Final Fantasy XIII-2
Final Fantasy XIII-2
Carátula de Final Fantasy XIII-2
  • 8

    Meristation

Un paso hacia el futuro

Ramón Méndez

Con la continuación de Final Fantasy XIII, Square Enix nos invita a disfrutar de una aventura cargada de viajes en el tiempo, paradojas y sorpresas, que aprende de los errores de su predecesor para ofrecernos abundantes mejoras en prácticamente todos los aspectos jugables. Un interesante y por momentos espectacular RPG con mucho por hacer.

Pese a las imágenes que acompañan este análisis, el juego cuenta con textos traducidos al español.

Para una mejor comprensión general del juego, se recomienda leer el análisis de Final Fantasy XIII, dado que este nuevo capítulo bebe mucho de dicha entrega.

Ponerse ante una nueva entrega de la franquicia Final Fantasy nunca es sencillo, dado que por historia y tradición son muchas las ideas y preconcepciones que se generan en la mente del usuario. Son muy pocas las franquicias que gocen de esa posibilidad de transmitir tantísimo tan sólo a través de su nombre; la caja del juego, desde la estantería, no necesita grandes y llamativas portadas para hacer sentir infinidad de cosas a los jugadores. Y es que a lo largo de casi un cuarto de siglo, Square ha forjado una leyenda que se expande a lo largo de trece entregas principales e infinidad de revisiones, entregas mejoradas, spin-offs, películas, series de animación… Final Fantasy es un nombre fácilmente reconocible por cualquier persona del mundo, independientemente de que le gusten los videojuegos o no.

Como toda gran saga que se precie, y con tantos capítulos sobre sus espaldas, no es de extrañar que se desaten controversias entre los aficionados, que pueden preferir unos capítulos a otros. La actual Square Enix es muy consciente de los problemas que tuvo Final Fantasy XIII a diversos niveles y de las quejas que los jugadores le hicieron llegar para mejorar un producto con unos valores de producción importantes pero que, para muchos, no estaba al nivel de lo esperado dentro de lo que la franquicia supone en el mercado. La calidad del juego en líneas generales lo convirtió en un éxito de todos modos, y la compañía nipona decidió volver a usar una fórmula que solo se había visto una vez en una entrega principal numerada: crear una continuación directa.

Así, del mismo modo que tuvimos Final Fantasy X-2, nos llega ahora Final Fantasy XIII-2. No se puede negar que es un movimiento arriesgado, ya que la continuación de la décima entrega estuvo muy bañada de criticismos y polémicas, pero también es cierto que Final Fantasy XIII se merecía una segunda oportunidad para pulir algunos de sus elementos e intentar ofrecer un producto que satisfaga a todos sus aficionados. Desde luego, no se puede negar que en comparación con Final Fantasy X-2, Final Fantasy XIII-2 es un título que se queda muy cerca de conseguir su objetivo, logrando dejar un gran sabor de boca, mejorar muchos aspectos del capítulo principal y convertirse en un muy buen juego que muestra el camino a seguir por la franquicia en sucesivas entregas.

Argumento
Final Fantasy XIII-2 nos ofrece una nueva historia ambientada en el universo de Final Fantasy XIII, con sus personajes, localizaciones y elementos característicos inalterados. En ese aspecto, es imperativo haber disfrutado de la entrega principal para poder disfrutar de XIII-2, ya que no solo argumentalmente se saltan muchas presentaciones de elementos (que se da por sentado que ya se conocen de la primera entrega), sino que también a nivel de mecánicas y puesta en escena de elementos jugables se ahorran muchos recursos para evitar una presentación en profundidad de aspectos que los jugadores del original deberían conocer ya. En definitiva, destacar antes de nada que no es recomendable adentrarse en Final Fantasy XIII-2 sin haber completado antes la primera entrega, ya que la experiencia se vería muy lastrada en líneas generales.

Esta nueva historia empieza mostrándonos a una vieja conocida como es Lightning, quien está tranquilamente disfrutando de las bellas vistas que le ofrece el Valhalla. De repente, sufre el ataque de un hombre misterioso que responde al nombre de Caius. El combate es intenso y feroz, hasta el punto en que el propio Valhalla empieza a resentirse. Dentro de todo este caos, aparece un hombre de nombre Noel, a quien Lightning encarga la misión de encontrar a su hermana, Serah, para lo cual Noel viaja atrás en el tiempo acompañado de un moogle que será de gran ayuda. Una vez ha encontrado a Serah, Noel une sus fuerzas con las de ella para comenzar un largo viaje por el tiempo y el espacio a lo largo del cual visitarán el Nido y otros lugares bien conocidos por los jugadores de la primera entrega.


