Scribblenauts Unlimited
Scribblenauts Unlimited
Carátula de Scribblenauts Unlimited

Scribblenauts Unlimited

Maxwell regresa por fin a los sistemas de Nintendo tras un largo retraso que ya no lo hace tan sorprendente. Scribblenauts Unlimited llegó a PC el pasado Invierno y se estrena en Wii U y 3DS con algunas funcionalidades y dibujos exclusivos. Imagina, escribe y dale vida, ahora en un mundo más grande y repleto de puzles y contenidos.

Scribblenauts Unlimited llegaba a ordenadores a principios de 2013 para revolucionar la fórmula ideada por 5th Cell y distribuida por Warner Bros Interactive, también por Nintendo para las versiones en sus plataformas. Era la primera vez en sobremesa. Un extraño retraso de más de nueve meses ha dejado la edición de Wii U y 3DS para ahora, tal y como la tenían preparada en enero cuando publicamos nuestras últimas Impresiones con la versión final. Algo pasó, algo la congeló en el último momento, Nintendo prefirió posponerla a pesar de las garantías de calidad del producto y la necesidad de Wii U de juegos destacables. Pero aquí está, Scribblenauts Unlimited se muestra tal cual pese al tiempo acontecido, abre el mundo de los puzles a resolver dibujando y escribiendo palabras y añade ciertos extras exclusivos de las máquinas Nintendo. Pero algo le pesa con fuerza, ya no sorprende pese a su revolucionaria mecánica.

Un diccionario ampliado de más sustantivos y adjetivos, donde cabe desde un dentista hasta una manzana podrida, un maya, un bañador hortera, un dinosaurio, una estrella, una cazerola honda, un palo oxidado, una clave de sol o, por qué no, una Espada Maestra de Link o un Toad. En Wii U y 3DS Scribblenauts Unlimited adquiere algunos objetos de los universos de Super Mario y The Legend of Zelda. Es la gran distinción de estas versiones frente a la original de PC, además de algunas funciones para compartir objetos gracias a Nintendo IP o un modo de pistas y ayudas prestadas por otros usuarios con que nos crucemos a través de StreetPass.

También, claro está, la jugabilidad asimétrica que permiten dos pantallas (GamePad de Wii U o pantalla inferior táctil en 3DS) y que se pueda dibujar y escribir en la segunda, o un rediseñado editor de objetos para colorear y jugar con las formas y tamaños. Por último está el efecto 3D -no disponible para Nintendo 2DS, obviamente- que funciona de forma leve pero efectiva en la edición portátil del título, similar a la de sobremesa aunque recortada en aspectos técnicos lógicos como la no Alta Definición o las opciones multijugador local, pero realmente un producto más recomendable ya que Scribblenauts Unlimited es una propuesta perfecta para partidas rápidas y un dispositivo portátil. Nos extraña, de hecho, que sus creadores no se hayan interesado ya por llevar esta entrega a Android e iOS, pues aquí solo está la App Scribblenauts Remix, otro capítulo pensado exclusivamente para móviles y tablets.

El Cuaderno Mágico

Es la mejor arma para Maxwell -el joven protagonista- y con ello para el jugador que lo maneja. En esta aventura lateral a través de más de 40 áreas distintas que actúan como niveles clásicos no hay opción de salto, de golpe o de interacción estándar, sino que la libreta del personaje y sus 20 hermanos que irá rescatando actúa como portal, para dar vida a todo lo que escribamos en ella. Libertad casi total y mucha creatividad para solventar todo tipo de situaciones y ayuda a otros personajes de este mundo de color que solicitan nuestro auxilio a cambio de Starites, las estrellas que pondrán a salvo de la petrificación a Lily, la hermana traviesa de Maxwell que ahora está en este serio peligro.

Este episodio se llama "Unlimited" porque aquí Scribblenauts abre por completo su esquema tradicionalmente lineal, de niveles sucesivos. Aquí el usuario se adentra en un enorme mundo abierto que recorrer a su aire y formado de ciudades, selvas, montañas, parques de atracciones, industrias, aldeas o zonas portuarias; cada una de ellas con diversos edificios, calles, rincones, castillos y muchos, muchos NPCs o animalitos en busca de ayuda, cada uno con su historia y con Starites para compensarnos por sacarlos de sus apuros. Conseguir todo lo que el juego guarda no es tarea fácil y solo estará al alcance de las mentes más creativas, capaces de encontrar las respuestas escribiendo en el GamePad o la pantalla táctil de la portátil.

