Inazuma Eleven Strikers
Inazuma Eleven Strikers
  • Plataforma Wii 6.5
  • Género Deportes, Strategy, Puzzle, RPG, Simulación, Arcade, Tactical
  • Lanzamiento 28/09/2012
  • Desarrollador Level-5
  • Texto Español
  • Voces Español
  • +12
Carátula de Inazuma Eleven Strikers

Inazuma Eleven Strikers

Javi Andrés javi__andres

En pleno partido PES-FIFA, Nintendo se anota un tanto con el fútbol de Inazuma Eleven hecho desenfreno y táctica. Wii recibe este 28 de septiembre en Europa una versión muy especial de la selección anime de moda a cargo de Level 5. Plantillas, supertécnicas y juego en equipo en un arcade tan divertido como accesible y profundo. El Instituto Raimon está de vuelta con juego agresivo.

Asombrosas cifras de ventas y calidad jugable dentro de una propuesta tan original como supone mezclar RPG con fútbol. Éstas son las cartas de presentación de cualquier Inazuma Eleven, una saga de éxito que se ha mantenido en las portátiles de Nintendo hasta ahora, DS y 3DS. Los futbolistas de los estudios Level 5 chutan este viernes 28 de septiembre en las Wii europeas con una nueva técnica, fútbol arcade, la acción de los partidos y juego más volcado con la destreza y los reflejos que con las tácticas y la elección de comandos por turnos como ocurría en sus entregas centrales. No por ello, claro, olvida su seña de identidad fundamental y sigue haciendo del deporte rey un espectáculo anime con jugabilidad absoluta en el que no solo basta con ser bueno con el balón en los pies, sino que toda la estrategia previa y posterior a cada pase tiene mucho que ver con los resultados. ¿Funciona? Lo cierto es que sí, aunque no serán pocos los que echarán en falta la mecánica habitual implementada sobre este más poderoso motor gráfico. Y por supuesto, una historia, que no tiene.

Inazuma Eleven Strikers es diversión directa, con gran parte de la enorme plantilla de personajes de la saga dispuesta para que formemos nuestro equipo ideal y nos enfrentemos al conjunto de institutos en el que es, sin duda, el capítulo más espectacular y ciudado técnicamente. Y además profundo, imprescindible para los seguidores pero especialmente interesante para quien todavía no haya probado por sí mismos a qué se debe el éxito de esta licencia. Accesible para nuevos usuarios de manera que podamos retar a cualquier amigo o familiar, y lo suficientemente complejo como para no quedarse en lo superficial, al menos durante los primeros días. Cómo se consigue fidelidad e innovación, sencillez y posibilidades, sin mermar la experiencia... os lo explicamos en este Análisis.

Endou Mamoru (Mark Evans) vuelve a capitanear un equipo que no para de mejorar e intercambiar a sus jugadores respondiendo a nuestros intereses y estilo de juego, pues cada uno de los más de 150 fichajes que podremos hacer para los equipos tiene -como siempre- capacidades únicas y atributos priorizados, dando lugar a equipos muy heterogéneos y diferentes de un usuario a otro. A partir de aquí, Inazuma Eleven Strikers se diferencia completamente de la saga principal de Nintendo DS y 3DS, pasa a ser un competente simulador de fútbol con muchísimo de arcade, espectacularidad y ficción, de esos que exageran un partido hasta límites sorprendentes, dando tanta importancia a la ejecución de las estrategias como a saber elegir bien las sobrenaturales supertécnicas que se seguirán, ahora totalmente ingame y sin parar apenas el juego, que lo paran. Atrás queda aquí, por tanto, aquel fundamento de rol y combates por turnos que tanto entusiasma a los más puristas y funcionaba realmente bien. Strikers es fútbol pleno, con toda la esencia Inazuma impuesta.

Tiro y táctica

El principal atractivo y diferencia de este Inazuma Eleven Strikers, como decimos, reside en que se presenta fútbol épico e hiperbolizado en un manejo de juego tradicional, como podría ser PES, y recordando mucho a aquel Mario Strikers Charged Football que Next Level desarrolló tan hábilmente para Wii. Veremos los encuentros en horizontal. Atrás quedan los diálogos y las tramas que enfrentan en liga a los diversos institutos añadiendo argumentos interesantes de por medio como han enseñado los Inazuma de portátiles, también muy volcados con la táctica y un gameplay más rolero que arcade. Estadios, personajes y algunos momentos de la serie de TV llegan con este juego a la sobremesa de Nintendo. El control ahora es muy sencillo, invitando directamente a seleccionar equipación, estadio, suplentes y poco más antes de entrar a los diversos partidos que propone en todos sus modos, por supuesto también multijugador para 4 usuarios en una misma pantalla.

