MotorStorm: RC, Impresiones

Vehículos radiocontrol, una nueva perspectiva, mecánica más sencilla y esencia MotorStorm mezclada con los clásicos juegos de Micro Machines. PSVita tiene otra razón más para dar juego ya no solo en su magnífica pantalla, sino también en PlayStation 3. La presentación europea nos ha dejado conducir a fondo estos teledirigidos, en una versión casi final del juego recién presentado que llegará los mismos días que la máquina.

Ha sido una de las dos sorpresas que Sony Europa ha desvelado en la presentación londinense de su novedosa plataforma portátil para la prensa europea. PSVita retomará nada más salir el rally extremo de MotorStorm, pero lo lleva hasta terrenos desconocidos y en pequeño tamaño como pueden ser los bancos de un parque, un jardín nevado o la esquina de un skate park. MotorStorm: RC es la reducción plena de la mecánica habitual de los juegos de PSP y PlayStation 3, tanto, que ahora la marca se adentra en un estilo de conducción muy arcade y que hacía tiempo que no veíamos: el de los coches radiocontrol. Esto hace que la perspectiva y manejo cambien por completo, con cámaras cenitales y controles delicados, recordando muchísimo a los inolvidables juegos de Micro Machines de hace quince años, pues su desafío parte, en gran medida, de un control similar, donde es muy fácil salirse de la pista y la emoción se sirve de la propuesta tan directa que impone.

Los títulos MotorStorm siempre han estado caracterizados por la espectacularidad, la brutalidad, la adrenalina y lo intrincado de sus circuitos. En RC, también en manos de Evolution, desaparece todo esto en pos de buscar una nueva experiencia jugable que muchos no habrán probado y que otros tantos ya casi habíamos olvidado. Lo primero que llama la atención de esta obra en comparación con sus predecesoras en la misma saga es la posición de la cámara desde donde contemplaremos las carreras, situada ahora muy lejos de los vehículos -que dan la perfecta sensación de ser pequeños cochecitos de juguete- y en plano picado. No se gira con cada curva como sí es habitual en los títulos de conducción en 3D, por lo que el jugador ahora debe razonar al tomar curvas hacia dónde está mirando el coche, en qué sentido debe torcer el joystick para no curvar hacia el lado contrario. El juego transmite con este control y angulación visual las mismas sensaciones que tendríamos si manejásemos un coche teledirigido, sin mover demasiado nuestra perspectiva pero teniendo que tener en cuenta hacia dónde va nuestro guiado.

De hecho, en PSVita el juego se maneja con los dos sticks de la máquina, como si fuera un auténtico mando de un radiocontrol. Con el derecho hacia arriba aceleramos, y hacia abajo frenamos. Con el izquierdo torcemos en una dirección u otra Y nada más, por lo que hemos visto solo habrá un botón más para, tras dos segundos de espera, volvernos a colocar en la posición correcta y en el centro de la pista. Sencillo, directo, distinto... pero muy divertido. MotorStrom: RC busca sus aciertos en la simplicidad jugable y los piques. Dará juego para hasta cuatro usuarios, también en PlayStation 3 a pantalla dividida -no se ha confirmado online-, donde podrá ser descargado de la Store de PSN si hemos adquirido la versión original portátil, para que podamos llevarnos nuestras partidas, coches y circuitos desbloqueados del televisor a la calle, de forma rápida, fácil y coherente. Esta obra, como muchas otras que llegarán a Vita, busca la compatibilidad absoluta entre versiones.

Los escenarios de RC restan protagonismo a los accidentes y los tramos extremos. Son circuitos con saltos, curvas muy peraltadas, cambios de rasante constantes, barro o nieve, y demás claves de MotorStorm pero también simplificados y reducidos hasta puntos que no esperábamos, al menos por los niveles que hemos visto hasta ahora. La alejada cámara y la menor irregularidad de las pistas elimina de este juego el habitual componente espectacular. Ahora los circuitos son más planos y accesibles, con muchas curvas muy cerradas -abundan las de 180º- ya que los coches teledirigidos se prestan a moverse con normalidad en este tipo de giros bruscos. No parece un MotorStorm salvo por su estética, ambientación y ciertas señas ya acuñadas a la saga, como la reaparición de los vehículos de forma parpadeante tras una caída al vacío o destrozo, la división de carreras por torneos y medallas , o la música.

