The Legend of Zelda: Wind Waker HD
The Legend of Zelda: Wind Waker HD
  • Plataforma WiiU 9
  • Género Acción, Aventura
  • Lanzamiento 04/10/2013
  • Desarrollador Nintendo
  • Texto Español
  • +7
Carátula de The Legend of Zelda: Wind Waker HD
  • 9

    Meristation

The Legend of Zelda: Wind Waker HD

Salva Fernàndez salbaFR

Nintendo revisa el Zelda más personal y expresivo de la saga con nuevas mejoras audiovisuales y un replanteamiento de ciertos momentos del juego. El viento sigue haciendo historia, ahora en Wii U a partir del 4 de octubre.

The Legend of Zelda: Wind Waker fue uno de los mejores juegos que vio Gamecube hace ya una década. Un título que tenía la difícil papeleta de suceder a Ocarina of Time como nuevo juego de la franquicia más laureada de Nintendo (sin contar la secuela directa Majora’s Mask) y que arriesgó con un giro drástico en lo que apartado visual se refiere respecto al que es, para muchos, el mejor juego de la compañía japonesa. Con su original puesta en escena y un nuevo escenario alejado de la campiña de Hyrule clásica, el viento y el agua se convirtieron en protagonistas absolutos de la nueva aventura de Link. Diez años después, el juego de la saga más expresivo hasta la fecha vuelve en formato HD para Wii U. Una revisión que es más que una actualización a los 1080p.

Cuando Nintendo anunció un remake de Wind Waker, la sorpresa fue para casi todos mayúscula. Después de la buena acogida que había tenido Ocarina of Time en Nintendo 3DS, no eran pocos los rumores que señalaban a Majora’s Mask como el siguiente en ser revisado y puesto al día para la portátil de Nintendo. Pero finalmente, lo que empezó como una prueba en el seno de la compañía de Kyoto acabó cuajando en una revisión HD del título que tal vez menos parecía a primera vista que necesitará reinterpretarse a nivel audiovisual: además de ser relativamente reciente, su estilo de dibujos animados o Cel-shading hacía que hubiera envejecido en Gamecube muchísimo mejor que otras entregas de la saga. La realidad, una vez terminado el juego en su versión Wii U, es que la apuesta de Nintendo ha sido más que acertada: Wind Waker luce especialmente bien en alta definición. Es, simplemente, una maravilla.

Nintendo no solo ha decidido con esta entrega revisar el apartado gráfico del juego, con novedades que van más allá de una mayor resolución, sino que también ha querido modificar diversos elementos que no acabaron de gustar de la entrega original. Mecánicas en la segunda parte del título que se han modificado y unos controles que se han pulido para hacer que el juego sea algo más ágil y dinámico que en Gamecube. Estas son las bondades que ha querido promocionar en una revisión que tiene aires de remake viendo la gran cantidad de cambios que se han realizado.

Lo mejor en estos casos es echar la vista atrás y leerse el análisis original que se publicó en su momento en Meristation, donde se profundiza sobre todos los elementos y detalles que hicieron grande este título. Wind Waker estrenó un nuevo camino con un estilo gráfico que causó controversia. Después de haber construido un mundo adulto y oscuro en Ocarina of Time, el giro de 180 grados con un estilo visual de dibujos animados soprendió a todo el mundo. A pesar de las reacciones iniciales, lo cierto es que este enfoque para la saga Zelda ha acabado gustando, y buena prueba de ello es como el formato Cel-Shading ha tenido continuidad en las entregas que aparecieron posteriormente en Nintendo DS. En este texto nos centraremos principalmente en la nueva versión del juego y sus propuestas.

Luz, sombra
Lo que más destaca desde un primer momento es el remodelado apartado visual. Wind Waker HD luce increíblemente bien en alta definición. A pesar que había dudas por esos colores tan subidos en según qué capturas y la sensación que se había perdido el encanto del dibujo 2D de los personajes, la realidad es que el resultado final es sorprendente en un televisor que soporte los 1080p de resolución.  El juego ofrece un impacto positivo desde el primer momento gracias a la gran nitidez y detalle con lo que se ven esos colores vivos. Se ha ganado y mucho con la actualización, ofreciendo un mundo tremendamente limpio y detallado. Hay que verlo más allá de las capturas, ya que es en movimiento donde el juego gana enteros y se convierte en una pequeña obra de arte… de dibujos animados.

