Metal Gear Solid Snake Eater 3D, Impresiones

Las grandes obras maestras demuestran con el paso de los años que cuando algo está bien hecho ni siquiera el tiempo puede con ellas. Ahora nos encontramos con una nueva reedición de Metal Gear Solid 3 Snake Eater para Nintendo 3DS, una opción magnífica para poder disfrutar de este legendario videojuego en formato portátil. Este último aspecto es uno de los puntos fuertes del título, ya que muchos jugadores disfrutaron de su versión original en PlayStation 2 y también recientemente de su lanzamiento en HD para Xbox 360 y PS3, sin embargo, nunca habíamos tenido la posibilidad de llevar las aventuras de Big Boss al metro, al tren o a la calle.

Las grandes obras maestras demuestran con el paso de los años que cuando algo está bien hecho ni siquiera el tiempo puede con ellas. Ahora nos encontramos con una nueva reedición de Metal Gear Solid 3 Snake Eater para Nintendo 3DS, una opción magnífica para poder disfrutar de este legendario videojuego en formato portátil. Este último aspecto es uno de los puntos fuertes del título, ya que muchos jugadores disfrutaron de su versión original en PlayStation 2 y también recientemente de su lanzamiento en HD para Xbox 360 y PS3, sin embargo, nunca habíamos tenido la posibilidad de llevar las aventuras de Big Boss al metro, al tren o a la calle.

Historia legendaria

La trama es idéntica a la que pudimos disfrutar en las ediciones anteriormente nombradas, pudiendo conocer de primera mano cómo el joven soldado Jack Snake se transformó en el mítico Big Boss. Para ello deberemos infiltrarnos en solitario en plena selva y buscar a The Boss, su mentora durante más de 10 años, que ahora ha desertado del ejército americano y no comparte los mismos ideales sobre la guerra y el patriotismo que nosotros. Esta inesperada deserción de The Boss está directamente vinculada con la creación de una terrible arma de destrucción masiva nuclear que en 1964 amenazaba con cambiar para siempre la historia. La misión de destruir este artefacto nuclear llevará al extremo nuestras capacidades de supervivencia, ya que deberemos comer lo que cacemos, curarnos nuestras propias heridas o enfermedades y seleccionar en todo momento el arma y el camuflaje apropiado para cada situación, todo ello sin ser detectados.

Para evitar ser descubiertos MGS 3D sustenta su jugabilidad en la capacidad de nuestro soldado para infiltrarse sin ser visto por el enemigo, tanto en entornos naturales como urbanos, por lo que deberemos jugar con el factor sorpresa de la ocultación y en ningún momento optar por abrirnos paso a base de disparos sin sentido. Este estilo de juego, muy poco habitual en la actualidad, sigue presentando un acabado fantástico y el tiempo no ha hecho mella en un control exquisito. Para poder disfrutar plenamente de las habilidades tácticas de Snake deberemos disponer, casi obligatoriamente, del nuevo Circle Pad Pro de Nintendo, un periférico que añade a la portátil un segundo stick y dos nuevos gatillos, encontrando gracias a estas mejoras una sensación jugable idéntica a la que podemos disfrutar en las versiones de sobremesa.

Un accesorio imprescindible

Este periférico nos permite disponer de todas las funciones básicas de manera rápida y muy efectiva, pudiendo apuntar y disparar con los 2 nuevos gatillos, así como seleccionar los objetos y las armas, en el clásico menú giratorio de MGS, gracias a los otros dos. Pero lo que realmente justifica la compra de este periférico es la capacidad de mover la cámara y controlar el apuntado con el segundo stick, algo fundamental para poder revisar todas las estancias y no perecer en el intento, ofreciéndose un apuntado preciso y delicado a la altura de sus versiones de PS2 y HD. Además, en una revisión muy importante del control, y que se echaba de menos en otras ediciones, podremos mover al jugador a la vez que apuntamos, ampliando así la movilidad de Snake y su capacidad para ser un asesino letal y silencioso.

En caso de no disponer del segundo stick, siempre podremos adaptarnos al control tradicional, aunque nos encontraremos con una serie de limitaciones importantes. La primera de ellas es que el movimiento de la cámara y del arma se realiza con los botones X, Y, A, B, lo que hace que perdamos muchísima sensibilidad en el apuntado, algo fundamental si queremos ser sigilosos y no llamar la atención. Otro hándicap que encontraremos es que al disponer solo de dos gatillos para apuntar y disparar, perdemos los otros dos adicionales para la selección de objetos de forma rápida, lo que nos obliga a tener que utilizar obligatoriamente la pantalla táctil. Sin duda, Metal Gear Solid 3D es la mejor excusa para que adquiramos definitivamente el periférico o para que sigamos rentabilizando notablemente el que tenemos.

