Los gadgets del futuro

Cristian Ciuraneta

Desde Meri+, el nuevo canal de MeriStation, os acercamos una lista de los gadgets más curiosos y prometedores que llegarán en un futuro, ya sea a lo largo de 2014 o durante los próximos años; gafas inteligentes, smartphones flexibles, informática cognitiva o pantallas táctiles tridimensionales son sólo algunos ejemplos de lo que está por llegar. Bienvenidos a los gadgets del futuro.

Hace tan sólo unos años, pocos esperaban poder navegar por internet, realizar videoconferencias o jugar a videojuegos ultra-realistas en dispositivos de unos pocos milímetros de espesor y pantallas de gran tamaño, en cualquier lugar y permanentemente conectados al mundo. Hoy día, esto y mucho más, es una realidad gracias a las tablets, gadgets que hace tan sólo una década parecían ciencia ficción. Los fabricantes no cesan en su empeño de investigar e invertir en nuevas tecnologías que hagan de nuestro día a día algo más cómodo, dando como resultado todo tipo de dispositivos con las más variadas funciones y utilidades, desde gafas y relojes inteligentes hasta informática cognitiva, desde sensores que nos permitirán controlar un PC con la mente hasta la última tecnología en pantallas táctiles tridimensionales. En un futuro próximo recibiremos numerosos gadgets tan curiosos como sorprendentes, pero la investigación va mucho más allá, adelantándose al futuro para acercarnos lo que dentro de algunas décadas será de lo más habitual. A continuación, una lista de los dispositivos más curiosos que están por llegar; una pequeña muestra del futuro más próximo.

Oculus Rift

No podíamos perder la oportunidad de recuperar un gadget tan atractivo y prometedor para el mundo de los videojuegos como el Oculus Rift, un dispositivo que puede convertirse en toda una revolución en el ámbito del ocio digital; nunca hemos estado tan cerca de formar parte de lo que vemos y gracias al Oculus Rift será posible. Tanto es así que el manido término “realidad virtual” está cada vez más cerca gracias a estas aparatosas gafas. Dicho gadget salió de la mente de un joven californiano llamado Palmer Luckey con el objetivo de recuperar tan denostado concepto; tras varios prototipos, el Oculus Rift llegaba a manos de John Carmack, quien no dudó en elogiar tan interesante gadget tras probarlo con su Doom 3. Así, el proyecto pasó a convertirse en uno de los Kickstarter más exitosos llegando casi a los dos millones y medio de dólares. Ahora, ya en 2013, Oculus Rift es una realidad, permitiendo al usuario disfrutar de los videojuegos de una manera única, sumergiendo al jugador por completo gracias a la tecnología aplicada, con lo que la cámara se moverá según nuestros movimientos con la cabeza, enfocando allí donde miremos con una gran exactitud. Según sus creadores, nos sentiremos como los auténticos protagonistas de los videojuegos, sin duda, el paso más importante hasta la fecha en el género de los juegos en primera persona; y es que las aplicaciones son ilimitadas. Sólo el futuro nos dirá hacia dónde se dirigirá Oculus Rift y si realmente se convertirá en un caro accesorio o en el nuevo estándar de la industria.

Sony HMZ-T2

Tal y como indica su nombre, se trata de la segunda versión del visor personal de Sony; cuenta con una pantalla más nítida y un sonido mejorado, además de ser más pequeño y cómodo de usar que la versión anterior, con un peso total de 330 gramos, un 20% menos que el primer modelo. Como buen Personal 3D Viewer, es compatible con imágenes tanto en dos como en tres dimensiones y con sonido 5.1 integrado. El sistema funciona mediante dos pantallas HD OLED que proporcionan un campo de visión de 45 grados para lograr una inmersión total, tanto en vídeo como en audio. Podemos valernos de sus viseras extraíbles y ajustables para reducir la luz ambiental y no perjudicar la calidad de la imagen; incluso presenta ajustes especialmente pensados para videojuegos. Está a la venta a un precio de 999 euros.

Google Glass

Se trata de uno de los dispositivos que más expectación está levantando entre los amantes de los gadgets. Las gafas inteligentes de Google adquieren mayor relevancia con cada nueva noticia sobre sus posibilidades; tanto es así que innumerables desarrolladores ya están creando centenares de nuevas aplicaciones. Así, las Google Glass pertenecen a la llamada wearable computing, dispositivos que “equipamos” sobre el cuerpo y que permiten una interacción ininterrumpida, aportando todo tipo de funcionalidades a nuestra vida cotidiana. Casi como si lleváramos un smartphone pegado a nuestro ojo, con todas las ventajas que conlleva a nivel de comodidad y visualización. Consisten en una montura de metal con un pequeño dispositivo en la patilla derecha que integra el procesador y una superficie táctil con la que interactuar con el visor, una pantalla de alta resolución que equivaldría a tener una pantalla HD de 25 pulgadas a menos de tres metros. Equipa además una cámara de 5 megapíxeles capaz de grabar a 720p, conexión Wi-Fi y Bluetooth, 16 GB de memoria interna y compatibilidad con Android. Sin duda, un gadget con mucho futuro que se convertirá en objeto de deseo a partir de la fecha de su lanzamiento mundial, previsto para mediados de 2014.