Seguramente lo más destacado de este apartado tiene que ver con la nueva iluminación del juego, que nos ofrece grandes momentos no solo por el juego de contrastes que podemos ver en lugares oscuros con algunos puntos de luz (tipo focos de laIsla Diablo o antorchas dentro de las cuevas), sino también por la importancia de las sombras y como se ajustan a la realidad cambiante del juego. Ver los reflejos en las caras y cuerpos de los personajes, como cambia la sombra en la cara de Link según cada momento o ciertos momentos especiales con esta renovada iluminación es una gozada. Sobre todo porque todo se ve muy vivo y coherente en cada momento.

Porque Wind Waker, además de lucir mejor que nunca, también ofrecía ya de base un juego muy especial gracias a su diseño artístico y a la particularidad de sus personajes: cabezones y llenos de expresividad, sobre todo Link que es capaz de mostrar sorpresa, enfado, tristeza, desconfianza o concentración solo con su mirada y su expresión. Precisamente los personajes también han ganado en carga poligonal, luciendo mejor en términos generales a lo que acompañan también las texturas de Wind Waker HD, adaptadas a la nueva resolución de manera ideal. No veremos dientes de sierra ni nada parecido casi nunca, dando una sensación de estar realmente pulido a cada rincón que avanzamos.

Pero Wind Waker, a pesar de ser uno de los juegos más bonitos que hemos visto en los últimos diez años y haber mejorado con esta actualización en alta definición, no está exento de algunos errores en su apartado visual. El título apenas tiene fisuras, pero es cierto que en algunos momentos sufriremos algún que otro bajón de framerate, sobre todo cuando se unen enemigos pesados con ciertos efectos especiales: por ejemplo, si iniciamos una batalla naval a bombazo limpio con tres o cuatro barcos enemigos, seguramente veremos como la tasa de frames se tambalea en algunas explosiones. Esto también nos ha sucedido en algun combate con un jefe final de grandes dimensiones donde además el suelo es de arena y se va moviendo. Más allá de esto, que sucede en momentos puntuales, nada se le puede reprochar a esta revisión.

La banda sonora también ha sido retocada, y solo hace falta poner acciones iguales en la versión original y en esta HD y escuchar que se ha pulido y mejorado lo referente al apartado auditivo. Además de soportar sonido 5.1, se han añadido nuevos arreglos en las melodías originales principales y también escucharemos algunos efectos especiales nuevos. En general, Wind Waker contaba con melodías marca de la casa capaces de transmitirnos encanto, acción, tensión y misterio según cada momento. Y eso se mantiene intacto: seguiremos escuchando las mismas notas en batallas con jefes, visitas a islas o mazmorras, pero con nuevos arreglos que acompañan perfectamente y que hacen que además de excelente, la banda sonora sea algo mejor todavía.

El héroe del viento
El protagonista de esta aventura, situada muchos años después de los acontecimientos de Ocarina of Time, es un joven de Isla Initia que un buen día, y tras la visita de un barco pirata, ve como tiene que aventurarse a intentar rescatar a su hermana. Lo que empieza como una aventura personal acaba convirtiéndose en algo mucho mayor cuando el rival a batir es Ganon, rey de las tinieblas que ha vuelto para cumplir un malvado plan. Sin ánimo de destripar, el argumento se complica y coge tintes épicos que van más allá del rescate de la hermana pequeña de nuestro protagonista, llamado a ser el nuevo héroe. La historia y su desarrollo se mantiene inalterable, con un mundo dominado por el mar a diferencia de otros Zelda y un medio de transporte nuevo: Mascarón Rojo, un pequeño velero con el que surcaremos un vasto mapeado.

Wind Waker mezcla algunos elementos clásicos de la época de los piratas (buscar tesoros, cartas náuticas, chismorreos sobre secretos, islas, comerciantes, batallas a cañonazos) con todo lo que un Zelda debe tener: Mazmorras, objetos y habilidades que nos permiten ampliar horizontes de manera progresiva, jefes finales, exploración, puzles y acción tanto en formato combate como plataformas. Además de la batuta del viento, herramienta que sustituye a la ocarina de la entrega de Nintendo 64. El título presentaba cosas muy originales y otras que tal vez no acabaron, y Nintendo le ha metido mano a todo lo que parecía generar “tedio” a una parte del usuario. Empezando por el mar.

