Battlefield Play4Free
Battlefield Play4Free
Carátula de Battlefield Play4Free
  • 7

    Meristation

La mejor relación calidad - precio

Sergi Blanch motenai

De la mano de Electronic Arts, hemos estado probando la nueva apuesta del género FPS en su versión completamente gratuita. Únete a la eterna batalla entre soviéticos y americanos por la supremacía militar y hazlo sin tener que pagar un duro.

Cuando analizamos un videojuego convencional y le asignamos una nota, ésta debería ser el reflejo no solamente de la calidad intrínseca del producto que se está analizando sino también una guía de compra que contemple la relación calidad-precio del videojuego en sí. O por lo menos debería quedar claro que no es lo mismo que un título X cueste 50 euros a que cueste 200, o que no cueste nada; porque a efectos prácticos, el precio puede ser un argumento a favor del juego o actuar precisamente en su contra.

Por este motivo, cuando nos encontramos con una excepción como Battlefield4free, es difícil no mirarla con cierto halo de 'buenismo' y perdonarle algunos errores por el simple hecho de que sería posible jugar toda la vida a este juego y además hacerlo completamente gratis. Sí, se ha leído bien: sin que nadie nos obligue a pagar un euro. Y eso, en un mercado como el nuestro en el que se acostumbra a sablear al usuario por cualquier tontería y en una situación económica global como la que nos azota en la actualidad, es todavía más extraño.

En cualquier caso, como el tiempo también es un bien escaso y por tanto un activo importante y valioso, intentaremos discernir si les puede valer la pena a nuestros lectores echarle un ojo a este juego de disparos en primera persona que llega de la mano de Electronic Arts y que toma prestado el nombre de una franquicia muy conocida dentro del género. Y es que aunque el juego se encuentra todavía en fase beta - así lo especifica el título mismo y su página web - y no están activas todas las funcionalidades que tendrá su versión final, merece por lo menos que le echemos un vistazo a la experiencia jugable que llevamos probando estos últimos días.

En primer lugar hay que decir que Battlefield4free está completamente enfocado al apartado multijugador online; no hay campaña principal ni partidas en red local, sino que se trata de competir en dos grupos de 16 jugadores - por el momento - para alzarse con la victoria en un mapeado concreto. Por no haber no hay ni un archivo que lance la aplicación de alrededor de algo más de 1 GB que se instala en nuestro disco duro, sino que todo debe hacerse desde la interfaz web que será la que nos sirva a demás para controlar el estado de nuestra cuenta y acceder al escueto manual del juego.

Decimos escueto porque es muy complicado no estar automáticamente familiarizado con los controles del juego: WASD + ratón, la tecla de CTRL para agacharse y el SHIFT para esprintar, la barra espaciadora para saltar y poca cosa más. Nuestra única recomendación al respecto es que desactivemos la opción de tilt automático del arma que si bien le añade realismo le quita bastante precisión. De hecho en su mayor parte estamos ante un FPS al uso en el que, eso sí, el combate es frenético y suceden muchísimas cosas al mismo tiempo.

El juego empezará solicitándonos que creemos un personaje principal para representarnos en el juego a elegir entre las cuatro clases que hay disponibles. Podemos tener más de uno y probarlos todos, pero dado que cada uno es personalizable y que no hay infinitos slots para guardarlos, habrá que ir creándolos con criterio. Tras unas pocas opciones de caracterización cosmética, nuestro principal preocupación será la de escoger la susodicha clase del soldado, que afectará directamente a las habilidades en combate y al armamento que estará a nuestra disposición.


Hay cuatro tipologías disponibles: el soldado de asalto, el médico, el ingeniero y el soldado de reconocimiento. El primero se caracteriza por ser la clase más versada en la lucha: va bien a casi todas las distancias y además dispone de cajas de munición para suministrar a los miembros del equipo que lo necesiten; el médico dispone también de cajas pero éstas rellenan la salud y va armado con una ametralladora para proporcionar fuego de cobertura. Estas dos clases son las que encontramos con más frecuencia en los servidores de prueba que EA ha puesto al servicio de la beta.

