Deadly Premonition
Deadly Premonition
Carátula de Deadly Premonition

Irrealidad siniestra

Tras poco más de medio año desde su lanzamiento en Estados Unidos y Japón, por fin recibimos en el mercado europeo Deadly Premonition para Xbox 360, una nueva aventura enmarcada en el género de los survival horror con una marcada personalidad, en ocasiones tan estrambótica, que seguro llamará la atención a los amantes del género. La locura y el terror han llegado al pueblo de Greenvale.

El desarrollo de Deadly Premonition por parte de Access Games, estudio nipón afincado en Osaka, ha sido cuanto menos complicado. El título fue anunciado en el Tokyo Game Show de 2007 con un nombre totalmente diferente: Rainy Woods. En dicha presentación, ya se alzaron las primeras voces críticas contra el proyecto, por presentar demasiadas similitudes con la famosa serie de culto Twin Peaks. Así, para silenciar tales reproches, los chicos de Access Games decidieron dar un giro en la dirección artística del título, modificando gran cantidad de aspectos mostrados en sus inicios; gracias a este replanteamiento, el título se retrasó hasta principios de este año, y no ha sido hasta ahora cuando ha llegado a nuestro territorio.

Deadly Premonition fue lanzado en Estados Unidos el pasado mes de febrero para Xbox 360. Un mes más tarde llegó a Japón bajo el nombre de Red Seeds Profile, esta vez tanto para Xbox 360 como para PlayStation 3. De esta manera, está previsto que Deadly Premonition llegue a nuestras tiendas a mediados del mes de setiembre para la consola de Microsoft, a un precio de lo más atractivo: 29,99 €. A grandes rasgos, lo que realmente llama la atención de este título, son sus controvertidas características tanto técnicas como jugables. A primera vista, gráficamente podría pasar por un título de la anterior generación y el control resulta tan torpe que logra encumbrar la controvertida jugabilidad de Resident Evil 5.

Y es que Deadly Premonition muestra una ambientación y una jugabilidad cercana a la saga de Capcom, así como similitudes con la franquicia Silent Hill y una propuesta próxima al género sandbox; una mezcla cuanto menos curiosa. Pero Deadly Premonition va mucho más allá de aspectos no tan cuidados y nos regala una trama de lo más extravagante y una historia larga y compleja con sutiles toques de humor. Y es que a diferencia de otros videojuegos actuales que fracasan por sus exageradas pretensiones, Deadly Premonition se muestra como un título humilde; aunque eso le pasa factura a ojos del jugador medio, acostumbrado a superproducciones de la actual generación, en muchas ocasiones con más artificios, pero más vacías que la obra de Access Games.

Quizás esta afirmación contraste con la valoración final del título; Deadly Premonition muestra aspectos muy cuidados, pero a su vez, no podemos olvidar otros elementos que, por mucho que se quiera, no podemos dejar de lado. Pero antes de analizar estos puntos más frágiles, veamos el curioso contexto de esta pintoresca creación. En Deadly Premonition tomamos el rol del agente del FBI Francis York Morgan, que debe viajar hasta la población ficticia de Greenvale, en los Estados Unidos, para investigar un curioso asesinato. El modus operandi del asesino es muy particular, pues obliga a sus víctimas a comer unas semillas rojas muy características. Así, deberemos seguir pistas y usar sus habilidades para dar con el asesino antes que se cobre una nueva víctima.

Si profundizamos en el personaje protagonista, descubriremos que el agente York es un maníaco; constantemente le veremos hablar en público con un compañero imaginario llamado Zach y tendrá visiones y sueños de los más macabros. Además, podremos dejar de lado la investigación y dedicarnos a otras tareas algo más lúdicas, como pescar o comer - algo necesario para nuestra supervivencia. Asimismo, también podremos afeitarnos y cuidar nuestra imagen, ya que si no nos aseamos, veremos como aparecen moscas alrededor del agente York, una muestra más del curioso sentido del humor que demuestran los desarrolladores. La aventura da comienzo de una manera bastante típica en este tipo de aventuras: noche cerrada bajo una intensa lluvia, accidente de automóvil, personaje protagonista perdido en el bosque tratando de encontrar una salida... ¿A alguien le suena?

