Tales of the Abyss
Tales of the Abyss
  • Plataforma 3DS
  • Género RPG
  • +12
Carátula de Tales of the Abyss

Secreto tardío del J-RPG

Javi Andrés javi__andres

El maravilloso viaje de Luke fon Fabre no se nos contó en las PS2 europeas. Namco Bandai recupera Tales of the Abyss y lo acerca a 3DS con un port recortado, totalmente en inglés y con un efecto 3D meramente anecdótico. Eso sí, detrás hay un enorme J-RPG, una historia inolvidable y diversión a raudales.

La marca Tales of rompe las listas de ventas japonesas cada vez que presenta una nueva entrega. En Europa, estos juegos son menos conocidos por la celosa política de su distribuidora a la hora de traerlos a nuestro continente, decisión respaldada en el estilo y género de juego que son, tradicionales J-RPG, un producto de riesgo comercial y con arduo trabajo de localización tras de sí. Nintendo 3DS ya tiene algunos ports de PlayStation 2, más otros muy sonados que vienen en camino como Metal Gear Solid 3: Snake Eater. Tales of the Abyss llegó en 2005 a las máquinas japonesas de Sony y su traspaso a 3DS no es más que un notable ejemplo más que ha aprovechado estos días para engrosar el catálogo de la portátil de cara a estas navidades. Es una gran noticia, pues este cartucho esconde un juego vasto, divertido y con muchas propuestas.

Ahora bien, llevar a cabo reediciones de títulos de consola de sobremesa en máquinas de bolsillo no siempre supone una mejora o evolución con respecto al producto original, de hecho, no es raro que se produzcan pérdidas de calidad dados los recortes de contenido, y Tales of the Abyss es tristemente un ejemplo de esto. A ello se suma en este caso cómo se implementa el llevado y traído efecto 3D de la plataforma, que se queda muy por detrás de las expectativas y acabará siendo apagado por la mayoría de jugadores. Otros factores que pueden afectar a la hora de retomar productos con más de un lustro a sus espaldas tienen que ver con el envejecimiento de su mecánica, historia, gráficos, manejo o entretenimiento que ofrece, aspectos que Tales of the Abyss mantiene aún a finales de 2011 en aceptables condiciones. El rol japonés está tan de capa caída que la llegada de un nuevo título con calidad contrastada suficiente siempre es una buena noticia.

Luke, Tear y su cuento

De estética anime y con un cuidado artístico espléndido, Tales of the Abyss cuenta la historia de Luke fon Fabre, un adolescente de melena pelirroja, malcriado y sobreprotegido dentro de la mansión donde vive junto a su poderoso padre, del que es aprendiz y todos los siervos y soldados que velan porque no haya secuestros como el acontecido hace siete años en la enorme villa, del que Luke fue la víctima. Una mañana, y aquí es donde empieza el juego, el complejo protagonista comienza a oír una extraña voz, algo sucede, el mundo de fuera de estos cuatro muros de lujos y monotonía tiene problemas y Luke, sin comprender muy bien cómo, se ve en seguida en un pueblo desconocido, enfrentándose a monstruos y acompañado de Tear, la misteriosa joven que hará de guía y maestra durante los primeros pasos de la larga aventura. A partir de aquí, los amigos se irán uniendo al dúo de personajes, produciéndose situaciones inesperadas que mezclan de manera más que satisfactoria drama con humor, empezando por la redonda personalidad de Luke, que desde muy pronto logra que el jugador lo adore y odie a partes iguales. 

Tales of the Abyss narra un viaje oscuro y lleno de giros a través de un mundo muy vasto y desconocido, con un descomunal mapamundi como entorno central por el que movernos e ir acercándonos a pueblos, fortalezas, cuevas, secretos y todo tipo de localizaciones, muy al estilo del inconfundible y popular Final Fantasy VII. En este recorrido, la trama marca una linealidad pronunciada en la mayor parte de la aventura, pero también TotA tiene mucho de exploración, rumbo independiente o misiones secundarias, aunque éstas solo se basan en ayudar a NPCs en diversas tareas o recados más o menos importantes para ellos para que a cambio nos den dinero, nuevos objetos para nuestro inventario o equipo, y muestra de habilidades. Están bastante bien separadas de la trama principal y no se intercalan de ninguna forma con ésta, por lo que solo alargan la vida del juego si se les presta atención o se busca acabarlo del todo, labor que puede llevarnos más de 100 horas dada la enorme cantidad de items, retos, jefes alternativos, diálogos, niveles de experiencia y fragmentos argumentales que podremos desbloquear. 

