Dungeon Keeper
Dungeon Keeper
Carátula de Dungeon Keeper
  • 5

    Meristation

Dungeon Keeper

Cristian Ciuraneta

El recordado título de estrategia para PC se pasa a dispositivos iOS y Android en una adaptación a cargo de Electronic Arts que poco o nada tiene que ver con el célebre Dungeon Keeper de Molyneux. Todo un ejército malvado a nuestro servicio en el análisis del enésimo free to play táctil.

Allá por el año 1997 llegaba al mercado de compatibles un curioso y adictivo título de estrategia a cargo de Bullfrog Productions, uno de los títulos más recordados y celebrados de Molyneux, Dungeon Keeper. Los jugadores más veteranos seguramente recordarán su macabra personalidad y su desternillante sentido del humor mientras se hacían con el control de las mazmorras que tantas veces trataban de conquistar en otros títulos de estrategia o rol. Esta vez encarnaban a los malos, a los demonios que vivían en tan lúgubres escenarios mientras gestionaban y construían sus propias cavernas. Y ahora es cuando Electronic Arts se decide a recuperar un gran nombre como Dungeon Keeper en forma de título free to play para dispositivos iOS y Android, una ocasión pérdida para “regalar” una aplicación que poco o nada mantiene del original y que pide a gritos que invirtamos en micro-pagos una y otra vez. Veamos en nuestro análisis si podemos rescatar algo de un título que podría haber dado mucho más de sí.

Cava, idea, domina... ¡Y paga!
Parece que el llamado sistema free to play empieza a tomar ventaja en el sector de los títulos para móviles y tabletas, copando semana tras semana los lanzamientos más importantes y relegando a las aplicaciones tradicionales de pago. Si bien pocos son los casos en los que dicho modelo de negocio funciona de una manera natural y poco intrusiva, en la mayoría de casos debemos soportar abusivas mecánicas que nos “invitan” a pasar por caja para disfrutar de un desarrollo mínimamente cómodo. Y desgraciadamente, este nuevo Dungeon Keeper tropieza de nuevo en este sentido, siguiendo el desafortunado camino de los últimos juegos de EA tanto en la AppStore como en Google Play. Así, nos encontramos con un planteamiento que recuerda vagamente a la esencia del excelente Dungeon Keeper de los noventa, aunque ofreciendo unos resultados decepcionantes.

En Dungeon Keeper encarnamos al lado oscuro, a los malvados de turno que tienen como único objetivo complicar la vida de los atrevidos héroes, y si pueden, acabar con ella. Somos los dueños y señores de las mazmorras, pasajes y estancias bajo tierra llenas de trampas y tesoros y que, gracias a nuestra gestión y buen hacer, deberemos proteger de manos ajenas. A nuestro alcance tendremos todo tipo de artilugios y herramientas para hacer realidad nuestros planes más macabras y acabar con la vida de nuestros enemigos sin piedad; eso o convertirlos en inofensivas y ridículas gallinas, todo un guiño al original. Más allá de estos aspectos, este nuevo Dungeon Keeper queda bastante lejos del título de PC, puesto que apuesta por un planteamiento mucho más sencillo, mostrando incluso por ciertas similitudes con muchos tower defense táctiles.

Y es que lo nuevo de EA recuerda poderosamente al ocurrente Clash of Clans, título especialmente diseñado para dispositivos táctiles pero con ciertas concesiones a la estrategia e incluso al rol. Aunque todo queda condicionado por un desarrollo totalmente supeditado a los micro-pagos; y es que tendremos que estar pendientes de nuestros recursos, puesto que cada acción consumirá piedras, oro o joyas, elementos finitos que podremos recolectar jugando ‒de una forma lenta y tediosa‒ o pagando mediante la tienda del juego, algo que acelerará bastante nuestra progresión, lastrada por constantes contadores y otros elementos poco amables con el jugador. El objetivo no es otro que proteger el núcleo de nuestra mazmorra, el contenedor de un corazón que debemos alimentar con la sangre de nuestros enemigos.

