Tiger Woods PGA TOUR 12: The Masters
Tiger Woods PGA TOUR 12: The Masters
Carátula de Tiger Woods PGA TOUR 12: The Masters

Birdie en Augusta

Sergi Blanch motenai

Cambiando el pilar sobre el que gira el juego de la Ryder a Augusta, Electronic Arts consigue que el interés por la franquicia de Tiger Woods se renueve desde todos los ángulos. PGA Tour 12 incorpora una serie de novedades que consiguen bajar el par del campo.

Por primera vez en muchos años, Tiger Woods no estará en la portada del simulador de golf que lleva su propio nombre y que edita Electronic Arts desde hace bastantes años. La coyuntura extradeportiva reciente del jugador californiano ha debido pesar en la decisión de la editora canadiense, que sin embargo ha mantenido al popular atleta como base para el título de la franquicia y como vehículo conductor dentro del propio juego. Y es que si nos ceñimos de manera estricta a lo deportivamente hablando, el mundo del golf debe muchísimo a Eldrick 'Tiger' Woods y aunque ya no sea el número uno mundial, su peso específico en este mundillo y en deporte en general es todavía insuperable.

En parte, él es una de las claves para entender cómo un videojuego basado en un deporte minoritario como el golf es capaz de vender tanto, cuando hay comparativamente tan poca gente que lo juega o lo haya jugado alguna vez en la vida real. La otra clave es el trabajo de la desarrolladora para hacer cada vez más accesible al público general uno de los deportes más técnicos que se han creado jamás. Y ahora, tras 15 entregas de la saga, EA Sports da un paso adelante en la persecución de su objetivo.

Para ilustrar este concepto, se ha decidido cambiar el ‘leit motiv' que lleva a los jugadores a disputar su campaña principal 'Camino al Maters', que es común en las tres plataformas de sobremesa en las que llega disponible el juego. Al contrario que en la edición pasada, que se centraba en jugar la Ryder, por fin se ha conseguido la licencia que permite que podamos disputar la prueba más famosa del mundo del golf en el campo más archiconocido de este deporte: el Augusta National Golf Club. Y por supuesto, nuestro objetivo principal va a ser conseguir clasificarnos para jugar este torneo y eventualmente ganarlo golpe a golpe, hoyo a hoyo, compitiendo contra los más grandes.

En ese 'Road to the Masters', que es así como se llama al modo historia en su versión original, los desarrolladores han apostado por una mezcla de funcionalidades ya bien probadas con alguna innovación de postín. Empezaremos creando nuestro propio personaje con un sinfín de opciones de personalización posibles o incluso mediante el sistema Game Face que plasmará en pantalla, más o menos, una reproducción de nuestros rasgos faciales para bien y para mal. Lamentablemente no funciona con la cámara que incorpora Kinect en Xbox360, por lo que si se quiere usar esta característica habrá que recuperar la vieja del cajón de utensilios varios.

Una vez creado nuestro golfista y vistos los primeros vídeos a modo de tutorial, podremos empezar a saltar al campo y pegar nuestros primeros golpes. Aquí es donde se aprecia el primer gran cambio distintivo de la edición de este año, que es precisamente la inclusión de un caddy a nuestro lado que nos sirve de acompañante y consejero durante el desarrollo de los hoyos. Aparte de contar con una gran cantidad de líneas de diálogo, en inglés, siempre tendrá un par de propuestas a mano en forma de golpes preestablecidos (algunos conservadores, otros más agresivos y arriesgados) para que con una simple pulsación de un botón podamos acceder rápidamente al ejercicio del backswing sin preocuparnos de nada más.

Evidentemente, la inclusión de este caddy es lo que equivaldría a un sistema de ayuda a tiempo completo que, en caso de no gustar, siempre se puede desactivar. Pero lo cierto es que está magníficamente bien implementado, sus comentarios siempre son acertados y aporta una buena dosis de realismo al juego; de hecho, a medida que vayamos completando algunos objetivos que cada campo tiene, los conocimientos de nuestro compañero irán aumentando y cada vez proporcionará mejores consejos para cada situación. Hay que decir que a medida que avanzamos en el PGA Tour, es cada vez más frecuente cambiar a 'custom' para ajustarnos con mayor precisión a ese golpe que deseamos.

