Plants vs. Zombies 2: It's About Time
Plants vs. Zombies 2: It's About Time
Carátula de Plants vs. Zombies 2: It's About Time

Plants vs. Zombies 2: It's About Time

PopCap Games vuelve a la carga con la secuela de uno de los tower defense más populares en smartphones y tablets de la mano de Electronic Arts; en Plants vs. Zombies 2: It's About Time seguimos luchando contra hordas de zombis, ahora a través del tiempo y en formato free-to-play. Todos los detalles en nuestro análisis.

Plants vs. Zombies es una de las franquicias más populares del género de la estrategia y los tower defense desde su aparición en 2009 para todo tipo de plataformas, siendo las versiones de iOS y Android las más exitosas, aunque no tardaría en llegar a otras tiendas digitales como Windows Phone, PlayStation Vita, PlayStation 3, Xbox 360, Wii U, PC, Mac o Nintendo 3DS, entre muchas otras. La fórmula de juego era sencilla y accesible; tan sólo debíamos defender nuestra casa de continuas hordas de zombis posicionando en nuestro jardín plantas de todo tipo, cada una de ellas con una habilidad diferenciadora, todo con un estilo cartoon y un sentido del humor muy particulares. PopCap Games dio en el clavo con su título y no ha sido hasta 2013 ‒ya de la mano de Electronic Arts‒ cuando se han decidido a lanzar una secuela, manteniendo su base de juego intacta aunque ahora con viajes en el tiempo, nuevas plantas y en formato free-to-play. Veamos en nuestro análisis cómo le ha sentado a Plants vs. Zombies 2: It's About Time dicho cambio de modelo de negocio.

Plants vs. Zombies 2 mantiene intacta la esencia del primer título que hizo grande la franquicia y que la llevó incluso a estar presente en forma de peluches y juguetes para los más pequeños; sin duda, su carácter afable y su estilo cartoon lo hacen ideal para que jugadores de todas las edades le encuentren ese punto cachondo y adictivo. Eso sí, incorpora numerosas novedades en forma de un desarrollo completamente inédito, nuevas plantas y zombis ‒con sus propias habilidades‒, viajes en el tiempo y una historia totalmente descabellada, todo bajo el modelo de negocio free-to-play con cuantiosas posibilidades a nivel de micro-pagos. Así, Dave el loco nos llevará a lo largo de diferentes épocas con el fin de recuperar un taco, su tesoro más preciado en plena invasión zombi.

Más allá de un pretexto totalmente secundario y disparatado, Plants vs. Zombies 2 nos llevará a visitar tres épocas totalmente diferentes del pasado: el Antiguo Egipto, la época de los piratas y el Salvaje Oeste, tres grandes mundos con infinidad de niveles por desbloquear y estrellas que conseguir. Y es que iremos descubriendo los nuevos tipos de plantas a lo largo de nuestro periplo interdimensional que serán de gran ayuda para derrotar a los diferentes zombis de cada época, cada uno con sus poderes y particularidades, lo que añade variedad a un desarrollo bastante más rico que el de la primera parte. Así, la base de esta secuela se mantiene intacta, con varios añadidos que pasamos a destacar a continuación.

Partiendo de un interfaz prácticamente calcado al original ‒con algunos elementos reciclados del primer juego‒, nos encontraremos con los típicos niveles en los que debemos colocar nuestras plantas en las casillas del tablero para así frenar el avance de decenas de zombis que llegarán desde el lado opuesto de la pantalla. Deberemos empezar por plantar girasoles, vitales para tener acceso a las diferentes plantas que necesitarán de un número más elevado de unidades de luz solar. A pesar de que poco a poco recibiremos “soles” de forma natural, tendremos que lograr un equilibrio entre girasoles y plantas de ataque, para crecer de forma rápida y repeler las hordas de zombis. Aunque si un zombi logra alcanzar nuestra “zona segura”, contaremos con una cortadora de césped para cada línea que acabará con todos los no-muertos a su paso, aunque de un único uso.

Así, Plants vs. Zombies 2 mantiene la esencia del título original, con una jugabilidad fácil de aprender pero difícil de dominar, especialmente si queremos lograr el cien por cien, algo más complicado en este secuela gracias a una dificultad general bastante más elevada. A pesar de que tras un vistazo rápido pueda resultar extremadamente continuista respecto a la primera entrega, tras unos cuantos niveles superados descubriremos toda una serie de nuevas características que añaden variedad y nuevas cotas de estrategia, eso sí, salpicado todo ello por la presencia de micro-pagos. En este sentido, la novedad más importante recae en los dos tipos de power-ups disponibles: los potenciadores y los nutrientes, algo que añade algo más de complejidad al conjunto y resultan muy divertidos de usar, eso sí, con moderación.