Así, una planificación bien meditada y una ejecución perfecta serán las claves de nuestras partidas, construyendo todo tipo de trampas ‒a cada cual más divertida y retorcida‒ para dificultar el avance de nuestros rivales. Asimismo, podemos disfrutar de su campaña, de misiones aleatorias que necesitan cumplir con ciertos objetivos e incluso de partidas multijugador mediante Facebook o Game Center en el caso de iOS; y es que la creación de gremios para compartir recursos y ganar ciertas recompensas se convierte en un elemento más que interesante de nuestras partidas. Por suerte, contamos con toda una colección de criaturas y monstruos a nuestro servicio, cada una de ellos con sus propias habilidades y debilidades, algo a tener en cuenta en cada enfrentamiento; además, las posibilidades de invocación permiten que podamos planificar cada movimiento con tiempo suficiente, aunque dicho sistema se convierte en el verdadero talón de Aquiles del juego, una oportunidad perdida por tan abusivo sistema free to play. Un pay to win en toda regla.

Así, toda acción estará condicionada por un elemento “externo”, ya sean barras de energía o contadores de tiempo ‒de segundos, minutos y horas‒, todo para construir trampas, invocar criaturas, abrir nuevas estancias o mejorar habilidades de nuestros monstruos, entre otros. Y así una y otra vez, obligándonos a estar pendientes de unos menús algo caóticos para un exagerado número de condicionantes. Será nuestra elección pasar por caja ‒algo que nos saldrá bastante caro si pretendemos invertir horas en el juego‒ o disfrutar de un desarrollo torpe y tedioso de tan desafortunado Dungeon Keeper táctil. Como decimos, una verdadera lástima, puesto que podríamos estar hablando de una versión táctil más que digna si no fuera por semejantes abusos en forma de micro-transacciones. Y es que el juego en sí entretiene y ofrece bastantes posibilidades a nivel de gestión y diseño de nuestras mazmorras, pero a costa de un planteamiento poco afortunado.

Por otro lado, y pasando a los aspectos técnicos, este Dungeon Keeper para móviles y tabletas ofrece una puesta en escena simpática e incluso divertida en ciertos momentos. Sus gráficos tipo cartoon casan muy bien con su espíritu desenfadado, así como los personajes ‒realmente variados y bien animados‒ y toda la colección de construcciones y trampas. A pesar de que su interfaz resulta algo caótico ‒eso sí, lleno de simpáticos guiños‒, rápidamente aprenderemos a movernos con soltura entre todo tipo de iconos, gracias en parte a un completo tutorial que nos ayudará en nuestros primeros pasos. ¡Abofetear a nuestros esbirros nunca había sido tan divertido! A nivel sonoro no resulta tan interesante debido a unos efectos y melodías poco inspiradas; las voces están en inglés, aunque los textos sí llegan traducidos a nuestro idioma.

LO MEJOR

  • Personalidad amena y desenfadada
  • Vistosa puesta en escena tipo cartoon
  • Buena variedad de criaturas y construcciones

LO PEOR

  • Sistema freemium abusivo y lleno de condicionantes
  • Interfaz caótico y poco amable con el jugador
  • Ocasión perdida para una franquicia genial

CONCLUSIÓN

Dungeon Keeper vuelve a la actualidad con un título para smartphones y tabletsiOS y Android que no hace justicia con su nombre; el título original sorprendió en su día por un desarrollo fresco y adictivo y una personalidad única. Dichos elementos desaparecen en esta adaptación free to play que se preocupa más por entorpecer la experiencia del jugador mediante todo tipo de condicionantes freemium que por trasladar la esencia del original al formato táctil. Al menos ofrece una presentación cartoon interesante e incluso divertida, aunque pierde buena parte del carácter del original. No podemos negar que el juego entretiene y que con un modelo de negocio tradicional habría dado mucho más de sí. Una ocasión perdida para que las nuevas generaciones descubran una propuesta única y original; eso sí, siempre podemos descargar la aplicación de forma gratuita y comprobar hasta donde somos capaces de aguantar sin tirar nuestro dispositivo por la ventana.

5

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.