Super StarDust Delta
Super StarDust Delta
Carátula de Super StarDust Delta
  • 8

    Meristation

Defendiendo la tierra con doble stick

Sergi Blanch motenai

Super Stardust no podía faltar a su cita con Vita y llega con todas las virtudes que atesora de su trayectoria en PS3 gracias al control de la portátil de Sony, de la que además se hace buen uso de su pantalla y potencia para ofrecer un gran arcade.

A menudo las propuestas más simples son las más atractivas, las más adictivas. Un grandísimo diseño de escenarios, una captura de movimientos espectacular, un doblaje de película y una banda sonora de escándalo sirven para poco o nada si la idea central detrás de todo eso flojea. Y al contrario; cuando una idea es buena, se necesita muy poco atrezzo para conseguir que luzca fantásticamente. Super Stardust Delta, versión de Super Stardust HD de PS3 (y conversión a su vez del Stardust original), es una estupenda muestra de esta filosofía que además se adapta bastante bien al concepto de la nueva PSVita, aunque con matices que veremos más adelante.

SSD pertenece a la división de los shooters de naves de doble analógico, como el también excelente Geometry Wars Evolved. Esto es, nos movemos a través del mapa bidimensional con el stick izquierdo y dirigimos nuestros disparos con el derecho en la dirección que deseemos; hasta ahí nada nuevo bajo el sol, y en realidad ese es uno de los mayores pecados del juego, pues aunque su planteamiento y jugabilidad son bastante sólidos, realmente el conjunto aporta bastante poco al género en cuanto a originalidad e innovación. Sin embargo el juego funciona, en especial porque se apoya en las nuevas características del hardware que lo hacen lucir con mucha vitalidad.

Su innecesario argumento nos sitúa ante la necesidad de limpiar alguno de los cinco planetas que se encuentran en peligro, asediados por asteroides de distinto tipo y tamaño, enemigos diversos y monstruosidades llegadas de otras dimensiones que nos asediarán en continuas oleadas; para acabar con toda amenaza, nuestra nave goza de dos modalidades de disparo distintas, al estilo Ikaruga pero basadas en el fuego y el hielo, que tienen mejores o peores efectos sobre los distintos elementos destructibles que pululan por el escenario. El sistema de control ofrece dos variantes, la Delta (en la que utilizamos todas las capacidades que vienen con la máquina y armas especiales extra) y la “pura”, para aquellos ya aficionados al título y que quieren manejarlo con los botones.

Gráficamente, Super Stardust es sencillamente hipnótico. En cierto sentido recuerda mucho al espectáculo visual que nos ofreció Rez en su momento o el más reciente Child of Eden, para Xbox Kinect, en tanto a que es un título que rápidamente entra por los ojos. Hay multitud de efectos sucediendo simultáneamente en la pequeña gran pantalla de Vita a medida que vamos aniquilando objetos y enemigos, montones de partículas explotando en todas direcciones, etc… todo esto luciendo a una constante tasa de cuadros por segundo, sin ralentización ninguna. De hecho el movimiento de nuestra nave es perfectamente fluido y armónico, siendo realmente fácil hacerse con su control desde la primera partida, aunque a veces cueste un poco saber exactamente qué diantre está pasando por la abrumadora cantidad de elementos que aparecen ante nosotros.

Aprovechando las características de la nueva portátil, es posible utilizar la pantalla táctil para lanzar misiles, agitar la consola para soltar bombas EMP, utilizar los acelerómetros para cambiar el ángulo de visión o usar el panel trasero para crear agujeros negros que succionarán todo lo que se encuentre a su alrededor. Hay que ir con cuidado con esto último porque por la particular forma que uno puede tener de agarrar la consola, es relativamente fácil que nuestro dedo corazón presione dicho panel y utilicemos una de nuestras armas especiales por error. Esto pudiera llegar a obligar, dependiendo de la morfología propia de cada jugador, a cambiar la forma en la cogemos la consola. Esto podría haberse evitado modificando el modo de disparo de un click a doble click, por ejemplo, y problema resuelto.

Como dijimos, hay cinco planetas disponibles que jugar en el modo arcade y tres dificultades en las que poner a prueba nuestras habilidades. Cada planeta se subdivide en cuatro fases diferentes y la quinta se reserva a un jefe final que pondrá a prueba nuestras habilidades cambiando el tipo de disparo, utilizando el acelerón de emergencia de la nave como maniobra evasiva y demostrando nuestra pericia mientras esquivamos docenas de proyectiles. Ahí se demuestra lo bien implementado que está el control con el doble analógico porque realmente la nave hace exactamente lo que le pedimos y nunca la culpa de nuestras muertes son achacables a la consola en sí.

Una vez terminados los planetas, hay cinco minijuegos que se van desbloqueando. Cada uno de ellos es más una demo técnica de Vita que un juego en sí para mantenernos enganchados, ya sea utilizando los paneles frontal y superior a la vez o probando la capacidad de respuesta de la pantalla táctil mientras esquivamos asteroides. En sí, la verdad, es que hay poco contenido. Pero cada vez que conseguimos mejorar nuestra puntuación, ésta se confronta a la de nuestros amigos y nos empuja a querer mejorar nuestros tiempos y valores. En sí, Stardust no pretende que el reto sea superarlo, sino crear un título competitivo con el que retar a los amigos.

Se echan de menos algunos modos de juego más, por mucho que los puristas aseguren que con el “arcade” ya debería haber suficiente. Este es un título que adoraría un modo competitivo en vivo (y no pasivo, como ahora), un uno contra uno adhoc u online en una misma fase o incluso alargar un poco más la experiencia de juego para un solo jugador. En cualquier caso, juzgando al título estrictamente por lo que tiene y no por lo que no tiene, la realidad es que lo que nos pone delante de nuestros ojos cumple perfectamente con las expectativas que nos habíamos hecho de antemano.

LO MEJOR

  • Visualmente espectacular, hipnótico.
  • Jugabilidad clásica pero bien implementada.
  • Precio reducido

LO PEOR

  • Escasos modos de juego y corto en general
  • El panel táctil trasero en el modo de control Delta
  • Poco original.

CONCLUSIÓN

Acompañando el aterrizaje al mercado del nuevo hardware de Sony, es lógico entender que algunos de los títulos de lanzamiento sean versiones adaptadas de otras aparecidas en consolas anteriores; adaptaciones, ojo, porque con el potencial que atesora esta PSVita no debe consentirse que por el hecho de ser una máquina portátil debamos conformarnos con títulos capados en cuanto a opciones y contenido. Super Stardust Delta es un juego excelente para demostrar las posibilidades del nuevo sistema, impresionante a nivel visual y sobresaliente en el apartado jugable, que sin embargo se nos ha antojado un pelín corto. Afortunadamente, el precio reducido que tiene en la Store lo hace suficientemente atractivo para una compra compulsiva de la cual casi con toda seguridad no nos vamos a arrepentir.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.