Diablo III: Ultimate Evil Edition
Diablo III: Ultimate Evil Edition
Carátula de Diablo III: Ultimate Evil Edition

Diablo III

Enrique García enriquegper

Un año después de aterrizar en consolas, Diablo III recibe una nueva versión en máquinas de sobremesa, la Ultimate Evil Edition, que esta vez incluye a la next gen. Blizzard vuelve a aprender diseñando juegos para unas plataformas que no entraban en los planes originales de la tercera entrega de la serie clásica del PC. Derrotamos al señor del mal otra vez.

Mucho se puede hablar sobre Diablo III y su caminar del PC a las consolas. El proceso seguido por Blizzard con estas versiones estrenadas el año pasado en Xbox 360 y en Playstation 3 pasó de la negación a la aceptación, del “jamás” llegará a consolas al "aquí tenéis una edición más que razonable", un juego que se alejaba de una mera conversión de la edición para PC. Lo que consiguió el estudio californiano hace justo doce meses fue fruto de un trabajo concienzudo sabiendo hasta dónde se podía llegar con las máquinas tanto en lo técnico como en lo jugable. Así analizamos el juego en la pasada generación, donde apuntamos sus principales virtudes y defectos, lectura que os recomendamos para conocer detalles específicos. Estábamos ante un Diablo III mutado, ante una versión que cambiaba la jugabilidad a todos los niveles (control, gestión de personajes y hasta desaparición del online permanente) para acercarse a los usuarios de consolas con relativo éxito.

Ahora, meses después del estreno en PC de Reaper of Souls, la primera expansión del título, llega a consolas la Ultimate Evil Edition, revisión que se estrena tanto en la pasada generación (PS3, Xbox 360) como en la nueva (PS4 y Xbox One). Lo que ahora tenemos entre manos es el perfeccionamiento de una fórmula jugable que ya acertó en muchos aspectos, y que ahora crece en contenidos, en horas de juego y refleja el aprendizaje en la producción de la expansión para compatibles. Y es que el equipo de Blizzard reconocía en esta casa meses atrás que lanzar Diablo III en consolas les había servido para aprender muchas cosas que aplica a posteriori en PC, cuestiones que se vieron reflejadas en Reaper of Souls (sistema de loot renovado, un toque más arcade, cierre de la Casa de Subastas, etc.). En resumen, un juego de rol y acción que cimenta su éxito en la gran cantidad de horas de juego que ofrece.


 Migra tu personaje entre versiones

Todo undetalle por parte de Blizzard es la posibilidad de migrar tus personajesde las ediciones anteriores de Diablo III a la next gen, gratis,además, algo que teniendo en cuenta situaciones equivalentes en PC comola migración de personajes en World of Warcraft, sorprende. Lasmigraciones posibles son de PS3 a PS4, de Xbox 360 a Xbox One, de Xbox360 a PS4 y de PS3 a Xbox One. El sistema es sencillo: basta con accedera tu perfil de Battle.net, asociar tu cuenta de Playstation Network oXbox LIVE y seguir las indicaciones para en pocos pasos contar con tupersonaje de la pasada generación en la nueva. No podrás, eso sí, llevarpersonajes de PC a consolas, o de consolas next gen a sistemasanteriores. Sin duda, se trata de un gran añadido para quienescompletaron la trama principal en PS3 y Xbox 360, y ahora quierendecantarse por la nueva campaña de Reaper of Souls con el mismopersonaje.

En lo visual, la Ultimate Evil Edition no plantea mejoras especialmente reseñables en la nueva generación más allá de lo mínimo que se debe solicitar en un juego como éste, que a fin de cuentas puede considerarse en la categoría de “revisión” de una versión anterior. La next gen recibe la edición más completa en lo técnico que se verá en consolas de sobremesa. Contamos con 1080p y 60 imágenes por segundo de serie en Playstation 4 y con los mismos datos técnicos en Xbox One mediante actualización con el parche que se lanzará el primer día. Técnicamente es estable en cuanto a frame rate –el original de consolas ya lo era– y con un acabado artístico común a lo que se espera de los artistas de Blizzard. Podemos hablar de una conversión óptima, que cumple y convence, pero no de un despliegue técnico que destaque particularmente si lo que esperas es una experiencia de nueva generación.