El juego ha cambiado su escala. Ahora una esquina de un parque con charcos, montículos de arena, bancos y cepas de árboles nos recrea perfectamente un vertiginoso circuito que recorrer con nuestros todoterrenos de juguete a toda velocidad y sin accidentarlos. Destaca la ambientación de cada pista, algo que siempre ha sido un punto fuerte de la saga y aquí no se abandona pese a los cambios. Ahora habrá mucha diversidad en esto, con 16 tramos iniciales que irán en aumento con diversos DLC que sus creadores tienen pensado lanzar a posteriori. En cuanto a vehículos, de momento solo hemos visto los 4x4, aunque ya se ha anunciado que habrá nada menos que ocho categorías de automóviles, por lo que la variedad aquí también estará servida. Éstos también aumentarán con los posteriores descargables.

Siendo francos, MotorStorm: RC deja al principio unas sensaciones muy frías, y no parece hacer justicia a la saga que pertenece y retomará. Pero en cuanto se le da una oportunidad algo más prolongada, se descubre que la inigualable física de los coches, la mecánica de juego y el manejo funcionan de maravilla. Es un gameplay muy rápido y fluido, suave y preciso en su método de control que nos hará tener que girar el joystick hacia la izquierda para tomar una curva hacia la derecha si el vehículo que manejamos se dirige hacia la pantalla. No cuesta demasiado controlarlo y la sensación de tener en las manos un mando radiocontrol es absoluta. En PlayStation 3 el manejo es algo más tradicional, con el gatillo R2 para acelerar y el L2 para frenar. Podremos alternar la distancia a la que colocamos la cámara (zoom) pero nunca podremos situarla detrás o dentro de los automóviles, de manera que no se pierda ese requisito extra que es saber manejar estos velocísimos bólidos de juguete y vivos colores.

Y en cuanto a lo visual, RC no es de ninguna manera el juego que mayor partido saque a la nueva máquina. Sus creadores se han centrado en que todo luzca con solidez y fluidez plena, y así lo han conseguido. A cambio tenemos un aspecto gráfico que recuerda incluso a PlayStation 2, y que queda aún más visible en PlayStation 3. Ahora bien, en la consola de sobremesa el motor está ligeramente evolucionado y veremos más detalles, juegos de luces o texturas. RC es un juego vistoso en cuanto empezamos a movernos, con muchos detalles y componentes que hacen a cada pista única, pero no podemos decir que alcance el nivel gráfico de Uncharted: Golden Abyss o Resistance: Burning Skies. Los escenarios son bastante interactivos, y efectos como el del agua o el barro se han recreado a la perfección. También el comportamiento físico de todos los elementos destruibles, empezando por los coches rivales, bastante inteligentes "para que sea también un buen desafío singleplayer", nos explicaba uno de sus responsables.

Nos gusta la idea de que MotorStorm se redefina de esta rompedora forma. Mejor que lanzar una nueva entrega que retomara las señas de Pacific Rift de PSP solo que con mejor apartado técnico, la idea de pasarse a los coches radiocontrol y la experiencia de la saga pero en pequeñito en PSVita nos parece un motivo digno de elogio. Lo fácil era hacer un juego continuista. Y éste, probándolo en profundidad y descubriendo sus niveles y comportamientos, es innegablemente divertidísimo, adictivo y directo, preparado para partidas rápidas, portátiles, en solitario o contra otros jugadores. La total conexión con PlayStation 3 podría haberse aprovechado quizá para un poco más. Pero más allá de esto, lo cierto es que deja unas sensaciones tan firmes, que no aparenta ser un juego que vaya a pasar desapercibido y seguro que reta durante meses a los más desafiantes y picados. No nos cabe duda, el precio y la continuidad y posible cuantía a desembolsar por los DLC marcarán su éxito, éxito que será, sin duda alguna, considerable.

MotorStorm: RC

MotorStorm se pasa a los coches teledirigidos en esta entrega para PlayStation Vita y PlayStation 3.

MotorStorm: RC