Actualidad

HALF LIFE 3, el caballo de batalla de VALVE para SteamOS

¿Se puede falsificar un registro de marca? Dos equipos trabajan en el shooter La marca devuelve la esperanza

Half-Life 3 es, sin duda, el mayor culebrón de la industria del videojuego en este último semestre del 2013. La pasada semana VALVE prometió tres anuncios y los hizo (SteamOS, Steam Machines y Steam Controller), pero ni rastro de Gordon Freeman.

Muchos habían perdido la esperanza, otros se negaban a tirar la toalla. No en vano, la espera desde que se lanzó el Episode 2 de Half-Life 2 (2007) va camino de cumplir los seis años. Aquel tercer capítulo nunca llegó y los jugadores se quedaron a medias.

El tiempo pasó y el equipo de Gabe Newell se dedicó a otras cosas: potenciar Steam, que hoy día es la plataforma de juegos líder en PC, aprovechar la sorpresa que supuso Portal para estrenar su segunda parte y lanzar Team Fortress 2 al modelo de negocio free-to-play.

Entre sombrero y sombrero del shooter por equipos se estrenó Counter-Strike: Global Offensive, y se lanzó Greenlight, la puerta de entrada de los indies a Steam. En otros frentes ajenos a la compañía, hasta llegó Dishonored, un hijo perdido de Half-Life.

En este recorrido no han faltado los rumores y las filtraciones. Se habló en 2012 de Stars of Barathrum (Stars of Blood), una nueva propiedad intelectual de VALVE con enfoque intergaláctico y gran ambición, que según comentó el propio Newell a jugones jamás verá la luz.

También ese mismo año salieron a la luz a través de VALVE Time varios bocetos artísticos relacionados con el juego y que mostraban a personajes clave como Alyx Vance rediseñados para la ocasión, todo, como es lógico, inmerso en el más absoluto silencio oficial.

La última gran señal -al margen de la marca- la pone el listado de trabajadores que al parecer están envueltos en el proyecto y que forman hasta dos equipos de desarrollo (HALF-LIFE 3 y HALF-LIFE 3 Core), según una filtración de la red interna de VALVE.

El culebrón con la marca

El registro de la marca HALF-LIFE 3 en la Oficina de Armonizacion del Mercado Interior, organismo europeo de registro de marcas y patentes, sorprendió a los jugadores el pasado martes cuando un jugón lo destapó en una búsqueda inocente.

Según los datos, que son de dominio público, la marca, registrada el pasado 29 de septiembre, está en manos de VALVE a través del registro de la firma especialista en propiedad intelectual CASALONGA ET ASSOCIES con oficinas en París, Alicante y Múnich.

El registro de una marca se puede producir por dos razones. Una, el próximo lanzamiento de un producto; dos, la protección de la propiedad intelectual en cuestión para evitar su explotación por terceros ajenos a sus creadores.

Tras conocerse la noticia, MeriStation pudo saber que VALVE se encuentra en la cartera de clientes de la firma registradora de la marca, que no ofreció datos sobre el registro de la marca aduciendo al acuerdo de confidencialidad firmado con el cliente.

Sin embargo, la misma consulta realizada por el medio Hardgame2 derivó en una respuesta diferente por parte de CASALONGA ET ASSOCIES, que indicó que el registro de la marca "es un timo" y no está vinculado a sus operaciones.

Esta doble posición lleva a plantear la pregunta de si es posible hacerse pasar por una empresa para efectuar un registro en el organismo europeo, algo poco probable según el abogado especialista en propiedad intelectual Jesús Fernández Acevedo.

En palabras del miembro de CODE Abogados, "no tiene sentido que otra empresa se hayan hecho pasar por ellos ya que las consecuencias legales pueden ser incluso penales y no tiene más ventaja que el haber registrado la marca".

Para Acevedo, "lo más probable" es que el registro de la marca sí se haya efectuado por la firma indicada en el organismo, pero que por el lógico contrato de confidencialidad con VALVE, común en estos procesos, se pretenda arrojar balones fuera para evitar problemas.