El ingeniero tiene un subfusil ideal para corto alcance pero además dispone de un RPG como arma secundaria que le permite ser letal contra efectivos blindados; además, puede reparar vehículos con su propia herramienta de soldadura, con lo que alarga la vida de ese tanque que no queremos ver destruido. La capacidad de destrucción acorazada del ingeniero se asocia perfectamente con el soldado de reconocimiento, armado o bien con un rifle de francotirador o con una potente escopeta mortal a corto alcance. El sniper puede marcar objetivos para que los RPG del ingeniero se dirijan automáticamente al blanco y dispone de balizas detectoras de movimiento para localizar a enemigos ocultos.

Sea cual sea la clase que escojamos, a medida que vayamos eliminando a enemigos o cumpliendo objetivos obtendremos experiencia y monedas. De las monedas hablaremos en otro momento, con lo que por ahora nos centraremos en que partida tras partida veremos como nuestro personaje adquiere niveles con los que podremos personalizar nuestro particular árbol de habilidades. Inspirado en la forma en la que se asignan los talentos en World of Warcraft, desbloquearemos nuevas posibilidades para nuestro soldado: pilotar helicópetros o jets, usar cierto tipo de armas, poder evitar trampas, soltar una granada al morir, etc.

Las refriegas, limitadas al modo asalto en estos momentos, consisten en obtener y mantener 4 puntos de control dispersados por el mapa. Hay dos facciones de 16 jugadores, rusos y americanos, que pelearán entre sí empezando en dos extremos opuestos y haciendo respawn en la zona controlada más cercana; la muerte es bastante 'gratis' en B4F, porque a lo mucho hay que esperar 5 ó 6 segundos antes de volver a reaparecer y no nos penaliza en ningún sentido, precisamente para empujar al jugador a que no tenga miedo a recibir un disparo enemigo.

Actualmente la cantidad de mapas es muy escasa, y de hecho se dividen de tal forma que solamente una parte está disponible cada vez. El tamaño es correcto, todo hay que decirlo, porque de esta manera siempre encontramos combate en todas partes e incluso haciendo el más absoluto de los campeos nunca estaremos los suficientemente lejos como para pasar absolutamente desapercibidos durante toda la batalla. Además, ganar cada ronda no proporciona bonificación alguna, con lo que si nos ponemos AFK en un rincón no subiremos ningún punto de experiencia 'por la patilla'.

Los escenarios podrían dividirse en dos tipos claramente diferenciados: aquellos en los que hay vehículos y en los que no los hay. Cuando el peso del lance lo lleva la infantería, es frecuente encontrar multitud de callejones, aberturas, rendijas por las que colarse, azoteas a las que subir y hierbajos donde camuflarse. Aquí, por la propia concepción del juego, el soldado de asalto y el médico tienen cierta ventaja; además, cuando un jugador es abatido por otro, se muestra una cámara de muerte para que se vea desde dónde ha realizado el disparo mortal nuestro verdugo, delatando la posición de un posible francotirador.


Cuando hay vehículos disponibles ya es otra cosa; bien sean APCs, jeeps con ametralladoras, semi-blindados, tanques, helicópteros de transporte, Apaches o incluso MIGs 29 o F15s… será raro el jugador que no esté a los mandos o dentro de un vehículo. De hecho hay espacio para todos, aunque solamente conduzca uno, porque el resto puede disparar armas secundarias o con la suya propia desde las aberturas de nuestra montura. Pilotar un helicóptero o un jet no es cosa fácil y es frecuente ver suicidios por culpa de que nadie te enseña cómo funcionan esos trastos y uno se acaba estrellando a la primera de cambio.

