Inazuma Eleven
Inazuma Eleven
Carátula de Inazuma Eleven
  • 8

    Meristation

La victoria es tuya

Will van Dijk

La explosión que se produjo en el mundo de la animación japonesa a principios de la década pasada ha dejado secuelas imborrables en la mente de varias generaciones. Oliver y Benji es uno de los mitos populares que parecían insustituibles hasta la llegada de un rival que copia su fórmula renovando los patrones en los que se basa. Inazuma Eleven, la exitosa serie japonesa que ha despertado el entusiasmo futbolístico de los pequeños de la casa, debuta en Nintendo DS a manos de Level 5. Diversión, calidad gráfica e innovación, marca de la casa, se aúnan en un cartucho que aparece en Europa tres años después de hacerlo en Japón.

Nota: pese al idioma de las imágenes, el juego se encuentra totalmente traducido y doblado al castellano.

Fútbol, deporte rey. Nadie lo duda, aun sabiendo que en los últimos tiempos la lucha que antiguamente solía despertar pasiones encontradas se reduce hoy a la pugna de dos equipos aferrados a la necesidad de demostrar su hegemonía sobre el resto. Han cambiado las cosas desde que Oliver y Benji estrenase serie animada en Japón veinte años atrás en el tiempo, sumidos en un torbellino de acercamiento asiático hacia las tendencias que se siguen al otro lado del charco, en el viejo continente. Japón quiso mimetizar la euforia que se desata por estos lares a expensas de las grandes citas mundiales -Europa, Mundial-, culminadas con feroces batallas para obtener el título Campeón de Europa, uno de los pocos trofeos de clubes que gozan de una proyección internacional comparable a las grandes citas del deporte norteamericano. Allá donde todo es publicidad, grandilocuencia e hiperbólica virilidad deportiva.

El enfoque que se le otorgaba a Captain Tsubasa, la serie creada por Yōichi Takahashi en sus tiempos mozos, tenía mucho que ver con la superación personal y poco con el éxito deportivo a toda costa (aunque a base de lesiones y persistencia, el rumbo de los capítulos no tardaría en modificar su esencia). Reunirse de un gran número de amigos dispuestos a jugar al fútbol, contar con la ayuda de varios virtuosos que facilitan la tarea de llegar a lo más alto, dominar la estrategia, nunca dudar de las palabras del míster que en este momento se encarga de decidir cómo y a qué ritmo se juega. Una buena suma de valores que todavía, sumidos en pleno siglo XXI, no han desaparecido de la retina de los chavales o adolescentes que disfrutaron de la serie a primera hora de la mañana, con el desayuno y ante la expectativa de acudir un nuevo día a clase.

Lo que ha trascendido de la serie animada poco o nada tiene que ver con el mensaje original que trataba de ofrecer a jóvenes audiencias, sorprendidas ante la peculiar forma de plasmar el deporte. Tiros imposibles, jugadas milagrosas, riñas personales extrapoladas al césped con consecuencias devastadoras. Hoy día se recuerda la faceta surrealista: la carga emocional en exceso, los desdibujados campos de juego. Quizás ante la ausencia de un referente en el terreno futbolístico justo cuando mayor auge ha cobrado el deporte en tierras niponas -por el notable aumento de calidad que ha experimentado la selección japonesa, entre otras causas-, a Level-5 se le antojó necesario revisitar un género abandonado (que curiosamente debutaba en Nintendo DS pocos meses atrás ante el lanzamiento de un nuevo Captain Tsubasa) añadiendo su peculiar grano de arena. El estudio parece tocado por la gracia divina, incapaz de realizar una producción que se aleje de los estandartes de calidad que se exigen actualmente en el mercado.

Llamados para la gloria
Inazuma Eleven encuentra sus raíces en la tendencia japonesa que inundó el mercado a mediados de la década de los noventa gracias al éxito de Oliver y Benji. La fórmula promovida se basa en una mezcla homogénea de dos estilos de juego: rol estereotipado y acción llevada a través de un sistema de habilidades que determina el éxito o fracaso de un disparo, regate o demás filigranas en el terreno de juego. El cartucho original aparecía en Japón durante 2007, poco después de que Profesor Layton debutase ante el gran público para convertirse casi de inmediato en el primer imprescindible del catálogo de la consola que combinaba dos géneros sin caer en manidos tópicos que ensuciasen su imagen. Tres años que han servido como colchón para dar lugar a la aparición de cuatro títulos más (Kyōi no shinryakusha y Sekai e no chōsen en NDS, Inazuma Eleven: Strikers en Wii e Inazuma Eleven 4 para 3DS), adaptaciones que han empleado distintas aproximaciones a la misma cuestión.

