Kirby: Triple Deluxe
Kirby: Triple Deluxe
  • Plataforma 3DS 8.2
  • Género Acción, Plataformas
  • Lanzamiento 16/05/2014
  • Desarrollador HAL Laboratory
  • Texto Español
  • +3
Carátula de Kirby: Triple Deluxe

Kirby Triple Deluxe

Cesar Otero

La bolita rosa más encantadora de los videojuegos regresa en su esperado debut para Nintendo 3DS. Y lo hace cargada con una triple propuesta a la que incluso podríamos llamar cuádruple. Kirby en estado puro como siempre debería ser.

Nacido a inicios de los años 90 en la portátil más conocida de la historia, Game Boy, Kirby se convirtió rápidamente desde su presentación en uno de los iconos de Nintendo, perdurando hasta la fecha con un mini-imperio de merchandising junto a su legado virtual en el que incluso no han faltado series anime y manga a su alrededor, colándose siempre en las listas cuando de personajes Nintendo o en general del mundo del videojuego se trata –en 2011 era el 18º personaje de juego más popular según el Guinness World Record. Y es que la encantadora y voraz bolita rosa de Hal Laboratory y Masahiro Sakurai es eso, encantadora y uno de esos personajes que ejemplifican la política Nintendo a la perfección: Diversión, vitalidad, colorido, sencillez, simpatía y experiencias para toda la familia.

Con más de veinte títulos en su haber -y eso sin contar sus apariciones en otros First Party de Nintendo como la saga Smash Bros.- que incluyen varias series con otras mecánicas distintas a la habitual dosis de plataformas 2D -Pinball, golf-, y entre ellas joyas como Kirby’s Epic Yarn -una obra de arte literalmente-, en la última portátil de la Gran N se le echaba de menos, mucho de menos teniendo en cuenta el personaje y las posibilidades estereoscópicas de 3DS. Pero eso ya acabó, y Kirby, su némesis el Rey Dedede y todo su reconocible imaginario se abren paso a las 3D del sistema, usándolas como muy pocos juegos hasta la fecha, así que viajemos ya a la esa tierra soñada del planeta Pop Star.


Dedede Vs Taraña

Después de un duro día de trabajo –pescando, relax absoluto-, nuestro héroe de color rosa chicle se va a la cama, solo para despertar al día siguiente en mitad del aire, con su casa plantada en la llamada Floralia, enredada en una planta gigante. Y para colmo, cuando va a ver al Rey Dedede a preguntarle lo sucedido, aparece una extraña criatura llamada Taraña que lo secuestra y se lo lleva por toda Floralia, mundo tras mundo. Menos mal que estamos nosotros para rescatar a… Espera, ¿que tenemos qué rescatar a Dedede? Pues sí, esta es la base de la trama con la que Kirby’s Triple Deluxe da comienzo; un inicio sencillo y casi excusa argumental para sumergirnos en un desarrollo de plataformas 2D, minijuegos y Jefes Finales que nos lleva a través de varios reinos, cada uno compuesto de cinco niveles que atravesar y un sexto consistente en un enfrentamiento contra un Jefe Final.

En sí, para todo Kirby-fan que haya jugado alguna de las entregas de la serie en su vertiente principal de plataformas, la jugabilidad le resultará inmediatamente familiar.De hecho, muy similar incluso a nivel visual con Return to Dreamland de Wii, pero es en su desarrollo donde Triple Deluxe brilla con luz propia, aunque también donde presenta su talón de Aquiles más importante. Y es que este juego es, simplemente, una gozada plataformera con su propio ritmo de avance lateral muy dinámico con un estupendo diseño de niveles, aunque su escasa dificultad provoca que la mayoría de las veces que morimos durante una fase es por haber calculado mal el salto y caernos por un agujero. No es hasta el último reino en el que la dificultad del trazado aumenta considerablemente, quizás demasiado considerablemente de golpe y porrazo. No es algo de lo que nos quejemos, al revés, pero sí es verdad que el aumento de la dificultad se ciñe a la parte final y no de manera gradual, sino demasiado repentina.

