Deus Ex: The Fall
Deus Ex: The Fall
Carátula de Deus Ex: The Fall

Deus Ex: The Fall

Cristian Ciuraneta

La saga Deus Ex da el salto a dispositivos iOS con The Fall, una nueva aventura de acción creada por nFusion Interactive junto a Eidos Montreal y Square Enix; somos Ben Saxon, un mercenario que busca la verdad tras la conspiración que amenaza con acabar con su vida. Veamos en nuestro análisis si logra mantener la excelencia de Human Revolution, con el que comparte gran parte de su concepto de juego y diseño artístico.

Deus Ex es una de las sagas de videojuegos de ciencia ficción más queridas del sector, con una gran historial desde sus inicios en PC allá por el año 2000 y que culminaba su trayectoria en 2011 con Deus Ex: Human Revolution para PlayStation 3, Xbox 360 y PC, una excelente aventura de acción futurista a cargo de Eidos Montreal y Square Enix que llegaba al mercado bajo una gran expectación por parte de sus fans, una precuela del primer título que cosechó grandes elogios entre crítica y público. Ahora, llega a la AppStore un nuevo título de la saga, Deus Ex: The Fall, una aventura contemporánea a Human Revolution con la que comparte gran parte de su concepto de juego, base tecnológica y diseño artístico, en exclusiva para nuestros dispositivos iOS y totalmente adaptada al control táctil. Veamos en nuestro análisis si los chicos de nFusion Interactive ‒junto a Eidos Montreal y Square Enix‒ han logrado capturar la esencia del título de sobremesa para llevar a nuestros iPhone, iPad e iPod touch toda una experiencia Deus Ex.

Un mismo futuro
Deus Ex: The Fall tiene lugar en el año 2027, de forma paralela a Human Revolution, aunque estamos ante una línea argumental totalmente independiente; tanto es así que el protagonista es Ben Saxon, un ex-miembro de las fuerzas aéreas especiales británicas convertido en mercenario, con habilidades aumentadas gracias a la ciencia y la tecnología. Ahora, y tras sus acciones del pasado, se encuentra atrapado en una gran conspiración internacional que amenaza con acabar con su vida, y que le llevará a visitar los escondites de la mafia en Moscú hasta los barrios bajos de Panamá, enfrentándose a peligrosos agentes en todo tipo de situaciones, ya sea buscando el enfrentamiento directo u ocultándonos en las sombras para no levantar sospechas.

Esta nueva aventura Deus Ex mantiene mucho de Human Revolution, tanto que incluso parecerá que estemos jugando un DLC o una expansión en formato portátil del aclamado título de sobremesa. Y es que sus creadores originales han intervenido en su desarrollo de forma directa, aunque han dejado bastante libertad para que desde nFusion Interactive apliquen sus conocimientos en plataformas táctiles. Y el resultado es algo irregular; sin compararlo directamente con Human Revolution ‒lo que no tendría sentido teniendo en cuenta el interfaz tan opuesto entre ambas plataformas‒, The Fall deja con cierto sabor agridulce, tanto a los que ya han disfrutado de las demás entregas como a los nuevos jugadores. Se mantiene gran parte de la personalidad de la saga, con misiones principales y secundarias, personajes con los que interactuar y decisiones que tomar, armas y habilidades por mejorar, objetos que recoger y puntos de experiencia por ganar.

Incluso la atmósfera está bastante conseguida ‒salvando las distancias, evidentemente‒, recurriendo a buena parte del feeling futurista que transmiten los anteriores títulos, especialmente Human Revolution, del que hereda el diseño artístico en gran medida. Pero más allá de estas características comunes, The Fall pasa demasiado por encima sin llegar a profundizar demasiado en ningún aspecto, siempre teniendo en cuenta que no es lo mismo jugar partidas rápidas en un smartphone o tablet que hacerlo sentados cómodamente delante de una gran pantalla con un pad en nuestras manos. Por otro lado, Deus Ex ha sido siempre un tipo de juego complejo, con multitud de cosas por hacer y de las que estar pendientes en plena misión de infiltración, y llevar todas estas posibilidades a un interfaz táctil como el actual, parece poco más que una utopía.