Hablando de sus contenidos, la Ultimate Evil Edition nos brinda la campaña principal de Diablo III en la que recorreremos el mundo de Santuario en cuatro actos de la mano de nuestro personaje con cinco clases seleccionables (Médico Brujo, Bárbaro, Monje, Cazador de Demonios y Hechizero ) ya las que se incorpora la extra de la expansión, el Cruzado, un caballero movido por la fe, especialista en combate cuerpo a cuerpo y con beneficios mágicos apoyados en la luz. Una vez despachadas las campañas principales, accederemos al modo “Aventura” donde podremos rejugar cada uno de los eventos de la campaña cuándo queramos, desde el punto que queramos y en la dificultad que queramos. Esta modalidad se incorporó en Reaper of Souls, como ya os adelantamos en su análisis, y va destinada a potenciar la rejugabilidad de alto nivel soportando nuevos retos salidos del reajuste de la dificultad global acometido en la expansión. De nuevo, esta Ultimate Evil Edition trae a consolas lo que antes se había visto en compatibles.

Además de un modo de intercambio de objetos mejorado que nos permite compartir cualquier elemento obtenido con otros jugadores, se ha mejorado el sistema de looteo de objetos, por lo que ahora es más común acceder a los llamados ítems legendarios especiales que irán apareciendo en los niveles de dificultad avanzados y que antes, en PC, terminaban vinculados en parte a la extinta Casa de Subastas. El juego con colegas incluye el lógico ajuste de nivel automático de forma temporal para nivelar la acción en todo momento y seguir planteando la partida como un reto. Además, Blizzard ha incorporado la posibilidad de enviar enemigos Némesis a amigos, esto es, réplicas de enemigos que nos suponen dificultad para que el reto no se quede anclado solo en nuestra consola.  Diablo III es ahora un juego más social que antes, una aventura optimizada para los tiempos actuales.

En cuanto al control, viajamos con Diablo III a las consolas next gen siguiendo los pasos de la versión anterior en la que la acción se adaptaba a la perfección al mando mediante añadidos como la posibilidad de equipar objetos de manera rápida usando la cruceta direccional, o la iluminación de la posición de tu personaje con un color específico cuando lo necesites localizar. La cámara cenital se mantiene en el punto intermedio óptimo para abarcar escenario y personajes sin problemas independientemente del número de jugadores en la sesión, y los ataques de los combates se ligan a los botones del mando y los gatillos con acierto. PS4 tiene la particularidad del panel táctil del Dual Shock 4, que se usa para acceder al menú de gestión del personaje (armas, armaduras, accesorios, misiones activas, habilidades, etc.). Y también como extra en las consolas Playstation, una mazmorra aleatoria basada en The Last of Us, último gran éxito de Naughty Dog.

    


 Juego Remoto en PS4 con PS Vita

Una de las características exclusivas de Diablo III: Ultimate EvilEdition en Playstation 4 es la posibilidad de jugarlo mediante el JuegoRemoto en una Playstation Vita. La consola portátil permite variasmodalidades. Por un lado, podemos jugar con nuestro personaje en lapantalla de la portátil, viendo lo mismo que sucede en el televisor, yasea en solitario o en cooperativo. Aquí la consola de mano se vuelveespecialmente atractiva porque puede usarse para que entre otro jugadoren la partida sin tener un mando adicional en la máquina. Podemos jugarcuatro personas: tres con Dual Shock 4 y uno con la PS Vita. Otraposibilidad es el Juego Remoto a través de Internet, un sistema que conla conexión adecuada funciona realmente bien –lo hemos probado un par deactos completos– tanto a nivel visual como a nivel de respuesta delcontrol, que se hace bastante asequible colocando R2, L2, L3 y R3 en elpanel trasero de la consola. Todo un acierto para seguir jugando fuerade casa.

LO MEJOR

  • La gran cantidad de contenidoa que ofrece
  • El control con el mando, muy bien integrado
  • Adiós al online obligatorio, hola al multi local

LO PEOR

  • Visualmente, sigue ganando el PC
  • Algunos aspectos sonarán muy simplificados a algunos

CONCLUSIÓN

Diablo III: Ultimate Evil Edition es la versión más completa hasta la fecha del juego de rol y acción de Blizzard, tanto en PC como en consolas, y un salto cualitativo en cuanto a lo visual en las máquinas next gen. 1080p y 60 imágenes por segundo son sus virtudes en PS4 y Xbox One. La posibilidad de migrar personajes entre versiones pasadas, el refinamiento de mecánicas como la compartición de objetos y la gran cantidad de contenidos que brinda con la campaña principal y los actos de Reaper of Souls, además del contenido de alto nivel, lo convierten en la mejor opción de su género para las nuevas máquinas por la gran cantidad de horas de juego que brinda. No peca prácticamente de nada, pero tampoco sorprende en exceso en campos como lo visual, por lo que su compra está recomendada no solo a quienes todavía no han jugado al original, sino también a los que buscan un videojuego que aporte bastantes horas, rejugabilidad y retos en multijugador con tres colegas.

8.8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.