El juego es un J-RPG tan clásico, que junto a un esquema de avance en tercera persona por entornos estáticos, charlas con NPCs, tiendas y enfrentamientos aleatorios contra enemigos, el tamaño es uno de sus pilares. No tiene ideas muy rompedoras que no se hayan visto en otras producciones del género, ni un clarísimo elemento diferenciador. Sin embargo, en todo lo que expone logra comportarse, sin deslumbrar tampoco en ningún apartado en concreto. Tales of the Abyss tiene ya más de seis años, y esta revisión para consola portátil lo deja claro, no sorprende pero saciará la sed de los otakus más amantes del rol oriental en la plataforma bipantalla. Empezando por el activo sistema de lucha y acabando por las relaciones que van estableciendo los complejos personajes, no cabe duda de que Namco Bandai manejó en su momento un juego notable, y ahora ha querido acercarlo hasta el máximo número de jugadores posible, con una conversión -como veremos luego- con algunos puntos poco acertados. 

Equípate despacio, ataca rápido

Como decíamos, el gameplay de Tales of the Abyss es muy tradicional, dotando de vital importancia a los menús de equipo, la subida de nivel, las tiendas, la estrategia en las batallas y los items de apoyo para sobrevivir. El sistema de combate de esta obra se ha mantenido similar al que vimos en PS2, solo que asignando comandos "Art" a cuatro botones de la pantalla táctil de 3DS. Las luchas en TotA son  aleatorias, es decir, que con nuestro avance sobre los escenarios tridimensioanles, pueden aparecer enemigos que al tocarnos, nos llevan a otra pantalla de fondo donde solo tiene lugar el enfrentamiento, en este juego con mucho de acción hack and slash ya que consistirá en mover a nuestro personaje y ejecutar magias y ataques para acabar con todos los enemigos. Hasta tres combatientes podrán acompañarnos, cada uno con sus barras de vitalidad, puntos PT, equipo, nivel y habilidades. También podremos definir la estrategia ofensiva de cada personaje, si va a por todos los enemigos a la vez, solo a por el más fuerte, a por el que vaya el líder (nuestro protagonista controlado por el jugador), etc. En esta edición de 3DS no hay juego cooperativo para las batallas.

Esta mecánica consigue una profundidad, adicción y entretenimiento bastante poderosos, que por una vez no hacen pesado los combates, algo que ahora ha ganado aún más forma ya que se han eliminado los insufribles tiempos de carga al entrar a las peleas que había en PS2. Tendremos que hacer combos de ataques físicos, cubrirnos con el botón Y, movernos rápido y buscar el momento y hechizo adecuado para acabar con la gran variedad de monstruos que nos aparecerán. Además, habrá que tener en cuenta los indicadores del suelo y buscar la zona de máxima efectividad, con el llamado sistema Field of Fonons. La dificultad general no es muy alta, sobre todo en los primeros encuentros, que es ridícula, con enfrentamientos donde bastará con pulsar repetidamente los botones A y B, los ataques principales. Poco a poco se va complicando, pero nada que suponga un fuerte reto para los habituales del género. Tales of the Abyss tiene una historia que contar y quiere que todo el mundo pueda conocerla, queda claro desde el principio y así lo han expresado en muchas ocasiones sus desarrolladores. La exigencia en este juego la encontrarán más bien los que quieran coleccionar todas las piezas, armas, items... y acabar con los jefes especiales.

También hay algo de reto en su dinámica fuera de los combates, pero esto no se ha buscado a conciencia por sus creadores, de hecho entorpece bastante la experiencia de juego. En Tales of the Abyss es muy fácil perderse, no saber cuál es el siguiente paso, o cansarse de tantos diálogos sin peso argumental, que además no están doblados y en nuestro caso ni siquiera traducidos. Podemos decir que es un juego lento cuando estamos fuera de las bastante más frenéticas batallas, una aventura que tomarse con calma y donde hay muchísima conversación con NPCs y caminos que no se abren hasta que no se produce un determinado diálogo o hallazgo. No estaremos ante un mapa totalmente abierto donde se dispone una aventura grande y con tintes de epicidad desde el principio. Más bien, se nos irá desvelando muy poco a poco el rol de Luke en este mundo desconocido, con partes que bajan el ritmo frente a un arranque bastante bueno y una segunda mitad intachable. Utiliza el esquema clásico del J-RPG pero lo descuida en ciertos tramos narrativos y jugables.

Las esferas de guardado están repartidas por los pueblos y demás localizaciones que visitaremos, aunque también podremos elegir la opción de Save desde el menú principal estando en cualquier parte del mapamundi, fuera de localizaciones concretas. Las tiendas tienen diversas armas, objetos de apoyo o mágicos que tendremos que ir adquiriendo con el dinero y algunas misiones secundarias. Cada tienda tiene sus propios productos, por lo que serán habituales los viajes de una ciudad a otra para hacernos con aquel item que nos era inalcanzable horas de juego antes. También en Tales of the Abyss está la habilidad de cocinar. Hacernos con todos los ingredientes de una receta y combinarlos puede darnos satisfactorios resultados, con efectos sobre los personajes cuando consumen las creaciones culinaria que iremos aprendiendo.

