Grandes juegos sin traducir

Salva Fernàndez salbaFR

A lo largo de los años ha habido muchos juegos con un potencial enorme que se han quedado, por extraña decisión, sin traducir en nuestro país. Con la polémica del último Kingdom Hearts aún fresca, repasamos la situación histórica en la industria de títulos que merecían estar en la lengua de Cervantes

Kingdom Hearts ha vuelto a poner encima de la mesa una problemática que va por barrios: la de los juegos que llegan sin traducir en determinados países.  Square Enix considera que el coste de la localización de un videojuego como Dream Drop Distance para una consola como Nintendo 3DS y su penetración en el mercado no vale la pena. Y que es mejor lanzar la nueva iteración de este mundo de fantasía que mezcla personajes de la compañía con otros de la factoría de Disney en la lengua de Shakespeare. Simplemente. Por desgracia, no es el único caso de grandes títulos o propuestas con recorrido que acaban sin tan siquiera la localización al español. Tampoco es un hecho novedoso, como sabrán los jugadores que empezaron en esto de los videojuegos hace un par de décadas. Por lo menos.

La historia de los juegos sin traducir en España viene de lejos, de épocas en las que el trabajo muchas veces no era acceder al juego en inglés, sino simplemente intentar comprarlo porque no había sido distribuido en nuestro país. Grandes obras  han pasado de largo del Viejo Continente y se han repartido entre Japón y Estados Unidos durante mucho tiempo. En los primeros compases de las consolas domésticas -ya no hablamos de productos para plataformas anteriores como los microordenadores, Atari, etc.- lo más normal era tener títulos en inglés. Los The Legend of Zelda, en especial Adventure of Link, son un ejemplo de productos de primera línea sin localizar. Final Fantasy, esa locura de Sakaguchi que salvó a la compañía y se ha convertido en referente en el mundo de los juegos de rol japonés, tan siquiera llegó a Europa. 

Si damos el salto a la siguiente generación de consolas, todo empezó como en la anterior. Juegos como Street Fighter II, The Legend of Zelda: A Link to the Past, Secret of Mana, los Phantasy Star, Golden Axe… sin traducción. En inglés. Pasable en casos como el primer caso, pero más complicado en los otros. Empezó la gran era de los juegos de rol y a pesar de la fiebre y la gran cantidad de títulos que salieron bajo este concepto, las compañías no tenían claro si invertir en localizaciones como la española, un mercado secundario dentro de Europa, que tampoco era el principal reclamo para la industria. Y aun así, a mediados y finales de esa generación sí había hueco para traducciones de juegos como Soleil (Megadrive) o Ilusion of Time (Super Nintendo). Aunque con matices, ya que tan punto teníamos un guiño como estos como otras decisiones incomprensibles, como ese Chronotrigger que nunca llegó a Europa y solo se pudo probar vía importación y el mítico adaptador para la consola.

Kingdom Hearts, el último de la lista
En la época Playstation/Saturn/Nintendo 64 ya empezaron a caer más y más traducciones de grandes juegos, aunque perdimos otros por el camino como recordaremos adelante. Pero el tema vuelve a estar de actualidad porque más de quince años después de que Soleil llegara traducido al castellano en Megadrive, Kingdom Hearts: Dream Drop Distance lo hará en inglés. A pesar de que la franquicia se ha caracterizado durante su etapa Playstation 2 por llegar no solo traducido, sino también doblado al castellano. Square Enix publicó un escueto mensaje en el que anunciaban la decisión de no traducir ni al castellano ni al italiano, hecho por el cual Nintendo Ibérica –distribuidora- tuvo que salir al paso diciendo que era una decisión de la compañía desarrolladora.

La comunidad se alzó en armas, con peticiones online para que lo replantearan, con movilizaciones para pedir que no se comprara el juego y mucho ruido en Internet. Nintendo Ibérica, ante la situación en la que se encontraba, y más teniendo en cuenta la política que está siguiendo de traducciones de los grandes títulos para sus consolas, decidió anunciar que no distribuiría el juego en España por el no doblaje de Kingdom Hearts. Será Square Enix la encargada de distribuirlo ella misma en “puntos concretos” como anunciaron en una escueta nota de prensa. De esta manera, Nintendo se aparta para que no le salpique la polémica, aunque no hay marcha atrás y la última fantasía de Square Enix llegará solo en inglés, francés y alemán.

