Grand Theft Auto: San Andreas
Grand Theft Auto: San Andreas
Carátula de Grand Theft Auto: San Andreas

Grand Theft Auto: San Andreas en Android e iOS

El gran sandbox de Rockstar de la era de PlayStation 2 y Xbox regresa a la actualidad con una genial adaptación para dispositivos iOS y Android, un auténtico must have que mejora incluso ciertos aspectos visuales a pesar de contar con el hándicap del control táctil. Veamos en nuestro análisis cómo le ha sentado el paso de los años al inmenso Grand Theft Auto: San Andreas.

Este análisis se centra en la versión táctil de Grand Theft Auto: San Andreas. Para más profundidad, consultar el análisis original a través de este enlace.

A nadie se le escapa que Grand Theft Auto: San Andreas marcó época en el momento de su lanzamiento en el ya lejano octubre de 2004, primero en PlayStation 2 y al año siguiente en Xbox y PC, convirtiéndose en el gran título de acción sandbox que todo el mundo quería jugar. Incluso llegó a los bazares digitales de Xbox 360 y PlayStation 3, versiones HD muy apreciadas por sus fans. Y ahora, por fin, llega la versión táctil de Grand Theft Auto: San Andreas, un título que hace tan sólo unos pocos años era impensable que pudiera ejecutarse en un móvil o tableta. Pero Rockstar, en su empeño de recuperar las entregas clásicas tridimensionales de la serie ‒como las excelentes ediciones aniversario de Grand Theft Auto III y Grand Theft Auto: Vice City‒, lleva por fin a smartphones y tablets iOS y Android el enorme y popular San Andreas. Volvamos a una ciudad de Los Santos de principios de los 90 dominada por las bandas, la mafia y la corrupción en nuestro análisis.

Para los que en su día no disfrutaron de GTA: San Andreas, ahora es un buen momento para conocer una ciudad de Los Santos que precede a la del actual Grand Theft Auto V; pero a diferencia de la última obra maestra de Rockstar, en San Andreas tenemos disponibles hasta tres ciudades diferentes: Los Santos, San Fierro y Las Venturas, particulares versiones al estilo Grand Theft Auto de Los Ángeles, San Francisco y Las Vegas, respectivamente, todas ellas pertenecientes al estado ficticio de San Andreas. Incluso contamos con vastas extensiones de terreno salvaje, montañas, ríos, lagos y otras poblaciones de menor tamaño. En conjunto, estamos ante uno de los mayores mapeados jamás creado y parece mentira que todo quepa ahora en nuestro bolsillo, en una aplicación de apenas 1,63 GB.

Grove Street 4 Life
El argumento de GTA: San Andreas nos lleva a principios de los años 90, a una ciudad de Los Santos dominada por las bandas callejeras, la mafia, las drogas y la corrupción. Aquí es cuando conocemos a nuestro protagonista, Carl "CJ" Johnson, un ex-pandillero que vuelve a su barrio desde Liberty City para asistir al funeral de su madre asesinada en un tiroteo. Justo al llegar conoceremos a los agentes Frank Tenpenny y Eddie Pulaski, antiguos "conocidos" de CJ. A partir de aquí se iniciará una enorme aventura de acción que nos llevará a recorrer todo el estado de San Andreas, sus tres ciudades e infinidad de lugares a través de los que se desarrollará un guión que, si bien resulta todo un tópico en sí mismo, nos atrapará sin remedio gracias a las infinitas posibilidades de su jugabilidad.

Salvar a su familia y al vecindario y un buen puñado de amigos de la infancia perdidos entre bandas; así es la nueva vida de CJ mientras trata de lidiar con unos policías corruptos que lo acusan de un asesinato que no ha cometido. Más allá de un desarrollo que no sorprende, San Andreas basa parte de su potencial en unos personajes con mucha personalidad, con diálogos de lo más extravagantes marca de la casa y total libertad para hacer lo que queramos a lo largo y ancho del estado de San Andreas. Como buen GTA, podemos conducir todo tipo de vehículos ‒como coches, motos, camiones, aviones, helicópteros o incluso bicicletas BMX, uno de los medios de transporte más recordados del título‒, saltar en paracaídas, pintar graffitis, reclutar miembros para bandas, nadar, volar con jetpack... Las posibilidades son enormes; y es que ya en su día, GTA: San Andreas sorprendía al mundo entero por su gran libertad.

