Path of Exile
Path of Exile
Carátula de Path of Exile
  • 9

    Meristation

Path of Exile

Path of Exile finaliza su proceso de beta abierta, y se dispone a reclamar su espacio dentro del género de los MMORPG. Con su publicación en Steam, y manteniendo su filosofía free to play, el juego Grinding Gear Games sigue causando furor entre los amantes de Diablo. Si lo tuyo es el 'hack & slash', tienes un nuevo hogar... y su nombre es Wraeclast.

Han pasado 8 meses desde que Path of Exile entrase en fase beta abierta, tiempo suficiente para que el proyecto de Grinding Gear Games haya acumulado más de 2 millones de usuarios. Cifra que, de seguro, se verá aumentada con su reciente lanzamiento en la plataforma Steam, formando parte de la extensa oferta de títulos gratuitos que adornan su catálogo. Que un juego de estas características -ópera prima de un, hasta ahora, desconocido estudio neozelandés- llegue de inmediato a codearse con algunas de las alternativas existentes en el mercado, no es fruto de la casualidad o de una excesiva inversión en publicidad. Hartos de esperar un heredero para Diablo II o, simplemente, un juego de rol y acción digno de sustituir al clásico de Blizzard, los responsables de la compañía empezaron a desarrollar un título que pudiese recoger la esencia del género. El resultado, después de más de 6 años de desarrollo, ha conseguido encandilar a prácticamente la totalidad de usuarios que se han dejado caer por sus servidores. Pero... ¿Cuál es la fórmula utilizada por Grinding Gear Games para que Path of Exile haya logrado tal reconocimiento? Demos un repaso a las distintas mecánicas y novedades que nos ofrece este interesante juego, recién finalizada su beta abierta y dispuesto convertirse en una de las alternativas más atractivas de su género.

Wraeclast, este es el nombre del mundo en el que Path of Exile nos dejará movernos. Un nuevo entorno de fantasía oscura, con tintes apocalípticos, repleto de todo tipo de criaturas de pesadilla y terribles oponentes. Nuestro personaje, sin importar el arquetipo escogido, comenzará sus andanzas Wraeclast tras un naufragio que nos dejará en las costas de Twilight Strand, plagadas de Ahogados y Escupidores de la Arena. Poco a poco, nos iremos abriendo paso hasta la aldea de Lioneye's Watch, donde realmente comenzarán nuestras aventuras. Por esto mismo, la primera parte del mapa puede ser considerada como un tutorial y una toma de contacto con los distintos tipos de personajes disponibles. Pero no será hasta nuestra llegada al pueblo cuando realmente empezaremos nuestra aventura en Path of Exile. Dicha fase incial es perfecta para probar cada una de las 7 clases distintas que nos ofrece Path of Exile, y empezar a familiarizarnos con algunas de sus características únicas. La primera, la que sirve de base para toda la mecánica del juego, es la forma en la que se dividen las características. El juego de Grinding Gear Games las ha reducido a un número bastante bajo, y solamente serán 3 los atributos a tener en cuenta para todos los personajes: Fuerza, Inteligencia y Agilidad. Así de simple, pero no necesariamente sencillo.

Cada uno de estos atributos está relacionado con un color: Rojo - Fuerza, Azul - Inteligencia y Verde - Agilidad. Además, cada una de estas características tiene otras propiedades y atributos relacionados, como el daño físico o de los hechizos, bloqueo o evasión, velocidad de ataque, vida o maná, ... Estas características no son mejorables por el usuario, pero aumentan automáticamente con cada nivel de experiencia. Esto quiere decir que no tendremos puntos para ir subiendo nuestra Agilidad o Fuerza, ya que esta se desarrollará en función de la clase de personaje escogida por el usuario al comienzo de la partida. Los 7 arquetipos existentes se dividen en puros e híbridos. Los 3 primeros son especialistas en algunas de las 3 características, pero dejan un poco de lado el resto. Comenzando por la clase 'Witch', que se centra en la Inteligencia para lanzar poderosos hechizos e impactos críticos. Un 'Marauder' es un potente y bestial guerrero capaz de causar tremendos daños en el cuerpo a cuerpo, y aguantar la peor parte de casi todos los golpes, debido a su especialización en Fuerza. Por último, si queremos optar por la velocidad acompañada de una gran probabilidad de esquivar los golpes enemigos, tendremos que escoger una 'Ranger' que domine la Agilidad.

