Inazuma Eleven 3: Fuego explosivo
Inazuma Eleven 3: Fuego explosivo
  • Plataforma 3DS 7.5
  • Género Deportes, RPG
  • Lanzamiento 27/09/2013
  • Desarrollador Level-5
  • Texto Español
  • Voces Español
  • +7
Carátula de Inazuma Eleven 3: Fuego explosivo

Inazuma Eleven 3: Fuego Explosivo

Will van Dijk

Inazuma Eleven 3 es la tercera entrega de la franquicia futbolística que ha conquistado a los más pequeños de la casa gracias a su peculiar encanto. Con dos versiones distintas y tres años de retraso con respecto a su lanzamiento en Japón aparece en España (y en Europa en general) la primera entrega de 3DS, que con pocos cambios mantiene intacta la esencia de los dos anteriores capítulos aparecidos en el mercado.

Es toda una proeza ser considerado el sucesor espiritual del sempiterno Captain Tsubasa o, como se le conoce por nuestras tierras, Oliver y Benji. Se necesita algo más que una inversión fuerte de dinero, unas condiciones muy específicas que generalmente se dan cada cierto tiempo y que rara vez perduran. El deporte rey de nuestro país, el fútbol, es capaz de despertar a una sociedad de su letargo o de hacer olvidar las penas durante un rato, como también de adoctrinar a los jóvenes una filosofía de vida en la que impere el respeto, la humildad y la bondad. Tan poderoso resulta que incluso una serie de animación puede llegar a convertirse en una especie de fenómeno nacional entre los más pequeños de la casa, dando lugar a interminables tiradas de merchandising, películas, libros e incluso a videojuegos que curiosamente aparecen "demasiado tarde" como para poder aprovechar el enorme tirón mediático que ésta produce.

Inazuma Eleven ha conseguido convertirse en una de esas series de dibujos animados que marcan un antes y un después en la vida de los pequeños. Por todos conocida, su éxito aún se considera relativo al no haber alcanzado cotas tan sublimes como Pokémon, la franquicia reina en esto de atrapar a un número ingente de espectadores sin notar en gran medida los efectos del paso del tiempo. Sin embargo, la popularidad de Mark y compañía ha dado como resultado la creación de la clásica parafernalia que se puede encontrar en tiendas de juguetes, liderada por un incontestable y aplastante dominio en su país de origen, Japón, donde cada novedad se recibe con un fervor reservado para ciertos privilegiados.

En España, al igual que ha sucedido con otras franquicias hoy de sobra conocidas para los aficionados (léase el caso del Profesor Layton), Inazuma Eleven tuvo que probar primero su valía con dos títulos que lentamente fueron cobrando importancia en el mercado. El primer título, claro sucesor espiritual del genial trabajo que Level 5 ha desarrollado hasta la fecha en portátiles, sufrió un interminable proceso de adaptación que retrasó su aparición en Europa prácticamente hasta la última etapa de Nintendo DS. Aunque tardó en levantar el vuelo, su éxito sólo fue el preludio del fenómeno en el que se convertiría su secuela, que en curioso paralelismo con la franquicia anteriormente mentada también aparecía en dos versiones distintas aunque prácticamente idénticas en cuanto a contenido se refiere. Poco más tarde y con bastante diferencia respecto al lanzamiento japonés, aparece en el mercado la tercera entrega oficial, la primera en ser desarrollada para 3DS, también dividida en dos versiones: Fuego Explosivo y Rayo Celestial.