Una de las quejas principales del juego original era que el mar podía hacerse pesado ya que dependíamos del lugar hacía donde soplaba el viento. El gran añadido en este sentido es una vela rápida que nos permite ir mucho más rápido que la vela normal con el viento a favor y sin tener que cambiar constantemente la dirección del viento. Como si tuviéramos un motor. Eso sí, ni explican donde se puede conseguir (después de la primera mazmorra ya podremos) ni se habla de su existencia. Pero saber de ella es importante para agilizar nuestros viajes. Este objeto se une a la posibilidad de usar los tornados de viento, y en combinación hacen que nuestra presencia en el agua sea bastante más llevadera en términos generales. Es cierto que algunos contratiempos de este mundo siguen presentes (quedarnos sin X elemento, ya sean flechas, magia o bombas y tener que ir lejos a buscarlo ya que aquí no estamos constantemente en tierra firme con arbustos que generen objetos), pero la mejora está ahí.

Control más ágil
Además, las posibilidades del mando de Wii U también ofrecen una interacción mucho más ágil que en la entrega original. Usar mecanismos en alta mar como el cañón de bombas, la garra para buscar tesoros o el uso de la batuta están asignados a la cruceta, de tal manera que pulsando una dirección activamos directamente la acción que queremos realizar. Todo es mucho más ágil, ya que no hay que estar entrando constantemente en el menú (esto se agradece por ejemplo en dos de los últimos templos donde tenemos que usar cada dos por tres la batuta del viento). Además, la pantalla táctil del juego nos permite coger objetos y asignarlos rápidamente a los botones de acciones sin tener que pausar el juego. Algo similar pasa con los mapas, que podemos consultar directamente. Muy útil en medio del mar, ya que podemos cambiar los mapas que tenemos en tiempo real y variar nuestro rumbo si es preciso.

El título también ha revisado ciertos controles aprovechando las posibilidades del mando tableta de Wii U. Lo más destacado es seguramente todo lo referente al paso a la vista en primera persona. Objetos como el bumerán, las flechas o el gancho se pueden controlar apuntando con tan solo mover el mando gracias a sus giroscopios. Cuando tenemos que hacer movimientos sutiles es de lo mejor que tenemos a mano, aunque en según qué momentos, como por ejemplo cuando intentamos acertar con un flechazo a un enemigo en movimiento, perdemos algo de precisión. En este sentido, destacar que podemos movernos estando en modo primera persona, algo que nos permite corregir nuestra situación.

El resto de elementos sigue estando inalterable, con el clásico sistema de combate basado en el Z-Targetting que nos permite apuntar a enemigos y movernos alrededor suyo (con algunos ataques a reacción cuando nos van a asestar un golpe), sistema de salto automático y la posibilidad de mover diversos objetos. Wind Waker destacó, además de por tener ítems clásicos de la saga, por ofrecer otros objetos que permitían afrontar nuevos puzles y situaciones, como es el caso de la hoja Deku –una buena idea para mezclar con nuestro control del viento- o la propia batuta, capaz de hacer algunas cosas interesantes como controlar otros personajes u objetos.

Además del clásico sistema de mundo abierto mezclado con mazmorras a superar, Wind Waker y esta revisión ofrecen algunos momentos distintos a lo que nos tiene acostumbrada la saga a partir de la segunda parte del juego. El título original apostaba por la exploración como elemento clave para poder avanzar en ciertos tramos, y eso combinado con la ya citada navegación podía cansar a los jugadores. Vaya por delante que mientras las mazmorras y el desarrollo del juego se mantiene totalmente intacto de principio a fin, sí es cierto que hay momentos que se han replanteado para poder agilizar el tramo final del título. Nos referimos, sin entrar en más concreción por si alguien desconoce todo respecto Wind Waker, a la búsqueda que se hace al final del juego de ciertos elementos.

Una vez terminamos todas las mazmorras y nos decidimos a afrontar nuestra última empresa antes del encuentro final del título se nos encomienda la tarea de buscar por todo el mapa algo imprescindible para poder vencer al mal. Esto en el Wind Waker original se podía hacer largo y tedioso: Encontrar primero un mapa normalmente envuelto en un desafío, llevarlo a traducir –y teniendo que rascarse de manera importante la cartera- y posteriormente buscar el cofre. Teniendo en cuenta que no eran ni uno ni dos ni tres los cofres a buscar, el juego bajaba el ritmo de manera clara (aunque también tiene altibajos anteriores a este tramo, dicho sea de paso). Esto se ha revisado.

