Batman: Arkham Origins
Batman: Arkham Origins
Carátula de Batman: Arkham Origins
  • 7

    Meristation

Batman: Arkham Origins

NetherRealm Studios regresa a iOS junto a Warner Bros. Interactive Entertainment con la versión táctil de Batman: Arkham Origins, un título que complementa el inminente lanzamiento de la esperada versión de sobremesa de la nueva aventura del Caballero Oscuro; tras el anterior Arkham City Lockdown, podemos volver a disfrutar de un brawler para iPhone, iPad e iPod touch protagonizado por tan popular héroe, ahora en formato free-to-play. Todos los detalles en nuestro análisis.

Batman, uno de los héroes más populares de DC Comics, lleva protagonizando un buen número de aventuras en iOS esta última temporada; juegos como El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace de Gameloft ‒la adaptación oficial al videojuego de su último largometraje‒, LEGO Batman: DC Super Heroes ‒siguiendo el estilo desenfadado de la serie de TT Games‒ o la versión táctil de Injustice: Gods Among Us a cargo de NetherRealm Studios. Así, el estudio responsable del regreso de Mortal Kombat vuelve a la carga ‒junto a Warner Bros. Interactive Entertainment‒ con Batman: Arkham Origins, un nuevo título basado en la inminente y esperada versión de sobremesa del mismo nombre; siguiendo el estilo de Batman Arkham City Lockdown de iOS de finales de 2011, estamos ante un nuevo brawler táctil en el que Batman deberá enfrentarse a sus enemigos más poderosos en intensos combates uno contra uno, eso sí, ahora en formato free-to-play. Veamos en nuestro análisis si dicha fórmula de juego no resulta tan repetitiva como en la anterior entrega.

Los fans del murciélago están de enhorabuena; una semana antes del lanzamiento de Batman: Arkham Origins para PlayStation 3, Xbox 360, Wii U y PC ‒no sin olvidarnos de la versión portátil Blackgate para PlayStation Vita y Nintendo 3DS‒, llega a la AppStore la adaptación táctil para iPhone, iPad e iPod touch y, además, totalmente gratuita. Un brawler que resulta prácticamente calcado a su anterior entrega en su fórmula de juego, aunque adaptando su desarrollo y estética al universo de Arkham Origins. Así, la acción mostrada en pantalla recuerda inevitablemente a una de las grandes sagas del género en iOS, Infinity Blade, puesto que deberemos ejecutar un buen número de acciones mediante deslizamientos de nuestro dedo sobre la pantalla, no sin dejar de lado los constantes iconos contextuales y diferentes quick time events. Pero tal y como ocurría en Arkham City Lockdown  ‒y a diferencia de la franquicia de ChAIR Entertainment‒, su jugabilidad resulta mucho más simple.

Dark Gotham
La aventura se desarrolla a lo largo de cuatro zonas de Gotham ‒centro de la ciudad, los muelles, casco antiguo y distrito industrial‒ en las que deberemos enfrentarnos a un buen número de secuaces de villanos como Deathstroke, Deadshot, Bane, Copperhead o Firefly, entre otros, hasta dar con dichos personajes a modo de final boss. No hace falta decir que su desarrollo es tan repetitivo y monótono como sugieren las imágenes, siguiendo el esquema presentado en la anterior entrega. Así, tan sólo podremos participar en combates uno contra uno; Batman contra el barrio. Una vez a los mandos iremos descubriendo diferentes posibilidades para acabar con nuestro rival, aunque tras unos cuantos combates veremos que no ofrece mucho más.

Para atacar tan sólo debemos tocar la pantalla rápidamente para efectuar series de combos sencillos; tras una serie de impactos directos, aparecerán diferentes iconos que nos marcarán una dirección a seguir con los dedos para realizar golpes más poderosos. En algunos momentos incluso tendremos que pulsar varios iconos para lograr espectaculares golpes que causarán serias heridas a nuestro oponente, diezmando considerablemente su barra de salud situada en la parte superior de la pantalla. En la parte inferior se sitúan tres iconos a los que prestar atención; en la esquina inferior izquierda está el icono de bloqueo, en la esquina opuesta encontraremos un icono de selección de técnicas especiales y justo en medio se sitúa el icono para ejecutar dichas técnicas, que iremos rellenando a medida que avance el combate.

Si nos golpean repetidamente, Batman quedará aturdido y al alcance de nuestro rival; para recuperarse tan sólo debemos pulsar una y otra vez un icono circular que aparecerá sobre nuestro héroe. Y para terminar con el interfaz ingame de Arkham Origins, los chicos de NetherRealm Studios han implementado una técnica especial sacada de la versión táctil de Injustice: Gods Among Us; y es que en determinados momentos ‒y tras varios golpes certeros‒ aparecerá una barra contextual sobre nuestro rival que nos permitirá cargar un golpe especial moviendo rápidamente el dedo sobre dicho icono hasta alcanzar el máximo poder y ejecutar un golpe realmente destructor, algo que añade tanto variedad como espectacularidad a los combates.