Así es, Final Fantasy XIII-2 se adentra en la compleja temática de los viajes en el tiempo, algo que de por sí no es malo pero que requiere mucho cuidado para llevar a buen puerto el argumento sin caer en errores drásticos que provoquen que el castillo de naipes que se construye caiga por su propio peso. Y ese es uno de los problemas, ya que posiblemente ese miedo a las incongruencias que se pueden generar provoca que en Final Fantasy XIII-2 el argumento sea casi testimonial. Desgraciadamente, y esto es una pena dado que las bellas historias son una seña de identidad de la franquicia, la narrativa de este capítulo peca de poco profunda, poco interesante y poco desarrollada, llegando a un punto en el que parece que va a ofrecernos lo que esperamos… pero dejándonos con una historia inconclusa que no termina de satisfacer en ningún momento.

Pero lo interesante de este planteamiento es ver lo que podemos hacer. Y es que tenemos la posibilidad de alterar el tiempo, movernos por distintas épocas para llevar a cabo diferentes tareas y jugar con los saltos temporales para conseguir que Lightning y Serah por fin se reúnan y, al mismo tiempo, evitar el aciago destino que le espera a la humanidad en el futuro del que viene Noel. Aquí tenemos una diferencia importante con Final Fantasy XIII, y es que podemos elegir qué hacer, el orden en que hacerlo y provocar cambios y paradojas en el propio desarrollo de la historia, viendo cómo todo evoluciona en diferentes futuros alternativos y, como no podía ser de otra forma, en distintos finales (aunque solo uno es el bueno, como es lógico).

Lo que no se puede negar en ningún momento es que, lo que se nos presenta, luce genial a todos los niveles. Al igual que Final Fantasy XIII, esta segunda entrega luce un aspecto fantástico, una gran belleza técnica que aprovecha el potencial de su motor gráfico para presentarnos toda la historia como si fuese una espectacular película. Es una pena que no se haya conseguido ofrecer un argumento a la altura de otras ocasiones, porque la soberbia puesta en escena de la producción daba para mucho más de lo que se presenta. Sin embargo, esa belleza cinematográfica potencia y palia levemente esas carencias y permite que podamos disfrutar de las sustanciales mejoras realizadas a nivel jugable, que es donde Final Fantasy XIII-2 despliega todo su potencial.

Sistema de juego
Como decimos, Square Enix ha tomado muy buena nota de todas las críticas vertidas sobre Final Fantasy XIII a nivel jugable y ha trabajando para pulir esos aspectos que no dejaron satisfechos a los aficionados. Para empezar, el más importante y llamativo desde el primer momento, es la excesiva linealidad de la que hacía gala la primera entrega, especialmente marcada en la primera mitad del juego. En parte, aquella linealidad venía marcada por el argumento y por el largo tutorial para conocer a los personajes en profundidad y acostumbrarnos a sus roles dentro del equipo, según las diferentes clases disponibles, algo que en este capítulo ya se da por conocido y se pasa por encima, lo cual agiliza notablemente el proceso de puesta en escena del grueso argumental del juego.

Ahora, por tanto, podremos explorar libremente los entornos y decidir adónde queremos ir y cuándo. Es preciso destacar que aunque gocemos de esta mayor libertad, tampoco se puede decir que tengamos a nuestra disposición grandes y extensos mapas abiertos, pero sí que tendremos posibilidades de exploración. En total tendremos una decena de zonas por las que podremos viajar libremente. Cada una tiene un pasado, un presente y futuros alternativos según nuestras acciones y decisiones. En cierto modo, se antoja una cifra un poco escasa de secciones que podremos visitar, posiblemente una cantidad muy poco ambiciosa en comparación con cualquier otro Final Fantasy, pero se compensa con las variaciones y diferencias que cada zona ofrece en los diversos momentos temporales.


Para llegar al final del juego ni siquiera es preciso completar todas las zonas en todas las épocas, quedando muchas como alternativas secundarias y optativas con las que podremos invertir más tiempo. Es decir, aquí tenemos una nueva novedad destacable, que es la abundante presencia de misiones secundarias en todas las zonas. Aunque no hay ciudades propiamente dichas (tal y como las comprendemos de otros juegos de rol, dentro o fuera de la franquicia), sí que hay una importante presencia de personajes secundarios con las tradicionales frases vacías o con misiones que ofrecernos que podremos aceptar si así lo deseamos. En este aspecto, hay mucho por hacer en Final Fantasy XIII-2, mucho por explorar y mucho por descubrir, pudiendo llegar al final de la aventura principal consiguiendo apenas una cuarta parte del total de fragmentos de memoria disponibles.

