Spider-Man: Edge of Time, Impresiones

Beenox no ha arriesgado demasiado en el nuevo Spider-Man. Edge of Time se ha dejado probar en la Gamescom. Es una aventura lineal, poco distinguida pero bastante divertida y de interesante argumento. Os contamos qué impresiones nos ha dado esta jugabilidad que atrapa como una red pero en seguida se hace pegajosa, en las dos épocas del superhéroe que conjuga.

Así como Web of Shadows y Shattered Dimensions sorprendieron en cierto modo con sus propuestas de dimensiones mezcladas y caras de Spider-Man más allá de la habitual de Peter Parker en la Nueva York actual, Edge of Time no juega con innovaciones de peso y mantiene esa estela. Nos pondrá ante el control del Hombre Araña clásico junto al de Spider-Man 2099, con un Miguel O'Hara que ha descubierto como viajar en el tiempo y cambiar el trágico destino del superhéroe de siempre. Este título pretende que nuestras decisiones del pasado afecten a los peligros que acechen al Spider-Man del futuro, en un nuevo beat'em up que pasa de forma automática de una historia a otra mostrando cómo y por qué van cambiando los acontecimientos de las dos realidades, con consecuencias de lo que hagamos en una en la otra. En la Gamescom de Colonia hemos jugado una demo centrada en el personaje de 2099. No nos ha sorprendido como esperábamos.

El nivel empieza con O'Hara en una especie de laboratorios, llenos paneles metálicos, de tubos de neón, rayos láser letales, compuertas de seguridad y enemigos que salen de cada esquina para frenar nuestro avance a través de las salas. En la parte inferior derecha de la pantalla aparece la imagen del Spider-Man de Peter Parker, en apuros de vez en cuando justo cuando pasamos por determinados lugares interactivos, donde el juego hace un fantástico flashback sin transición alguna de por medio y nos coloca de repente en la piel del héroe clásico. Por ejemplo, al llegar a unos contenedores con varios cadáveres y robots destrozados, podremos encarnar directamente la pelea que tuvo lugar aquí hace un siglo y que ahora nos deja avanzar con comodidad. También sucede al revés, con puertas que si no abrimos al jugar con el Spider-Man de siempre, para el de 2099 aparecerán cerradas.

La mecánica del título parece que será siempre ésta, proponiendo mucha acción y momentos de plataformas como viene siendo habitual en la saga en esta generación de consolas. Con dos juegos similares a sus espaldas, la fuerza de Edge of Time sobre los anteriores recaerá, como nos dijeron los propios responsables del juego, en que ahora todo es más divertido, sientes que tienes más control sobre la trama, que precisamente será de muchísimo peso ya que corre a cargo de Peter David, guionista aficionado a los comics de Marvel y el personaje, quien quiere hacer de este juego uno de los importantes de la franquicia. El argumento promete giros y puntos de elipsis importantes gracias al recurso de los flashback y flashforward, que pueden lograr una riqueza de guión considerable.

Pero este nuevo videojuego debe destacar por varias cosas más que por su trama, y desde luego ni técnicamente ni en su perspectiva jugable nos ha supuesto ninguna sorpresa, al menos por lo valorado a partir de esta demo de Alemania. Muy en la tónica de los grandes de la acción en tercera persona, como God of War, Ninja Gaiden, Batman: Arkham Asylum o incluso Castlevania: Lords of Shadow, Edge of Time presenta al Spider-Man de 2099 como un personaje calcado a Kratos, que hace uso de las telarañas como si fuesen las espadas con cadenas del Dios de la Guerra, combos muy parecidos y hasta protagoniza descensos a toda velocidad por túneles como aquellos inolvidables niveles de vuelo y esquivo de God of War III, aunque con peor presentación y manejo algo más tosco.

En los combates, siempre cuerpo a cuerpo, además de hacer uso de los puñetazos, patadas y golpes de telaraña, el Spider-Man del futuro tiene importantes combos "mágicos" que crean escudos semicirculares, impactos y hasta rayos para desplazar y machacar a todas las criaturas que salgan en su búsqueda, bastante más numerosas que anteriormente, por cierto. Son combates multitudinarios y vistosos, con una IA enemiga intermedia, no demasiado exigente. Peter Parker, en cambio, utiliza los combos de siempre y aprovecha las redes para atraer a enemigos. Los combates de éste recuerdan mucho a los anteriores juegos. Se ha mantenido el control y velocidad de las peleas. Con ambos personajes será vital la posición que tengamos en cada momento, pudiendo balancearnos siempre con las telarañas y colgándonos de cualquier saliente o agarrándonos a las paredes y techos.

Apenas hemos visto algunos puzles, como utilizar balas enemigas rastreadoras para llevarlas hasta puertas blindadas o pulsar dos interruptores a la vez gracias a la capacidad de movernos súper rápido, no parece que vayan a abundar en Edge of Time. Nos lo comentaba su productor, "este juego se centrará mucho más en el combate, lo hemos trabajado mucho y queremos que sea de los más profundos y satisfactorios de la saga". Desde luego, golpes y combos no les faltan a los dos protagonistas homónimos. El salto de una época a otra cambia bastante la jugabilidad pero nunca la simplifica, lo que hace al juego bastante entretenido, que no frenético ni sublime en diversión. Y en cuanto a jefes finales, en este niuvel no había ninguno pero no cabe duda de que los nombres célebres de los villanos de Spider-Man 2099 aparecerán, como alguno que otro que ya habréis podido ver en el tráiler y estas capturas.

Sí nos ha convencido notablemente, en cambio, la verticalidad de los escenarios. Pese a tratarse de una demo enmarcada en un nivel de interior, Spidey podrá y deberá trepar y escalar para avanzar y aguantar la presión enemiga, bastante fuerte. Al cambiarnos el juego de un personaje a otro y dejarnos cierta en elección en interactuar con determinadas partes del escenario o no para que el otro Spider-Man sufra o disfrute las consecuencias, muchas veces tendremos que llegar hasta puntos muy altos o hacer uso de los poderes que vayamos aprendiendo, pues no todos estarán disponibles desde el primer nivel. La estructura será por misiones, aunque aún no se nos ha desvelado el tamaño de los escenarios exteriores más abiertos. Tenemos ganas de verlos y comprobar si son, por ejemplo, como aquella inmensa Nueva York del memorable Spider-Man 2, libre y con mecánicas de sandbox.

Spider-Man: Edge of Times no defraudará a los incondicionales del superhéroe, pero al resto ya veremos. Llega en un otoño donde Batman: Arkham City va a ser un duro competidor y sus valores deben ir mucho más allá de un argumento elaborado y buenas referencias a los comics de las dos épocas que retrata. Bebiendo de los grandes de la acción, lo nuevo de Beenox lleva el sello del estudio, hasta en su apartado técnico, correcto pero no necesariamente destacable. Ahora tendremos que esperar unas semanas para comprobar si el juego entre las dos dimensiones de la trama, Spider-Man clásico + Spider-Man 2099 realmente cumple la prometida libertad de decisión otorgada al jugador, comrpobar si la diversión de esta demo se mantiene y si la idea está bien implementada. Le echaremos la red y os contaremos todo sobre él en cuanto se acerque su lanzamiento y esté lista la versión final.

Spider-Man: Edge of Time

Spider-Man y Spider-Man 2099 deberán unirse en este juego de acción para corregir la línea del tiempo para evitar la muerte de Peter Parker
Spider-Man: Edge of Time