Por fortuna no sucede eso con los Jefes Finales, los cuales si reciben un aumento de la dificultad más gradual y desafiante, siendo todo un espectáculo y toque de originalidad en sus patrones de ataque –un árbol que nos lanza las redes a la cara, un mago que nos pinta la pantalla para que no veamos- que a poco que nos descuidemos nos quitarán más de una vida en el intento. En todos, o casi todos, los niveles que componen cada reino encontraremos unos Mid-Bosses con su barra de vida más sencillos de derrotar, pero que también se tendrán que tragar unos cuantos golpes por nuestra parte para seguir avanzando por el mapeado. Para ello se mantienen todas las habilidades made in Kirby: Flotar a golpe de botón de salto en el aire, tragar enemigos y escupirlos en forma de estrella-proyectil, deslizarnos, protegernos, tragar enemigos y digerirlos para copiar sus habilidades.

Zamparnos a un caballero con armadura nos cosplayea de una especie de Link del Zelda, con su gorrito y su espada, con la que golpearemos con un rápido combo y además lanzaremos proyectiles. Si es un escupefuego, entonces tendremos una corona en llamas, y en vez de tragar escupiremos fuego cual lanzallamas, siendo lo mejor el poder cargar convertidos en una bola llameante en un ataque bien destructivo. Lo mejor es que si queremos volver al Kirby por defecto, es tan sencillo como darle a Y y soltaremos la estrella con esa habilidad, que se perderá. Aunque aún tendremos unos segundos para recuperarla. La imaginación al poder, y siempre es recomendable probar, ya que nunca sabemos si una simple campana nos convertirá en un campanero que golpea a dos manos formando una escala de notas entre campanazo y campanazo al enemigo, o tragarnos a un topo de hielo nos granjeará una divertida forma de desplazarnos en plan bailarinas, aparte de poder congelar con nuestro aliento. 


De la casi treintena de habilidades que la bolita rosa posee, muchas de ellas son viejas conocidas, como el látigo, el ninja o el luchador, con bandana en la cabeza y golpe múltiple de puño incluido, pero hay cuatro nuevas pensadas también para los modos extra de esta triple propuestas. Tenemos al Arquero, capaz de saltar y soltar una rápida andanada de flechas desde el aire, o una muy potente cargando el golpe; tenemos el escarabajo, que nos convierte en un primo-hermano de un rinoceronte; el Circo es de las más simpáticas, ya que los movimientos y golpes de la bolita se convierten en movimientos de saltimbanquis y malabaristas. Y la campana es la mejor sin duda, ya que combina potentes golpes cuerpo a cuerpo con proyectiles a distancia y un escudo de protección invulnerable estupendo para cualquier Jefe Final. Esto brinda variedad a los combates, ya que no es lo mismo usar una espada que un arco, una lanza que echar chispas, que la mecánica básica de la bolita de zampar estrellas y escupirla, siendo dos maneras bien distintas de derrotar a un Final Boss si tenemos una habilidad equipada o vamos a pelo.

Por si fuera poco, tenemos otra novedad en forma de Hipernova. Cuando Kirby  se zampa la fruta milagrosa, su potencia de absorción se multiplica tanto que le permite absorber elementos del escenario como grandes árboles, construcciones, trenes y lo que sea, aunque básicamente se trata de una mecánica muy similar al super poder de Return to Dreamland. Lo mejor viene cuando nos permiten usarlo para algo más que para despejar el camino, como es el caso de puzles o enemigos de tamaño considerable. El problema es que tanto la Hipernova como las habilidades nos convierten en un guerrero formidable, motivo por el que la dificultad se resiente con unos enemigos tan endebles dejando aparte a los Jefes Finales. Aquí entra en juego la variedad de trucos que Hal se saca de la manga para enriquecernos el recorrido, intercalando los saltos y golpes con minijuegos que usan el sensor de la consola para que hagamos mover una plataforma, y mezclándolos con las propias habilidades en algunos casos.

Con un ritmo de esos que pica y engancha gracias a la variedad temática de los escenarios, debemos reseñar uno de los elementos más importantes: El uso del fondo del escenario. Puede que Triple Deluxe sea un juego en 2D, pero sus niveles están diseñados para que prestemos atención tanto a lo que sucede justo delante nuestra como a aquello que está pasando al fondo del nivel –la inmersión con el 3D activado es más que recomendable-, pues tendremos desde trenes que avanzan del fondo a primer plano hasta serpientes que nos escupen fuego, extraños armatostes que los enemigos activan y rivales capaces de moverse de un plano a otro y dispararnos en 3D. Las habilidades y juegos se benefician de esto, proponiéndonos momentos que incluyen por ejemplo grandes espejos y fantasmas dentro de una casa encantada, pértigas-láser 3D que golpean en todos los planos de profundidad a la vez, carreras de obstáculos en un ambiente egipcio o cohetes que sirven para despejar caminos al fondo. La propia exploración es constante en esto también, ya que las estrellas grandes que flotan nos llevarán de un plano a otro, del fondo al primer plano constantemente, teniendo que usarlas para resolver puzles y el avance.


