Trine 2
Trine 2
Carátula de Trine 2

Fábula en plataformas

Tras el éxito del plataformas Trine, sus desarrolladores nos traen la segunda parte de ese encantador título de plataformas. Volveremos a controlar a los tres héroes de un colorido mundo de fantasía a lo largo de divertidas fases, aunque con algunas novedades respecto a su primera entrega. ¿Quieres descubrirlas junto a nosotros?

No es extraño que haya muchos jugadores que piensen en el género de plataformas como un anacronismo, o como una alternativa solamente válida para ciertos soportes y/o usuarios de edades concretas. ¿Cómo competir contra los últimos juegos de acción, cargados de emoción y adrenalina en dosis abundantes? ¿O contra la libertad de los mundos abiertos, repletos de contenidos e historias? Para hacer frente a esta idea, para cambiar nuestras preferencias, hacen falta títulos de una calidad superior. Llega Trine 2, y como hiciera su predecesor un par de años atrás, conseguirá que todos miremos con otros ojos al género de plataformas.

Trine, y por extensión su continuación, era uno de esos títulos de los que resulta complicado hablar. Uno de esos juegos sobre los que acabas diciendo "Lo mejor es que lo pruebes, ya lo verás.", y es que cualquier comentario sobre el mismo hacia poca justicia a la experiencia final. Frozenbyte supo trasladar la magia de un mundo en el que se respiraba la misma esencia que en los cuentos de hadas, y combinar la jugabilidad de un plataformas con la narración de una bonita historia. Una labor admirable, viniendo de una compañía independiente, y uno de esos títulos que han ayudado a que la comunidad de jugadores se vaya fijando cada vez más en este tipo de desarrollos.

Después de casi dos años y medio, Trine 2 quiere hacernos rememorar la experiencia de su predecesor a base de familiaridad, que no a base de repetición. Cualquiera que se acerque a este juego tras haber conocido su primera entrega, se verá poseído rápidamente por la sensación de encontrarse ante algo conocido... y a la vez distinto. Frozenbyte ha querido repetir la fórmula de su anterior éxito, y añadir nuevos contenidos para lavar un poco la cara al juego. Y aunque el mejor razonamiento que tendríamos sobre Trine 2 es el de "Lo mejor es que lo pruebes, ya lo verás.", vamos a intentar analizar los aspectos clave de este plataformas, a la vez convencional y sorprendente.

Trine 2 comienza su historia un tiempo después del final de su antecesor. Los héroes han retomado de nuevo sus vidas, y nada parece augurar que tengan que abandonarlas en otra ocasión. Pero todo cambia con la reaparición del Trine, que se muestra ante nuestros 3 protagonistas indicando que, una vez más, tendrán que dejar sus vidas atrás para comportarse como héroes. Uno a uno, iremos reuniendo a esta triada arquetípica formada por mago, ladrón y guerrero. Y una vez más, se reunirán para descubrir el motivo del regreso del Trine, y que peligros amenazan en esta ocasión que sean tan importantes como para haberles apartado de su merecido retiro anticipado.

Mientras que en la primera entrega, gran parte del atractivo del juego recaía en la combinación necesaria y obligatoria de cada uno de los retos que se interponían en nuestro camino, Trine 2 se muestra más libre en ese sentido. Prácticamente todos los obstáculos pueden ser resueltos por cualquiera de los tres personajes, con mayor o menor sacrificio, y esta nueva filosofía cambia completamente nuestra forma de ver el juego. Ya no se trata de elegir el personaje que mejor se adapte a la situación, si no de examinar las distintas situaciones posibles y estudiar la forma de abordarlas con cualquiera de los héroes. Cada jugador lo hará de forma distinta.
Por este mismo motivo, conocer las virtudes y defectos de cada uno de los héroes es fundamental. Así nos encontramos con Pontius el Caballero. Noble, fuerte y con ganas de acción en todo momento, es uno de los más satisfechos con la reaparición del Trine. Porta una espada que blande contra sus enemigos, y en escudo que utiliza para defenderse de cualquier ataque. También lleva un martillo que le permite destrozar todo tipo de elementos. Adquiriendo mejoras Pontius puede, entre otras alternativas, arrojar su martillo o usar el poder de congelación de su escudo para paralizar a los oponentes en combate cuerpo a cuerpo. Pontius suele ser la mejor opción para pelear.

Zoya es la Ladrona, ágil y sigilosa como las mismas sombras. Con su arco puede dar cuenta de los enemigos que se encuentren a distancia, incluso cortar cuerdas que estén sujetando objetos. Por otro lado, es capaz de usar una cuerda con un garfio para agarrarse a casi cualquier superficie y balancearse para alcanzar nuevos puntos. Si adquirimos habilidades, Zoya será capaz de moverse con más sigilo, lanzar flechas de escarcha o incluso varios proyectiles al tiempo. Suele ser la mejor opción para alcanzar las zonas más altas y complicadas, aunque no hay que infravalorar sus posibilidades a la hora de acabar con duendes arqueros y otros enemigos alejados.

Amadeus es el Mago, más sereno que sus compañeros y ligeramente descontento por tener que dejar a su familia por culpa del Trine. Aún así, no duda en unirse a sus antiguos camaradas para descubrir los misterios alrededor de la reaparición del artefacto. Como hechicero, Amadeus puede invocar objetos, generalmente cajas, y usar su poder para mover distintos elementos por la pantalla... como plataformas, cajas, tablones. Adquiriendo mejoras, Amadeus puede mantener más objetos invocados de forma simultánea, usar la telequinesis con los enemigos o invocar tablones mágicos. Perfecto para crear accesos a puntos complicados arrojar a los enemigos al vacío.