Recon Jet

Las gafas inteligentes serán uno de los gadgets más populares a lo largo de 2014 cuando dichos dispositivos empiecen a llegar al mercado a manos de diferentes fabricantes con todo tipo de usos y aplicaciones. Una de las más interesantes tiene que ver con el deporte al aire libre, puesto que parecen gadgets ideales para aportar todo tipo de información al usuario en pleno ejercicio. Uno de estos modelos son las Recon Jet, las smartglasses para deportistas, tal y como las anuncian sus creadores. Así, se presentaron en el pasado Google I/O 2013, llamando la atención de todo tipo de usuarios interesados en sus características. De aspecto mucho más robusto que las Google Glass, las Recon Jet permiten grabar imagen y vídeo; presentan además un HUD en su interior y una superficie táctil de generosas dimensiones que puede ser usada incluso con guantes. Se completan con un altavoz, un micrófono, GPS, conexión Bluetooth, Wi-Fi y Ant+, un sistema que nos permitirá recibir datos de diferentes sensores externos. Será compatible con Android y está previsto que lleguen a finales de este mismo año a un precio entre 400 y 600 dólares.

Smartwatches

Tras los smartphones, les llega el turno a los llamados smartwatches, relojes inteligentes que serán capaces de realizar todo tipo de tareas, como si de un móvil de última generación se tratara. Es el paso lógico tras la increíble proliferación de los teléfonos inteligentes, algo en lo que las principales compañías tecnológicas llevan trabajando un buen tiempo. Así, el rumoreado iWatch de Apple está cada vez más próximo; tanto es así que según algunas filtraciones, estarían trabajando en él desde hace tiempo decenas de ingenieros para producir lo que sería un iPhone en forma de reloj, con una gran lista de utilidades compartidas con el smartphone estrella del mercado.

Otros fabricantes como Sony parecen llevar algo de ventaja, puesto que ya ha presentado en sociedad el nuevo y flamante SmartWatch 2, un gadget con pantalla de 1,6 pulgadas con resolución de 220x176 píxeles, conectividad Bluetooth 3.0, resistente al agua y con una batería de larga duración, además de conectividad NFC para conectarlo a nuestro smartphone Android. El nuevo SmartWatch 2 de Sony llegará con 200 aplicaciones exclusivas a finales de este año aunque todavía no se ha anunciado el precio definitivo.

Smartphones flexibles

Parece que es el siguiente paso en la evolución de los smartphones, llegar a ofrecer pantallas flexibles capaces de enrollarse o doblegarse sin mostrar el mínimo defecto o error de imagen. Ya hace un tiempo que Nokia, junto a la Universidad de Cambridge en Gran Bretaña, están investigando y desarrollando prototipos de lo que será el Nokia Morph, un smartphone basado en nanotecnología y semitransparente, capaz de plegarse para aumentar o reducir el tamaño de su pantalla. Otros fabricante como Samsung y LG mantienen su particular batalla con sus modelos de prototipos de pantallas flexibles, siendo las pantallas YOUM de Samsung las que posiblemente lleguen al mercado durante el próximo año; aunque LG ya ha anunciado que a finales de 2013 podrían lanzar los primeros dispositivos con este tipo de tecnología, algo que también podrían aprovechar los cada vez más cercanos smartwatches.

Televisores curvados

Y seguimos con esta tendencia que parece se impondrá en un futuro cercano; tanto es así que los fabricantes de televisores más importantes empiezan a mostrar sus prototipos de pantallas curvadas. A pesar de no ser flexibles como las de los smartphones ‒al menos por el momento, aunque todo es posible‒, presentan una curvatura bastante marcada, especialmente en los paneles de mayores dimensiones. ¿Y cuál es la ventaja de esta nueva tecnología? Según sus creadores, ofrece una visión periférica mejor adaptada a nuestra vista, además de otras ventajas como un tiempo de respuesta muy reducido y una inmersión y puesta en escena totales, especialmente en el terreno de los videojuegos. Uno de los últimos fabricantes en presentar un televisor de este tipo ha sido Samsung en el pasado CES de Las Vegas, un monitor de 55 pulgadas con un precio de 10.000 euros, por el momento, sólo disponible en Corea.

