Need for Speed: Rivals
Need for Speed: Rivals
Carátula de Need for Speed: Rivals

Need for Speed, Rivals

Alfonso Arribas

La eterna lucha entre policías y pilotos llega a su punto de máxima confrontación en el enorme condado de Redview, un lugar en el que las persecuciones y las carreras serán la esencia de su frenética jugabilidad.

Con la clara intención de conseguir una experiencia sin un momento de respiro, Electronic Arts ha fundado Ghost Games, un estudio formado por algunos de los miembros más importantes de Criterion Games y DICE. Con nuevas ideas realmente interesantes y con un sistema de juego muy depurado y funcional heredado de Most Wanted, la nueva desarrolladora europea crea un mundo abierto en el que policías y pilotos se enfrentan en una batalla para dominar el territorio. Para poder mover toda esta impresionante propuesta, Ghost Games cuenta con el espectacular motor gráfico Frostbite 3 que, sin mostrar todo su músculo en PlayStation 3 y Xbox 360, deja claro una vez más su enorme potencial. Es momento de conocer todo lo que nos espera en Redview y elegir, aunque lo mejor será no hacerlo, si somos policías o pilotos.

Dos formas de vida
Nada más empezar a jugar, la primera decisión que tendremos que tomar será si queremos ser policía o piloto. En el caso de elegir el bando que intenta hacer cumplir la ley, completaremos un breve tutorial para conocer en profundidad el estilo de juego de este grupo. Desde un primer momento los policías contarán con tres tipos de coches (Patrulla, Incógnito e Intervención), que podremos elegir libremente al comienzo de cada misión según los retos o el estilo de juego que prefiramos. Aunque el modelo de los coches que conduzcamos sea el mismo (por ejemplo el Mercedes-Benz SLS AMG), las características técnicas según el tipo seleccionado variarán ligeramente para ofrecernos una serie de ventajas. Aspectos como aceleración, velocidad, control, robustez o resistencia se irán adaptando a cada nuevo vehículo para que siempre tengamos la posibilidad de elegir.

Todos los coches que incluye Need for Speed Rivales tienen un modelado perfecto y podremos elegir entre marcas tan prestigiosas como Porsche, McLaren, Lamborghini o (redoble de tambores) Ferrari. La marca italiana vuelve a la franquicia de EA con modelos tan espectaculares como el Ferrari 599 GT, el 458 Spyder o el increíble Ferrari Enzo de 660 CV. Cada uno de estos coches, siempre en sus tres versiones, se irán desbloqueando a medida que avancemos en el modo historia hasta completar un garaje con 25 coches diferentes. Todos estos vehículos, que irán perfectamente caracterizados con los logos del Departamento de Policía del Condado de Redview, serán exclusivos de este bando y no estarán disponibles para los pilotos. Para convertir estas joyas en auténticas bestias, Need for Speed Rivals nos permite configurar dos ranuras con armas para acabar con nuestros rivales. Entre las ventajas disponibles, que podremos comprar con Speed Points y activar directamente desde el mando, se encuentran los PEM, las bandas de clavos o los arietes, armas todas ellas muy útiles y divertidas.

Con todo este arsenal dentro de nuestro coche y con algunos de los vehículos más potentes del mundo, será momento de lanzarse a poner orden en Redview. El enorme condado diseñado por Ghost Games, que contará con transiciones del día a la noche y con cambios climáticos muy bien implementados, nos permitirá explorar libremente cada metro de carretera o camino que esté abierto para nuestro coche. En este enorme mapa, que podremos consultar tranquilamente desde el menú de pausa,  estarán situadas todas las pruebas disponibles y los pilotos (online u offline) que estén conduciendo por las carreteras de Redview. De esta forma, simplemente utilizando el mapa o con Easy Drive, podremos marcar nuestro objetivo y seguir la ruta con el GPS. En el bando de la policía podremos realizar: Intervenciones rápidas, Persecuciones o Intercepciones, que estarán repartidas por todo el mapeado y que podremos activar simplemente pulsando L1/RB cuando llegue el momento. Al igual que sucedía en Most Wanted, también tendremos repartidos por todo el condado, radares, zonas de velocidad media y saltos, que completaremos gustosamente para conseguir cuantiosas cantidades de Speed Points y superar los records de nuestros amigos.

A todas estas misiones, que formarán parte de la vida cotidiana de Redview, se les une un modo historia que nos llevará a completar diferentes Speedlist para aumentar nuestro nivel de experiencia, conseguir Speed Points y hacernos con coches impresionantes. Estas Speedlist nos indicarán una serie de objetivos básicos, como pueden ser realizar una intercepción, conseguir un número determinado de SP y pasar por un taller, que podremos cumplir en el orden que queramos. De la misma forma que nos adentramos en el apasionante mundo de la policía de Redview podremos cambiar al modo Piloto, simplemente utilizando Easy Drive, para comenzar a sembrar el caos.