Cuestión de power-ups
Así, los potenciadores se dividen en tres categorías, a través de los cuales podremos pellizcar a los zombies para cortarles la cabeza, lanzarlos por los aires y sacarlos del mapa o achicharrarlos mediante descargas eléctricas. Cada uno de estos potenciadores gastará una cantidad importante de monedas que podremos conseguir a medida que juguemos, con lo que tendremos que medir muy bien su uso y no abusar de ello, puesto que serán realmente útiles en los niveles más complicados; se trata de una opción interesante, aunque bastante ligada al uso de micro-pagos para hacernos con más monedas de forma rápida y sin tener que repetir una y otra vez un mismo nivel. El otro potenciador disponible son los nutrientes que, tal y como indica su nombre, servirán para aumentar el poder de una planta que nosotros elijamos durante unos pocos segundos para reducir una horda de zombis muy numerosa.

Podemos almacenar hasta tres nutrientes y los podremos conseguir acabando con los pocos zombis fluorescentes que se acerquen a nuestra posición. Dichos potenciadores representan la novedad de más peso en la propuesta de Plants vs. Zombies 2, aportando variedad y frenetismo a su propuesta de juego. Otra novedad importante son los diferentes tipos de plantas y zombis, un elemento necesario para no caer en la reiteración de situaciones respecto a la primera entrega; y en este sentido, PopCap Games ha realizado un trabajo estupendo, demostrando grandes dosis de originalidad con cada nuevo personaje, tanto vegetal como no-muerto. Llegan nuevas plantas como el Junco Eléctrico, el Bumerán, la Lechuga Iceberg, el Comepiedras, el Cañón Loco o el Bonk Choi, entre muchos otros, cada uno de ellos con sus desternillantes y curiosas habilidades.

La mayoría de las plantas de desbloquean junto a nuestro progreso, ya sea de una forma natural o abriendo caminos secundarios mediante llaves especiales, aunque otras sólo podrán ser adquiridas si las compramos vía micro-pagos en la tienda del juego. Nuestros putrefactos enemigos también han incorporado nuevos personajes, la mayoría exclusivos de cada mundo disponible, con nuevas habilidades que al principio nos desconcertarán por completo, como los llamados Zombis Ra, que robarán nuestras unidades de sol si no reaccionamos a tiempo o los Zombis Faraones, con un grueso sarcófago como elemento de protección, además de otros como los Zombis Pianistas o los Zombis Enanos, que llegarán disparados gracias a un cañón. La variedad es bastante elevada y nos regalará momentos de auténtica locura salpicados por nuestras carcajadas.

La sucesión de niveles llega mediante unos mapas ambientados en cada uno de los tres mundos, aunque próximamente llegarán nuevos mundos para ampliar la experiencia de juego, algo limitada en el momento de su lanzamiento. Respecto a los micro-pagos, nunca son obligatorios ‒a menos que queramos hacernos con las plantas premium‒ aunque sí resultan recomendables en momentos de gran dificultad, siempre y cuando no queramos repetir una y otra vez un mismo nivel y queramos avanzar de una forma más natural; en cualquier caso, entre manos tenemos contenido suficiente como para tenernos ocupados horas y horas sin gasta ni un céntimo. Además, llega con los textos traducidos al castellano con una única versión de la aplicación universal.

A nivel gráfico no sorprende aunque su diseño artístico está realmente cuidado, con gráficos tipo cartoon realmente graciosos ‒aunque algunos sean reciclados del primer juego‒ y un nivel de detalle y cuidado en todos sus elementos más que satisfactorio. Las melodías siguen el mismo tono jocoso de siempre, apareciendo el tema clásico de la franquicia en el menú principal y sorprendiendo con temas adaptados a los diferentes mundos de esta secuela; los efectos de sonido permanecen fieles al espíritu de Plants vs. Zombies, con lo que nos encontraremos con ruidos y expresiones tan ridículos como graciosos. Mención especial para algunos nuevos diseños de zombis que nos dejarán totalmente asombrados; además, se han incluido algunos mini-juegos entre niveles clásicos que logran extraernos por unos instantes de su propuesta tower defense.

LO MEJOR

  • Novedades de peso en su desarrollo y fórmula de juego
  • Sentido del humor característico de la franquicia
  • Totalmente gratuito y con micro-pagos opcionales

LO PEOR

  • Algunos desafíos son demasiado difíciles, casi imposibles
  • Las plantas premium sólo pueden adquirirse previo pago
  • Ligera sensación de reiteración en algunos momentos

CONCLUSIÓN

Plants vs. Zombies 2: It's About Time llega a la AppStore‒por el momento, en exclusiva para el bazar digital de Apple‒ como una secuela del genial Plants vs. Zombies en formato free-to-play y con numerosas novedades que hacen de este título un tower defense muy recomendable para los fans del género, así como para los jugadores más casuales y los que quieran disfrutar de un título ameno, divertido y totalmente gratuito. A pesar de que los micro-pagos tienen una presencia más que evidente en su desarrollo y menús, en ningún momento son obligatorios, a menos que queramos comprar las plantas premium o desbloquear los siguientes mundos sin tener que recoger las estrellas necesarias. Mantiene el humor y el aspecto gráfico del primer título, mejorando varios de sus elementos y añadiendo otros que logran añadir variedad a una fórmula conocida por todos.

8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.