Antes de comenzar con el análisis propiamente dicho, es importante tener en cuenta varios detalles: en Japón han sido tres las versiones que han aparecido, siendo la tercera y última (edición Ogre) la única  que presenta cambios significativos respecto a las demás. Mientras que en Fuego Explosivo la atención se centra en la figura de Hector Hélio, Rayo Celeste fija su mirada en Paolo Bianchi. Las diferencias que encontramos entre ambas versiones se limitan a los vídeos específicos que narran la historia personal de cada personaje, pero no al tipo de futbolistas que podemos fichar o a los acontecimientos que tienen lugar en la trama principal. Este análisis se ha realizado tomando la edición Fuego Explosivo como punto de partida. Asimismo, es importante tener en cuenta que Level 5 publicó una edición conjunta para 3DS con los tres títulos que han aparecido en el mercado optimizados para 3DS, mientras que la edición que recibimos en Europa es la misma que aparecío en Japón en el año 2010.

Futbolistas de élite

La historia de Inazuma Eleven 3 nos sitúa justo después de los acontecimientos que tienen lugar en la segunda entrega, con Mark Evans ya convertido en una reconocida figura futbolística entre los más jóvenes del país. Su equipo ha salido victorioso de los partidos más exigentes, una tarea que ha costado sudor y lágrimas al joven portero. Quizá por esta razón nadie duda de que sea el jugador idóneo para la capitanía de su equipo o de cualquier otro en el que pudiese figurar. En este caso, ese "otro" equipo es la selección nacional de Japón, para la que ha sido elegido junto a un selecto grupo de futbolistas. El Torneo Frontier Internacional es el más importante de cuantos pueden disputar los jóvenes, en lo que vendría a ser un torneo Mundial de fútbol en el mundo real, por lo que se entiende con acilidad la emoción que embarga a los elegidos.

Para sorpresa de las estrellas habituales, el seleccionador ha convocado a los personajes más emblemáticos que Mark ha tenido ocasión de conocer en el pasado, tanto para los bueno como para lo malo. Esto implica ciertas rencillas personales que los jugadores deben aprender a superar por el bien de la selección o, lo que es lo mismo, del país. La fórmula clásica Inazuma Eleven sigue estando muy presente tanto en la forma de narrar el argumento como en la moraleja que se esconde tras la mayoría de los problemas que los jugadores deben solucionar, como aceptar a compañeros con los que mantienen una fuerte rivalidad o rencores pasados. El mayor acierto de la franquicia pasa por enseñar a los más jóvenes los valores esenciales del deporte -humildad, compromiso, esfuerzo, sacrificio- mientras que se dan una serie de tópicos que los jugadores con más experiencia reconocerán a las primeras de cambio.

Mientras tratamos de cumplimentar las misiones que dan sentido a la trama principal, otras tantas secundarias aparecen para complementar la información que conocemos acerca de los futbolistas clave que componen la selección, así como de los secundarios que se ven afectados por el rumbo de los acontecimientos. Los vídeos animados completan las escenas más intensas que se dan cita a lo largo de la aventura, siendo piezas de gran calidad que podemos recuperar desde el menú de contenido extra. Los jugadores que no conozcan el argumento pueden encontrar problemas para adaptarse al guión, ya que la mayor parte de los conflictos que se narran tienen su origen en circunstancia específicas acaecidas en los capítulos anteriores. Level 5 mantiene la línea esperada en este sentido, aunque no ofrecerá nada realmente nuevo a los aficionados acérrimos que esperen encontrarse aquí con nueva información sobre sus personajes favoritos.

Inazuma Eleven 3 es un JRPG al uso, solo que al igual que sus antecesores cambia los combates por turnos por partidos de fútbol. Este hecho implica la presencia de varios aspectos que tradicionalmente se suelen dar cita en el género, como la exploración de mapeados de tamaño considerable con presencia de secundarios que ofrecen información o comentarios insustanciales, combates aleatorios (que aquí se sustituyen por pachangas de jugadores dispuestos a probar que tienen mejor equipo que nosotros) o largas secuencias destinadas a servir como nexo entre episodios. Aunque durante la mayor parte del tiempo controlamos a Mark, estas ediciones proponen una experiencia de juego ligeramente distinta gracias a a aparición de protagonistas secundarios que juegan un papel importante en el argumento. No hay nada realmente nuevo en cuanto a la mecánica de juego global se refiere: transitamos de mapeado en mapeado buscando retos que cumplir mientras disputamos partidos que sirven para subir de nivel de experiencia, con lo que obtenemos un equipo más sólido y robusto.