Cuando asumamos el papel de piloto el sistema de juego cambia y, pese a que no es un giro radical,  la experiencia de juego se vuelve más gamberra y cercana al último Most Wanted de Criterion Games. Desde nuestra guarida, que así es como se llama el centro de operaciones de los pilotos, podremos comprar alguno de los 20 coches disponibles, todos ellos reales y perfectamente modelados, de marcas tan prestigiosas como Mercedes-Benz, BMW, Bugatti o Aston Martin. Todos estos coches podrán ser modificados interna y externamente para conseguir diseños y rendimientos únicos.

Si lo que queremos es cambiar nuestro aspecto visual, el nuevo Need for Speed nos ofrece la posibilidad de aplicar nuevas pinturas, vinilos personalizados o matrículas. Pero como se suele decir, la belleza está en el interior, por lo que tendremos la opción de mejorar el rendimiento de nuestros coches. Desde el taller podremos acceder a diferentes mejoras de velocidad, robustez, aceleración, control y resistencia, lo que nos hará evolucionar nuestros coches hasta límites increíbles. Por último, al igual que sucede con la policía, encontraremos dos ranuras para comprar armas como el PEM, el turbo extra o la mina, que podremos utilizar para eludir a la policía o eliminar a nuestro rivales.

Cada una de las mejoras que vayamos aplicando a nuestro coche tendrán un coste en SP. Esta moneda del juego, que obtendremos por prácticamente cualquier locura que hagamos en las carreteras de Redview, será indispensable para convertirnos en los verdaderos reyes del condado. Entre las acciones que nos otorgarán Speed Points se encuentran: ganar carreras o contrarrelojes, vencer en duelos uno contra uno, eludir persecuciones o realizar todo tipo de récords en derrapes, radares, saltos o zonas de velocidad. Obviamente el mapa está diseñado para que no paremos de realizar locuras y todos estos retos estarán disponibles en el modo multijugador online.

Un mundo lleno de amigos
Mejorando la excelente fórmula jugable que se implantó en el último Most Wanted, el condado de Redview se convierte en un enorme mapa multijugador online en apenas unos segundos. Gracias a esta opción, que se mostró muy divertida y funcional en la última obra de Criterion Games, nuestros rivales no serán inteligencias artificiales, sino jugadores reales de todo el mundo. Todos estos usuarios conducirán libremente buscando carreras, marcando nuevos récords o interceptando a los corredores que ponen en peligro a los ciudadanos de Redview.

Lo más impresionante de este nuevo mundo es que ahora los policías serán un elemento activo. Ya no sólo veremos a pilotos retándose entre sí o compitiendo como locos por carreteras angostas, ahora también contemplaremos cómo jugadores online en el papel de policías interceptan carreras de forma individual o se unen en grupos para acabar con varios pilotos. Este estilo de juego es un gran acierto y su adrenalínica propuesta funciona sin fisuras en un modo de juego online que, sin desmerecer en nada al de un jugador, es la verdadera esencia del título.

Frenética jugabilidad
Este sistema de juego dividido entre dos bandos, que podremos alternar de forma libre según nuestros gustos o necesidades, se regirá por un patrón común:  la velocidad. El nuevo Need for Speed presenta una propuesta rapidísima que no nos dará un segundo de respiro, pues siempre tendremos algo que hacer. Para poder organizar todos estos contenidos contaremos con el Easy Drive. Este asistente, que ya estuvo presente en Most Wanted, nos permitirá realizar todo tipo de acciones de forma funcional y sin tener que pausar el juego.

Si optamos por entrar en el menú, o directamente desde nuestra guarida o punto de control, tendremos la opción de inspeccionar cuidadosamente el mapa en busca de nuevos retos, amigos o misiones, para marcarlo posteriormente en el GPS del coche y dirigirnos hacia allí rápidamente. Es evidente que, aunque normalmente intentaremos no distraernos de nuestra misión principal, será difícil no caer en la tentación de entrar en alguna carrera o persecución surgida de manera aleatoria mientras conducimos.

El sencillo sistema que se ha implantado en Need for Speed Rivals nos permitirá aceptar cualquier acción simplemente acercándonos a un rival y pulsando L1/RB, tanto en el online como en el offline, dando inmediatamente comienzo dicha acción. Es importante saber que, aún estando en persecución policial, los pilotos podrán eludir el control siempre que se dirijan a su guarida, lugar en el que podrán personalizar el coche, elegir misión del modo campaña o inspeccionar todas las opciones de Rivals. En el caso de ser policía nuestras zonas seguras serán los puntos de control, un lugar indispensable para controlar nuestro avance en el nuevo Need for Speed. Un elemento jugable que es compartido por ambos bandos son los talleres. Estas zonas de reparación automática, al más puro estilo Most Wanted, nos permitirán arreglar nuestro coche sin detener la competición para que el ritmo no decaiga en ningún momento.