En Xbox360 existen dos modalidades de golpeo: mediante uno de los sticks o a través de la fórmula heredada del PC de tres clicks. La precisión que se obtiene con los analógicos es correcta y el comportamiento del vuelo de la bola está acorde con nuestras acciones; en PS3 existe la posibilidad de hacerlo también de esta manera pero además, como ya vimos en la edición del año pasado, se ha incluido la posibilidad de utilizar el Move como interfaz. En Wii se mantiene el Motion Plus como modo favorito de acceso a los golpes, consiguiendo un nivel de precisión similar al de la plataforma de Sony pero con el añadido de poder utilizar la Balance Board, aquel olvidado accesorio que almacenamos bajo el mueble de la tele. Una pena que, una vez más, no se soporte Kinect para este juego, pero también es cierto que el dispositivo de Microsoft parece que todavía no puede dar la exactitud que se obtiene con los artilugios de su competencia.

Al margen de poder ejecutar el swing de forma natural o mediante las palancas del mando, tendremos a nuestra disposición todo el arsenal convencional para defendernos desde el tee, la calle, el rough, los búnkeres o donde sea. Hay golpes con swing completo, punches, flops, chips, putts, flicks, draws, fades, en choke, en semi-choke, con más o menos loft y con mayor o menor efecto. Si está en el golf real, seguro que hay alguna manera en que está representado en el juego. Y además podremos tunear nuestros palos para que se ajusten mejor a nuestra manera de atacar la bola.

A medida que vayamos dominando los golpes, progresaremos por el Camino al Masters. Al principio serán torneos de tipo local y paulatinamente iremos avanzando hacia el PGA Tour. Existen varios modos de dificultad que de algún modo limitan la cantidad de ayudas que recibiremos durante los golpes, que generalmente no es poca; por ejemplo, la predicción de la caída del green, el saber dónde más o menos aterrizará la bola en un golpe, el punto dulce de golpeo de un putt, la posibilidad de imprimir efecto a la bola durante su vuelo o la capacidad para reducir la ansiedad cuando se está jugando un hoyo importante que hace que escuchemos los latidos del corazón de nuestro personaje y sea más sencillo fallar.

Cada torneo que disputamos tendrá distintas pruebas que podremos superar. En ocasiones son retos que nos lanza un sponsor determinado o un partido de skins, por poner dos ejemplos. Todo ello nos sirve para ir desbloqueando equipo en la Pro Shop y además para ganar experiencia con la que mejorar nuestro golfista. A este respecto, Electronic Arts debería haber añadido algo más de variedad en este sentido para las versiones de PS3 y Xbox, porque el hecho de subir de nivel a nuestro personaje es tedioso y cansino hasta decir basta, en parte debido a la escasez de campos que se incluyen en la versión retail (16 por 25 en la Wii), dejando el resto como contenido descargable.

Dejando de lado la campaña, el juego incorpora algunas modalidades de juego más que vale la pena destacar. En primer lugar, los 'Master Moments', que revive algunos de los momentos más emocionantes vividos en Augusta a lo largo de su historia. En esos momentos tendremos que repetir las actuaciones de sus protagonistas, bien fueran Tiger Woods, Gary Player, Jack Nicklaus o el ganador del año pasado, Phil Mickelson, entre otros. En ocasiones será ese Eagle imposible, otras hacer green con una madera 5 desde la bandera y colocarse a distancia de putt fácil. Pasar estas pruebas o dominarlas (igualar o mejorar lo que los profesionales hicieron) también nos dará acceso directo para disputar el Masters.

Después está la Copa de los Presidentes, que enfrenta al elenco americano contra el internacional, la posibilidad de revivir paso a paso todo el proceso que llevó a Tiger a conseguir 4 chaquetas verdes con sus comentarios, la posibilidad de jugar partidos por skins, mediante la puntuación stableford, juegos de bingo - bango - bongo, foursomes, etc. Además, podremos llevar todos estos sistemas de juego al territorio online mediante el competitivo sistema de GamerNet (con el online pass si adquirimos el juego de segunda mano) y disputar torneos y campeonatos, partidos rápidos, etc. La Wii no dispone de la opción de GamerNet, siendo exclusiva para PS3 y Xbox 360, pero a cambio como dijimos trae de serie 9 campos más y dos modos de juego extra que valen su peso en oro: el mini-golf y el disc-golf.