Las novedades en este sentido se encuentran fundamentalmente en las opciones que podemos poner en práctica durante los partidos, ya que contamos con la opción de jugar partidos entre 22 jugadores (once por equipo) donde la estrategia juega un papel mucho más importante que en las pachangas. Mientras que para cumplimentar los "riqui-raca" suele bastar con anotar un gol antes que el equipo rival o cualquier otra operación que se completa sin demasiado esfuerzo, los partidos de mayor importancia requieren cierto conocimiento de las estrategias de partido y un gran dominio del esquema de juego. El añadido más destacable es la opción de combinar las habilidades de dos jugadores a la hora de realizar un disparo a puerta, por ejemplo, con lo que obtenemos más opciones de que el portero rival se trague el balón pese a emplear una supertécnica como medida ofensiva.

Level 5 ha ampliado el número de técnicas especiales, al igual que ha hecho con el número de jugadores que podemos incluir en nuestro equipo. Existen ahora diversos métodos para captar la atención de nuevos y desconocidos futbolistas, como las cápsulas que nos permiten ponernos bajo la piel de un ojeador para que sea éste quien escoja las mejores opciones que ha encontrado a nivel nacional. Pensándolo bien, estas novedades parecen ser fruto de la evolución futbolística que el equipo Raimon ha experimentado con el paso del tiempo. La popularidad que ha alcanzado permite que ahora sean ellos los que puedan seleccionar nuevos jugadores o distintas estrategias de juego, algo impensable en el primer capítulo, sin tan siquiera un equipo propiamente dicho con el que jugar a la pelota.

Aunque también se han añadido mejoras en el sistema de control o algunos detalles que no pasarán desapercibidos para los jugadores más experimentados, las sensaciones que transmite disputar una pachanga son en esencia exactamente las mismas que las que pudimos disfrutar en las versiones de Nintendo DS. Y aunque esto no es necesariamente un problema, sí indica cierto acomodamiento de la franquicia en la fórmula de éxito que ha venido empleando en los últimos años. La calidad gráfica que presenta este cartucho es un buen ejemplo de ello, dado que tanto el diseño de los personajes como de los entornos y de los propios partidos de fútbol apenas ha variado. De nuevo, no se puede considerar que este punto sea un inconveniente para disfrutar de la experiencia de juego, pero teniendo en cuenta que hablamos de un port que lleva tres años en el mercado es difícil justificar que apenas existan opciones estereoscópicas (la acción se realiza principalmente en la pantalla táctil) o que la apariencia gráfica apenas haya variado.

Una mecánica accesible 

Los cambios que se han introducido en la mecánica son positivos y mejoran las opciones estratégicas del juego, un punto a favor para los jugadores que consideraban que ganar los partidos era cuestión de repetir hasta la saciedad el mismo procedimiento. Los nuevos jugadores ofrecen distintas formas de entender el fútbol y se muestran más despiertos a la hora de detener nuestro avance. Sin embargo, una vez nos familiarizamos con la mecánica es cuestión de paciencia resolver los partidos más complicados sin grandes problemas, en otra muestra de que Inazuma Eleven pide a gritos un selector de dificultad para que los jugadores más experimentados no se tomen esta experiencia como un agradable paseo. Es cierto que la premisa de juego está enfocada para los más pequeños de la casa y que después de todo existe cierta curva de aprendizaje (que colapsa en los partidos de 11vs11, con acciones que sospechosamente siempre se repiten y que difícilmente podemos parar por parte de a CPU), pero nunca está de más ampliar el público al que se ofrece el producto con simples cambios.