Acceder a las distintas zonas no siempre será sencillo y estará a nuestro alcance, deberemos trabajar duro para conseguirlo. Es decir, para poder usar las puertas de viaje espaciotemporal deberemos poseer los objetos especiales necesarios para abrir cada una de las zonas, los cuales se podrán adquirir en tiendas o bien será preciso superar misiones para conseguirlos. Y por si todo esto fuera poco, la posibilidad de viajar en el tiempo nos permite reiniciar lo que hicimos en una zona concreta y volver a empezar de cero, cambiando nuestras acciones para buscar soluciones alternativas que nos satisfagan más de cara a lo que deseamos llegar a alcanzar en la historia.

Más cambios importantes nos los encontramos en los combates. Para empezar, estos han pasado a ser aleatorios; en vez de ver al enemigo en el mapa, como ocurría en Final Fantasy XIII, ahora aparecerán de forma espontánea. Eso sí, cuando esto ocurra se nos mostrará el área de influencia del ataque del enemigo y un medidor que nos indicará las posibilidades de ignorar el ataque o sufrirlo. Así pues, podremos evitarlos fácilmente o bien atacar al enemigo antes de que lo haga él para tener una ligera ventaja (aunque los efectos del 'ataque sorpresa' no serán tan exagerados como en Final Fantasy XIII, infligiendo bastante daño de cara a aturdir pero no dejando a los enemigos a un solo golpe de dicho estado debilitador).

Dentro ya del propio combate, hay más cambios notables y que son de agradecer desde el punto de vista del jugador, aún a pesar de que en gran medida siguen siendo similares a los de Final Fantasy XIII. Para empezar, los cambios de rol de los personajes no cuentan con una innecesariamente larga secuencia que ralentiza la acción, siendo ahora más dinámicos, veloces y satisfactorios. Además, la muerte del líder del equipo no supone una derrota automática, de igual modo que se puede cambiar al mismo en cualquier momento durante el combate. También se han incluido QTE durante los enfrentamientos, que se avisan con antelación para que estemos preparados para realizarlos y que componen los ataques más llamativos y los golpes especiales, dotando a cada combate de un cierto toque de imprevisibilidad en el que los enfrentamientos ganan en variedad y espectacularidad.

En esta ocasión, solo tendremos dos personajes humanos, que son Serah y Noel, aunque podrán estar acompañados de los monstruos que derroten, que se unirán a sus filas y lucharán a su lado. Solo podremos tener un monstruo de cada vez en la formación presente en combate, pero es posible acumular varios y cambiarlos durante el combate, de manera sencilla y dinámica, pudiendo adaptar mejor el equipo a las necesidades de cada enfrentamiento. Cada monstruo tendrá asignado un rol concreto del que no podrán moverse, de ahí la importancia de equilibrar el equipo y la formación de monstruos; además, contarán con ataques especiales de sincronía que se podrán emplear cuando la barra dedicada a ello esté llena (lo cual se consigue encadenando ataques a los enemigos).

 Mientras que los dos protagonistas seguirán subiendo de nivel mediante el uso del Cristarium, es preciso destacar que los monstruos se mejoran con objetos. Como es lógico, los monstruos, de base, tendrán el nivel y la fuerza con la que los obtenemos, por lo que o conseguimos criaturas más poderosas para sustituirlas, o bien deberemos potenciar sus habilidades de esta forma. Lo importante, como decimos, es aprovechar a los monstruos para equilibrar la formación; por ejemplo, si tenemos a Noel y a Serah como castigador y fulminador, no está de más tener a algún monstruo acompañando que ejerza el papel de sanador. En general, el añadido de los monstruos supone un plus estratégico para la producción que deja un gran sabor de boca y, aunque no sea tan satisfactorio como Pokémon, sí que anima a conseguir criaturas más poderosas para tener a nuestro lado.


Por su parte, como decimos, Noel y Serah siguen haciendo uso del Cristarium para potenciar sus habilidades, y también en este aspecto se pueden observar mejoras llamativas. El sistema de subida de nivel es similar al de Final Fantasy XIII, solo que ahora será más fácil conseguir puntos de experiencia para invertir y los personajes tendrán a su disposición las seis clases, sin la limitación de nivel tope según momento argumental en el que nos encontremos, evitándose así invertir puntos en otra clase que no nos interesa y favoreciendo la especialización desde el principio en la clase que deseemos. Al igual que en la entrega anterior, es recomendable especializarse al menos en un par de clases para ir alternando durante los combates, según las necesidades particulares de cada enfrentamiento, y compaginar con los monstruos para completar una formación imbatible.

