Dark Souls, Primer contacto

From Software vuelve a la carga con Dark Souls, juego que recoge la mecánica desafiante de Demon's Souls y que pretende dar una vuelta de tuerca más a los Action RPG. Repasamos la información que ha salido desde que Project Dark se ha ido concretando.

Cuando todos -y aquí se incluye jugadores, desarrolladores, mercado- tienden a un camino del que cada vez cuesta más encontrar vías alternativas, viene From Software nadando a contracorriente y diseñando algo desafiante. Para el jugador, y también para una industria amedrentada que en lugar de crear videojuegos a veces parece que nos cree visitas audioguiadas. Demon's Souls supuso una bocanada de aire fresco recogiendo elementos de juegos clásicos mezclados con una puesta en escena original en muchos puntos. El action RPG exclusivo de Playstation 3 -uno de los juegos más especiales de la generación- recibe una secuela espiritual, multiplataforma con Xbox 360. Y promete. Siempre dentro de los parámetros creados por From Software.

Dark Souls -ni las siglas DS a las que responde ni el Souls es algo casual- significa una buena noticia a tres bandas. La primera, porque los usuarios de Playstation 3 recibirán de nuevo un juego desafiante como pocos; la segunda, Xbox 360 tendrá su Demon's Souls, una propuesta que no tiene comparación en su catálogo actual; y tercero, para los videojuegos en general: no todo está perdido, existen propuestas como esta que tienen éxito en la época de los modos automáticos y los caminos guiados con luces brillantes que oscurecen el resto de escenario. Después de su inicial anuncio como Project Dark ya se confirmó que algo importante estaba en camino.
Para poner en antecedentes, sobre todo a usuarios que no tengan Playstation 3, decir que Demon's Souls (creado por From Sofware y dirigido por Hidetaka Miyazaka) es un action RPG en el que debemos acabar con todos los enemigos de distintos mundos. Después de un inicio guiado, el juego es totalmente libre en propuesta. Podemos empezar la fase que queramos a cuenta y riesgo propio. Esta obra hace bandera del ensayo-error, ya que el juego no ayuda en nada al usuario. No es nada raro empezar por orden cronológico, girar a un lado y encontrarnos un dragón que nos aniquile en un momento. Perdemos todo lo que hemos conseguido por el camino, y si llevábamos horas vagando por el mundo deberemos repetirlas otra vez. Es exigente, cada enemigo puede suponer nuestra muerte, y es un juego que vive con la muerte al lado.Nos dejamos un sistema on-line original en el que podemos ayudar a otros caballeros a cambio de recuperar la vida, o matarlos para robársela; recibir y dar mensajes a los nuevos para que no caigan en nuestros errores, para explicarles que por ahí, si eres novato, todavía no. Un mundo que podríamos definir de circular, que revisitaremos una y otra vez descubriendo nuevas zonas que antes nos eran inaccesibles. No porque estén cerradas, sino porque nos matan rápidamente. Mejorar experiencia, equipamiento... elementos clásicos de un Action RPG en el que la supervivencia va de la mano del sudor y de la frustración. Algunos lo definen como un juego muy difícil, otros simplemente creen que es exigente pero justo. Como dos párrafos son una tremenda injusticia si queremos hablar de Demon's Souls, dejamos el análisis de dicho juego, donde se desgrana todo lo que tiene dentro de sí.Secuela espiritual
Mucho se ha hablado sobre lo que es Dark Souls. La IP Demon's Souls pertenece a Sony, por lo que una secuela directa era inviable si se quería ampliar la experiencia a los usuarios de Xbox 360. Por eso se le ha definido como secuela espiritual, ya que recoge la mecánica del juego de Playstation 3 y genera, a su alrededor, un nuevo mundo con elementos ya conocidos y otros añadidos, dignos de un equipo de desarrollo que pule en un segundo juego su obra inicial. Las semejanzas en la recreación de un mundo oscuro con elementos medievales y el estilo de juego, Action RPG en tercera persona, también ayudan a mantener la etiqueta de secuela espiritual. Después de pinceladas en algunos medios de información, por fin llegan cosas tangibles sobre lo nuevo de From Software. Esto es Dark Souls. Dark Souls supone también la consolidación -si cumple, naturalmente- de una manera de entender los videojuegos no muy de moda. Es, además, el triunfo de un producto especial sobre el que ni los mismos creadores tenían claro su éxito. Demon's Souls no se anunció para Europa hasta pasados unos cuantos meses. Finalmente Namco Bandai decidió traerlo y fue todo un acierto. Veni, vidi, vinci. Esta vez el proyecto actual tiene mayor envergadura, al menos voluntad de salir a todos los rincones y promocionarse como dios manda. El precedente indica que hay un público deseoso de otra aventura como la de Playstation 3, porque lo que tiene calidad se acaba imponiendo. Y eso esperan confirmar con Dark Souls.La dificultad de lo desconocido
Eufemismos a un lado sobre justicia, habilidad del jugador y exigencias, lo cierto es que Demon's Souls es un juego complicado. Difícil. Eso se debe a la puesta en escena en parte, pero sobre todo a la mecánica de juego, en la que si no vas con sobre aviso puedes acabar frustrado ante enemigos que acaban con tu barra de vida en un santiamén. Es uno de sus encantos, retar al jugador para que supere las pruebas de los desarrolladores, y está de vuelta en esta secuela espiritual, concepto que por cierto han declinado usar en la misma From Software. Las promesas apuntan a un juego todavía más difícil que Demon's Souls. Ellos disfrutan haciendo gritar al jugador. El jugador se siente lleno cuando ve que el juego no ha podido con él.El desconocimiento es enorme en una partida de este tipo de propuestas. Avanzamos en línea recta durante minutos y minutos acabando con ciertos enemigos, llegamos a un soldado de mirada intrigante y de dos espadazos acaba con nuestra vida. Si conociéramos que ese enemigo que aparecía delante nuestro era tan poderoso, lo habríamos esquivado y habríamos ido por otro lado. Pero ni sabemos cuál es el camino a seguir ni tampoco cuáles son los obstáculos que nos tenemos que enfrentar según nuestra experiencia. Si se hace guiado, Demon's Souls baja rápidamente su dificultad. Cuando no es así es cuando sale a relucir lo maquiavélico de este proyecto. Estos elementos parece ser que se multiplicarán en Dark Souls, y de qué manera.En esta nueva entrega, una muestra más de lo desnudo que quieren dejar al jugador ante el juego, el mapa no existirá tal y como lo conocemos normalmente. O en el mismo Demon's Souls. No habrá un localizador que nos indique donde podemos ir. Solo un puntero que nos marca la dirección que estamos tomando. La perdición total. Sobre todo porque la idea de From Software es crear escenarios de dimensiones todavía más grandes. Y eso significa mucha más exploración y también muchos más elementos que tener en cuenta para poder avanzar o, simplemente, sobrevivir. La idea es dejar el personaje en medio de un mundo totalmente abierto y libre donde los límites de nuestra visión son los límites del mapeado.No hay caminos que se corten o escenarios que están para decorar. Si vemos alguna estructura a lo lejos, es que se puede llegar a ella. Atravesando un bosque del que no tenemos mapa ni indicación alguna, pero podemos llegar a ese castillo que estaba tan al fondo. ¿Cuándo deberemos acercarnos a ese punto concreto del mapa? Eso sólo nos lo dirá nuestra experiencia. Muerte mediante, que no quepa ninguna duda. El ensayo-error vuelve a estar presente en este juego, si no sería carente de sentido todo lo que hemos comentado anteriormente, por lo que como se dice de manera más mundana, tocará aprender a base de palos. Y compartiendo conocimientos, naturalmente.