Tras una escena de presentación de los más extraña, con unos niños gemelos presenciando un cadáver en lo alto de un árbol, nuestro protagonista se verá encerrado en una misteriosa habitación sin paredes, llena de objetos y con los dos niños sentados en el centro de la misma susurrando en voz baja... Una vez nos hayamos acostumbrado a los mandos del agente York -algo nada sencillo-, nos encontraremos de nuevo en el bosque, empapados y perdidos, tratando de encontrar una salida mientras aparecen las primeras criaturas del título; como si fueran zombies, estos seres caminarán hacia nosotros con la columna totalmente curvada hacia atrás. Más que una sensación de terror, provocarán más de una carcajada al jugador, más si vemos su secuencia de ataque, donde intentarán meterse dentro del agente por su boca.

Para deshacernos de ellos, deberemos mover el stick analógico hacia los lados rápidamente. Aunque si conseguimos apuntar correctamente -otra vez, toda una proeza-, podremos eliminarlos con unas pocas balas de nuestra pistola o incluso de un sólo golpe con una barra de hierro. Tendremos a nuestra disposición toda una colección de armas distintas, desde objetos para atacar con nuestras propias manos, como barras de hierro o palos de golf, hasta todo tipo de armas de fuego, como pistolas, subfusiles, escopetas, etc. Así, se nos presenta un título con un planteamiento más que curioso, que mezcla características de géneros distintos y que consigue un buen equilibrio entre ellas, aunque no consigue destacar en ninguna.

Así, el pueblo de Greenvale y sus inmediaciones se nos ofrecen como un mundo abierto, con calles, casas, carreteras, etc. por las cuales podremos movernos libremente. Y es aquí donde reside una de sus grandes bazas, en la posibilidad de hacer lo que nos plazca, visitar cualquier rincón y descubrir cosas nuevas, espiar a los aldeanos tratando de encontrar nuevas pistas o comportamientos sospechosos; en este sentido, Deadly Premonition ofrece al jugador experiencias realmente interesantes. Y además de investigar y seguir la historia principal, podremos participar en eventos opcionales que estarán disponibles una vez vayamos conociendo a los peculiares aldeanos; estas misiones no cambiarán el argumento principal, pero sí nos darán pistas o información adicional.

El genial argumento es otro de sus puntos fuertes y a medida que avancemos en la aventura, nos iremos dando cuenta de que el estilo usado para contarnos la historia es de lo más atractivo; además, y a diferencia de muchos otros títulos, el ritmo crece en el tramo final de Deadly Premonition. Los chiflados diálogos merecen especial atención, pues constantemente seremos testigos de las situaciones más estrambóticas, más típicas de las películas de serie B que de un videojuego; y es que Deadly Premonition persigue eso, ofrecer la experiencia más excéntrica posible. Además, según el momento del día en que interactuemos con un personaje determinado, su comportamiento variará y nos dirá cosas completamente distintas.

Así, podremos seguir a un determinado sospechoso para ver sus rutinas, espiarlo en su hogar, seguirlo por el pueblo, etc. En Deadly Premonition también está presente el ciclo de día y noche, cambiando por completo tanto el pueblo como sus gentes. Deberemos estar pendientes del reloj para acudir a tiempo a una determinada cita; si llegamos antes, podremos fumar un cigarrillo para que pase el tiempo. Los cambios climatológicos también serán habituales en Greenvale. Veamos a continuación qué nos ofrece el nuevo título de Access Games a nivel de jugabilidad. Como se ha dicho anteriormente, Deadly Premonition podría entenderse como una mezcla de sagas como Grand Theft Auto y Resident Evil, e incluso con ciertas alusiones a la saga de terror de Konami, Silent Hill.

El agente York dispone de un completo menú que nos situará en la extraña habitación del principio de la aventura, donde podremos navegar entre varios slots: uno para armas y objetos -que podemos equipar en cualquier momento-, otro para el mapa de Greenvale, además de varios apartados para objetos clave y perfiles de personajes. Un menú atractivo en su navegación pero mal resuelto gráficamente, como todo el conjunto técnico de Deadly Premonition. Y es que, desgraciadamente, este es un apartado que hará que muchos jugadores desestimen su compra. Realmente, estamos ante un apartado gráfico y sonoro totalmente desfasado, que parece más hecho a propósito que otra cosa. Porque a estas alturas de generación no es de recibo que una novedad resulte tan floja en este sentido.