Con el Wiimote en horizontal, pase, chute a portería, sprint, entradas para robar el balón y técnicas. Poco más se asocia a los botones del controlador. Se pueden hacer manuales algunos comandos para poner en manos del usuario más decisiones, algo que con el Mando Clásico de Wii logra hacerse todavía más competente que con Wiimote + Nunchuck que propone como control estándar, que no funciona nada mal pero que, po defecto, deja las entradas y robos de balón desde la defensa al agitado de mando, algo que puede parecer impreciso pero que, como ya demostró Mario Strikers, funciona perfectamente. Y lo vuelve a hacer, que ningún purista se asuste. Las recargas para lograr tiros espectaculares y las supertécnicas aderezan un ritmo de juego incesante, donde los futbolistas se agreden, hay pocos fueras de juego o corners, y todo parece un partido a vida o muerte y con trampas. Y esto se debe a las supertécnicas, que son el distintivo de la serie, con chutes ineludibles como el Tiro fantasma o el Remate Dragón, y paradas del portero infranqueables como la Mano Mágica.

Los elementos son cruciales en Strikers, determinan la especialidad de cada futbolista que unamos a nuestro equipo y cómo se le debe atacar, es decir, que si un portero utiliza técnicas de fuego para la defensa de la portería, lo ideal será que el delantero intente marcar reforzando su disparo con una buena técnica acuática, de mayor nivel. Estos "poderes" se pueden no usar, también se pueden intentar tiros convencionales, sin refuerzo, pero desde luego el título invita a abusar de todo el enorme elenco de potenciadores, más que nada porque suponen éxitos. Ahí reside su encanto, aunque quizá se les haya dado demasiado poderío. Por supuesto, tener más oportunidades de gol que el rival hará que entren más balones en su portería, o saber jugar en el centro del campo nos permitirá trazar mejor las rutas de ataque, todo esto está en Strikers, y fomenta el aspecto competitivo del fútbol como haría cualquier otro arcade deportivo. Se ha conseguido un buen equilibrio entre la obligación de dominar los videojuegos de fútbol y la de dominar las técnicas y estilo propio de Inazuma Eleven.

Esta jugabilidad y tempo dan lugar a un ritmo más ágil de juego, que se ve continuamente salpicado por animaciones, comentarios e intervenciones en primer plano de los futbolistas, lo que llena de cinemáticas cada partido cada pocos segundos. Esto no tarda en ser una molestia para quien quiera fútbol directo e ininterrumpido, pero es parte de la identidad Inazuma Eleven y un indiscutible impulsor del espectáculo en pantalla y la épica de los encuentros. Cada poco se interrumpe el juego para una animación especial en primer plano. Ahora bien, no existe tanta variedad como hubiera sido deseable, por lo que no tardan en hacerse demasiado repetitivas estas secuencias, que llegan a sobrar cuando ya le hemos dedicado suficientes horas al juego. Eso sí, podremos oír las voces de los protagonistas de la serie de TV en perfecto español, lo que hace de esta entrega un verdadero regalo para los fans, que se encuentran con un producto que además esconde algunas sorpresas...

Selecciona y comparte

Inazuma Eleven Strikers ofrece varias modalidades de juego, no muchas, aunque se podría decir que la principal, o la que equivale a una historia mucho menos compleja de lo habitual y más basada en ofrecer partidos y partidos al jugador, compone una ya buena duración. Así, tendremos que dar forma a nuestro propio equipo y mejorarlo, enfrentarlo a otros, disputar minijuegos y desafíos para cohesionar a la plantilla, aprender técnicas y sinergias de grupo, decidir quién entra y quién sale analizando sus estadísticas y buscando tener todas las posibles debilidades cubiertas, comprobar cómo funcionan el resto de equipos, etc. Las agrupaciones que formemos gastando Puntos Inazuma podrán ser insertadas en la memoria del Wiimote para llevarlas a otra consola y así competir con amigos con nuestro dream team característico y que iremos formando muy poco a poco, escogiendo entre jugadores de los 15 equipos disponibles -una vez vencidos-, todos con una identidad muy bien marcada.

El juego para varios usuarios es otra modalidad clave en Strikers, que basa su multijugador en partidos de 1 contra 3, 2 contra 2, y todas las disposiciones que cabrían para hasta cuatro usuarios, manejando cada uno a un futbolista o al equipo entero, o incluso haciendo de refuerzo a otro jugador funcionando como gerente. El manejo sencillo con el mando en horizontal lo hace idóneo para todo tipo de jugadores, novatos y veteranos, pues se aprende a controlarlo fácilmente y tiene continuas ayudas en pantalla para recordar cómo se debe proceder. Por ejemplo, cuando un equipo quita el balón a otro, pronto aparece un indicador que dice "¡Agita!" para que el defensor recuerde que puede agitar el Wiimote para intentar recuperar el esférico. Y como este mensaje muchos otros, así como señales muy obvias en pleno campo de juego para resltar las zonas de tiro idóneas, el momento justo para hacer la selección de técnicas, recordar las recargas para lograr mejores pases y chutes, etc.