Esto significa que no hay un lugar central desde el que acceder a los mundos como pasaba en Demon's Souls, sino que todo será un pequeño universo en el que variaremos de localizaciones según nuestros pasos y la dirección que tomemos. Una manera más sutil de hacer perder el norte al jugador, que no tendrá ni como  punto de partida una zona central y tranquila desde donde poder gestionar nuestra estrategia a seguir. El Nexo de Demon's Souls pasa a mejor vida. Y es una lástima porque era de los pocos lugares donde uno podía sentirse medio seguro -y solo a ratos- en la entrega original.Un paso adelante que responde perfectamente a la filosofía de juego que quiere From Software, de eso no hay duda. Esa tan controvertida de dar poca información al jugador, como acercándolo a un protagonista en primera persona -el guerrero que controlamos- más que siendo un narrador omnipresente si hacemos un símil con la literatura y que recrearía nuestra posición en la mayoría de juegos. Sabemos qué hacer, cómo hacerlo y dónde ir. Aquí, no. Si le añadimos la inmersión que supondrá tener todo el mundo abierto sin cargas de por medio, queda claro que el trabajo técnico también tiene mucha importancia en Dark Souls.

Dificultad más allá de la batalla
From Software también ha asegurado que el juego es distinto a su predecesor en muchos otros elementos. Uno de los más interesantes es el cambio en la mecánica de juego. Demon's Souls era un juego de acción donde cada dos por tres estábamos lidiando con enemigos. Ahí había muchas muertes por el poder de los rivales y nuestra falta de pericia. En esta ocasión se abre un mundo a la exploración mucho más acusada. El creador del juego, Miyazaki, quiere que la gente busque, explore y recorra todo el mapeado para encontrar secretos, objetos, sorpresas. Ahí radica la grandeza de este nuevo universo. Los combates seguirán siendo un desafío, y más si tenemos en cuenta lo que hemos podido ver ya in-game, pero todavía hay más.