Aunque por separado son altamente capaces, en grupo aumentan sus posibilidades de forma exponencial. Los héroes pueden beneficiarse de los usos de las habilidades de los compañeros, de forma que podemos invocar una caja con Amadeus para que Zoya llegue a un lugar más alto, o congelar a un enemigo con las flechas de la Ladrona para que Pontius acabe con él. Sin embargo, siempre estaremos limitados a un único personaje en pantalla, aunque alternando entre ellos en cualquier momento. Esta restricción se elimina en el modo multijugador, del que hablaremos más adelante. Otro aspecto a tener en cuenta, es que cada personaje se gestiona de forma independiente.

Por ejemplo, cada personaje tiene su propia barra de salud, que no se verá recuperada al cambiar de héroe. Tendremos que recoger corazones o alcanzar puntos de recuperación para ver como sanan nuestras heridas. Lo mismo ocurre con los avances, ganando un punto de habilidad cada vez que obtengamos 50 pociones o esferas de energía. Cada héroe tiene su propio árbol de mejoras, bastante limitado a decir verdad, y cada habilidad puede costar uno o varios puntos de los adquiridos. Cabe decir que la energía en Trine era utilizada para hacer uso de ciertas habilidades, pero en Trine 2 se ha optado por eliminar esa necesidad. Podemos usar cualquier habilidad en cualquier momento.

El desarrollo de Trine 2 no es restrictivo, en el sentido de que no encontraremos retos en los que un fallo nos vaya a impedir continuar. De hecho, es un juego bastante accesible en todos los sentidos, y cualquier dificultad puede resolverse con un poco de lógica, pericia o suerte. El manejo es extremadamente sencillo, combinando el movimiento con el uso de las dos habilidades principales de cada héroe, utilizando otro botón para alternar entre capacidades en el caso de que compremos más mediante puntos de mejora. Sumando 3 teclas o botones al movimiento, y teniendo en cuenta que el personaje se orienta en la dirección del ratón en PC, está todo dominado.
En general, la apuesta de Frozenbyte no se aleja de la esencia de su predecesor, pero incluye novedades de lo más interesantes. Una de ellas, y que fue precisamente uno de los puntos que muchos usuarios echaron en falta en Trine, es la aparición del modo cooperativo. Tendremos la opción de unirnos a otros dos jugadores como máximo para superar fases y retos, con dos posibilidades: o bien limitar que cada usuario tenga un héroe distinto (caballero, ladrona, mago) o bien permitir que podamos escoger el que queramos, aunque se repita. Además, es compatible entre plataformas, lo que siempre sienta bien.

Pero también se convierte en algo mucho más sencillo. Alcanzar una zona alta es tan fácil como situarnos encima de una caja que Amadeus pueda mover con su magia, y superar a un enemigo no es complicación mediante ataques combinados de flechas y espada. Si cada jugador sabe participar con el papel adecuado para su personaje, y se tiene en cuenta que el valor de la colaboración queda más que patente, nos encontramos ante una muy buena adaptación del estilo tradicional al multijugador. Sin embargo, necesita trabajarse un poco más para convertirlo en un modo mucho más emocionante, ya que los retos pueden resultar mucho más sencillos de este modo.

A nivel técnico, Trine 2 es una maravilla multimedia incluso mayor que su predecesor. Una ambientación magnífica y colorida, como sacada de los cuentos de hadas, en la que ningún detalle se ha dejado al azar. Es un espectáculo visual que se complementa a la perfección con la narración de la historia y la interpretación de las voces en perfecto castellano. El lujo de escuchar los comentarios de los héroes, perfectamente sincronizados con algunas de las situaciones en las que nos encontraremos durante el juego, y comprobar como cambian en función del personaje que estemos manejando... Trine 2 hace gala de una atención al mínimo detalle digna de admirar.

Pocos errores, aunque alguno hay, como la de que algunos objetos que atraviesan otros en extrañas circunstancias, o ver como algunos elementos se atascan en lugares extraños sin mucho sentido. Aunque es justo decir que ocurre en situaciones muy limitadas y no suponen un problema para continuar con la partida en ningún momento. De hecho, la dificultad no es uno de los componentes de Trine 2, lo que convierte al producto en un reto perfecto para cualquier edad: la única variable es el tiempo que se va a tardar en resolverlo. Y en este sentido, Trine 2 sigue pecando de escasa duración, al igual que ocurriese con su predecesor, aumentada ligeramente por el cooperativo.

Trine 2 gran juego, superior a su anterior entrega. Es una opción perfecta para recuperar la magia de los plataformas, con una ambientación inmersiva, colorista y lograda que nos invita a soñar en los mundos de las historias infantiles. Un juego entretenido, que pondrá a prueba nuestra habilidad e ingenio, pero nunca lo suficiente como para obligarnos a rendirnos. Un nivel técnico excepcional y con detalles trabajados, pero tristemente corto. Si no fuera por la existencia del multijugador se nos antojaría demasiado limitado. Lo que es seguro, es que no podéis dejar pasar la oportunidad de probarlo.


- Su gran calidad técnica.
- El nuevo modo cooperativo.

LO MEJOR

  • El nuevo modo cooperativo.
  • Su gran calidad técnica.

LO PEOR

  • Es demasiado corto y/o simple.
8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.