Las texturas de todo el juego están realizadas en baja resolución, dando un aspecto pobre y poco realista al conjunto. Los personajes apenas cuentan con expresividad, las animaciones están muy poco trabajadas y los modelos poligonales son demasiado simples. Además, los escenarios parecen muy vacíos, demasiado artificiales, con una representación de la naturaleza totalmente anticuada, donde se recurre constantemente al uso de sprites bidimensionales pixelados hasta niveles alarmantes. Los cadáveres de los enemigos desaparecerán en un efecto más que dudoso. Así, nos queda un apartado gráfico muy pobre para las consolas actuales, como si de un título de la anterior generación se tratara. La cámara, además, no ayuda mucho en este sentido, aunque cabe destacar que en ocasiones la cámara quedará fija, como si de un homenaje a los Resident Evil clásicos se tratara; interesante.

El apartado sonoro no se queda atrás en mediocridad; la banda sonora, aunque correcta, nos parecerá repetitiva hasta la saciedad y los efectos de sonido resultan de peor calidad, si cabe. Desde los bramidos de los enemigos -totalmente ridículos- hasta el ruido de las armas de fuego, todos los efectos resultan pésimos. Las voces tampoco brillan por su calidad, las interpretaciones no son convincentes y resultan demasiado planas; además, Deadly Premonition viene con las voces en inglés, aunque los subtítulos y los menús sí están traducidos al castellano. A nivel de jugabilidad, el nuevo título de Access Games tampoco brilla como sería deseable; el control de nuestro personaje es tosco e impreciso y apuntar correctamente a nuestros enemigos resultará toda una proeza. A los mandos de los vehículos la experiencia no mejora; tomar las curvas se vuelve una hazaña y el control general es bastante rudimentario.

En pantalla se muestran dos tipos de barra para nuestro personaje: una de salud y otra de ritmo cardíaco. Si el agente York tiene que realizar sprints durante un largo período de tiempo, la barra se irá llenando, indicándonos que necesitamos descansar para recuperar energías, con unas vibraciones en nuestro pad como si de palpitaciones de nuestro corazón se tratara, dando como resultado un efecto interesante. La información en pantalla se completa con un mapa de la zona, los objetos clave encontrados hasta el momento en una zona determinada y un indicador con el arma equipada y la munición restante. Un aspecto muy positivo es la larga duración del juego, ya que completar la historia principal de Deadly Premonition nos llevará unas veinte horas; además, si profundizamos en la trama, en las misiones secundarias, etc., podemos superar con facilidad las cuarenta horas de duración, un aspecto muy importante a tener en cuenta por aquellos que se quejan de la corta duración de la mayoría de videjuegos.

LO MEJOR

  • Argumento muy interesante
  • Buena duración de la aventura
  • Curiosa mezcla de géneros
  • Título con marcada personalidad

LO PEOR

  • Apartado técnico desfasado
  • Control tosco del personaje
  • Efectos de sonido poco trabajados
  • Voces en inglés

CONCLUSIÓN

Deadly Premonition no es una obra maestra o un título imprescindible para los seguidores del género; pero donde sí brilla el nuevo videojuego de Access Games es que se muestra como tal, sin pretensiones y con humildad, con sus cosas buenas y sus cosas malas. El argumento tan macabro como impredecible resulta brillante, y ofrece un conjunto de características que proporciona al jugador una experiencia única; giros inesperados, buen ritmo de juego, excelente duración de la historia, personajes hilarantes, aunque todo ello demasiado condicionado por un apartado técnico muy pobre y una jugabilidad más que cuestionable. Así, los fans del survival horror o de las aventuras densas y complejas deberían otorgar el beneficio de la duda a uno de los títulos más extraños y con más personalidad de los últimos tiempos, todo ello a un precio más que interesante. [image|nid=1361119|align=|preset=inline] - Argumento muy interesante- Buena duración de la aventura- Título con marcada personalidad- Curiosa mezcla de géneros

6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.