite ponernos a decorar nuestra propia casa, expandiéndola con pasillos y habitaciones, cambiando paredes y techos según plantillas temáticas. Podemos construirnos un interior digno de Alicia en el País de Las Maravillas, de castillo, o el salón Vengadores con elementos Marvel como el escudo del Capitán América, cuadros o portadas de comics. Pulsando R1 entramos en una visualización externa que nos muestra el interior de la casa, pudiendo modificar la perspectiva. El truco para expandir el espacio de la vivienda es ir añadiendo pasillos y habitaciones que contengan más puertas, creando así la casa que queramos, llenándola de todas las estancias y plantas que queramos, cada una decorada como nos venga en gana.

De hecho, para que veáis la importancia que este apartado tiene, el estudio ha implementado que desde el menú principal del juego –siempre fuera del PlaySet en cuestión- haya un acceso directo sin tener que entrar en el exterior del modo Toy Box primero. El uso de los pequeños Minions en Infinity 2 es considerable, ya que incluso desbloqueamos minions vestidos de personajes como Kuzco, Fredricksen de Up , Cruella de Vil o Gilito McPato. Estos serán visitantes que pronto pulularán por nuestra casa, siendo algo ideal para que los niños entren y vean versiones minis de todos los clásicos Disney de animación hasta el momento incluyendo también series como Piratas del Caribe, viendo a Finn McMissile de Cars 2 o a Edna Moda de Los Increíbles.




En este modo recibiremos también misiones, ya que si tenemos de visitante al Tio Gilito, puede que nos pida que creemos  un par de habitaciones especiales para ampliar la casa y que él pueda guardar parte de su fortuna. Los Increíbles paseando por nuestro salón. Accesos directos a la Sala de los Héroes también se han añadido. La mejora es palpable, ya que no sólo accedemos más fácilmente a los elementos decorativos, sino que tenemos asistentes que nos ayudan según distintos niveles. Podemos necesitar que nos echen una mano para algo puntual, o podemos pedirles directamente que creen pistas y escenarios de juego de la nada según patrones que vamos escogiendo. No sólo nos hace la vida más fácil por si no tenemos tiempo/habilidad para crear, sino que es más útil a su público base, siendo para los niños un modo Creación mucho más sencillo de usar a la par que ir llenándolo de cosas y ver cómo medio Disney camina por las cosas que crean.

 Al inicio todo es desbloquear y desbloquear. Y elementos que consigamos para crear niveles en el Toy Box se desbloquearán a la vez para usarlos en el interior de nuestra casa y viceversa. Construir es más sencillo que en la primera parte, y en PlayStation 4 –versión que hemos analizado-, es tan simple como darle un toque al panel táctil del pad y abrir el modo. Para haceros una idea, en plena Toy Box 2.0 probamos a meter todo lo que teníamos del primer Infinity. Las figuras del Starter Pack trajeron consigo cosas como elementos de decoración, construcción y trofeos de Piratas, de Monstruos SA y de los Increíbles. Poniendo a Jack Sparrow añadíamos además al armamento del juego su pistola de chispas, y si usamos a Jack Skellington nos aparece su calabaza explosiva en llamas que cualquiera puede usar –Iron Man tirando calabazas por ejemplo. Usar figuras que ya utilizamos en el primer juego nos ofrece dos opciones, o utilizarlas como invitados, o asociarlas a este nuevo juego

Gráficamente estamos ante una evolución del primero más que un apartado nuevo. El juego no está exento de cosas como texturas planas en la Manhattan abierta de Vengadores o bajada de frames en cooperativo, aunque tenemos a su favor un buen sistema de iluminación, el efecto constante de que nieva y, sobre todo, el mimo puesto tanto en el diseño como en las animaciones de cada Vengador y personaje Disney. Ver a Iron Man disparar todos sus misiles, a Viuda Negra combatiendo o a Hulk destrozando edificios –hay un sistema de daños en fachadas y vehículos- al trepar es tan espectacular como logrado en su aspecto cartoon.  Está claro que el conjunto podría lucir quizás con texturas más trabajadas sobre todo en sus versiones Next Gen, aunque la recreación de los personajes es ya una de sus mejores bazas y los fallos gráficos los notamos nosotros, pero seguro que cualquier niño estará más pendiente de volar todo el rato con Iron Man por la torre de Tony Stark que de la tasa de frames o la calidad del renderizado.

En la BSO volvemos a encontrarnos con el uso de una partitura original, no las licenciadas de BSOs como las de Vengadores o Brave, aunque es posible escuchar notas de estas deslizadas entre las composiciones –sigue siendo muy raro que no oigamos las originales como la de Alan Silvestri de Avengers, que se escuchan hasta en la exposición Vengadores de Nueva York. Es un buen trabajo que se vale de trucos como amenizar la acción con la predominancia de guitarras en caso de Vengadores –una constante en las partituras de Iron Man- con algunos temas como los que suenan cuando estamos decorando nuestra casa en la Toy Boy –una especie de mezcla entre el Randy Newman de Toy Story y las BSO Disney más clásicas- que destacan del resto. El doblaje es un auténtico gustazo, ya que aunque es fácil para Disney convocar a todo el reparto de dobladores en castellano de la serie de fims Marvel como Vengadores, escuchar al de Aladdin 22 años después del estreno de la cinta es algo que se agradece muchísimo. Los amantes de la V.O. tienen como curiosidad la voz de Samuel L. Jackson y la de Troy Baker –Booker De Witt, Joel, Sombras de Mordor- como Ojo de Halcón y Loki, dándose el gusto de pasárselo bien como héroe y villano.

7.9

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.