Además, en esos mapas suele haber cantidad de elementos anti-tanque y antiaéreo por los que miembros de un mismo equipo se pueden llegar a pelear: misiles Stinger, proyectiles que penetran la armadura, cohetes teledirigidos, etc etc. En cualquier caso, el combate cobra una nueva dimensión porque incluso es posible capturar los puntos de control desde dentro de un helicóptero o un blindado, con lo que no es infrecuente ver como un par de Humvees y un M11 protegen una bandera, por lo que los ingenieros armados con un RPG suelen hacer su agosto.

Como antes decíamos, a medida que abatimos blancos vamos ganando experiencia y monedas. Esta moneda nos sirve para comprar artículos en la tienda virtual como armas, por ejemplo; pero más que comprar, las alquilamos. Estas armas estarán disponibles durante un tiempo limitado a partir del momento de la adquisición y para poder mantenerlas habrá que jugar bastante y cada día, de modo que sea posible obtener unos ingresos de puntos que puedan sustentar ese alquiler. O eso o, y ahí viene la forma de financiación de Battlefield4free, comprándolas con dinero real.

Evidentemente que este juego tenía que tener algún sistema de financiación, y este ha sido el modo en el que lo ha resuelto EA; mediante los Battlefield Funds, podemos comprar definitivamente un arma o alquilarla durante un mes, adquirir objetos que solamente mejorar nuestra apariencia o también, en lo que sí supone un cambio con respecto a los que juegan sin gastar un duro, obtener un bonus de experiencia del 50% durante un tiempo limitado. Pero, para ser justos, no hay nada 'de pago' que no se pueda obtener de forma normal jugando: únicamente habrá que jugar más y mejor, claro está. También podremos comprar más slots para poder almacenar nuevos personajes que vayamos creando, eso sí.

Negativamente caben destacar algunas cosas del juego, que se añaden a la escasez de mapas y de modos que hay ahora mismo; en primer lugar, su aspecto técnico. En alta resolución luce bastante bien, teniendo en cuenta que se ha buscado el mayor abanico posible de ordenadores que lo muevan, con lo que se ha sacrificado calidad en ese aspecto. Pero hay algunos problemas con el motor de colisiones, clipping con vehículos y física un poco irreal, provocando incluso en algunos casos que un personaje se quede atascado en un punto sin poder salir.

Aunque se especifica que es necesaria únicamente una conexión a internet de 256 Kb de ancho de banda, es más dependiente de un buen ping que de otra cosa. De hecho el juego pega algún tirón en algunos momentos con un mensaje central en pantalla avisando de que tu conexión no acaba de tirar bien, lo que en ocasiones es molesto. Pero lo verdaderamente frustrante es la proliferación de tramposos que aparecen en el juego; sabemos que la expresión 'cheater' se usa a menudo como resultado de la incompetencia, pero la verdad es que hay bastantes personas que se ayudan de aimbots que generan malestar entre los demás.

LO MEJOR

  • Completamente gratis
  • Entretenido y adictivo
  • Los vehículos.

LO PEOR

  • Algunos defectos técnicos
  • La escasez de modos de juego y mapas
  • Poca cooperación del equipo

CONCLUSIÓN

Battlefield4free es un FPS al uso con una jugabilidad clásica pero bien estudiada. Se agradecería un poco más de cooperación entre los miembros de cada equipo más allá de compartir vehículo y un mejor balance entre las clases, amén de pulir el apartado técnico del juego y librarlo de indeseables tramposos. Pero no olvidemos que estamos ante un título que lo ofrece todo de manera completamente gratis y que sus funcionalidades de pago en poco o nada afectan al jugador; por ello, consideramos que es uno de esos productos que vale la pena echarle un vistazo porque, además, seguro que funcionará en ese ordenador portátil que teníamos abandonado en un cajón. - Completamente gratis- Entretenido y adictivo- Los vehículos.

7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.