Ahora bien, con Mando Clásico de Wii es quizá como mejor se controla, como decíamos antes. El usuario habitual y especialista en la marca preferirá este controlador, por la mayor sensación de dirección que supone. La lástima es que no haya una modalidad online que enfrentase a los pros de Inazuma Eleven contra el resto del mundo, haciendo a nuestro equipo brillante y protagonista en rankings ante el resto de jugadores. Tampoco la versión japonesa que se estrenó la Navidad pasada tuvo la posibilidad de disputar partidas en red, y qué duda cabe de que este gameplay y esquema de equipos tan personalizable se presta perfectamente a modalidades en línea, que nos enfrenten a amigos pero también a los campeones mundiales.

A cambio, hay modos inesperados y diversos eventos que salpican los formatos de juego centrales, como los minijuegos y desafíos contextuales. Con ellos, los futbolistas a nuestro cargo ganarán en moral, compañerismo y otros valores que también tienen fuerte importancia a la hora de comprobar rendimientos del equipo en general y sinergias dentro del grupo. Son retos dentro y fuera del campo, algunos tan inesperados y externos como arrastrar un camión coordinando en grupo la fuerza de empuje, lo que se lleva a cabo pulsando los botones 1 y 2 con celeridad y ritmo; o otro en el que tirar balones a puerta atados a una especie de cuerda elástica. También entrenaremos tácticas y controles específicos, como pases por alto o cómo driblar con eficacia. Así el jugador aprende a jugar bien mientra que sus futbolistas también mejoran sus técnicas básicas.

Manganime futbolero

Al ser el primero en Wii, es importante analizar el aspecto técnico que ha logrado Level 5 para una consola mucho más potente que Nintendo DS y Nintendo 3DS de los juegos originales. El detalle de los personajes y su nuevo modelado tridimensional es quizá lo más destacable, frente a unas animaciones durante el partido que no terminan de funcionar con fluidez y dejan sus mejores momentos para las intervenciones y cinemáticas, no para el plano picado del terreno de juego donde todos parecen correr igual. Todos los menús, tablas y salas de espera entre partidos reflejan la estética Inazuma, con un fuerte respaldo del colorido y el estilo desenfadado del resto de títulos y la serie de dibujos animados. Las técnicas son quizá la parte más espectacular, ver cómo se desencadena un Triángulo Letal o cómo un portero logra hacer una parada increíble se exponen en pantalla con un impresionante despliegue de efectos. No tarda en repetirse todo.

La reiteración de cinemáticas y animaciones aun para diferentes futbolistas es su punto negro en un apartado gráfico que mantiene un nivel notable y sin duda toda la identidad de los personajes y situaciones de la franquicia. La IA tampoco es algo a destacar, aunque no desentona y se comporta. En lo sonoro el doblaje al castellano con el equipo de voces del anime es un punto muy a su favor, claro, aunque también hay que reconocer un gran trabajo por parte de Level 5 en las músicas que acompañan a todas las partes del juego y el abanico de efectos de audio para cada técnica, pases fuertes y flojos, chutes, balón en la red, tropiezos y zancadillas...

LO MEJOR

  • Equilibrado para noveles y asiduos.
  • Videojuego de fútbol aderezado de decisiones tácticas y técnicas especiales.
  • La confección de equipos tan personales y poderlos llevar a cualquier consola en el Wiimote.

LO PEOR

  • A veces las animaciones e intervenciones se repiten excesivamente.
  • Ninguna opción online, y se presta perfectamente.
  • No tarda en hacerse monótono y plano.
  • Las supertécnicas tienen demasiada importancia sobre el resultado del partido.

CONCLUSIÓN

Los que somos de la generación de Oliver y Benji podríamos sorprendernos de cómo Inazuma Eleven ha conseguido el éxito y popularidad que tiene hoy. Pero con títulos como éste y un universo tan bien conjugado no nos extraña, mezclando de forma óptima toques roleros como la personalización y las supertécnicas elementales, y fútbol intenso. Inazuma Eleven Strikers es el título de la serie más arcade, directo y rápido, un videojuego de fútbol que añade por supuesto todas las tomas de decisiones, epicidad y magias que Mark Evans y sus amigos suelen enseñar en el campo. Aquí no hay historias trascendentes ni una aventura de RPG con decisiones que se dispone a través de los encuentros. Esta entrega rompe con lo que han instaurado las centrales, es muy accesible para que todo tipo de usuarios pueda introducirse en este universo. Tiene pocos modos para divertir durante semanas, le falta un más que idóneo online. Quien esperara un capítulo central como los portátiles pero hecho sobre gráficos de Wii no encontrará en Strikers lo que busca. A cambio se lleva un videojuego apto con todos los personajes y técnicas de su serie favorita. Ha sido una buena idea, diferente, que ya triunfó el año pasado en Japón y no nos extrañaría que repitiera éxito aquí. Aunque quien busque fútbol con profundidad va a tener que volcarse hacia otras licencias más especializadas y con menor reconocimiento a las supertécnicas.

6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.