En lugar de tener que hacer la misma mecánica una y otra vez, Nintendo lo ha dejado en tres las veces que necesitaremos buscar el mapa, traducirlo y luego buscar el cofre en cuestión. Las otras simplemente tendremos que ir al lugar indicado y superar el desafío correspondiente. La mejora, eso sí, no es perfecta en este punto ya que sigue habiendo algunas pruebas que se alargan innecesariamente (no es necesario tirarse una treintena de salas luchando con enemigos más bien sencillos a los que hemos vencido infinidad de veces anteriormente). Eso sí, seguramente muchos agradecerán el replanteamiento de este tramo de juego.

Wind Waker HD es un título que mantiene la altísima rejugabilidad del original, con muchas misiones secundarias que realizar, una gran cantidad de secretos dentro y fuera del mar (ampliados) y una buena variedad de objetos que nos pueden entretener durante horas si queremos mercadear con ellos, ofrecerlos a quienes los necesitan, etc. Como Zelda, la dificultad en sí no es seguramente su fuerte pero en cambio sí ofrece algunas mazmorras –mínimo dos de ellas- que están diseñadas de manera inteligente y brillante, de las mejores de la saga (no significa que el resto de ellas sean malas, ni por asomo). Además, ofrece mecánicas que no se habían visto anteriormente, un plus para un título que era algo más que un juego bonito. Para hacer frente a que los combates no tenían demasiado secreto se ha añadido el modo Héroe, que se puede activar y desactivar siempre que queramos antes de iniciar o reanudar la partida y en el que los enemigos nos hacen mucho más daño y no encontramos corazones en objetos o hierbas que cortemos.

Los otros añadidos para esta versión del juego llegan en forma de Off-Tv, pudiendo jugar desde la pantalla del mando pero perdiendo la agilidad de los menús en el modo normal, la integración del título con Miiverse pudiendo mandar botellas con mensajes y dibujos para que los jugadores las recojan en las orillas de las islas, o compartir imágenes que capturemos con la pictobox, uno de los objetos que podemos conseguir al poco de iniciar el título. El juego llega totalmente traducido al castellano, como ya pasó con la entrega original para Gamecube.

LO MEJOR

  • Maravilloso a nivel audiovisual: no es una mera subida de resolución
  • Mantiene todo lo que hizo grande al original: épica, nuevas mecánicas, largo, rejugable, lleno de secundarias, exploración, alguna mazmorra memorable, guiños a Ocarina of Time
  • Mucho más ágil y dinámico gracias a los menús, la interacción con ellos y a los atajos
  • Añadidos interesantes: Modo Héroe, interacción con Miiverse, movimiento en primera persona...
  • Se ha replanteado el tramo final del juego original...

LO PEOR

  • ... Aunque sigue teniendo algunos altibajos
  • Ciertos tirones en momentos concretos
  • El apuntado por movimiento a veces se hace algo impreciso

CONCLUSIÓN

The Legend of Zelda: Wind Waker HD hereda la grandeza de uno de los grandes títulos de la saga Zelda y de Gamecube añadiendo diversas mejoras importantes: a nivel audiovisual el cambio no es una mera actualización a la alta definición, sino que se ha potenciado absolutamente todo. Mejora en texturas, mayor carga poligonal, un motor de iluminación renovado y un acabado maravilloso. Realmente pocos juegos lucen tan bonitos en un televisor actual como este remake. Eso sí, sufre algún que otro tirón puntual en momentos muy concretos. Además, el juego no quiere ofrecer un simple lavado de cara, y la experiencia mejora gracias a la agilidad de los menús, a nuestra interacción directa con ellos y a ciertos atajos que se han creado. Otros detalles como el apuntado en primera persona con giroscopios –algo impreciso a veces- o el nuevo sistema de navegación con una vela que nos permite ir a toda velocidad ayudan a pulir un juego que sigue siendo muy especial diez años después. También se han replanteado momentos clave del título que fueron criticados en el pasado como la búsqueda que se hace en el tramo final, aunque había más margen para reinventar este momento y sigue teniendo algunos altibajos en el desarrollo. Más allá de esto, Wind Waker HD sigue siendo una década después un Zeldaépico, con un apartado audiovisual impresionante, muchos elementos para explorar y ser rejugado y alguna mazmorra diseñada con una brillantez que todavía hoy nos sorprende. Otra vez.

9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.