Quizá por este motivo también sabe a poco el esfuerzo que se ha realizado con las opciones de conectivad, el StreetPass y la opción de jugar en cooperativo con un compañero para poder acceder a nuevos jugadores. Las opciones multijugador siguen estando limitadas a ampliar nuestro equipo o el número de objetos con el que contamos, suficiente para pasar el rato pero todavía por debajo de lo esperado. Se debe exigir más a las compañías que siguen sin encontrar la tecla que sirva para potenciar estas opciones en 3DS pese a que lo visto en este cartucho nos lleva a pensar que son problemas que serán enmendados en futuras entregas. Por suerte sí podemos presumir de contar con una localización encomiable al castellano, ya que contamos con texto y voces en nuestro idioma. La adaptación del juego a nuestra cultura es un proceso mucho más complejo de lo que aparenta en primera instancia y desde aquí no podemos hacer otra cosa que felicitar a los responsables de este trabajo, al igual que hicimos en su día con Inazuma Eleven 2.

En la línea del resto de apartados que hemos comentado, el sistema de control apenas ha cambiado con respecto a versiones anteriores. La acción se desarrolla durante la mayor parte del tiempo en la pantalla táctil, desde la que podemos manejar todas las opciones de juego. Aunque el movimiento de los personajes se pueden realizar mediante la cruceta o el stick analógico, el manejo de los mismos durante los partidos es exclusivo del stylus, dejando patente que este título emplea con gusto las opciones específicas que ofrece 3DS como portátil. Una lástima que esto no se pueda extender también al aspecto gráfico.

LO MEJOR

  • Infinidad de jugadores, partidos y modos de juego para sacar el máximo rendimiento al cartucho.
  • Las novedades, pesa a ser escasas, mejoran las opciones estratégicas de los partidos.
  • El doblaje y la traducción al castellano. La localización es digna de elogio.
  • El argumento y su gusto por las lecciones morales dirigidas a los más pequeños de la casa.

LO PEOR

  • Tres años desde su lanzamiento en Japón, sin cambios ni novedades que justifiquen la espera.
  • El apartado gráfico es prácticamente calcado al de NDS. No aprovecha las funciones 3D.
  • Sigue siendo muy asequible para jugadores que cuenten con algo de experiencia en el género.

CONCLUSIÓN

Es inevitable sentir nostalgia al jugar a Inazuma Eleven 3, sea cual sea la versión que escojamos. Tanto gráficamente como en lo que respecta a la mecánica de juego el título es prácticamente idéntico a sus antecesores, lo cual entraña connotaciones positivas y negativas: mientras que se mantiene intacta la esencia de la franquicia se pierde frescor en el concepto que sorprendió hace unos años. La llegada de la serie a 3DS sería un hecho meramente anecdótico de no ser por contar con opciones online, exclusivamente ligadas al StreetPass. Podríamos decir que no existe un modo en línea propiamente dicho, pero no sería del todo justo desmerecer los esfuerzos de conectividad que Level 5 propone entre dos jugadores para obtener nuevos futbolistas que encajen bien con el perfil que buscamos para nuestro equipo. El aspecto gráfico es alegre y colorido pero no emplea las posibilidades técnicas de la portátil, aunque sí se ha realizado un trabajo digno de elogio en la traducción y consecuente doblaje al castellano.

Son pocos los cambios que se pueden destacar en esta edición, aunque los que encontramos mejoran la experiencia de juego. Ahora que podemos hacer frente a un nuevo reto y tenemos por delante un sinfín de horas de juego para descubrir la nueva aventura de Mark y compañía es momento de disfrutar sin olvidar que en el futuro Inazuma Eleven debe innovar o cambiar su planteamiento para no perder más frescura de la que se ha dejado por el camino en este caso. Son tres años de diferencia con respecto al lanzamiento japonés para poder disfrutar del primer Inazuma en 3DS, un hecho que paradójicamente celebramos en Europa por la popularidad de la serie de animación. Inazuma Eleven en estado puro, en dos versiones y en perfecto castellano.

7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.