Starhawk, Impresiones

Lightbox nos pone a los mandos de su nuevo juego en el anuncio oficial internacional de Starhawk. Lo nuevo de Sony Santa Mónica comienza a dejarse ver prometiendo sacar el máximo provecho al online de PS3. Este nuevo asalto al universo de Warhawk viene cargado de mejoras y novedades sorprendentes que dejan muy atrás los conceptos del anterior sin abandonar la mecánica shooter en tercera persona. "Es una historia completamente diferente", nos decía Dylan Jobe, su máximo responsable. Y no es lo único que ha cambiado.

Warhawk fue uno de los primeros juegos completamente online en llegar a PlayStation 3. Su éxito fue moderado debido principalmente al temprano momento en que apareció -cuando la comunidad online de PS Network aún casi no estaba ni formada-. El recién presentado en Londres Starhawk llegará este año o a principios del siguiente para reparar todos los errores de aquel e introducir a los nuevos jugadores de la franquicia en este gran universo que LightBox está consiguiendo crear para deleite de los amantes de los shooters en tercera persona de enormes escenarios, vehículos, y, como estreno principal, construcción de bases y cuarteles de apoyo. Dylan Jobe, el máximo responsable del juego y jefe de LightBox, atendió a MeriStation en un pub de la capital británica para contarnos qué se ha pretendido exactamente con este nuevo Starhawk. Su principal respuesta fue clara, "es completamente diferente al anterior juego", aunque no se abandonan sus señas de identidad como la ambientación futurista, perspectiva, importancia de los vehículos o controles.

Estas diferencias van más en la línea del universo que enmarcará los tiroteos, The Frontier, que ahora tendremos también una campaña single player, bastantes apuntes nuevos y mejoras en la jugabilidad o la confección de un título, por lo general, más grande y capacitado para competir en este superpoblado género que son los third person shooter.  Jobe nos quiso señalar que "será como un western espacial, con los Rifters contra los Outcasts, es algo completamente diferente a lo visto en Warhawk. Obviamente, conservamos parte del nombre entre Warhawk y Starhawk, pero hace referencia fundamentalmente al estilo de juego". También nos contestó a nuestra pregunta sobre cómo valoraba el género hoy y los peligros de sacar otro juego más de este tipo: "No creemos que sea peligroso lanzar Starhawk ahora. Es muy diferente a todo lo demás. Francamente hay muchos juegos First Person Shooter, en los que ves una ventana y un arma saliendo de ella, pero nosotros teníamos claro que no queríamos eso. Uno de los aspectos interesantes de Starhawk es que sea un shooter diferente, y lo estamos consiguiendo mediante la vista en tercera persona y las opciones de construcción".

Precisamente ésa es la gran innovación y sorpresa que nos ha dado Starhawk en su demostración oficial y primer hands on internacional, las nuevas mecánicas de construcción. La jugabilidad ahora es más directa, frenética y cargada de personajes en pantalla, torretas, robots, trampas... Con un simple vistazo al menú desplegable con el botón triángulo podremos dejar caer del cielo una instalación entera que nos ayude en la batalla, nos de soporte para despegar naves desde ella, extraiga energía de las fuentes de los planetas, invoque a colosales robots capaces de destrozar todo a su paso, etc. El bando enemigo también podrá edificar de esta manera, lo que promete un espectáculo visual que ya nos ha gustado bastante aderezado de una nueva jugabilidad tan centrada en disparar y moverse libremente por los planetas como en saber dónde y cuando construir para obtener con ello las mejores ventajas, todo de manera rápida, fácil y directa.

Jobe y su equipo tenían claro que si algo impidió el acceso de muchos a Warhawk, fue su única modalidad multiplayer. "Warhawk no tenía modo para un jugador, por lo que los jugadores no podían practicar offline antes de saltar al modo online. En Starhawk hemos introducido un modo para un jugador fantástico y único, en el que los usuarios podrán aprender a moverse y disparar, a construir cosas, a conducir 4x4, aviones… Así, cuando salten al modo online, ya estarán bastante familiarizados con el juego", explicaba con sinceridad el director del producto. No tenemos aún muchos detalles de este nuevo modo para un jugador, pero, por lo que pudimos probar, estará estructurado en misiones con objetivos que se nos narran a través de un comandante que va dándonos órdenes en un visor. La inmensidad de los escenarios hace que tengamos que ir alcanzando los objetivos en un orden coherente y razonado. Esto no es avanzar y disparar a todo lo que se mueva, de hecho, Jobe lo explicó, que al contrario que el resto de shooters donde hay una ruta prefijada (linea con altibajos jugables) con enemigos ya puestos en sus sitios, en Starhawk los mapas son abiertos (línea que hace un círculo o espiral), y los enemiogos se mueven libremente por la fase, recogen armas, edifican bases para ellos, etc. Se romperá con la linealidad habitual.