Casi cualquier cosa en casi cualquier época

Un mendigo con hambre en una plaza medieval, un paciente a punto de ser operado en el hospital, un niño que no consigue aprobar en su colegio romano, una mujer que ha perdido su bolso, una rana que quiere cruzar el río, una bailarina que no logra integrarse en su grupo de danza o hasta Poseidón con su Atlántida descontrolada. Cientos de problemas muchos de ellos fantásticos y de proporciones épicas ante los que tenemos cientos de soluciones creativas, desde invocar un animal hasta hacer alguna travesura como dar una manzana podrída -con gusano- al mendigo, que por sorpresa rebelará su verdadera identidad de hechicero y nos pondrá aún más difícil su puzle concreto. Scribblenauts es un juego de puzles, un avance pausado donde hablar con todo el mundo y retroceder cuando tengamos las respuestas a los interrogantes que a priori dejamos pasar. Más de 20 horas de juego son necesarias si queremos recorrerlo al cien por cien y obtener todos sus coleccionables, muchísimos.

Para este esquema es fundamental el inventario, la mochila mágica de Maxwell y sus hermanos donde se guardarán todos los objetos con sus adjetivos que vamos creando, sean del tamaño que sean y a sacar y utilizar en cualquier situación. ¿Quién habría dicho que una grúa sería capaz de ayudar a un pez a entrar en su pecera? Aquí parece que casi todo es posible, todo lo que recoja el diccionario del juego, lamentablemente no tan grande como nos hubiera gustado y sin ampliación contundente en Wii U y 3DS pese a los casi diez meses pasados desde su lanzamiento original. Éste es uno de los aspectos a recriminar de Scribblenauts Unlimited, que funciona de maravilla hasta que acaba frustrando al jugador por no recoger las palabras que éste cree necesitar para dar solución a algunos acertijos, y esas palabras a veces son las más lógicas (una novia herida no acepta un diamante como señal de reconciliación, un payaso no hace reír a un niño triste...), o no están recogidas por el juego, lo que nos lleva a momentos de atasco puntuales que luego descubriremos que no lo son tanto sin interiorizamos la filosofía del producto, a menudo con tintes absurdos y cómicos. También hay objetos muy poderosos que resuelven demasiado.

Por encima de todo esto, Scribblenauts Unlimited es en general satisfactorio, sobre todo en las primeras horas donde parece que todo es posible y llega a fascinar -que no sorprender puesto que viene de dos episodios anteriores-. Otro factor que podría llevarse un poco más allá es el de la estructura, solo impulsada al principio por su gancho de guión pero que luego se traduce en un constante paseo por las distintas zonas para hablar con personajes, ver qué necesitan e intentar buscar soluciones con nuestro Cuaderno Mágico. El gran atractivo radica en la experimentación, logrando desde teletransporte a invisibilidad si sabemos invocar los objetos y adjetivos necesarios, muchas veces jugando con la metáfora o con la hipérbole, conjugando miles de sustantivos y adjetivos que a priori pueden parecer imposibles de unir y sin relación.

Luego está el editor, donde conjugar dos objetos del juego para dar forma a uno nuevo que también podremos nombrar para usarlo en la partida. Así se cubren en cierta medida las ausencias, pero las características resolutivas de estos extraños electrodomésticos o unión de animales imposible se quedan en la suma de los dos que lo forman más el adjetivo. Una banana con un secador no supone ingame cualidades más allá de alimento y aire caliente. El editor en pantallas táctiles como la del GamePad o la inferior de 3DS es comodísimo, permite jugar con los tamaños, colorear, añadir trazos, girar, etc. con total naturalidad. Desde luego la serie Scribblenauts está pensada para jugarse con dos pantallas y una de ellas táctil. La experiencia es idónea así, más intuitiva que en PC.