Así, y tras superar el largo tutorial que tendremos que completar en nuestra primera misión, tendremos ante nosotros un buen número de opciones que no han sido muy bien llevadas al formato táctil; y resulta especialmente doloroso, puesto que tras un primer vistazo parece que estemos ante uno de los mejores interfaces táctiles diseñados hasta el momento, aunque por desgracia, la realidad es bien distinta; podemos afrontar las diferentes situaciones con ciertas garantías, pero en los momentos menos oportunos no podremos reaccionar como nos gustaría, quedando vendidos ante nuestros enemigos en demasiadas ocasiones. Tal y como sucedía en el propio Human Revolution, pasaremos de la vista en primera persona para desplazarnos a la tercera persona en las coberturas; para movernos tan sólo deberemos desplazar el dedo por la parte izquierda de la pantalla y para mirar y apuntar en cualquier dirección tendremos que desplazar el dedo por a parte derecha.

Al desplazar nuestros dedos por la pantalla dejaremos un efecto en forma de estela bastante aparente. En este sentido, sigue al pie de la letra otras configuraciones de juegos FPS en iOS que funcionan bastante bien en la mayoría de los casos; Deus Ex: The Fall, además, apuesta por un interfaz más complejo basado en la aparición constante de iconos contextuales a los que tardaremos un tiempo a acostumbrarnos. Así, además del desplazamiento tradicional, podemos optar por un control tipo point-and-click, al mismo tiempo y sin detener la acción, lo que nos ayudará en los momentos más comprometidos debido a la cantidad de iconos que aparecerán en pantalla; dos toques rápidos para desplazarnos y otros dos toques si queremos detenernos, así de sencillo. A nuestro alrededor se situarán diferentes iconos para acceder a las armas y objetos ‒ambos desplegables‒, inventario, granadas, así como dos botones virtuales de disparo situados en ambas esquinas inferiores y un icono para agacharnos y levantarnos.

El interfaz básico se completa con un visualizador en la parte superior ‒con información sobre nuestras cargas y salud‒ y un pequeño mapa en la parte inferior donde se representa nuestra posición y la de nuestros enemigos. Para acceder a nuestro inventario, árbol de habilidades y aumentos debemos pulsar el icono de pausa. Desde allí podremos guardar y cargar nuestra partida, acceder a la misión activa y otras secundarias, gestionar, mejorar y adquirir nuevas armas y objetos ‒así como acceder a la tienda virtual del juego vía micro-transacciones‒, mejorar nuestros aumentos en categorías como cráneo, piel, brazos, torso, ojos y piernas, ver un mapa detallado del escenario en el que estemos y acceder al registro de documentos y grabaciones recogidos; en definitiva, Deus Ex: The Fall presenta todo lo que es espera de un juego de la serie, pero llegado el momento de ponerlo en práctica, lo hace con demasiados contratiempos.

En pleno combate es cuando The Fall presenta su peor cara, mostrándose demasiado engorroso en su ejecución; tendremos que estar pendientes de los diferentes iconos contextuales que irán apareciendo según nuestra posición y acciones. Así, podremos pasar de la vista en primera persona a la vista en tercera persona para buscar cobertura y evitar ser detectados por nuestros enemigos. En este momento aparecerán varias opciones vía iconos ‒otra vez‒ a través de los cuales poder movernos entre coberturas, girar una esquina sin ser vistos o salir de la cobertura y volver a la vista en primera persona. Para disparar, podemos identificar a los enemigos ‒que seguirán recorridos muy evidentes‒ pulsando sobre ellos y abriendo fuego sobre el icono de disparo; si estamos lo suficientemente cerca de un rival, aparecerán dos nuevos iconos para acabar con él mediante el cuerpo a cuerpo, ya sea con sigilo o mediante una llave que alertará a los demás agentes.

En definitiva, un sistema complejo que no responde como debería a nuestras acciones y que no ofrece suficientes garantías como para jugar cómodamente sin tener que recurrir a movimientos algo forzados y estresantes que la mayoría de las veces acabarán en tragedia para el bueno de Ben. Por otro lado, la inteligencia artificial de los enemigos es algo limitada, demostrando comportamientos algo erráticos y suicidas; si nos ven, se lanzarán contra nosotros sin dudarlo, arruinando por completo cualquier atisbo de estrategia en pleno combate; y un detalle que no ayuda mucho a su presentación general es que tras acabar con un enemigo ‒ya sea eliminado o aturdido‒ su cuerpo se desintegrará por completo. En definitiva, se ha optado por dar un mayor protagonismo a los combates en lugar del sigilo made in Deux Ex, aunque el resultado no es todo lo brillante que nos gustaría.