Aunque en la versión táctil que nos ocupa, ¿se ha logrado un interfaz suficientemente cómodo para que su jugabilidad y sus posibilidades no se resientan en exceso? En parte sí, pero debemos tener claros varios puntos clave. Está claro que para disfrutar de un juego con tantas opciones para el jugador, los controles son esenciales para lograr una experiencia satisfactoria; en este caso, Rockstar ofrece un buen número de posibilidades de configuración con varias opciones a nuestro alcance. Así, mantiene las bases de las anteriores adaptaciones táctiles de la saga, con joystick virtual en la esquina inferior izquierda y el resto de iconos de acción en la esquina opuesta, tratando de emular la disposición de un pad de control.

Por suerte, contamos con tres configuraciones que tratarán de contentar al mayor número de usuarios posible; así, para conducir ‒una de las acciones más recurrentes de todo GTA‒ podemos optar por un joystick clásico, un par de botones de dirección o simplemente tocando diferentes lugares de la pantalla. Con los iconos de acción sucede lo mismo; podemos dejar su posición fija en pantalla o hacer que aparezcan allí donde toquemos para interferir lo menos posible con la acción mostrada en pantalla. Contamos con apuntado automático y todo tipo de iconos contextuales que se adaptarán a nuestras acciones de manera rápida e intuitiva. Si bien es cierto que al principio cuesta un poco adaptarse a la sensibilidad del interfaz ‒también regulable‒, tras unos minutos nos moveremos por San Andreas con relativa facilidad.

Además, para la conducción podemos optar por un control basado en el acelerómetro, aunque el resultado es bastante frustrante. Los iconos contextuales nos permitirán realizar un buen puñado de acciones con bastante facilidad: si mantenemos presionado el icono de correr, esprintaremos; si damos dos toques rápidos, saltaremos. Para los medios de transporte ocurrirá lo mismo; dependiendo del vehículo, aparecerán unos iconos u otros a los que nos acostumbraremos rápidamente, ya sea para subir a un coche, accionar el freno de mano, tocar el claxon o cambiar la vista de la cámara. Y si desplazamos el dedo por la pantalla podremos cambiar el punto de vista y rotar la cámara a nuestro antojo.

El mapa se sitúa en la esquina superior izquierda y nos da la poción de pausar el juego en cualquier momento, mostrando el menú de opciones y un mapa interactivo que podremos consultar para localizar los iconos de misiones y muchos otros elementos de importancia, como el piso franco, carreras, los Pay 'N' Spray o las propiedades en venta, entre muchas otras cosas. Podremos desplazarnos fácilmente a través de los diferentes menús para configurar el control táctil, consultar las estadísticas e información importante, cambiar el idioma de los textos ‒disponibles en español, inglés, francés, italiano, alemán, japonés y ruso‒ o seleccionar nuestra propia lista de temas musicales para escucharlos en la radio del usuario.

En la esquina opuesta podemos encontrar el selector de armas, la barra de salud, el dinero acumulado y el reloj que nos mostrará el implacable paso de los minutos y horas, pasando del día a la noche y cambiando por completo el aspecto de las ciudades y el campo. Para aquellos que el control táctil supone un problema, GTA: San Andreas es compatible con varios accesorios con controles físicos, mejorando considerablemente las sensaciones con los coches y otros vehículos ‒el punto más criticable del conjunto‒, aunque todo sea dicho, en general el interfaz táctil está bastante bien solucionado. Donde sí se ha hecho un excelente trabajo es en el acabado gráfico del juego, mejorando considerablemente la versión original de PlayStation 2 y Xbox.

Así, ahora podemos disfrutar de Los Santos y sus alrededores con todo su esplendor, con gráficos remasterizados en alta resolución, un nuevo sistema de iluminación, una paleta de colores más viva y modelados de personajes más complejos. El resultado no puede ser más satisfactorio si tenemos en cuenta que el juego original está a punto de cumplir diez años; ahí es nada. Y es que gracias a los dispositivos más potentes, podemos disfrutar de un framerate más estable ‒eso sí, en iPad Mini y similares da algún que otro tirón‒, sombras dinámicas y de mayor calidad y reflejos ambientales en tiempo real; sin duda, un gran trabajo en cuanto a rendimiento gráfico, aunque también hemos sufrido algún que otro cuelgue inesperado que nos ha obligado a reiniciar la aplicación; nada que no se pueda solucionar con alguna pequeña actualización.