Tres de las clases restantes combinan 2 características, de una forma menos notable que sus equivalentes puros, y solamente frenan su desarrollo en 1 de ellas. Se trata del 'Duelist', un guerrero ágil y veloz capaz de lanzar golpes rápidos y dañinos combinando Fuerza y Agilidad. Un 'Templar' podrá usar la magia, a la vez que no resulta inofensivo en las distancias cortas mediante su combinación de Inteligencia y Fuerza. Por último, la clase 'Shadow' hace uso de la Agilidad y la Inteligencia para convertirse en un asesino despiadado. Por último, la clase 'Scion' añadida en la versión 1.0 es la única que combina igualmente cualquiera de los 3 atributos. Por otro lado, la clasificación en los tres términos citados, no se limita a personajes: Todo, desde objetos hasta enemigos, está clasificado de esta manera. Cada elemento del juego puede combinarlas en un porcentaje dado... y esto define desde las capacidades de un enemigo, hasta los beneficios obtenidos por portar un objeto concreto de inventario. De hecho, dos elementos del mismo tipo no tienen porque compartir el reparto de la influencia de Agilidad, Fuerza e Inteligencia, por lo que la variedad de los mismos se amplía. Por supuesto, en el caso de los personajes, esto también se aplica a las distintas habilidades que podremos adquirir conforme ganemos experiencia, repartidas en 3 ramas principales.

Pero que nadie espere un árbol de habilidades repleto de ataques devastadores o hechizos impresionantes: Todo nuestro aprendizaje en Path of Exile se limitará a habilidades pasivas. Cada nueva pericia incrementará alguna característica o atributo derivado, pero no en capacidades que necesitemos utilizar a voluntad, ya que estarán siempre presentes. Cada clase tiene su propio comienzo en un entramado que acaba por unir 1350 habilidades. El punto de inicio para las capacidades pasivas de una clase puede desarrollarse en 2 direcciones iniciales, correspondiente a las características destacables de la clase, o bien dos ramas desde el atributo principal si no se trata de un arquetipo híbrido. Estas ramas vuelven a bifurcarse de nuevo conforme avanzan, regresando en ocasiones a su rama principal, para que cada usuario puede evolucionar su elenco de capacidades pasivas como desee. La libertad es verdaderamente amplia, y esto ayuda a que dos personajes del mismo tipo no tengan que ser necesariamente iguales. Y esto si no tenemos en cuenta la diversidad de opciones que nos ofrece el sistema escogido para los atributos de los objetos que podemos portar en nuestro inventario, como os citábamos anteriormente.

Además de sus distintas configuraciones en función de la influencia de las 3 características, los objetos pueden incluir varios 'sockets' en los que engarzar joyas y gemas. Cada uno de estos espacios corresponde también a uno de los 3 colores omnipresentes, y las joyas nos ofrecerán beneficios en los atributos y habilidades. En este caso, sí que hablamos de capacidades que es necesario activar mediante el gasto de maná, y que luego podremos activar con alguno de los botones del ratón o atajos de teclado. Si bien las gemas pueden añadirse a cualquier hueco de su tono, no siempre la habilidad que vamos a adquirir dependerá del tipo de objeto en el que usemos la piedra. Si dicha capacidad es de combate, tendremos que colocarla sobre un arma. Si es de defensa, sobre una armadura o escudo... A este respeto, el mismo color de la joya nos indica el tipo de habilidad que vamos a obtener. Las rojas suelen facilitarnos opciones de combate cuerpo a cuerpo o aguante de daño, las verdes ataques a distancia, con rapidez o esquivas y las azulas están relacionadas directamente con la magia. Un mismo objeto puede engarzarse con gemas de distinto tipo, o incluso joyas de apoyo o soporte para potenciar las características del resto de piedras contenidas en el objeto.

Por otro lado, las características que afectan a un objeto no están relacionadas con el color de los huecos presentes en el mismo, de forma que un arma con una gran puntuación de daño puede tener perfectamente espacios verdes o azules... incluso ninguno rojo. Pero ninguno de estos elementos es fijo, y todo puede alterarse en Path of Exile. También existen otros elementos que pueden usarse para modificar los atributos de un objeto que poseamos. De esta manera, podemos conseguir que un objeto estándar se convierta en uno mágico, o alterar los colores de sus 'sockets' para cambiar el tipo de piedras que podremos engarzar. Las opciones de inventario nos permiten portar un arma simple, una en cada mano o una a dos manos. En cuanto a elementos defensivos y de protección, contamos con espacio para un yelmo o casco, armadura, cinto, calzado y guantes. Existen dos posiciones para equipar anillos y una adicional para amuletos. Además, Path of Exile nos permite contar con dos configuraciones rápidas para las armas que portemos en cada mano, de forma que seremos capaces de intercambiarlas rápidamente en caso de tener que modificar nuestra táctica durante el combate. De esta forma, cambiamos de armas y de habilidades... al cambiar las piedras engarzadas en ellas.

En cuanto a la compra y adquisición de objetos durante la partida, hay que destacar que Path of Exile carece de monedas. En ningún momento encontraremos oro o plata, por lo que el comercio en tiendas se basa en un sistema de trueque basado en unas referencias universales para las transacciones. Cuando vendemos un objeto, obtendremos fragmentos de pergaminos o de orbes. Al unir la cantidad necesaria de fragmentos, formamos el objeto completo. Esta unidad completada puede utilizarse durante la partida -los pergaminos de sabiduría permiten identificar objetos, los orbes de alternación pueden modificar los atributos de uno, ... - o a la hora de comprar un objeto, donde generalmente nos pedirán unidades completas y no fragmentos, de pergaminos u orbes. Como estos objetos tienen una utilidad adicional a la de su uso en las transacciones, deshacernos de ellos requiere algo más de evaluación por parte del usuario. Hablamos de elementos capaces de alterar un arma, o añadir huecos en un objeto, y su uso es más común de lo que parece. Además, como consecuencia de esta mecánica, es complicado conocer el precio justo de un objeto: Dos elementos -en apariencia iguales- pueden tener un precio distinto en este sistema de trueque.

