Dragon's Crown

Dragon's Crown fue uno de los raros nuevos nombres surgidos en el E3. Tuvo una presencia testimonial durante la conferencia de Sony, pero el breve metraje bastó para llamar la atención de los que reconocieron el inconfundible sello Vanillaware. Kamitani se embarca en uno de sus proyectos soñados: revitalizar y actualizar el Beat'em Up 2D clásico.

Fue unos segundos solamente, mientras observábamos el desarrollo de la conferencia de Sony, hubo un momento en el que algo distinto apareció en las pantallas gigantes, algo que, sorprendentemente, no sabíamos qué era -ya que la inmensa mayoría de los juegos del evento eran ya conocidos-. Fue durante un vídeo de títulos para PS Vita, en un auténtico visto y no visto que sin embargo caló. ¿Era eso un Beat'em up clásico 2D en Alta Definición? ¿dónde hemos visto antes ese estilo visual? Con la ayuda de la necesaria repetición, pudimos ver que el estilo era, efectivamente, muy familar, hasta el punto de que que se podía apostar con facilidad a que se trataba de un juego de Vanillaware, pero... ¿qué juego? estaba claro que no era Grand Knight History, el unico proyecto que se conocía del estudio japonés, entonces, ¿qué era?

Las respuestas llegaron pronto por parte de Ignition, que ya se encargó de ser la productora de Murosama, que ofreció los primeros datos y pantallas del proyecto. El nombre era Dragon's Crown y, efectivamente, se trata de un Beat'em Up 2D multijugador a la vieja usanza, realizado con el fantástico estilo visual del estudio. Y, a pesar de que había aparecido en la sección para Vita, en realidad es un juego tanto para la nueva portátil como para PS3, aparecerá para ambas plataformas al mismo precio: unos 30 dólares, según es la intención de la productora. La elección de formatos no es casual, ya que el estudio pretende aprovechar la interconectividad de los sistemas de diferentes modos.

En el pasado avance de Grand Knight History, ya se comentó que ese sería el primer juego de Vanillaware no diirgido directamente por el fundador del estudio, George Kamitani, lo que parecía indicar que él ocuparía su tiempo con otro proyecto, que ha resultado ser este Dragon's Crown, un proyecto que el autor ha tenido en mente durante 13 años, nacido a partir de la semilla de su trabajo en Tower of Doom, uno de los mejores y más evolucionados Beat' em Up que se conocen. Kamitani, en una entrevista concecida a Famitsu, comentaba que ya incluso en la época de Dreamcast trató de ejecutar este concepto para la por entonces nueva plataforma de Sega, justamente después de haber creado su primer juego independiente con Princess Crown para Saturn, pero no hubo suficiente interés por parte de las casas japonesas como para acometer el proyecto, lo que le pondría en el camino de Odin Sphere para PS2.

Kamitani también confesó que es un gran aficionado a esta clase de títulos, por lo que era algo que realmente quería hacer después de su buena experiencia en el arcade D&D. Pero no se quería limitar simplemente a 'homenajear' al género, sino que pretende recoger la experiencia de esos juegos que adoraba, mencionando concretamente a Golden Axe a King of Dragons -célebre recreativa de Capcom convertida a Super Nintendo- y llevarlos a un paso por delante en diferentes aspectos, con especial atención al aspecto coopertaivo, tanto local como online. En sus propias palabras '¡Estoy poniéndolo todo en este proyecto! era algo que realmente quería hacer en esta vida.'

Habrá seis clases distintas de personajes: Guerrero, Enano, Arquera, Mago, Hechicera y Amazona, cada uno definidos con ese estilo exagerado, vistoso y original de los juegos de Kagotani. Cuerpos de proporciones imposibles, hombres de constituciones irreales, mujeres de pechos interminables -la hechicera ya es una favorita de artistas amateur y no tan amateur alrededor del mundo- Ciertamente es un estilo único, que no se parece a ningún otro y que gana muchos enteros con la libertad de usar una mayor resolución por pantalla, lo que permite introducir más detalle, enemigos de mayores proporciones, escenarios más amplios y una visualización más definida, lo que sienta de maravilla a las bellas ilustraciones que usa el juego.