Los que ya disfrutaron de GTA: San Andreas en su momento conocen perfectamente tanto la historia como la ambientación de tan mítico título; si ya en su día nos sorprendimos por su grandeza a todos los niveles, a día de hoy, sólo GTA V logra superar los números de tan querido sandbox, ya sea por a nivel de extensión de terreno o de posibilidades y libertad de hacer lo que nos plazca y seguir la historia a nuestro ritmo realizando todo tipo de tareas no menos importantes, como misiones secundarias, ganar territorios a otras bandas, visitar el barbero, engordar a base de hamburguesas, ponernos en forma en el gimnasio, visitar los casinos de Las Venturas, robar vehículos para cierto "comprador", trabajar como taxistas o buscar coleccionables a lo largo de todo el mapa. Una lista enorme de cosas por hacer que nos llevará perfectamente a superar las cien horas de juego.

Quizás para hacer de su desarrollo algo más accesible ‒y teniendo en cuenta la naturaleza de la versión que nos ocupa‒, se han aplicado unos checkpoints que nos permiten disfrutar de la aventura con más garantías; si nos eliminan, podremos retomar la acción desde un punto más inmediato que en el título original. Además, este GTA: San Andreas también ofrece salvar la partida en la nube, con lo que podremos seguir la partida en varios dispositivos iOS, siempre y cuando hayamos iniciado sesión en el Rockstar Social Club. A nivel sonoro mantiene la grandeza de la saga, gracias a las excelentes interpretaciones de los actores que dan voz al estrafalario desfile de personajes ‒como es costumbre en los títulos de Rockstar, en perfecto inglés‒ y a una banda sonora con decenas y decenas de canciones clasificadas por género, temas de cantantes y grupos tan famosos como The Who, Depeche Mode. Rage Against the Machine, Snoop Dogg, Guns N' Roses, James Brown, Ice Cube o Megadeth, entre muchos otros, completando una banda sonora de auténtico lujo.

LO MEJOR

  • Volver a disfrutar de la experiencia San Andreas
  • Ciertas mejoras a nivel gráfico
  • Desarrollo adaptado al juego portátil
  • Por lo general, controles bien adaptados...

LO PEOR

  • ...Aunque en ciertas ocasiones resultan algo caóticos
  • Algún que otra bajón de rendimiento
  • Cierres puntuales e inesperados de la aplicación

CONCLUSIÓN

Grand Theft Auto: San Andreas llega a dispositivos iOS‒a Android, Windows Phone y Amazon Kindle lo hará próximamente‒ con todo el potencial de la versión original, mejorando algunos aspectos técnicos‒básicamente a nivel gráfico‒ y con las particularidades del control táctil. A pesar de que es plenamente compatible con controles físicos, pocos son lo jugadores iOS que poseen uno de estos periféricos. No obstante, el nivel de precisión y comodidad logrados es suficiente como para que la mayoría de jugadores disfruten de toda una experiencia sandbox como San Andreas. Sí, presenta algunos contratiempos en este sentido ‒además de algunas bajadas de framerate o cuelgues puntuales‒, pero el resto de la obra original sigue ahí, intacto, con sus más de cien horas de juego, toda la acción y humor inherentes a la saga y la asombrosa calidad a la que nos tienen acostumbrados los chicos de Rockstar. Todo un imprescindible del género ahora para smartphones y tablets; y por 5,99 euros, un precio más que justificado si tenemos en cuenta la calidad que atesora en apenas 1,63 GB. La versión iOS que nos ocupa es compatible con iPhone 4S, iPhone 5, iPhone 5S, iPhone 5C, iPod Touch 5, iPad 2, iPad 3, iPad 4, iPad Air, iPad Mini e iPad Mini Retina. Todo un regalo para los fans de GTA; welcome back to Los Santos bro.