Lógicamente los coches sufrirán daños exteriores e interiores, indicados con una barra de salud en la parte superior del vehículo, que tendremos que controlar si no queremos acabar humillados en una cuneta. En el nuevo título de Ghost Games, todos los coches tendrán un control realmente sencillo basado en derrapar sin parar, acelerar a fondo y apretar tanto el botón de nitro que lleguemos a destruirlo. Este sencillo sistema de pilotaje, que ha caracterizado a Need for Speed desde sus inicios, sigue funcionando a la perfección y consigue que nos divirtamos desde el primer minuto. Otro sello heredado de Criteron Games serán los espectaculares accidentes. En Rivals cada vez que choquemos contra un vehículo u objeto a muy altas velocidades disfrutaremos de una secuencia que reproducirá de forma muy cinematográfica nuestro espectacular accidente.

Temazos non-stop
Esta divertidísima y alocada propuesta se moverá con el potente motor Frostbite 3. Lo primero que llama la atención a nivel visual es que el enorme condado de Redview está perfectamente recreado y cuenta con una gran cantidad de objetos destructibles sin ningún tiempo de carga. Otro apartado muy bien acabado son los coches que, además de ser contundentes y veloces,  presentan roturas externas muy realistas. Pese a todo, Frostbite 3 arrastra algunas carencias visuales en la distancia de renderizado, problemas con la calidad de las texturas y un uso más bien escaso de las partículas. Por lo tanto, aunque el conjunto es muy sólido a nivel global, el apartado no termina de mostrar todo el potencial que aún guardan PlayStation 3 y Xbox 360.

Un aspecto que ha sido muy cuidado en Rivals es la sonorización. Como siempre sucede con Need for Speed, la banda sonora es una auténtica maravilla y sus cañeros temas son perfectos para conducir como locos por Redview. Grupos tan conocidos como Linkin Park, Madeon, 30 Seconds to Mars o The Qemists, serán los encargados de dar ese toque único que tiene la franquicia de Electronic Arts. Otro punto destacable es que todo el título viene perfectamente doblado al castellano, incluidas las comunicaciones por radio, para que nos sintamos como en casa jugando al nuevo Need for Speed. Un último elemento muy bien realizado es la sonorización de los vehículos que, sin ser plenamente realista, ofrece sonidos muy contundentes para aumentar nuestra sensación de velocidad e inmersión en el juego.

LO MEJOR

  • El mundo abierto del multijugador online es la experiencia definitiva.
  • Las persecuciones siguen siendo una auténtica locura.
  • Poder alternar siempre que queramos entre policía y piloto.
  • Disfrutar de la banda sonora con el volumen al máximo.
  • Las armas de policías y pilotos.

LO PEOR

  • La fórmula jugable es demasiado continuista.
  • Frostbite 3 no muestra su potencial en PlayStation 3 y Xbox 360.

CONCLUSIÓN

Respetando las bases jugables que instauró Criterion Games en Need for Speed Most Wanted, Ghost Games coge los elementos más impresionantes y divertidos de las persecuciones de Hot Pursuit para crear una fórmula que es una auténtica locura. Sádicos policías en persecución, temerarios pilotos en fuga, saltos de vértigo, radares listos para batir nuevos récords, derrapes infinitos, nitros salvajes, carreras frenéticas, en definitiva, cualquier acción divertida que se nos pase por la cabeza está en Rivals. Para disfrutar de toda esta acción sobre cuatro ruedas podemos optar por el modo para un jugador, que cuenta con un mundo abierto lleno de rivales con los que competir, o el modo multijugador online que es la experiencia definitiva. En este modo online jugadores de todo el mundo compartirán un mismo espacio (con las opciones jugables del single player), para crear un adictivo sistema de juego que nos tendrá enganchados al mando durante semanas.

En este enorme mundo tendremos la opción de cambiar de bando entre policías y pilotos para avanzar por un elaborado modo historia que nos llevará al límite. Cada uno de estos grupos contará con coches específicos de marcas tan prestigiosas como Ferrari, Mercedes-Benz o BMW, que para esta entrega presentan algunos de sus modelos más potentes. Todos ellos estarán perfectamente recreados y contarán con impresionantes daños externos. Para poder mover sin problema este enorme mundo abierto que es el condado de Redview, Ghost Games ha contado con el potente motor gráfico Frostbite 3 que, sin ser ninguna maravilla en PlayStation 3 y Xbox 360, consigue transmitir todo el frenetismo que busca Electronic Arts con Need for Speed. Aunque toda esta propuesta es realmente adictiva y muy extensa, la fórmula de juego que presenta el nuevo Need for Speed no es ninguna revolución y claramente se nutre de los mejores elementos de sus predecesores. Aún así, estamos ante un Need for Speed hiper-vitaminado y adrenalínico imprescindible para los amantes del género.

8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.