Pantalla táctil

Otra funcionalidad perfectamente implementada es la pantalla táctil que, aparte de solucionar todos los inconvenientes de no tener el Circle Pad Pro, ofrece una gama de posibilidades enorme que demuestra cómo aprovechar la funcionalidad táctil que Nintendo 3DS ofrece a sus desarrolladores. Una de las novedades más importantes que se introducen es la aparición del mapa, algo de lo que no disponíamos en anteriores versiones a no ser que entráramos específicamente a mirarlo, pausando para ello el juego, por lo que ahora tenemos una ayuda orientativa constante muy interesante. El resto de la pantalla táctil está compuesto por una serie de sencillos iconos que nos dan acceso rápido a todas las funciones que Snake necesita para sobrevivir.

Tenemos acceso a la comida, pudiendo seleccionar todo lo que hemos cazado o matado durante nuestra misión, a las curas, teniendo capacidad para curarnos de todas nuestras heridas, infecciones o enfermedades, y también al códec, elemento fundamental en la jugabilidad de Metal Gear Solid, pues nos permite comunicarnos con diferentes miembros de la unidad militar externa de apoyo, los cuales nos ayudarán en sus respectivas especialidades y nos permitirán, entre otras cosas, guardar nuestros progresos siempre que queramos. Mención aparte requiere la utilización del camuflaje, al cual también tendremos acceso a través de la pantalla táctil.

Ocultarse es un arte

El camuflaje es un elemento fundamental en la jugabilidad pues, gracias a un indicador porcentual en la pantalla, podremos comprobar en todo momento qué nivel de ocultación tenemos y readaptar constantemente nuestra apariencia para pasar desapercibidos en nuestras infiltraciones. En los anteriores títulos teníamos varios camuflajes predefinidos, tanto faciales como corporales, así como otros que podíamos ir recogiendo en los extensos mapeados, sin embargo, ahora la opción ha evolucionado y Nintendo 3DS ofrece una funcionalidad muy interesante, aunque no imprescindible. El jugador podrá crear sus propios camuflajes utilizando la cámara de la portátil, disponiendo así de un gran número de indumentarias personalizadas y únicas. El proceso de creación es muy sencillo y en apenas 1 minuto tienes tu nueva indumentaria totalmente equipada. Para probar esta funcionalidad decidí hacer una foto de mi cara, dando como resultado un traje de color marrón que tenía unos enormes ojos en las piernas y que era, sin duda, óptimo para utilizarlo en ambientes desérticos. Este mismo proceso lo repetiremos tantas veces como queramos, buscando siempre el mejor objeto de nuestro entorno según las diferentes zonas en las que juguemos.

Debido a que tendremos que actuar con rapidez y sigilo durante todo el juego, Konami ha decidido implementar la opción de seleccionar cómo queremos que Snake se comporte en el campo de batalla. Una de estas opciones es la capacidad para elegir la cámara de apuntado, pudiendo cambiar, simplemente pulsando una tecla, entre la primera y la tercera persona o el auto apuntado, siendo esta última una perspectiva que coloca la cámara en tercera persona en la parte lateral del jugador y ayuda a los más inexpertos. La segunda opción nos permite determinar de qué forma queremos seleccionar las armas y los objetos que tenemos, para ello podremos optar por usar el gatillo como forma de equipar y desequipar lo seleccionado, o bien decantarnos por ciclos de 2 o 3 posiciones, en objetos y armas, que nos permitan pasar de un arma a otra o un objeto a otro con un simple toque del gatillo, pudiendo acceder al menú completo dejando pulsado el mismo, lo que nos permite configurar el orden y la disposición del inventario.

Gráficos y sonidos de calidad

A nivel gráfico Metal Gear Solid 3D ofrece una calidad superior a la que pudimos disfrutar en PlayStation 2, gracias a un modelado de los objetos muy suavizado y fluido. Para mejorar esta experiencia tendremos una increíble implementación del efecto estereoscópico que nos hará disfrutar de una profunda y enorme selva. Este efecto 3D tan potente se nutre de la multitud de objetos disponibles en un entorno tan denso como la selva, ofreciéndonos objetos en diferentes planos que realmente nos dan la sensación de estar a distintas distancias. Este efecto 3D también se implementa perfectamente en todos los vídeos y en la pantalla de códec, lo que nos deja claro el gran trabajo que se ha realizado en este sentido. Donde también se realizó una enorme labor, y por ello se ha decidido mantener intacto este apartado, es en la sonorización, el doblaje al inglés y el subtitulado al castellano del título, encontrándonos uno de los mejores apartados que se recuerda en la saga. Para poder disfrutar de esta obra maestra de la infiltración y de una de las mejores entregas de la saga Metal Gear, deberemos esperar hasta el próximo 8 de marzo. Por fin podremos llevarnos a Big Boss allá donde vayamos.

Metal Gear Solid Snake Eater 3D

La franquicia de Kojima vuelve a la acción en su estreno en la nueva portátil de Nintendo.

Metal Gear Solid Snake Eater 3D