En la misión que pudimos jugar en el modo Campaña controlábamos a un soldado humano, Emmet Graves, que debía activar una enorme antena en medio de un cráter del desierto lunar abarrotado de enemigos. Para ello, el comandante primero nos recomendaba infiltrarnos hastra la fuente de energía Rift de uno de los laterales, eliminando algunos alienígenas y construyendo allí una torre que nos permitiera extraer este recurso natural extraterrestre que sirve como moneda de cambio ante cada adquisición de bases e infraestructuras junto a las piezas necesarias. El personaje se mueve aún algo tosco, no hay atracción hacia las posibles coberturas tras piedras o paredes y digamos que se tiene que hacer todo un poco de manera básica, escondiéndonos detrás agachados (de nuevo botón círculo), pero sin un botón de colocación especial, como sí ocurre en Gears of War o Uncharted. Las armas son eficientes, pero requerirán acertar varias balas sobre el enemigo. Lo mismo para ellos sobre nosotros. También hay, por supuesto, autoregeneración de la vida al pasar unos segundos a cubierto, pocos en comparación con otros nombres del género.

Una vez que llegamos a la fuente de maná escogemos la torreta extractora del inventario de construcciones y moviendo al personaje, se mueve junto a él una enorme silueta roja o verde que nos indica si podemos o no colocarla en dicho sitio. Si hay algún enemigo u objeto importante debajo de donde caería, la sombra se quedará en rojo obligándonos a desplazarnos un poco para encontrar la posición perfecta. El juego no se detiene aquí, por lo que podremos incluso recibir disparos mientras lo decidimos y cae a toda velocidad del cielo la enorme infraestructura. Una vez implantada, el comandante nos pide que activemos la antena en un interruptor encima de una planta metálica. La subida hasta allí está llena de tiroteos y cajas para resguardarnos y poder avanzar poco a poco. Tocamos la palanca y llega la última parte de la demo, donde se nos exige colocar en puntos marcados vairas bases para controlar finalmente la zona y acabar con enemigos voladores desde las naves en las que montaremos con el botón cuadrado, como en Warhawk. Estas bases generan unidades aliadas, una pista para despegar estos aircrafts, torretas de bots armadísimos, trampas de láser, etc.

En su modalidad multijugador Starhawk recuerda muchísimo a su antecesor, con mapas tan enormes donde será casi obligatorio coger vehículos para desplazarse hasta donde está la acción, recoger el mejor armamento rápidamente o cooperar con nuestros compañeros de equipo si queremos lograr los y duramente peleados y distintos objetivos. Preguntamos a Jobe sobre los nuevos mapas, bastante más grandes y variados por lo que pudimos ver aquí. "Hay varios mundos diferentes; algunos son de estilo terrestre, hay otros mundos espaciales con asteroides y estaciones espaciales por todas partes… Y cada uno está considerado una localización independiente; no puedes, por ejemplo, volar de un planeta a otro cuando te apetezca, siempre tiene que haber una transición, sea mediante una secuencia de vídeo o cualquier otra cosa. No es un 'sandbox' espacial", aclaraba dejando constancia de la veracidad en este sentido de las primeras filtraciones aparecidas hace diez días. Desde luego, hacer un juego grande por el que movernos libremente hubiera sido un acierto, pero hay que comprender que la experiencia frenética y estructurada que presenta Starhawk decaería bastante de ser así.

Gráficamente el juego también recuerda muchísimo a la primera entrega de esta nueva saga de juegos pero mejorándola, claro está, con un nuevo motor. Aún es muy pronto para enjuiciarlo en este sentido y se nota su jovencísimo estado de desarrollo, pues no logra destacar demasiado frente a bestias técnicas del género hoy pero sí se comporta muy bien al llenar de balas en todas direcciones la pantalla en los tiroteos más intensos, la fluidez con que llegan del cielo y se impantan las construcciones que seleccionemos en pleno gameplay o ver enormes escenarios atestados de robots colosales, enemigos en todas las esquinas y terrazas, torretas láser, naves que no paran de dispararse surcando los cielos... Es un espectáculo general más que centrado en lo particular que rodee al personaje protagonista, que se sentirá una pequeña parte de un mundo inmenso y que lo sobrepasa.

No existe tampoco confirmación de si llegará doblado a nuestro idioma o de si tendrá soporte de manejo con PlayStation Move, como ya han mostrado SOCOM 4 o Killzone 3. Esta presentación ha sido la primera toma de contacto con un juego al que se le notan aún la falta de trabajo sobre él -todavía le queda bastante para salir- y los enormes cambios que sus creadores pretenden implantar para hacerlo más accesible que aquel ya casi olvidado Warhawk. Se confirmó que tendrá un sistema de experiencia donde iremos adquiriendo habilidades, en torno a 50, y modo cooperativo para cuatro jugadores. Lo que está claro, es que puede llegar a convertirse en un pilar del online exclusivo de PS Network cuando se estrene ya que propone juego gratuito y con unas mecánicas muy enfocadas en un multiplayer completo, amplio y variado que parece que sabrá competir con nombres tan exitosos en el juego en red de PS3 como Call of Duty, Killzone 3 o el también futuro y mejorado en este aspecto Uncharted 3.

Starhawk

Las guerras de Warhawk dan el salto al espacio en StarHawk, que implementa un sistema de construcción de elementos y vehículos que le aporta un nuevo enfoque más estratégico, además de un modo Campaña offline.

Starhawk