En esta generación hemos vivido ya casos similares a los de Kingdom Hearts, aunque con matices. Juegos que no tenían detrás de sí grandes valores de producción, juegos de segunda línea que a pesar de tener cosas interesantes han apostado también por recortar en temas como la localización. Así encontramos otra aventura de Square Enix como puede ser Nier, del que encontramos traducción amateur por las vías no legales, o el propio The Saboteur de EA, sandbox ambientado en la II Guerra Mundial que a pesar de la promoción que se le dio ha acabado sin llegar traducido. Más allá de las épocas pretéritas de la industria y de estos casos puntuales de juegos como los mencionados, nos decidimos a listar algunos de los grandes títulos sin traducción que hemos tenido que sufrir. Grandes obras, pero en inglés.

Chrono Trigger
(Nintendo DS)


Chrono Trigger se consideró para muchos la mejor obra de Squaresoft cuando salió en la época de Super Nintendo. En las constantes listas de mejores juegos de la historia siempre aparece este trabajo producto del conocido como Dream Team: Sakaguchi, Uematsu, Aoki, Toriyama y Horii. Nunca llegó a Europa en Super Nintendo, pero cuando se anunció el port para Nintendo DS, consola que se vendía por millones y que estaba albergando una grandísima comunidad de jugadores aficionado al JRPG, se esperaba como agua de mayo. Los primeros rumores apuntaron a que había pocas opciones de llegar traducido, algo extraño porque vía emulación corrían localizaciones perfectas del título. Y finalmente así fue.  14 años después Square no tradujo el juego, fuertemente criticado por este hecho. Más cuando al cabo de un tiempo, cuando Chrono Trigger salió en dispositivos iOS, apareció en castellano para sorpresa de todos.

Resident Evil
(PSX)


Bienvenidos a 1996, un momento en el que despegaba una nueva plataforma como Playstation, salida de la nada y sin tener nada que ver con las grandes compañías que dominaban el hardware de sobremesa: Nintendo y Sega. Capcom apostó fuerte por esta nueva consola, y de sus manos –más concretamente de Mikami- salió una obra como Resident Evil, videojuego capaz de acuñar por si sólo el término de Survival Horror. Crear un género propio (aunque ya había antecedentes) y convertirse en un auténtico exitazo de ventas. Pero con Playstation ubicándose en el mercado y siendo la época que era, mediados de los noventa donde había muchas traducciones pero también muchas otras que no, el juego llegó íntegramente en inglés. Lo mismo pasó con Director’s Cut, aunque poco a poco la saga –con el éxito a sus espaldas- se fue reconduciendo con textos al castellano. E incluso, como hemos visto en la última iteración en Nintendo 3DS, doblado a nuestra lengua.

Tales of Vesperia
(Xbox 360, Playstation 3)


Una de las grandes apuestas de Microsoft con Xbox 360 era precisamente acercarse al público japonés, ese que veía desinteresadamente una propuesta basada en juegos de acción y productos de corte muy yanqui. La obsesión, penetrado el mercado occidental, era conquistar también la tierra del Sol Naciente. Y con ese objetivo se prepararon algunos juegos que guiñaran el ojo a los japoneses. La exclusividad temporal de Tales of Vesperia fue uno de los movimientos de la compañía norteamericana. Ahí pudieron ganar unas semanas de ventas, pero luego perdieron la ocasión de corroborarlo en territorio europeo. Atari, distribuidora del juego, aseguró en distintos correos electrónicos a usuarios y en comunicados de prensa que el juego llegaría traducido al castellano. Tales of Vesperia llegaba un año más tarde que en Estados Unidos. Y lo hizo en inglés, alemán y francés en contra de lo anunciado por la distribuidora, que se limitó a responder que es lo que les habían dicho y que finalmente no era así. El enfado por las promesas incumplidas –tampoco llegaron voces japonesas como dijo Atari- fue de órdago. Y con razón.