El planteamiento de Inazuma Eleven emplea las convencionales tradicionales del género para dar vida a un equipo de fútbol de 11 miembros que han de competir en distintos campos con la mirada puesta en la obtención del torneo Football Frontier. Para ello han de superar toda clase de clichés genéricos, uno tras otro, que básicamente tratan de desgranar los conceptos morales que se antojan imprescindibles en la educación de los pequeños de la casa. En esta ocasión, Mark es el héroe, un apasionado del deporte al que su abuelo premiaba, poco antes de su muerte, con un cuaderno de anotaciones en las que se explica minuciosamente cómo poner en práctica habilidades ancestrales para detener todo disparo que provenga de las botas del rival. Al ‘capitán persistente' se le viene el mundo encima cada día que trata de entrenar y recibe las miradas vacías de sus compañeros, desprovistos de cualquier impulso que les lleve a practicar un deporte, no digamos a tratar de competir.


La vida de Mark da un cambio radical cuando el tutor de la clase -la vida escolar de un grupo de niños se centra completamente en los aledaños de su rendimiento académico- notifica a los miembros del equipo la celebración de un amistoso ante ‘la Royal', el clásico equipo de fútbol invencible que por motivos desconocidos muestra un interés inexplicable por disputar un partido ante la selección del Instituto Raimon. Con menos de una semana de plazo para entrenarse a toda costa, los muchachos se ponen manos a la obra para demostrar que obrar el milagro no es imposible. El único hándicap al que se enfrentan, amén de una alarmante falta de jugadores para completar el equipo, pasa por la clausura del club de fútbol en caso de que el partido acabe con derrota local. Lógicamente, los cálculos no terminan de salir. Un equipo de novatos frente a unos profesionales que lo han ganado todo: ¿realmente vale la pena tener ilusión?

Sí, que nadie lo dude. De hecho, esta es una de tantas moralinas que el jugador encuentra a medida que comienza a descubrir el estilo de juega que impera a poco de introducir el cartucho en la consola. Mark ha de reunir a un grupo de jugadores para luego entrenar, en dos objetivos que subrayan las dos modalidades de juego que se reúnen en este título como punto de partida para aumentar sus posibilidades en futuras adaptaciones. Al héroe de turno le toca la suerte de ser el capitán, aunque parece haber nacido para desempeñar este rol. Cuando finalmente encuentra lo que buscaba, el campo de entrenamiento cumple sus necesidades para calentar motores hasta la llegada de la Royal. Un partido imposible, decían, salvo por la aparición de un extraño personaje, Axel, que pese a hacer gala de unas habilidades pasmosas para golpear la pelota se niega en rotundo a tomar parte en el equipo. Lo que viene después, pese a lo previsible del asunto, dará forma al lienzo sobre el que se desarrolla Inazuma Eleven.

Pocas palabras se necesitan para descubrir una lista interminable de concepciones que se suelen dar cita en esta clase de eventos deportivos, claramente destinados a un público de corta edad, el mismo que se destapa como consumidor potencial de la serie animada que tanto éxito tiene en nuestros días -también en España-. Entendiendo que esto es así (que el título se destina a un público infantil), el acercamiento que se realiza a los problemas comunes de los muchachos es idóneo, sencillamente ejemplar para poner en práctica un ejercicio de adoctrinamiento honorable, en el que impera la justicia, la igualdad y demás conceptos que normalmente se suelen dejar ver en estas producciones. El tono, cómico y respetuoso, ofrece un estilo maduro, que combinado con la insustancial trama simplemente cumple su cometido.

Un cartucho, dos estilos de juego
Dejamos atrás el planteamiento argumental para centrar la atención en la mecánica de juego, dividida en dos aspectos claramente diferenciables. El primero, relacionado con los momentos de exploración, sigue las pautas de títulos emblemáticos en el género. El usuario controla al héroe desde una vista isométrica que recuerda a horrores la vista en Pokémon, con la presencia de personajes secundarios, cofres abandonados, distintas localizaciones y tareas opcionales llamadas a rellenar los vacíos que deja la ausencia de un mayor número de acciones a realizar en este sentido. Mark se controla con la cruceta direccional o con el stylus, mientras que en la pantalla superior aparece un completo mapeado en el que se indica dónde encontrar a los compañeros de equipo y a cualquier otro estudiante que tenga algo que contar.