Por tanto estamos ante una dificultad baja en general, aunque dotada con un ritmo estupendo que intercala variedad constante para que cada fase no sea igual que la que acabamos de terminar. En sí, la primera vuelta que le demos a su modo Historia será de alrededor de 6-7 horas, siendo el interés para rejugarla el lograr extras como todos los llaveros –basados en personajes de entregas anteriores de la serie-, y las llamadas piedras solares, que la mayoría de las veces estarán ocultas en habitaciones/niveles secretos que hay que encontrar. Lo bueno de las piedras solares es que las necesitamos, ya que es necesario un cierto número para desbloquear el enfrentamiento con el Jefe Final de cada mundo, por lo que la exploración se torna necesaria y no secundaria, y cada piedra solar puede o estar tras una puerta cerrada con llave, al final de un laberinto o exigir un puzle para encontrarla.

Triple Deluxe
Pero esto, todo esto que os hemos contado versa sólo sobre el modo Historia. ¿Recordáis su título, triple Deluxe? Eso significa que tenemos acceso a otras dos propuestas jugables dentro de este Kirby, ideales para alargar la vida útil de la experiencia. Si el modo Historia es un Plataformas, sus dos añadidos se pueden enmarcar en el género musical y en los combates. En Redoble de Dedede necesitamos tener algo de sentido del ritmo, ya que con el archienemigo de la saga tendremos que saltar de una pantalla a otra de Nintendo 3DS rebotando sobre tambores, además de recoger monedas,  evitar obstáculos y enemigos, y además ganarle al reloj, en un minijuego que en su primer nivel empieza de manera sencilla, pero que a partir del segundo ya notaremos el doble de enemigos que esquivar y de dificultad que superar. Puede que sean solo tres, pero probad a ver qué sucede cuando logramos la puntuación perfecta en cada uno.

Pero es el Combates Kirby el que más nos ha gustado, ya que nos propone una versión simplificada de Super Smash Bros. –para paliar el hype de muchos el tiempo que falta para el estreno de la nueva entrega en Wii U y 3DS- con sus propias reglas, rooster, habilidades, niveles y hasta banda sonora. Práctica, SinglePlayer y Multiplayer son los 3 modos disponibles. El embarcarnos solos nos hará pasar por un rooster de 11 luchadores que en realidad son todos Kirby, aunque con según que habilidad –Espada, Látigo, Bomba, estrellas ninja, arquero-, por lo que podremos escoger el que mejor se adecúe a nuestro estilo de lucha. A continuación le siguen 6 enfrentamientos en escenarios más acotados que un Smash Bros. tradicional, aunque con sus plataformas, items y hasta apariciones especiales, en los que a cada combate irá aumentando los enemigos de  1 a 3. Hasta podemos escoger entre cuatro niveles de dificultad.  Pero es en el Multi donde la diversión sube enteros. Hasta cuatro jugadores, cada uno con su propio Kirby, pueden medir aquí sus fuerzas. Elegimos una habilidad y un color y luego ajustamos la fuerza de Kirby para que la pelea esté equilibrada. Y si tenemos 3 amigos que tienen una 3DS no hace falta que tengan una copia de Triple Deluxe, ya que Combates es compatible con el modo Descargar.


No acaba aquí la cosa, ya que terminarse el modo Historia es solamente una de sus propuestas. Cuando lo terminemos se abrirán más desafíos, como uno que incluye otra forma de pasarse la campaña. Y para los coleccionistas, los mencionados llaveros están diseminados por todo el juego, existiendo un total de 256. Si los tenemos ‘repes’ como los cromos del colegio, podremos intercambiarlos con otros jugadores a través de StreetPass o utilizando monedas de juego. Por tanto, quien vaya a pasarse la Historia de Kirby rescatando a Dedede tendrá juego para 6-7 horas; quien quiera exprimir Triple Deluxe hasta el final tendrá una duración del doble o incluso más en caso de picarse con los amigos al Combates Kirby.