Y en cuanto a la subida de nivel, el título irá imponiendo qué mejora o aprende cada personaje con su desarrollo, con los puntos de experiencia obtenidos. Podremos definir levemente a los combatientes en función de cómo los usemos en las peleas y cómo los equipamos, si con bastones de magia o katanas. También podremos dedicar un personaje a la labor de protector del grupo, incrementando hasta altos niveles su resistencia y habilidades defensivas. Llevar un equipo heterogéneo y bien equipado será esencial si queremos sobrevivir a ciertas partes de la aventura, donde la exigencia jugable se pone ligeramente más ardua y puede suponernos una inevitable sorpresa. Nuestro líder controlado tendrá cuatro habilidades en la pantalla táctil más las asignadas a los botones, entre ellas las Arts, ataques especiales que consumen puntos pero son muy poderosos y permiten combinaciones y cadenas de golpes únicas.

La experiencia en 3DS

Cuando se anunció este port, eran muchos los jugadores europeos que esperaban que esta vez Tales of the Abyss llegara con los textos en diversos idiomas. Es un gran juego, con mucho e importante diálogo, y cerrar la puerta desde el principio a usuarios que no dominen el inglés es una decisión que responde, claramente, a las ventas mediocres que espera este buen título en nuestro continente. Por otro lado está la conversión a 3DS en sí, que también abrió las expectativas a extras y contenido adicional. Pues nada de eso, el juego se ha visto recortado en algunos puntos que ya hemos comentado y la calidad general de imagen y sonido. Por lo demás, encontramos en este juego un efecto 3D muy suave e insípido, con poco atractivo como tal y que casi más bien crea errores visuales en muchas zonas y ángulos de cámara, emborronando el agradable resultado gráfico general. Además, si tenemos el 3D de la portátil activado, los bocadillos de texto quedan muy resaltados sobre el fondo, creando un torpe efecto que distorsiona la sensación de profundidad.

En cuanto a modelado, animaciones, colorido y solidez, Tales of the Abyss se comporta prácticamente tan bien como en PlayStation 2. Salvando algunos recortes casi inapreciables, no hay unas diferencias abismales con la edición original para la 128 bits de Sony, entrega estrenada en Japón en 2005. Es un juego vistoso y cargado de color. Todos los personajes y la mayoría de los entornos están creados mezclando las dos y tres dimensiones, mediante muchos polígonos y con todos los elementos muy detallados. La niebla del mapamundi resta visibilidad en la lejanía, pero esto también forma parte de una jugabilidad que busca que nos acerquemos a cada elemento que queramos explorar, que recorramos grandes distancias para llegar hasta cada pueblo o simple enemigo deambulante por el escenario. Destaca el diseño y movimientos de Luke y el resto de personajes principales, especialmente en los combates. Su estilo y motor gráfico son bastante sobrios, comportándose de forma muy correcta pero sin alardes. De hecho, la iluminación no juega prácticamente en ningún sentido en Tales of the Abyss, y eso que veremos muchos destellos, explosiones y chispas con la magia.

La música de la mayoría de zonas es entrañable y hasta pegadiza, es la mejor parte del sonido del juego, como ya ocurrió en su día. TotA tiene muchísimos momentos donde podremos pulsar Start y ver conversaciones adicionales de los personajes. Estos pasajes llamados Skits no están doblados a ningún idioma, y son lentos intercambios de comentarios entre los protagonistas, otro recorte para la versión 3DS. Tienen muy poco atractivo ya. En cambio, las partes dobladas, solo con voces en inglés en la versión que nos llega, consiguen dar robustez y ritmo a un producto así, con tantas conversaciones, carteles y texto en general. Los menús también se han mantenido de la edición original, son muy básicos pero limpios y claros. Pasaremos mucho tiempo navegando por ellos para personalizar a los protagonistas y elegir sus dinámicas y equipos de combate. 

Conclusiones

Tales of the Abyss fue un notable título en su día que no llegó a Europa y ahora quizá ha aparecido demasiado tarde. Nintendo 3DS nos ofrece la oportunidad de revivirlo pero el paso de tanto tiempo dejará a algunos decepcionados, pues es un J-RPG tan clásico, que hoy ya no consigue el impacto que en su momento. El efecto 3D se ha quedado en una mera excusa comercial, no funciona bien y llega a ser molesto. Pero claro, éste es el primer gran juego (enorme, profundo y divertido) que llega del género a la portátil, es una apuesta sobre seguro en cuanto a calidad argumental y entretenimiento duradero, una obra con las ideas que recoge muy bien implementadas, y sensaciones de manejo y empatía realmente satisfactorias. Conocer al complejo Luke y el resto de sus allegados, ir de la mano en este largo y cambiante viaje o desarrollar como hemos hecho toda la vida a los personajes, su equipo, habilidades y atributos no tiene igual hoy en Nintendo 3DS. Si no tenéis problemas con el inglés y echabais mucho de menos un producto de rol japonés clásico en esta portátil, éste es un imprescindible esta Navidad. Tampoco hay otro.

Lo mejor:

  • Los personajes principales, redondos y sorprendentes.
  • Grande, variado y largo, muchos objetos y enfrentamientos que descubrir.
  • Los combates, ahora aún más ágiles y divertidos.