Hay todo tipo de elementos en en juego que pueden acabar con nuestra vida si no nos andamos con ojo. Entre lo mostrado por From Software podríamos destacar elementos del entorno como la lava, que nos destroza y nos hace andar por caminos muy concretos, o zonas de obstáculos que pueden cortarnos en dos si no tenemos una ejecución perfecta en el momento de pasar. Puntos que ponen entre la espada y la pared al jugador, ya que su avance es complicado pero necesario, y la muerte en este sentido es tan letal como en Demon's Souls. Contra un enemigo siempre hay tiempo para recular si nuestra vida está disminuyendo sin cesar. En elementos como estos el protagonista se lo acaba jugando al todo o nada.

La edad media
Se repite, como hemos comentado anteriormente, una ambientación fantástica recreando elementos de la edad media. Eso significa castillos, reyes, caballeros... pero también dragones, monstruos de todo tipo y muchos otros elementos. La tierra que visitaremos estará llena de contrastes, aunque se mantiene el tono oscuro y frío de Demon's Souls. Algunas de las localizaciones que ya se han podido comprobar demuestran precisamente la versatilidad del juego a nivel de ambientación, mucho más variado -eso pretenden- que en su anterior producción. Y también mayor en tamaño, ya que se ha cifrado en unas 60 horas lo que se tardará en terminar la primera partida.

En la presentación del juego se pudieron ver las ruinas de un castillo con sus tramos clásicos llenos de pasillos y estructuras verticales; otro castillo todavía en pie en el que se podían ver obstáculos como los comentados anteriormente; un bosque que rodeaba esta zona lleno de vegetación y monstruos y animales acorde con la zona en la que estamos; o el mismo infierno con la lava ya citada y estructuras poco estables a su alrededor. Todo con sus particulares personajes y enemigos -ojo con ellos, ya que en una demostración se vio como uno perseguía al personaje aunque intentara ponerse en un lugar seguro- que salvaguardan cada localización y con decenas y decenas de secretos que se irán desvelando a medida que el jugador avance su desarrollo vital. Alejado, completamente, del mundo de Boletaria y cualquier conexión con Demon's Souls.

Personaje a nuestro gusto
Otro de los elementos que también se modifica para Dark Souls tiene que ver con la creación y desarrollo del personaje. En Demon's Souls escogíamos una clase y potenciábamos sus características a partir de esa primera elección. En esta ocasión no habrá clases que asignar a nuestro protagonista, sino que iremos construyendo sus habilidades según lo que nosotros queramos, sin tener que renunciar a habilidades concretas de tipos de personajes distintos al que hemos elegido previamente.

Este es precisamente otro de los grandes añadidos, ya que habrá una gran cantidad de armas, ítems y magias que usar para poder definir a nuestro guerrero. Cada cosa tendrá su particularidad, y según los desarrolladores aprender a dominarlo será clave para hacerse con la mecánica del juego y sus retos. Las armas ganan en posibilidades y el personaje en movimientos con ellas, algo que puede servir para aprender nuevas mecánicas ante enemigos más complejos. El sistema de combate, eso sí, parece ser que se mantendrá en las bases de Demon's Souls, con las acciones básicas y clásicas de un Action RPG, aunque ampliadas según nuestras herramientas.

Mundo online
Una de las mayores sorpresas de Demon's Souls tenía que ver con el online. El sistema, que era a la vez cooperativo y competitivo, permitía también ayudar a la comunidad mediante muestras de muertes de otros jugadores en lugares concretos y mensajes escritos para guiar y dar consejos útiles. Todo esto está de vuelta en Dark Souls, con gente que nos ayudará a nivel cooperativo para solventar misiones concretas y otros que intentarán acabar con nosotros. Seguramente una de las principales novedades es que no habrá tendencia en el mundo en el que estamos. Esto provocaba cambios en los enemigos y en sus recompensas entre otros elementos como la presencia de fantasmas negros o modificaciones en nuestra vida como alma, y se ha desechado para no tener que usar servidores dedicados como pasa con Demon's Souls. A cambio están trabajando en alguna idea que pueda incidir en este nuevo universo.

Con todo esto, Dark Souls se ha convertido en uno de los lanzamientos más atractivos para este 2011. La propuesta rompedora de Demon's Souls tiene ya su continuidad en esta nueva producción, de la que se espera llegada en Europa después de su salida oficial en Japón. Como pasó con el juego de Playstation 3, este Dark Souls no será un producto para todos los públicos, aunque tiene suficientes elementos interesantes -la dificultad y el reto que supone por encima de todos- que hacen que se deba, al menos, probar su fórmula. Quienes lo hicieron con Demon's Souls quedaron enganchados. Con este no sería extraño que pasara lo mismo otra vez.

Dark Souls

Dark Souls es un RPG de acción, ambientado en un rico universo de fantasía oscura. Una experiencia de rol única, que combina la tensión de la exploración de mazmorras con temibles encuentros con enemigos y asombrosas características online.

Dark Souls