Como cabría esperar de un título del estudio japonés, el juego no se contentará con ofrecer la clásica ensalada de golpes y combos, los juegos de Vanillaware siempre picotean de diferentes elementos de otros juegos, combinando géneros e ideas para crear alternativas distintas. De forma poco sorprendente, Dragon's Crown tendrá elementos de rol, incluyendo niveles, nuevas habilidades y equipamiento para cada personaje. Lo que no resulta tan predecible es que Kamitani tiene algunas ideas interesantes en la cabeza, como hacer que los jugadores almacenen un mensaje propio personal para su personaje; si mueren, su cadaver se propagará a los mundos de otros jugadores, que podrán recoger el cadáver y llevarlo a un templo para resucitarlo, lo que les permitirá contar con ese personaje en su propia partida, manejado por el ordenador. Otras ideas que está manejando es la de establecer un sistema de duración en las armas, que se romperán con el uso y obligarán al jugador a buscar otra nueva y a luchar con las manos desnudas por un rato mientras tanto.

Otra consecuencia de ese elementos evolutivo con respecto a un Beat'em al uso, es que Kagotani quiere introducir elementos de riesgo y oportunidad. Por ejemplo, en un ejemplo expone como, avanzando por cierto camino, los jugadores pueden encontrar un enorme dragón rojo durmiendo en un suculento tesoro. Tocar el oro implica despertar al dragón y es muy posible que los personajes no estén todavía preparados para acabar con la criatura, pero sí tendrán la posibilidad de escapar si se encuentran al borde de la derrota, para lo que tendrán que correr a la salida mientras la criatura les persigue por toda la pantalla, arrasando todo lo que se pone por su paso. De ese modo, se apuesta por algo más variado y dinámico que el simple desarrollo lineal de un Beat'em Up tradicional.

El concepto de juego cooperativo será muy importante en Dragon's Crown, los personajes tendrán diferentes especialidades y funcionarán mejor en complemento con su grupo. Para reforzar esa idea, el jugador irá siempre acompañado de otros héroes en su partida, ya sean manejados por otros jugadores o controlados por la IA. El juego contará con multijugador local y online, pero parece que incluso también se está contemplando la posibilidad de hacer que las versiones Vita y PS3 funcionen entre ellas, quizás para continuar partidas como lo visto en Ruin, o quizás para que funcionen conjuntamente, de modo que un amigo pueda traer su Vita a casa, conectarla a la PS3 y compartir con su amigo la experiencia cooperativa en la misma sala, sin necesidad de mandos adicionales. En todo caso no es un punto que esté todavía claro, más allá de que ambas máquinas tendrán la posibilidad de trabajar juntas.

En un E3 que destacó por su falta de nuevos nombres y sangre fresca, encontrarse con algo como Dragon's Crown es una más que agradable sorpresa. Posiblemente no tenga el alcance de los juegos más mediáticos, pero para los amantes de la vieja escuela es un placer ver a Vainillaware emprender un proyecto de estas características, especialmente dado el fabuloso y distintivo aspecto visual con el que cuenta. Kagotani cuenta con su propia experiencia de su trabajo para Capcom y su gran amor por la escena arcade en general como fuente de inspiración para querer que éste sea uno de sus mejores juegos hasta la fecha. No se sabe si conseguirá su objetivo, pero a buen seguro que todos los amantes del Beat'em Up criados al calor de las máquinas recreativas estarán deseando que lo consiga.

Dragon's Crown

Dragon's Crown es un título de acción beat 'em up para PlayStation 3 con cooperativo multijugador de temática medieval con gráficos 2D en HD, de los creadores de Muramasa.

Dragon's Crown