A nivel técnico, Tiger Woods PGA Tour 12 Masters tiene dos saltos de calidad importantes: uno el de Xbox y PS3 y el otro el de Wii. En las dos primeras plataformas, la calidad de texturas, modelados de los personajes, animaciones y representación de los campos está bastante bien conseguida. Por lo menos se ha eliminado casi en su totalidad la sensación 'photoshopiana' de que los jugadores estaban superpuestos en un escenario fijo y flotaban allí, mientras que ahora parecen un conjunto homogéneo más integrado. Los efectos meteorológicos rozan a buen nivel y es fácil observar cómo se ondean las banderas o la camiseta del caddy, que por cierto lleva nuestro nombre a la espalda.

En la versión de Wii, que no está en alta definición, parece todo pasado por un filtro que empaña la imagen. Se nota claramente un downgrade hecho con el hacha, en lugar de aprovechar todas las posibilidades que tiene la consola; en ninguna de las versiones, no obstante, se ha hecho especial hincapié en el público, que parece realizado por el más novato de los becarios que hacen sus prácticas en la empresa canadiense. También el motor de colisiones - no el de la física de la pelota, que está bien desarrollado - que controla los elementos del escenario merecería cierta revisión al respecto, porque hay agujeros que solamente la CPU encuentra y hay obstáculos que solamente nos frenan a nosotros.

En cuanto a lo que refiere al audio y dejando aparte la inclusión del consejero a tiemplo completo que es nuestro caddy, vuelve a la narración David Feherty, que antaño hacía pareja con Gary McCord para los comentarios jugada a jugada. La nueva inclusión es Jim Nantz, que ya aportó su voz a la última entrega de Jack Nicklaus con precisamente el mismo McCord, y que en España solamente es conocido por su aparición en un capítulo de la popular sitcom 'Cómo conocí a vuestra madre'. A efectos prácticos, Nantz y Feherty hacen una buena y compenetrada pareja, aunque algo desapasionada en algunos momentos. No hay apenas música en el juego, aunque soporta 5.1 y sirve para que mientras esperamos para hacer el swing oigamos los pajarillos a nuestro alrededor.

LO MEJOR

  • Múltiples opciones de juego
  • Por fin disputaremos el Masters de Augusta
  • Renovado aspecto visual y sonoro

LO PEOR

  • Algunos defectos técnicos
  • En momentos, repetitivo.
  • Mucho contenido como DLC.

CONCLUSIÓN

Hay algunos aspectos que faltan por destacar de este nuevo PGA Tour 12. En primer lugar, hay que tener en cuenta que es un título lento: hacer 18 hoyos, por muy rápido que vayamos, no bajan de 45 minutos si queremos hacerlo bien. Por otro lado, queda muy feo que mientras estás progresando en tu carrera, el juego no te deje participar en un campo porque solamente está disponible en DLC y te abra directamente la tienda online; y también queda muy feo que puedas comprar el mejor equipamiento de la Pro Shop, el Tier 4 por así llamarlo, directamente con dinero real. Es una opción más para hacer caja, está claro, pero lo encontramos moralmente discutible. Aún así, esta edición Masters de Tiger Woods contiene muchas horas de diversión para tanto el aficionado como el novato. Con un buen número de licencias bajo el brazo, Electronic Arts consigue el par del campo y da una nueva vuelta de tuerca a uno de sus simuladores más longevos proporcionando entretenimiento para toda la familia. Cierto es que, por las diferencias entre las tres versiones, tal vez la consola de Sony sea la que se beneficie más en la comparativa: le faltan los campos extra de la Wii pero el salto gráfico es abismal y además posee la capacidad de control de Move. En cualquier caso y sea cual sea nuestra elección, afortunadamente tenemos franquicia para rato. - Por fin disputaremos el Masters de Augusta- Renovado aspecto visual y sonoro- Múltiples opciones de juego