Entrando en detalles, para efectuar el registro de una marca se deben invertir entre 400 y 4.000 euros, siendo la estimación del abogado en el caso de una licencia como HALF-LIFE más próxima a la segunda cifra que a la primera.

"Todo apunta a que es un registro oficial para sacar HALF-LIFE 3 endiferentes dispositivos y explotar la marca en novelas, comics e inclusoen obras audiovisuales", añade Acevedo, insistiendo que una tercera marca no se va exponer a los riesgos de hacerse pasar por otra.

Alguien, persona o empresa, que se haga pasar por una marca para efectuar un registro mediante un engaño puede hasta "acabar en la cárcel", además de exponerse a las pertinentes acciones legales y multas de alto valor económico.

De igual forma, Acevedo recuerda a esta revista que el registro de marcas es un proceso de carácter "público porque su finalidad es proteger lamarca frente a terceros", por lo que "se puede consultar en la página webtiene validez legal". 

Caballo de batalla perfecto para SteamOS

Polémicas con el registro de la marca al margen, lo cierto es que un hipotético lanzamiento de HALF-LIFE 3 en 2014 coincidiendo con el estreno de SteamOS y Steam Machines no resultaría un movimiento descabellado para la compañía con sede en Bellevue.

La primera versión de Steam llegó antes que HALF-LIFE 2 pero se expandió con éste, pues el título requería obligatoriamente la instalación de la plataforma en su fase más primigenia para ejecutarse. Aquel movimiento coló el servicio en millones de PC's del globo.

En 2004, cuando se lanzó la segunda parte de la guerra contra los Combine, Steam no se recibió ni mucho menos con los brazos abiertos, ya que algunos lo vieron como un intruso mayúsculo que se instalaba en sus equipos. Pero para jugar no quedaba otra.

Pensar que VALVE pueda vincular SteamOS a la tercera entrega del shooter puede sonar agresivo a los jugadores como antaño, pero desde el punto de vista empresarial sería un movimiento inteligente, un Caballo de Troya digital a la altura del pasado.

Además de impulsar el sistema operativo, HALF-LIFE 3 materializaría uno de los deseos manifiestos de Gabe Newell, demostrar que Linux, código base de SteamOS, puede ser una plataforma de juego capaz de recibir superproducciones sin despeinarse.

No obstante, es difícil pensar que el juego, de lanzarse, esté limitado a SteamOS con una exclusiva. Si algo saben en VALVE es apostar por modelos de negocios rentables, por lo que limitar la expansión de un AAA como éste sería tirar una preciada cantidad de euros.

La banda se reúne de nuevo

En medio de todo este misterio, brilla con luz propia la información de las filtraciones de los grupos internos de correo dentro de Valve, cada uno asociado a los diferentes proyectos dentro de la compañía tales como DOTA 2, Left 4 Dead 3, Source 2... y Half-Life 3. Esta información no es nueva, pero lo que sí es interesante es ver en los últimos días los nombres de los que componen esas listas, incluyendo algunos viejos conocidos. Por ejemplo, vemos a Erik Wolpaw, el guionista de los dos Portal, que podría haber puesto su talento a trabajar junto al de Marc Laidlaw, también en la lista como no podía ser de otra forma para el responsable principal de la trama de la saga. También vemos el nombre de Jess Cliffe, co-creador de Counter Strike, o el de Adam Foster, creador del brillante mod de Half-Life "Minerva".

Pero además, destacan particularmente la inclusión de nuevos nombres en la lista, por ejemplo el de Kelly Bailey, responsable de todas las bandas sonoras de Half-Life desde el principio hasta el Episodio 2, una figura que había dejado Valve hace algún tiempo y que ahora parece haber vuelto. Lo mismo sucede para Steve Bond, uno de los principales diseñadores de Half-Life. Que dos figuras clave en la historia de la saga aparezcan en una lista en la que no estaban hace unos meses es un signo potente de que las cosas están avanzando a nivel interno. También es destacable ver algunos nuevos fichajes de Valve como el de Paul Pepera, artista conceptual en Halo 4, que entró en el estudio este mismo año.  Definitivamente, algo se mueve en el seno del estudio y el sueño del regreso de Gordon esté más cerca de lo que sospechamos.