A nivel visual, Triple Deluxe es uno de los títulos más bonitos y redondos que hemos visto en 3DS. Cada nivel cuenta con un diseño que varía para el siguiente. Desde mundos de caramelo, pastel y galleta hasta templos en mitad de la selva, paisajes helados, praderas o circos. En el modelado básico y aspecto de muchos elementos no hay apenas diferencias con Return to Dreamland, pero usar la Hipernova y aspirar trozos o enormes elementos de un nivel es todo un espectáculo. Y más aún si usamos el 3D estereoscópico, que pide a gritos que lo dejemos al máximo de forma constante. Potenciando escenarios y combates, tenemos cosas como el segundo jefe, que literalmente nos pinta y lanza bolas de pintura hacia nosotros para impedirnos la visión, o el campo de visión que el 3D produce al usarlo cuando desplegamos un enorme tapiz. Hal sabe usarlo para algo más que para lanzarnos cosas a la cara, dándole vida al nivel –dientes de león o copos de nieve flotando frente a nosotros-, y haciendo que la acción entre capas de escenario, de fondo al primer plano, sea más espectacular. Brillante a nivel artístico, estupendo a nivel gráfico y con la habitual carga de simpatía en las animaciones –no podían faltar los tres Kirbys bailando- y colorido en cada rincón del encuadre.

En cuanto al aspecto sonoro, otro acierto, ya que junto al regreso de la voz de Kirby desde hace tantos años, la actriz Makiko Ohmoto, tenemos una banda sonora de Jun Ishikawa y Hirokazu Ando que se valen de los temas conocidos de la saga y aportan nuevos arreglos para darle a cada nivel su propia personalidad –timbales en la selva, música de carpa y misteriosa para el circo y la casa encantada, temas Pop para la tierra de las piruletas- conformando un estupendo trabajo que desde la preciosa intro con ese sonido de mandolina ya brilla considerablemente en cuanto a brindar de manera sonora el mismo ritmo y variedad que posee el gameplay. Y otro tanto para los juegos de Combates Kirby y Redoble de Dedede, que tienen partituras acordes a su experiencia de juego. Sumémosle un buen apartado de efectos sonoros de esos que nos pone una sonrisa y ya tenemos el conjunto.

LO MEJOR

  • Su ritmo jugable, cambiando constantemente los elementos que usa para que no se vuelvan reiterativos
  • Tres ofertas jugables más los extras a desbloquear
  • El multijugador de Combates Kirby, en modo Descarga además
  • El uso del 3D, su diseño artístico, banda sonora y el juego constante entre los planos de profundidad, que no podemos perder nunca de vista
  • A nivel gráfico de lo mejor de 3DS

LO PEOR

  • Una dificultad desequilibrada en el modo Historia que solo se incrementa al final, de forma brusca
  • Algunas de las novedades con que se presenta, como Hipernova, son en sí reformulaciones de lo visto en Adventures de Wii

CONCLUSIÓN

Con toda su esencia, magia y diversión. Así es como Kirby ha debutado en Nintendo 3DS de la mano un Triple Deluxe con el que Hal Laboratory ha acertado de pleno. Tenemos experiencia y manejo de la vieja escuela plataformera del personaje y de Nintendo dentro de un desarrollo en su modo Historia en el que las pegas van a una dificultad desequilibrada y no uniforme, siendo un juego fácil en su mayor parte y de repente más exigente al final, y que se fija demasiado en Return to Dreamland de Wii y no arriesga más que con dos-tres elementos nuevos. Pero a cambio tenemos una variedad visual, artística y jugable que se encadena para que el romper cosas con cohetes o encender mechas con piedras rodantes no lo repitamos hasta dentro de dos-tres niveles, y que cuando llegue nos resulte familiar pero no reiterativo, sino que tengamos ganas de hacer tal o cual acción otra vez. El terminar el modo Historia no es más que el inicio de lo que Triple Deluxe tiene en su oferta, que además brinda una especie de prólogo en la portátil del Smash Bros. que está por llegar. Con uno de los mejores usos del 3D estereoscópico que hemos visto, inteligente y estudiado, Kirby’s Triple Deluxe es un imprescindible si se es fan de la bolita rosa, de los plataformas made in Nintendo y un título en el que fijarse y darle una oportunidad aunque lo nuestro no sea tanto colorido, felicidad, inocencia y simpatía constante, puesto que de tiros, sangre, drama, scripts de acciones violentas y muertes ya andan los catálogos bien sobrados.

8.2

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.