Plagado de combates frenéticos y enemigos por doquier, Path of Exile deja que el ratón acapare gran parte del uso y limita el teclado al acceso a atajos. El movimiento y los ataques principales se realizarán siempre con el ratón, donde cada botón estará asignado a una de las habilidades proporcionadas por las piedras engarzadas en nuestros objetos de inventario. Contamos con una esfera de puntos de vida y otra de maná, que se irán regenerando poco a poco mientras no suframos daño ni usemos hechizos. Pero si no queda tiempo para descansar, podremos utilizar pociones para rellenar dichas esferas y poder seguir combatiendo sin pausa. El uso de estos elementos como referencia para la vida y la magia, no parece para nada casual: Es una clara referencia a los clásicos del género, y un síntoma de la familiaridad que nos acompaña durante toda la interfaz diseñada para el juego de Grinding Gear Games. A pesar de los cambios en las mecánicas, cualquier usuario que haya probado algún 'hack & slash' en su vida se sentirá cómodo a los mandos del Path of Exile. Sin embargo, este efecto también provoca que el título parezca difícilmente original, como si hubiéramos retrocedido más de una docena de años y estuviéramos de nuevo en la época en la que este género triunfaba sin rival.

Pero Path of Exile no deja de ser un MMORPG, y por ello incluye algunas posibilidades típicas del género. En primer lugar, nuestros personajes existirán únicamente dentro de uno de los servidores del juego, donde además podremos participar en distintos tipos de partidas... denominadas 'Leagues'. Actualmente existen dos: 'Domination' y 'Nemesis'. La primera nos invita a encontrar los altares desde los que los monstruos de Wraeclast son invocados, obteniendo así grandes poderes. La segunda ofrece monstruos únicos con capacidades y beneficios excepcionales. Estas dos ligas acabarán el próximo 23 de febrero, y todos los jugadores pasarán al modo 'Standard'. Además, si un personaje muere en una partida de dificultad 'Hardocre' o en una liga 'Nemesis', también será devuelto a dicho modo. En cuanto a las microtransaccione en Path of Exile, se centran mayoritariamente en efectos estéticos para modificar la apariencia de los poderes de nuestro personaje, compra de mascotas o beneficios adicionales para nuestro Gremio, que también podemos formar en el juego. Uno de los objetivos de Grinding Gear Games es mantener el juego apartado de las dinámicas 'pay to win' de forma que todos los usuarios puedan disfrutar por igual del título. Por último, dispone de logros para Steam.

En lo técnico, las mejores durante la beta son evidentes. El juego se encuentra a la altura de sus competidores actuales, y su diseño en tonos oscuros y tétricos debe mucho a Diablo y Diablo II. Las animaciones son lo suficientemente variadas como para poder distinguir los efectos de cada habilidad, y la diversidad de elementos de equipo nos ofrece un poco del factor personalización... aunque no llegue a compensar las carencias de un título basado en arquetipos, frente a un MMO que nos permita definir un personaje propio. Respecto al sonido, cuenta con un hilo musical con suficientes cambios como para no entrar rápidamente en lo repetitivo, y que acompaña perfectamente a la acción. Los personajes principales cuentan con su propia voz, que escucharemos en las frases y expresiones que soltarán en momentos concretos de la partida -subidas de nivel, obtención de logros, ...- De momento no contamos con localización a nuestra idioma, ni en texto, ni en voces. Mientras que la primera parece que podría llegar en algún momento, el tema doblaje parece descartado completamente. Este conjunto coloca a Path of Exile, como decíamos, en posición de competir directamente con juegos como Diablo III o Torchlight II.

LO MEJOR

  • Podemos adquirirlo gratis.
  • Buen modelo de microtransacciones.
  • Alta re-jugabilidad y entretenido.
  • Mecánicas muy interesantes.

LO PEOR

  • No demasiado original.

CONCLUSIÓN

Para concluir, Path of Exile es una magnífica alternativa para los amantes del 'hack & slash' más clásico. Un título entretenido, con una original aplicación de las mecánicas tradicionales y, lo más interesante de todo, gratuito. Una fantástica oferta que es capaz de rivalizar con los grandes referentes actuales, a pesar de que acaba de dar sus primeros pasos. Un título que tiene claros sus objetivos y que ha sabido orientarse correctamente hacia ellos. Usa la familiaridad con el género como recurso para captar a los seguidores de este tipo de juegos, y seguramente ya ha conseguido hacerse con la atención de muchos de ellos a cambio de perder originalidad. Mientras que no pierda su rumbo durante el camino, tendremos Path of Exile para disfrutar durante mucho rato.

9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.