Además, los escenarios no ayudan mucho a que pasemos desapercibidos, puesto que son ‒por lo general‒ bastante pequeños y cerrados con rutas poco inspiradas, perdiendo gran parte del encanto de la saga en este aspecto. Eso sí, se ha logrado trasladar la ambientación clásica de Deus Ex, especialmente con el reciente Human Revolution en el punto de mira; así, la paleta de colores es prácticamente igual y el diseño artístico se mantiene casi intacto. Eso sí, gráficamente no está a la altura de las últimas novedades de la AppStore, recurriendo a modelados demasiado sencillos ‒tanto en personajes como en elementos de los escenarios‒ y con un trabajo de texturas algo limitado. Los enemigos, además, se repiten una y otra vez; al contrario de lo que ocurría con Human Revolution ‒el ejemplo más próximo a The Fall‒, este Deus Ex táctil ofrece demasiados altibajos en su presentación audiovisual.

Tanto es así que, mientras las melodías y los efectos de sonido convencen por su calidad y madurez, las interpretaciones de los actores que prestan su voz a los personajes del juego son bastante insulsas, con diálogos faltos de chispa y aburridos y unas animaciones poco trabajadas; además, llega con las voces en inglés. La historia en sí es interesante, con una trama con conspiraciones, traiciones y giros de guión, aunque no logra engancharnos a expensas de un desarrollo algo predecible. Donde sí se muestra competente es en su vasta lista de habilidades, aumentos y armas por mejorar, aunque la presencia de micro-transacciones no ayuda mucho a su desarrollo; en ningún momento son obligatorias aunque no dice mucho de la política de distribución de Square Enix, teniendo en cuenta que el juego ya vale 5,99 euros en la AppStore.

Además de dicho árbol de habilidades, también tendremos oportunidad de tomar decisiones en algunas conversaciones y recoger objetos, grabaciones y notas que nos otorgarán puntos de experiencia para mejorar a nuestro protagonista; mención especial para los pirateos de algunas puertas, puesto que nos invitarán a participar en desafiantes mini-juegos informáticos en los que dar con la ruta adecuada antes de que salte la alarma. Deus Ex: The Fall es compatible con iPad 3 o superior, iPad mini, iPhone 4S o superior e iPod touch 5, aunque tal y como aseguran sus desarrolladores, próximamente añadirán el iPad 2 a la lista de dispositivos compatibles; además, se espera que próximamente lleguen nuevos contenidos en forma de DLC, aunque no sabemos si serán de pago o gratuitos.

LO MEJOR

  • Ambientación Deus Ex muy conseguida
  • Espectacularidad de algunas escenas
  • Árbol de habilidades y aumentos más que interesante
  • Banda sonora y efectos de sonido satisfactorios

LO PEOR

  • Control complejo y poco inspirado
  • Gráficamente podría dar mucho más de sí
  • Presencia de micro-pagos molesta
  • Diálogos faltos de chispa y voces en inglés

CONCLUSIÓN

Deus Ex: The Fall llega a dispositivos iOS como una aventura exclusiva del universo Deus Ex, precedido por una gran expectación por parte de los fans de tan querida saga de acción y ciencia ficción pero que no logra convencer a los más puristas por ciertos altibajos en su desarrollo. Mientras que se muestra fiel a la última entrega de la saga en plataformas de sobremesa, presenta ciertos recortes y desajustes en su control táctil que logran desesperar en más de una situación dando al traste con una experiencia de juego que podría dar mucho más de sí. Su presentación audiovisual sufre también de ciertos altibajos, gracias a unos gráficos algo justos comparado con las últimas superproducciones de la AppStore y unas interpretaciones de los personajes insulsas y faltas de chispa; por otro lado, la ambientación típica de Deus Ex está bastante conseguida, gracias en parte a una banda sonora y unos efectos más que satisfactorios. Ya podemos descargar la última entrega de una saga mítica en exclusiva para iOS a un precio de 5,99 euros, con micro-pagos para nada intrusivos ‒pero molestos al fin y al cabo‒, con las voces en inglés y los textos en castellano, incluidos los subtítulos.

7.8

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.