Suikoden 
(PSX)


Suikoden , Un juego de rol por turnos que cautivó desde un primer momento por sus grandes virtudes, pero que llegaba completamente en inglés a nuestro territorio. Un problema con tanto texto de por medio. Y eso que llegó un año más tarde que en USA y dos respecto a Japón. Konami, encargada del título, reconsideró su política unos años más tarde y la segunda entrega, también en PSX, llegaría traducida. El parque de consolas de Sony era mayor y la tendencia iba en otras direcciones como se podía ver en grandes títulos como Metal Gear Solid y su doblaje histórico al castellano –también de Konami- o la traducción de un Final Fantasy como pasó con la séptima entrega. Eso sí, Suikoden II tenía español neutro, algo que hacía sonar –más bien leer- raro a los personajes del juego. La tercera entrega, directamente no salió en Europa porque Konami no lo consideró oportuno, mientras que las dos últimas sí lo hicieron traducidas, aunque el nivel de la saga había bajado por desgracia.

Yakuza Saga
(Playstation 2 y Playstation 3)


Yakuza es una de las sagas más particulares que tiene Sega en su haber. Aparecida la primera entrega en Playstation 2 hace ya seis años, la aventura oriental de los creadores de Sonic llegó a todo el mundo y aquí, localizado al castellano. Pero falló. De hecho, es de los Yakuza menos valorados de todo. Esto hizo replantear la estrategia a Sega, que a pesar de producir un producto mucho mejor con la segunda entrega, no la localizó a nuestro idioma construyendo una barrera enorme para un juego que tenía más recorrido que el inicial. Desde ese momento la serie se convirtió en una especie de tabú, sin precisar si la tercera entrega llegaría o no a Europa. La política de Sega desde entonces fue clara: llegarán, pero tarde y solo en inglés. Por eso casi se solaparon en el viejo continente la tercera y cuarta entrega. Ambas sin la lengua de Cervantes, algo que ayudaría a empujar las ventas de un juego que tiene su mercado, como se vio en las peticiones online para que llegara a occidente.

Vagrant Story
(PSX)


Otro de los mejores juegos que ha hecho jamás Squaresoft. Seguramente junto a Chrono Trigger, Final Fantasy VI y VII este cerraría el póker de obras maestras de la compañía japonesa. Aparecido posterior al gran boom de la séptima fantasía final de Sakaguchi, Vagrant Story se perfiló como uno de los mejores juegos de Playstation. Pero a diferencia de otros RPG, esta aventura llegó sin traducir a nuestro territorio. Un error que por cierto se repitió al colgarlo en la PSN donde los jugadores esperaron, sin éxito, poder recuperar esta joya en el idioma de Cervantes.  Se trata de un juego que además no usaba para nada un inglés sencillo, ya que se quiso adaptar el idioma a un toque de época medieval, muy shakesperiano y rico en detalles, que hacía complicado seguirlo si no se tenían unas nociones importantes de la habla inglesa. Hubiera sido rico en prosa y detalles de estar traducido al castellano, de eso no cabe ninguna duda.

Oddworld’s Stranger
(Xbox)


Es curioso como uno de los mejores juegos del universo Oddworld, aunque muy distinto en planteamiento del que se había cultivado dentro de la serie, pudiera haber sido la causa de la desaparición de Oddworld Inhabitants, compañía que siempre había dado un apoyo total a sus juegos. No en vano, las cuatro primeras entregas (PSX la primera de ellas) llegaron traducidos al castellano. Este cuidado en sus producciones terminó con Munch Odyssee, un juego de lanzamiento para Xbox que tuvo ventas discretas: primera hornada de juegos de una consola nueva, lógico hasta cierto punto. Microsoft abandonó Oddworld Inhabitants y de ellos se hicieron cargo los chicos de EA. El líder de Oddworld, Lorne Lanning, tuvo problemas con el gigante norteamericano, a quien acusó de falta de apoyo en un proyecto como Stranger’s Wrath, una nueva iteración en la saga. Y en cierto punto debía tener razón, ya que era raro ver un título de EA sin traducir en pleno 2005. Éxito de crítica, pero lastrado por esa falta de apoyo y desconocido en nuestro país: además de tener un inglés bastante rico y completo, los doblajes de los personajes y sus tonos de voz y caracterización no ayudaban a un juego sin subtítulos. Por suerte las revisiones HD han puesto fin a este contratiempo.