Pantallas táctiles tridimensionales

Microsoft ha mostrado recientemente sus prototipos sobre esta nueva tecnología, pantallas táctiles tridimensionales; pero no se trata de una evolución de las actuales pantallas 3D ‒que sólo trabajan a nivel visual‒, estamos hablando de que estos nuevos paneles ajustarían su relieve y posición según la presión que el usuario ejerza sobre ellos, tanto hacia fuera como hacia adentro, reaccionando en tiempo real según nuestras necesidades. Y para explicarlo gráficamente, debemos imaginarnos varios cubos en una pantalla, cada uno de ellos de un material diferente, como madera o hierro, con sus propias propiedades físicas, siendo su peso el factor más importante para este ejemplo. Así, al ejercer presión sobre cada uno de ellos, nos costará más o menos esfuerzo moverlos, con lo que la pantalla detectaría nuestra presión para calcular el desplazamiento en tiempo real. Otra funcionalidad interesante que podría surgir de esta tecnología es la posibilidad de contar con teclados emergentes gracias a una pequeños relieves sobre la pantalla que aparecerían según nuestras acciones o necesidades. Una serie de aplicaciones que podrán aplicarse a campos como la medicina o la investigación, además en ámbitos más lúdicos como los videojuegos o la comunicación.

Leap Motion

El control basado en gestos se está convirtiendo en algo cotidiano en nuestro día a día, gracias en parte a la popularización de Kinect y otros sistemas similares aplicados en los últimos modelos de SmartTV. Leap Motion irrumpía el pasado año como una opción más que interesante; tanto es así que sus creadores aseguran que es hasta 200 veces más preciso que los actuales sistemas de captación de movimientos y, a su vez, mucho más barato, con un precio por debajo de los cien dólares. El pequeño dispositivo se conecta vía USB y no requiere de ningún calibrado especial, detectando manos, cuerpos u objetos en su espacio de trabajo con una gran facilidad. Interpreta los movimientos a una gran velocidad y sin ningún tipo de retraso, todo a un gran nivel de definición, siendo compatible con Windows 8 y Mac OS X; veremos con el tiempo hacia dónde se dirige un proyecto como Leap Motion y si realmente encuentra su espacio entre usuarios y desarrolladores.

Baterías humanas para deportistas

Aunque parezca un concepto sacado de la película Matrix ‒en la que las máquinas se valen de los seres humanos como si de baterías se trataran‒, TegWear es una tecnología que permitirá extraer energía eléctrica del calor del cuerpo humano, una utilidad más que interesante para los deportistas que quieran disfrutar de sus gadgets ‒como reproductores de música, smartphones o smartwatches, entre otros‒ mientras hacen ejercicio físico. El TegWear está fabricado por la compañía Perpetua y se vale del efecto Seebeck para realizar su función, es decir, en la diferencia de potencial provocada por la diferencia de temperatura entre dos semiconductores; curioso cuanto menos.

Informática cognitiva

Ordenadores casi humanos; máquinas que aprenden. Estos conceptos son los que IBM baraja dentro de su predicción sobre la informática cognitiva, la mezcla de nanotecnología, neurociencia y supercomputación, que darían con nuevos niveles de inteligencia artificial hasta ahora desconocidos. La multinacional presentaba hace unos meses el proyecto “5 in 5”, una reflexión sobre el futuro de la informática cognitiva, es decir, lograr que un ordenador sea capaz de sentir, aprender y adaptarse, logrando ciertas similitudes con el funcionamiento del cerebro humano, algo que tendría grandes aplicaciones en ámbitos tan variados como la medicina, la industria, la agricultura o el desarrollo de nuevas tecnologías, tanto para la ciencia como para la comunicación o el ocio. En definitiva, dotar a los ordenadores de cinco sentidos; todo un mundo con miles y miles de nuevas oportunidades para explorar y materializar.

Emotive EPOC

Parece ciencia ficción y sólo unos poco años atrás nadie se creería lo que desde la empresa Emotive están desarrollando: un dispositivo sensorial para nuestra cabeza que es capaz de identificar nuestras ondas cerebrales para detectar los pensamientos y las expresiones del usuario en tiempo real, a través de 14 sensores situados en los “tentáculos” de tan aparatoso gadget. Se conecta de forma inalámbrica a nuestros PC ‒ya sean Windows o Linux‒ y Mac y puede llegar a ser una nueva forma de control para nuestros videojuegos dentro de unos años, además de ser útil para todo tipo de campos más allá del lúdico, como la investigación o la medicina. Quizás en unos años seamos versiones en potencia del profesor Charles Xavier de los X-Men; ¿un disparate? Muchas tecnologías actuales lo parecían hace tan sólo unos años.