El segundo se centra en la disputa de partidos de fútbol en los que destaca el uso de la estrategia y de habilidades especiales para salir victoriosos del centenar de enfrentamientos a superar en las 20 horas de duración que ofrece el cartucho. El estilo de juego que impera en este nivel encuentra grandes similitudes con el visto en la edición Wii de PES -salvando las distancias-. Es decir: el usuario ha de controlar a los once jugadores que aparecen en el campo, señalándonos con el stylus e indicando hacia qué dirección han de desplazarse, facilitando una pared o un pase en profundidad. Un leve click sobre la figura de un compañero se traduce en un pase ajustado, mientras que hacer lo propio sobre la figura del jugador que controla el balón justo cuando va a ser interpelado por un rival se convierte en un regate virtuoso que generalmente deja al jugador en cuestión en situación de gol.


Los primeros minutos de juego, cuando se invita al jugador a entrenar para el partido ante la Royal, son confusos, poco digeribles. La primera piedra en el camino del jugador viene impuesta por el sentido que se le ha otorgado al género tradicionalmente en la consola de Nintendo -cuesta creer, por cierto, que no existe un simulador digno que mencionar tras un lustro de vida en el mercado-. Fútbol implica velocidad, movimientos frenéticos, pases a distancia. Hay un poco de todo eso durante la celebración de los partidos -11vs11- o pachangas -4vs4- que se disputan constantemente durante la aventura, pero la mecánica es propia, necesita de un aprendizaje para dominarla y entender su peculiar propuesta. Durante los primeros partidos no existen pases en profundidad, apenas regates. Las habilidades no tienen un peso significativo hasta que se superan los dos primeros capítulos, donde por fin hemos de tener en cuenta las habilidades de cada jugador, la posición que ocupa y demás.

Si decimos que la mecánica de juego se divide en dos apartados, lo justo sería hablar de un sub-apartado dentro de la disputa de partidos de fútbol. En él descubrimos la ventana que se abre cuando dos o más jugadores chocan frontalmente en un punto determinado del campo, momento en el que se ha de elegir qué acción es la que conviene al equipo. Regatear implica superar al jugador sin el balón controlado. Rebasarlo, superarlo con el balón bien atado a los pies, aunque con menor probabilidad de éxito. La cuestión no se limita única y exclusivamente a decidir qué acción preferimos realizar, sino también a las posibilidades de que ésta tenga éxito en función de los atributos del propio jugador y del rival.

Estas acciones, además de fijarse en los atributos, se determinan en función del elemento al que sea afín cada jugador. Se sigue aquí la típica escala de valores del JRPG, donde el viento tumba al a agua, pero es débil frente a la montaña y así sucesivamente. De nuevo, el estilo no es intuitivo, requiere práctica para dominarse (o, mejor dicho, para entender qué debemos hacer cuando tenemos todas las de perder en un choque directo), pero ciertamente imprime un estilo divertido, incluso diríamos adictivo, de entender la filosofía futbolística. Lo mismo sucede con los balones que Mark ha de detener en su área, donde será menester poner a prueba las habilidades adquiridas por el héroe de turno. El éxito o fracaso de las susodichas viene determinado en gran parte por el nivel de experiencia adquirido por cada jugador a medida que ejecuta con acierto los regates, pases, tiros y demás filigranas.

Hazte con todos
Ganar o perder partidos es un concepto azaroso que se determina por distintos factores: cansancio de los jugadores, técnica de los mismos, afinidad a éste o aquél elemento. Se entiende por lo tanto la necesidad de reclutar a nuevos futbolistas que complementen la calidad del equipo. Algunos entrarán en nuestra selección prácticamente de forma obligatoria (tal es el caso de Axel), mientras que el resto depende plenamente de las habilidades persuasorias de Mark, que además de capitán es también relaciones públicas del equipo. Por suerte cuenta con la ayuda de una caza-talentos a la que el usuario puede indicar qué clase de perfil de jugador busca exactamente. El cartel promocional de Inazuma Eleven se prodiga en la presencia de un millar de candidatos a participar en nuestro equipo, una suma que contribuye a ampliar las analogías que existen entre este título y Pokemon.