Planescape: Torment
(PC)


Seguramente una de las pocas cosas que se le puede echar en cara a Planescape: que no llegara ni traducido ni doblado al castellano en pleno año 2000. Una obra mágica, poderosa en contenido y sobre todo en la historia que se quedaba en el idioma inglés como canal de comunicación con los jugadores españoles. Una mala noticia sin duda para los que esperaban con ganas la obra de los padres de Baldur Gate, más que nada porque la importancia de los diálogos en Torment es evidente dedes un primer momento. Es la principal forma de ganar puntos de experiencia, tanto charlando con NPC como con los miembros de nuestro grupo. Diálogos largos que ofrecen todo tipo de detalles para meternos de lleno en el excelso universo que se creó para este juego. Perder la gran esencia del juego por un problema de idioma fue un contratiempo importante para uno de los juegos más potentes e interesantes de este género, el rol.

Okami/Okamiden
(Playstation 2, Wii/ Nintendo DS)


Clover Studios fue uno de los equipos de desarrollo más fresco y genial que hubo en la pasada generación de consolas. Dentro del esquema de Capcom -compañía completamente on fire en esa generación de Playstation 2, Gamecube e Xbox- diseñaron obras que calaron por muchas particularidades, siendo Okami el gran referente de este estudio que acabó disuelto después de producir esta aventura oriental con toques muy Zelda en el desarrollo. El juego salía para Playstation 2, y Capcom Europa sorprendió olvidándose de traducir al castellano e italiano su obra. Era el 2006, tramo final de la generación de consolas con las nuevas ya anunciadas, y las previsiones hicieron creer que no sería necesario. Se armó un revuelo importante ante la gran cantidad de texto que tenía el juego, y después de peticiones online y demás se creó una plataforma para traducirlo. A pesar de trabajar en ello, Capcom hizo caso omiso en la reedición para Wii, donde unas escuetas declaraciones se disculpaban diciendo que “no dependía “ de ellos traducirlo.  Con Okamiden, secuela para Nintendo DS, pasó exactamente lo mismo. Gran aventura, buen aprovechamiento de la consola. Pero sin traducir.

Shenmue I y II
(Dreamcast y Xbox)


Shenmue es uno de los grandes nombres ligados a Sega y a Dreamcast, la última consola que publicó la compañía de Sonic. Se trataban de aventuras muy especiales, con un desarrollo muy particular que encandilaron al público. Por desgracia para los jugadores españoles, la penetración en el mercado de Dreamcast fue la que fue, y Sega decidió que con eso no salía a cuenta traducirlos al castellano, llegando solo en inglés. Algo que movilizó a los jugadores con peticiones a la compañía que no fueron atendidas. Este es uno de los ejemplos de la grandeza del juego y lo que llegó a calar. La otra, la llama que se mantiene viva después de tantos años desde su salida en Dreamcast: Hace escasos días se confirmaba la noticia de la consumación total de una de las traducciones que se iniciaron del juego (tanto textos como mapas) a cargo de segasaturno. Se acabó de perfilar a finales de 2011 y se ha retocado definitivamente durante estos meses, mejorando otras traducciones que corrían por la red pero que dejaban bastante que desear. Una manera de alimentar el sueño de una hipotética, aunque remota, tercera entrega. 

The World ends with you
(Nintendo DS)


Es hasta sintomático que una de las grandes obras del género del rol de acción en Nintendo DS como The World Ends With You sea una producción de Square Enix, y más precisamente del equipo de desarrollo de Kingdom Hearts. Como nombres, toda una garantía de éxito para un juego que se podía sentir como pez en el agua en una plataforma donde los RPG estaban a la orden del día. Pero precisamente son estos los nombres que han puesto de nuevo en primera línea de actualidad el tema de las traducciones de los juegos, con el próximo Kingdom Hearts para Nintendo 3DS sin castellano como lengua disponible.  Un proyecto que pasa con un inglés bastante básico, no así la decisión de Square Enix que levantó ya mucha polvareda y que se ha vuelto a recordar con el caso Dream Drop Distance. De nuevo, y como ya pasa en muchos otros casos, mediante hacks y roms modificadas se hizo una traducción amateur.

