Beat the Beat: Rhythm Paradise
Beat the Beat: Rhythm Paradise
  • Plataforma Wii 8
  • Género Puzzle, Music
  • Lanzamiento 16/07/2012
  • Desarrollador Nintendo
  • Texto Español
  • Editor Nintendo
  • +7
Carátula de Beat the Beat: Rhythm Paradise
  • 8

    Meristation

Beat the Beat: Rhythm Paradise

Enrique García enriquegper

Sigue el ritmo. Esta simple filosofía basada en la pulsación de tan solo dos botones compone la jugabilidad de Beat the Beat: Rhythm Paradise para Wii, que llega hoy a las tiendas de España como una de esas rarezas del catálogo de la consola de Nintendo. Una apuesta divertida, diferente, veraniega y minoritaria para cerrar el destino de la plataforma antes de la llegada de Wii U.

Pocos videojuegos pueden resultar tan odiados y a la vez queridos por los jugadores como aquellos que van destinados aparentemente a nichos de mercado. El caso de Beat the Beat: Rhythm Paradise para Wii, conocido en Japón como Rhythm Heaven Fever, demuestra que en una industria poco acostumbrada al riesgo, a lo alternativo y aliada de las secuelas también caben las experiencias “raras”. Porque este título de Nintendo y TNX para Wii es precisamente eso, una experiencia extraña derivada de su hermano destinado a Nintendo DS: Rhythm Paradise (en Europa).

Dos botones. No necesitamos más para darnos cuenta de que somos absolutamente anti-ritmo, de que jamás nos vamos a ganar el pan diario tocando un instrumento. “A” y “B” del Wiimote bastan para controlar el ritmo en los minijuegos sonoros (más de 50) que componen el esquema jugable de Beat the Beat: Rhythm Paradise. No es que el juego sea difícil, que lo es –algunos minijuegos requieren especial atención–, sino que nuestro sentido del ritmo es nulo. No tiene más vuelta de hoja.

Una de las características que más llama la atención de este Beat the Beat: Rhythm Paradise es que puede ser considerado como uno de los primeros juegos jugables con los ojos vendados. A ciegas, siguiendo el ritmo sonoro, se pueden completar los minijuegos sin problemas (siempre que el oído acompañe). Además, la dificultad de los minijuegos no depende tanto del título en sí, sino de la capacidad rítmica del propio jugador, lo que hace que una partida desastrosa para un jugador termine en una sesión perfecta para otro.

La estructura de los minijuegos se va complicando a medida que desbloqueamos nuevos retos. Los más simples nos invitan a seguir el ritmo pulsando únicamente “A”. De ahí pasamos a minijuegos donde la clave está en pulsar “A” siguiendo un ritmo más rápido, mantener pulsado este mismo botón durante unos segundos, combinarlo con “B” para realizar golpes especiales y poco más. Este dúo de teclas y nuestra percepción del sonido son suficientes para garantizar el nivel de diversión (frustración en nuestro caso por ‘paquetes’ en las sesiones de juego.

Un punto adicional de Beat the Beat: Rhythm Paradise es la inclusión de un modo multijugador local para un máximo de dos personas, cada una con su Wiimote, en los mismos minijuegos de la campaña monojugador. Los minijuegos a dobles nos llevarán a combinar el ritmo de manera cooperativa para superar las canciones, sumando puntos cada jugador por separado, pero recolectándolos todos al final para desbloquear más minijuegos y medallas. Muy divertidos resultan los minijuegos sin límite que nos proponen alcanzar la máxima puntuación hasta perder. El multijugador es interesante, pero no deja de estar limitado por el reducido número de minijuegos que se pueden jugar a dobles.

En este armazón formado por minijuegos inverosímiles con monos, niñas, ninjas cortantes, fotógrafos y hombres musculosos, entre otras rarezas propias del diseño esperpéntico nipón (a lo Wario Ware, como decimos), esconde la posibilidad de activar las voces y los sonidos en japonés, para dar todavía más sabor a sushi al juego y hasta cambiar el ritmo de los minijuegos. Lo cierto es que con Beat the Beat: Rhythm Paradise no solo te vas a reír jugando, sino también viendo cómo otros juegan, especialmente cuando la capacidad para controlar el ritmo del jugador en activo es nula.

Beat the Beat: Rhythm Paradise sirve, además, como testigo de la fuerte apuesta que realiza Nintendo con propuestas más o menos alternativas que nada tienen que ver con la corriente tradicional de los videojuegos. El juego musical se distribuye en Europa porque la compañía japonesa lo ha considerado como una apuesta fresca y viva para el catálogo de su consola de sobremesa, que quema sus últimos cartuchos pocos meses antes del estreno de Wii U y su Wii U Game Pad. Que esta rareza no venda tanto como un Mario no ha impedido a la multinacional organizar su distribución en España.

LO MEJOR

  • Buen uso del ritmo
  • Variedad de minijuegos
  • Dos botones, no necesitas más

LO PEOR

  • El multi, pese a ser novedad, es limitado

CONCLUSIÓN

No cabe duda, Beat the Beat: Rhythm Paradise es una rareza, una propuesta diametralmente opuesta a los Call of Duty, The Legend of Zelda y Super Mario de turno. Precisamente eso es lo que lo convierte en una experiencia única y exclusiva para Wii, en un título destinado a las mentes abiertas que siguen el género de los minijuegos. No es ni un party game al uso ni un título brillante para jugarse con amigos, pero sí una propuesta divertida que merece un poco de atención.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.