Luego está la opción multijugador, con hasta tres acompañantes más ayudando desde su Wiimote a mover a Maxwell y los demás o interactuar en pantalla con objetos y personajes, también mezclando y creando. A menudo estos usuarios adicionales pueden ser más una molestia que una ayuda, pero con una correcta coordinación la experiencia gana en agilidad. Por otro lado, en Wii U se pueden compartir creaciones con amigos a través de internet y el servicio Nintendo IP, de manera que podremos coger ideas de los inventarios de conocidos y quizá dar con la solución a ese rompecabezas que nos tenía atascados. Sucede algo parecido con StreetPass en 3DS, un servicio que aquí se traduce en pistas sobre cómo han resuelto los jugadores con que nos crucemos cada ayuda a personaje o aparente barrera.

Un cuento interactivo

Scribblenauts Unlimited mantiene el estilo bidimensional de la saga y de dibujos infantiles, aunque no se despega de un puntito canalla y humorístico con cierta acidez. Por su aspecto gráfico y propuesta creativa puede ser considerado un videojuego ideal para los más pequeños, no vistoso puesto que no se esmera en realistas apartados visuales pero con mucha identidad gracias a su potente escenificación colorista y la suavidad de todas las animaciones, muy simples para los objetos y hasta para los personajes que pueblan los escenarios, como si fuera un libro de pegatinas. Ésta es su propuesta y su originalidad, su recreación casi de marionetas de papel, de cosas que se mueven en un escenario plano pero muy bien dibujado. Ni mucho menos amortiza Wii U, PC o 3DS, pero desde luego en la portátil de Nintendo es destacable en materia estética, mientras que en las plataformas de sobremesa no raya a mal nivel.

En sonido, sus melodías agradables y cambiantes según la escena o la tensión del momento encajan a la perfección en su ambientación sonora, también reforzada por un puñado de efectos tan grande o más como todas las palabras que contiene para ser escritas y materializadas al instante, por supuesto en castellano para nuestra versión. Toda la navegación por menús y hasta los movimientos del personaje por los entornos puede hacerse desde el stylus en 3DS y Wii U, con toques de ratón muy básicos en PC, lo que lo hace accesible a todo tipo de públicos. También para los que jamás hayan experimentado con videojuegos.

LO MEJOR

  • Creatividad y diversión no solo para niños.
  • Mundo abierto con zonas y acertijos inesperados.
  • Wii U y 3DS con segunda pantalla y táctil son sus plataformas predilectas.
  • StreetPass, intercambio con Nintendo IP, multijugador y objetos de Mario y Zelda.

LO PEOR

  • Su retraso de casi 10 meses no le ha supuesto ninguna mejora o aumento.
  • Algunos puzles no se resuelven con los objetos más lógicos, puede atascar.
  • Ya no sorprende como antes, en definitiva repite la fórmula de los primeros.

CONCLUSIÓN

Con lanzamiento original previsto para febrero, este Scribblenauts Unlimited es la edición más grande de la franquicia hasta la fecha pero ya, como tercer episodio en máquinas Nintendo, un título no tan sorprendente ni ampliado como esperábamos. Algunos añadidos leves como las funciones de multijugador local, el StreetPass en la portátil o el abanico de objetos de Super Mario y The Legend of Zelda no son todo lo que cabría esperar de una versión que ha tardado casi diez meses en llegar. Eso sí, su propuesta vuelve a no fallar y a ser idónea para jugadores no experimentados en videojuegos, ilusiona en sus primeras horas ver como podemos dibujar casi cualquier cosa y darle vida en el escenario o situación del juego. La segunda pantalla táctil de 3DS o el GamePad es el soporte ideal para jugar a esta idea rompedora. El mundo abierto de esta entrega deja de lado la linealidad de antaño y podremos explorar cada esquina en busca de más y más Starites hasta conseguirlas todas, tarea nada fácil y bastante duradera, pero que puede ser repetitiva y atasca en algunos momentos. Scribblenauts Unlimited es "limited" en determinados aspectos, pero desde luego es un recomendable experimento que en las plataformas actuales de Nintendo tiene su perfecta casa y catapulta, está pensado para ellas.

7.8

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.