Probablemente la más evidente tenga lugar a nivel técnico, en dos títulos que se manejan con soltura en la pequeña pantalla de Nintendo DS. Al buen aspecto que lucen los escenarios en las fases de exploración hay que sumar la vistosidad de los partidos de fútbol cuando se pone en práctica la habilidad de turno. Han pasado tres años desde que Inazuma Eleven debutase en Japón, tiempo en el que lógicamente ha perdido parte del impresionante aspecto visual que lucía en aquel entonces. Por suerte, es evidente que el aspecto técnico, en el que destaca la presencia de un doblaje al castellano fiel a la serie de animación -con los mismos dobladores-, no es un sostén de importancia para disfrutar de los partidos de fútbol, que pronto se convierten en una especie de sucedáneo del tradicional sistema de combate por turnos. Derrotar a un grupo de maleantes por una buena goleada se saborea mejor, francamente, que hacerlo a base de hechizos mágicos. Al menos se respira una esencia nueva, menos manida y explotada.

LO MEJOR

  • a nuestro idioma.
  • Fiel a la serie de animación. Hará las delicias de los acérrimos. Dos estilos de juego totalmente diferenciados: versatilidad total. Disputar partidos entre varios amigos, en local, practicando un fútbol único. Perfectamente localizado
  • traducido y doblado

LO PEOR

  • Nivel de dificultad muy asequible. Cuesta perder partidos. Escasez de opciones a la hora de explorar entornos. El uso del Wi
  • Jeff Iron (89486786)
  • Fi se restringe a la descarga de personajes. Al margen del juego en sí, tres años esperando el lanzamiento.
  • con.inazuma
  • Desbloquea tu carta aquí

CONCLUSIÓN

Llega con tres años de retraso, pero lo hace en el momento de mayor apogeo de la serie, con el viento soplando a su favor para convertirse en un hito de ventas que, por el momento, se ha saldado con una repercusión mediática al nivel de las superproducciones conocidas de la consola. Inazuma Eleven representa una forma distinta de entender el fútbol en la que se emplea como base las convenciones de la animación japonesa. Level-5 ha creado una franquicia claramente destinada a los pequeños de la casa, con toques humorísticos unidos a las habituales moralinas que se suelen dejar ver en estas producciones -respeto, deportividad, constancia, empeño…-. Siendo esto así, poco se puede criticar de la obra a nivel argumental, pese a que su desarrollo es básicamente una sucesión de tópicos y clichés que todo adolescente debería conocer a estas alturas de la vida, pero no un niño que aún anda descubriendo el mundo. [image|nid=1320363|align=|width=190|height=285][image|nid=1320303|align=|width=190|height=285] Tampoco quiere decir esto que Inazuma sea única y exclusivamente un título pensado para satisfacer a pequeños: aunque la exploración deja que desear por la ausencia de un mayor número de actividades a realizar, los partidos son tremendamente divertidos, adictivos a la postre ante la llegada de más y mejores jugadores, con habilidades que subrayan la necesidad de jugar en equipo sin dejar nada al libre albedrío. Puede que una vez dominado el sistema de juego sea demasiado asequible -terminamos nuestra partida sin perder un solo partido, hecho cuando menos anecdótico-, pero toca a cada jugador determinar si aquí prima el factor competitivo o el que se refiere exclusivamente a la querencia de pasar un buen rato. Fiel a la serie de animación, cualquier que sea considere un aficionado con todas las de la ley no debería plantearse dos veces la adquisición de este cartucho, especialmente de cara a la más que probable aparición del resto de la trilogía. [image|nid=1357325|align=|preset=inline] Inazuma Eleven es un título versátil, ahonda en distintos géneros, pero no termina de aprovechar su potencial en determinados aspectos. El más sangrante es el Wi-Fi, donde únicamente es posible intercambiar jugadores, sin posibilidad alguna para disputar partidos online con un grupo de amigos. El local sí permite que un total de cuatro jugadores se divierta al unísono, pero no termina de transmitir una sensación de mimo y cuidado como sí sucede en otros aspectos de la producción. Por ejemplo, a nivel técnico, donde las fases de exploración se complementan con los diseños tridimensionales de los jugadores a la hora de realizar técnicas que dejarán a más de uno boquiabierto, gracias también a la constante presencia de los vídeos animados en los que Level-5 se muestra cercano a su coronación. [image|nid=1356902|align=|preset=inline] Lo más importante de este lanzamiento, al margen de la calidad del cartucho en cuestión, es la noción de que con él se inaugura una nueva franquicia que, de tener éxito, vendría a completar el magnífico catálogo de Nintendo DS. Fútbol y animación. Animación y diversión. Son conceptos que, al parecen, van de la mano. [image|nid=1357287|align=|preset=inline] Fiel a la serie de animación. Hará las delicias de los acérrimos. Dos estilos de juego totalmente diferenciados: versatilidad total. Disputar partidos entre varios amigos, en local, practicando un fútbol único. Perfectamente localizado -traducido y doblado- a nuestro idioma.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.