L.A. Noire

El nuevo proyecto de Rockstar está más cerca de ver la luz. Tecnologia puntera para captar expresiones faciales realistas y una aventura llena de acción en pleno 1940, donde el crimen campaba a sus anchas. Esta vez somos los buenos en un mundo de malas intenciones.

Rockstar es una compañía estrella en el sector de los videojuegos desde que saboreó el éxito de su franquicia Grand Theft Auto. De eso no hay duda, y los resultados a todos niveles -crítica, ventas, opinión del público- le otorgan esta situación de privilegio, de saber que los ojos están pendientes de cada trabajo que gestan.  Se lo han ganado a pulso, pero lejos de dormirse en los laureles siguen marcando un ritmo elevado en producciones de elevadas cotas en todos los sentidos. Primero fue Grand Theft Auto IV y sus episodios, luego llegó Red Dead Redemption y para este año toca L.A. Noire.

Dejamos la época contemporánea en la que han sobrevivido los personajes de Grand Theft Auto, el último de ellos Nico Bellic, así como también el sandbox del viejo oeste que tenía a John Martson como héroe para ubicarnos en los años 40 del siglo pasado, justamente en Los Ángeles. El protagonista, Cole Phelps, un detective novato que tiene que solventar una serie de asesinatos que a pesar de ser ficticios, están inspirado en situaciones reales de antaño. Jugamos como los buenos de la película, algo no habitual en los juegos de Rockstar donde los personajes acostumbran a tener algunos elementos turbios, por así decirlo, en su trayectoria vital. El cine negro es uno de los puntos de inspiración de este nuevo videojuego, que se separa algo de los últimos proyectos de Rockstar.

Una de las informaciones más recientes apunta a ello. Según confirmó Rockstar este mismo año, no será  un sandbox como había pasado en Red Dead Redemption o en la saga GTA. Para la compañía desarrolladora el juego no puede abrirse de tal manera, jugando cada uno a su propio ritmo o creando su propia jugabilidad, ya que todo estará hilado según la historia principal. Habrá libertad para moverse y desviarse del camino, haciendo que el juego no sea lineal como una aventura al uso. Algo que viene bien aclarar de entrada, para no llevar a engaños o posibles decepciones de parte de quien pudiera esperar del juego un GTA ambientado en los años 40.

Uno de los elementos que se ha tenido en cuenta a la hora de desarrollar el juego es el de recrear a la perfección el momento histórico en el que se encuentran. Ya hablamos largo y tendido de muchas de las bondades del juego, que tiene prevista su salida durante la primera mitad de 2011, pero hay puntos clave para ver el trabajo tan grande que Rockstar está haciendo detrás del juego y que ha pasado desapercibido durante mucho tiempo, ya que los meses sin información fueron una constante desde que se conoció el proyecto. Hasta hace poco, que ha saltado la liebre como se dice coloquialmente y los desarrolladores ya están promocionando diversos puntos fuertes de L.A. Noire.

Uno de ellos será el período en el que se encuentra esta producción. El juego narra un momento en el que los crímenes están a la orden del día. Para apoyar este contexto, Rockstar ha trabajado a conciencia para recrear personajes creíbles que tengan una interpretación a la altura de las circunstancias. La importancia de la recreación facial, y sobre todo la tecnología que hay detrás para hacer algo no visto hasta el momento, necesita que todas las herramientas estén preparadas. Una de las informaciones más destacadas es que no hay un trabajo de post-producción después de la captación de los actores. Lo que veamos es lo que ellos capturaron.

El resultado en cuestión no es casualidad. En palabras del vicepresidente de desarrollo, Brendan McNamara, uno de los grandes objetivos de la compañía era el de cambiar el tipo de capturas de la gente real e intentar llegar a esas caras que nunca se habían podido recrear de manera virtual. El objetivo, según él, el de conseguir inyectar humanidad en los juegos, algo que buscan en este L.A. Noire. Conseguir, así, hacer escenas de interrogatorios -momentos clave en la mecánica de juego de este proyecto- que parecieran como en la televisión, donde el público, en este caso el jugador, pudiera leer las expresiones faciales e interpretar que es lo que significaban.

Rockstar tiene claro, y así lo expresa en una entrevista en The Telegraph, que la tecnología usada para captar las expresiones faciales de los personajes, sus sorpresas, tensiones, decepciones o enfados puede suponer una revolución para crear nuevos géneros de videojuego. Algo que abre un sinfín de posibilidades y que va más allá de dar sentido a algunas cinemáticas. Con esto entre manos, y una buena interpretación de los externos que han colaborado para recrear a los personajes, se abre paso a un universo que también queda recreado con muchos elementos clásicos de la época. El estudio que se ha hecho del lugar, el contexto social y demás es el que permite sentir que es un thriller real. O al menos eso es lo que pretenden.

Para construir el argumento de L.A. Noire han recuperado situaciones normales del pasado. Por ejemplo, a la hora de investigar el momento se encontraron con periódicos en los que se podían ver brutalidades que no se ven hoy en día. Una mujer partida por la mitad. Debido a la guerra mundial reciente la gente estaba acostumbrado a eso. Es uno de los ejemplos que habla del estilo de vida duro de la sociedad, en la que han cogido costumbres procedentes de su situación. La guerra hace que sean personajes golpeados anímiacamente, propensos a la depresión y algo oscuros. Eso se recrea, como también el optimismo  de esta generación.

Y aquí entra el personaje principal, Phelps. Un buen personaje que intenta hacer el bien en un lugar donde las situaciones adversas cada vez son mayores. Según Rockstar en la entrevista en Telegraph el juego ofrece una experiencia más madura en este sentido que otros proyectos suyos, ya que se juega y disfruta de manera distinta a lo que se puede conseguir en un GTA. Para ellos, es como una experiencia de retroceso en el tiempo en el que estamos explorando un momento muy determinado de la historia contemporánea. Para recorrer una ciudad que ofrece no calles abiertas para moverse en libertad, sino un lugar en el que la historia, el argumento y los crímenes se suceden.

De momento, poco más ante un juego que piensa aprovecharse de la tecnología-el motion capture- para ofrecer algo distinto, mediante un apartado artístico más que trabajado y una jugabilidad que se distancia de GTA como se podría pensar en un primer momento. Este thriller todavía no tiene fecha de salida, aunque esta misma semana se ha confirmado que se anunciará en breve. Sin dar una fecha exacta, se sabe que el juego llega a Playstation 3 y Xbox 360 durante la primavera, así que queda poco para poder comprobar el nuevo trabajo de Rockstar junto a Team Bondi.

L.A. Noire

L.A. Noire es un detective triller, una aventura de acción e investigación fuertemente inspirado en películas y series policíacas. A cargo de Team Bondi y Rockstar Games para PlayStation 3, PlayStation 4, Xbox 360, Xbox One y Nintendo Switch.

L.A. Noire