Eso sí, hemos notado que la curva de dificultad está algo mal ajustada. En general, el juego es algo más sencillo que el anterior, de tal forma que si nos ponemos a subir de nivel antes de enfrentarnos a un gran enemigo (algo tradicional en el género y que muchos aficionados harán por inercia), llegaremos a ser extremadamente poderosos sin darnos cuenta y con suma facilidad, pudiendo sufrir como consecuencia el quedarnos sin reto durante varios enfrentamientos y pisoteando casi literalmente al supuesto gran enemigo. Y aparte de los cambios realizados en el desarrollo del juego y en los combates, hay pequeños detalles que también se han visto retocados y mejorados, como el añadido de las tiendas (una mujer que es viajera ambulante), montar chocobos, apostar en casinos…

Apartado técnico
Como no podía ser de otra forma, técnicamente el juego recuerda mucho a Final Fantasy XIII, producción con la que comparte gran número de elementos técnicos y eso se hace patente a simple vista. Aunque el impacto no es tan grande como el que produjo la entrega original en su momento (no en vano han pasado dos años y el mercado ha evolucionado bastante desde entonces), no se puede negar que Final Fantasy XIII-2 es una auténtica belleza, logrando la excelencia visual por momentos en sus lujos y detallados entornos, en lo cuidado de sus secuencias y escenas, en los fantásticos modelos y animaciones de los personajes… Pocos juegos ofrecen un aspecto tan cuidado y bello como Final Fantasy XIII-2, logrando algunos parajes de belleza incomparable.

Aunque no está exento de problemas, es injusto pararse en los defectos ya que no llegan a deslucir el gran nivel visual alcanzado, siguiendo la línea de la primera entrega pero dando un pasito más gracias a la inclusión de momentos de espectáculo puro, perfectamente intercalados con la acción. La banda sonora también ofrece un nivel elevadísimo, con excelentes melodías que dotan de vida y credibilidad a todas y cada una de las situaciones con las que nos encontremos a lo largo de la aventura, posiblemente una de las mejores que se hayan podido oír en un Final Fantasy en muchos años. Todo esto acompañado del gran trabajo de doblaje de los protagonistas principales, conformando un acabado técnico general sobresaliente, una gran producción que lucha por la espectacularidad cinematográfica y consigue sorprender por su belleza.

LO MEJOR

  • El uso de monstruos.
  • Largo, con muchas cosas por hacer y descubrir.
  • Los cambios y mejoras en el sistema de combate.
  • Tener elecciones y las posibilidades de los viajes en el tiempo.
  • Técnicamente sigue siendo una delicia.

LO PEOR

  • Aunque hay saltos temporales, las zonas se antojan escasas.
  • Por momentos se antoja demasiado sencillo en los combates.
  • Se ha descuidado demasiado el argumento.

CONCLUSIÓN

Final Fantasy XIII-2 es un título que generará controversia, igual que lo hizo el original en su momento, pero que sin duda se esfuerza por aprender de sus errores y dar un importante paso adelante. Su principal problema es que sacrifica mucho el apartado argumental para potenciar todas las mejoras jugables que ofrece, y esto es algo que se nota demasiado y deja con ganas de que se hubiese aprovechado para ofrecer una historia inolvidable como esas a las que nos tiene acostumbrados la franquicia. Pese a todo, dejando a un lado el argumento, estamos ante un juego bastante completo, variado, con muchísimas cosas por hacer, rejugable (conseguir todos los fragmentos de memoria puede llevarnos muchas decenas de horas), muy bello técnicamente… Final Fantasy XIII-2 es una buena declaración de intenciones por parte de Square Enix de querer redimirse ante los aficionados y demostrar que pueden aprender de sus errores. No es el juego definitivo, pero deja muy buenas sensaciones de cara al futuro. Un título casi obligado para los amantes de Final Fantasy XIII. [image|nid=1089909|align=center|preset=inline] - Tener elecciones y las posibilidades de los viajes en el tiempo.- Los cambios y mejoras en el sistema de combate.- El uso de monstruos.- Largo, con muchas cosas por hacer y descubrir.- Técnicamente sigue siendo una delicia.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.