Dichas acciones pueden ser desde técnicas especiales hasta potenciadores de salud, dando al juego cierto aire estratégico; en el terreno jugable, poco más que añadir que no hayamos visto ya en otros títulos similares. El problema de esta versión táctil de Arkham Origins es que se queda muy corto en este aspecto, demostrando todas sus posibilidades a los pocos minutos de juego, negando al jugador cualquier posibilidad de evolución de su fórmula de juego, más allá de su oferta a nivel de mejoras y personalización del propio Batman. En este sentido, los fans del Caballero Oscuro encontrarán un buen número de trajes con diferentes características. Así, y según el enemigo a derrotar, podemos optar por potenciar la autoregeneración, la fuerza de los golpes o la resistencia; y todo gracias a la moneda del propio juego que ganaremos derrotando a nuestros rivales tras cada combate.

Las mejoras de las técnicas de Batman se dividen en tres categorías: habilidades, posición de asalto y posición de guardia. Cada una de estas técnicas requerirá que gastemos cuantiosas monedas del juego, lo que nos obligará a repetir una y otra vez los mismos niveles para hacernos con más. Eso o pasar pos caja mediante micro-pagos; y llegamos a uno de los puntos menos afortunados de esta versión táctil. Y es que su condición free-to-play esconde ciertas tendencias que no terminan de encajar con un desarrollo ameno e intuitivo, obligándonos a jugar por el simple hecho de ganar más monedas. Por otro lado, existe una moneda dorada de corte premium, típica de los juegos gratuitos, que nos permitirá avanzar más rápidamente, aunque pagando por ella, claro.

Además, tendremos que estar continuamente pendientes de la barra de energía de Batman, que nos permitirá luchar o nos obligará a parar según su estado; una vez quede vacía tras varios combates seguidos, Alfred nos informará de que necesitamos descansar un tiempo determinado, cortando en seco nuestra partida. De nuevo, o pasamos por caja para rellenar la barra de energía al momento o esperamos varios minutos. Por otro lado, los aumentos nos permitirán ganar mejoras momentáneas en daño, armadura, recarga o premios, siempre a cambio de monedas WayneTech doradas. En este sentido, Arkham Origins resulta entretenido para partidas rápidas de pocos minutos, aunque si pretendemos jugar durante largos periodos de tiempo, su fórmula freemium entorpecerá en exceso nuestro avance.

Fan service
Hasta 14 Bat-trajes diferentes estarán a nuestro alcance, desde varias versiones de Arkham Origins hasta todo tipo de armaduras pertenecientes a otros universos de Batman, como el Long Halloween, Hijo Rojo, Tierra Dos, Liberty Files, Thrillkiller, New 52, La Noche Más Oscura, Future Batman o Injustice, entre otros. Todo un regalo para los fans del murciélago; o no, puesto que muchos de ellos sólo estarán disponibles vía micro-pagos. Y para los que se hagan con la versión de sobremesa de Arkham Origins, podremos desbloquear contenidos exclusivos mediante el título de iOS, como trajes especiales para Batman. El juego llega con los textos localizados a nuestro idioma y numerosas secuencias sacadas directamente de la versión de sobremesa, con una presentación, por lo general, destacable.

A nivel audiovisual sorprende por la calidad de los gráficos mostrados en pantalla, manteniendo el excelente acabado de Arkham City Lockdown e Injustice: Gods Among Us para dispositivos iOS. Los personajes se muestran con todo su esplendor gracias a un tamaño considerable y unas animaciones realmente cuidadas. Los escenarios son ricos en detalles, así como los diferentes efectos gráficos a los que recurre el juego para presentar unas secuencias de lo más espectaculares. Eso sí, los enemigos son bastante repetitivos en su aspecto, demostrando muy poca variedad en este sentido. A nivel sonoro recurre a la típicas melodías de corte épico y presenta unos efectos poco destacables, aunque no desentonan en ningún momento con el conjunto.

LO MEJOR

  • Presentación audiovisual de lujo
  • Buen contenido a nivel de habilidad y trajes
  • Combates sencillo y directos...

LO PEOR

  • ...Aunque excesivamente repetitivos
  • Marcada tendencia a los micro-pagos; desarrollo tosco
  • Contenido general algo limitado

CONCLUSIÓN

Batman: Arkham Origins sigue la pauta marcada por las últimas adaptaciones para dispositivos iOS a cargo de NetherRealm Studios, con títulos de corte free-to-play y numerosas opciones vía micro-pagos. Mientras que el anterior Arkham City Lockdown era algo más amable con el jugador ‒puesto que era y sigue siendo de pago‒, Arkham Origins demuestra ciertas tendencias que entorpecen el avance de muchos jugadores que no están dispuestos a pasar por caja una y otra vez; eso o repetir más de lo que nos gustaría una misma serie de combates para subir de nivel y desbloquear nuevas técnicas o Bat-trajes. Por otro lado, ofrece una presentación audiovisual sorprendente, con unas animaciones de los personajes muy trabajadas y un generoso tamaño de los mismos. A pesar de todo, resulta divertido y entretenido, aunque tras unos pocos combates descubriremos todo lo que tiene por ofrecer a nivel de jugabilidad, resultando demasiado simple y repetitivo. Todo sin coste alguno a menos que nos decidamos a invertir algo de dinero real para progresar más cómodamente; algún que otro extra desbloqueable para consolas y textos localizados a nuestro idioma en una aplicación de menos de 1 GB y que sirve de antesala de lo que nos espera con la esperada versión de sobremesa de Arkham Origins.

7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.