The Orange Box (consolas)
(Playstation 3 y Xbox 360)


Valve preparó un compendio de productos en un solo pack que eran un regalo de dios. Además de Half Life 2, el primer episodio y Half Life: Episode 2, estaba el Team Fortress 2 y una pequeña joya que se llamaba Portal, que ha acabado teniendo entidad propia en una secuela. Un contenido de primera línea, pero que llegaba en consolas en inglés tanto las voces como también los textos.  Algo incomprensible teniendo en cuenta de donde venían los productos unidos en este pack. Lo más grave del asunto llegó después, con declaraciones oficiales de Valve asegurando que lanzarían un parche para añadir los textos al castellano. Ese parche se esperó, y se esperó… hasta que finalmente no ha llegado. Nunca más se supo de esa modificación que sí estuvo disponible en PC –textos y voces- y que se privó en consolas, donde por cierto The Orange Box era más caro que la versión de compatibles.

The Legend of Zelda: Ocarina of Time
(Nintendo 64)


Nintendo 64 estaba mosrando grandes dotes de poder mediante juegos first party de primer nivel, empezando por la grandeza y revolución de Super Mario 64. Pero tenía en mente algo más, algo que removiera los cimientos de la industria. El primer Zelda tridimensional. Y se esperaba como una de las obras más grandes jamás vistas. El tiempo ha colocado ese juego en un pedestal, para muchos el mejor de la historia como lo corroboran medias altísimas en páginas que recopilan análisis o los clásicos reportajes buscando al mejor entre los mejores. Y esa aventura, la más épica de todas, no llegaría traducida al castellano en España. A pesar de la gran campaña que había detrás –anuncios de televisión incluidos- . Se criticó y mucho en su momento a Nintendo España, por prometer lo que luego no se cumplió. Aunque no fue exactamente su culpa. El poco margen de tiempo entre el lanzamiento americano y el europeo fue una de las causas para no recibir la traducción. A cambio, Nintendo España editó un libro con todos los textos traducidos para consultarlo a cada momento. La cosa cambió ya con Majora’s Mask, primer Zelda traducido totalmente al castellano.

Valkyria Chronicles saga
(Playstation 3)


Para muchos, Valkyria Chronicles es una de las grandes sorpresas del catálogo de Playstation 3, una obra digna de mención por el gran cuidado que tiene en todos sus apartados: estilo gráfico entrañable y emotivo, desarrollo jugable ágil, accesible y lleno de posibilidades; y una trama y unos personajes que enganchan de principio a fin. Un juego de rol y estrategia que llegó a nuestro territorio, pero lo hizo íntegramente en inglés, una política que Sega parece llevar bastante al día cuando se trata de productos muy concretos con los que no las tiene todas consigo.  Siendo un género ya de por sí minoritario y teniendo previsiones de ventas no demasiado alentadoras, así se quedó esta propuesta de Sega. La secuela salió en PSP y corrió la misma suerte, algo que provocó que Sega decidiera que la tercera entrega –con PSP sin ser una gran consola en Europa- ya no saldría de Japón. Una historia similar a la que se ha podido ver en otros juegos de estrategia como los dos primeros Disgaea o Suikoden Tactics.

Vampire The Masquerade: Bloodlines
(PC)


Uno de los grandes títulos de hace poco más de un lustro en PC es Vampire: Bloodlines, videojuego de rol que golpeó con fuerza gracias a la ambientación, los personajes, la trama y los diálogos. Por desgracia, se trata de un proyecto que debido a la distribuidora llegó totalmente en inglés, algo que frenó a muchos jugadores que querían hacerse con él. Por suerte, este juego es uno de los ejemplos de gran trabajo de comunidad que hay detrás de obras que se pueden más o menos toquetear como los videojuegos de PC. La comunidad se movilizó de tal manera que se trabajó en diversas traducciones que suplieran la falta de tacto de la compañía distribuidora. Gracias a trabajos conjuntos como estos, un ejemplo es el Clan Dlan, si no se disfruta de una auténtica maravilla como Vampire Masquerade: Bloodlines es porque simplemente no se quiere. Aunque no haya sido mediante los canales oficiales.

La comunidad se mueve: traducciones paralelas
La situación vivida con algunos grandes juegos que se han podido disfrutar con la lengua de cada país menos en España –e Italia- ha movilizado en diversas ocasiones a la comunidad de usuarios y aficionados que de manera altruista deciden hacer esa tarea que la compañía desarrolladora no ha querido costear. Hemos hablado de algún caso muy concreto como puede ser la plataforma de traducción de Okami, pero hay auténticos referentes en el mundo de las traducciones de juegos que han marcado un camino a seguir paralelo al de la oferta que llega de la compañía que publica su juego sin localizar. Uno de los ejemplos más evidentes es precisamente el Clan DLAN, gracias al cual se pudo disfrutar de la traducción del juego de Vampire Bloodlines.

No es el único caso que ha caído en manos de un Clan que se fundó hace ya más de una década con la simple intención de unirse amigos que jugaban al Baldur’s Gate. De ahí se pasó a una comunidad de juegos de rol y PC que fue creciendo hasta un momento clave: Planescape. Juego repasado en el reportaje y un imprescindible si se es amante de la serie Baldur’s Gate que llegaba sin traducir a España. Alguien dentro del clan decidió que lo quería traducir y de ahí recibió el apoyo de toda la comunidad para ayudarlo en esa tarea. Todo ello totalmente legal, protegido bajo las leyes de propiedad intelectual y de distribución libre para que quien quiera pueda disfrutar de la traducción de un juego en cuestión. Por un lado, el juego adquirido por las tiendas habituales, por otro, el parche y los añadidos que permiten disfrutarlo en la propia lengua.

Entre los trabajos del Clan DLAN se encuentran muchos nombres importantes como puede ser el de System Shock 2. Una de las mejores obras que se recuerda en la industria –con un 10 en Meristation- que EA decidió no distribuir en su momento en España aludiendo que los gastos que supone sacar un juego en un territorio concreto no había previsión de recuperarse. Comunidades como Clan DLAN permiten que adquiriendo juegos de importación como tenía que ser el caso de este shooter uno pueda sentirse como en casa con una traducción a su idioma. En su haber hay también otros títulos que no aparecieron en su momento en Europa –sí en versiones más recientes- como puede ser diversos de los Final Fantasy anteriores a las entregas de Playstation. La oferta va más allá, incluso mejorando las traducciones existentes de juegos como Jade Empire o el reciente Skyrim.

El caso del PC tiene sus propias particularidades y facilidades a la hora de hacer traducciones de juegos que no llegan en el idioma deseado. La sencillez y facilidad para combinar trabajos externos como los mencionados anteriormente con juegos originales no es la misma que se sucede en las consolas, donde la paradoja llega a límites insospechados en muchos casos. Muchas comunidades de hack y de generación de ROMs han ido haciendo traducciones de juegos clásicos y no tan clásicos que se encuentran disponibles por toda la red. El problema, o la paradoja, llega en casos muy concretos como el comentado de pasada de Nier o The Saboteur. Jugadores con consolas modificadas o que carguen copias piratas de los juegos pueden disfrutar de traducciones hechas por comunidades muy concretas. Aquel que tiene su consola original y su juego pagado a tocateja debe pasar por el tubo del inglés.

Una solución propuesta en muchas ocasiones es que las compañías usaran el trabajo hecho por los usuarios y lo aprovecharan, como se sugirió a Square Enix en la revisión de Chrono Trigger para Nintendo DS. El trabajo está hecho, solo falta implementarlo y no hay ese “gran coste” que se lo impiden las previsiones a la compañía. Pero esto parece, a día de hoy, totalmente inviable teniendo en cuenta que aunque en muchos casos la traducción sea tan válida como cualquiera contratada por las desarrolladoras (incluso mejores  si cogemos ejemplos como algunos The King of Fighters), la imagen de aprovechar un trabajo amateur, sin los supuestos cánones de calidad que se presupone a multinacionales de este tamaño, no acabaría de ser la más beneficiosa. Y al final, sin hacer trampas, el que sale perdiendo es el propio jugador.  En todo caso, cualquiera de la quincena de títulos repasados, y los demás mencionados a lo largo del reportaje, son juegos imprescindibles que deben jugarse. A pesar de estar en inglés. ¿Recordáis alguno más que merezca estar en lista?