Vanquish, Impresiones

Vanquish, lo último de Platinum Games, es ya más una realidad que una promesa. A tenor de su última demostración estamos ante uno de los grandes de la temporada navideña, acción japonesa de la nueva escuela.

Platinum Games cuenta con algunos de los programadores nipones más renombrados del mundillo de los videojuegos. Un buen ejemplo es Shinji Mikami, genio detrás de Resident Evil, Okami, Viewtiful Joe e incluso el título que nos ocupa en estas líneas. Sin embargo no se trata del único talento de esta joven compañía, a priori se nos ocurre Atsushi Inaba, Director ejecutivo y productor en Platinum Games. Este japonés ha tenido a bien personarse en nuestro país para tratar de darnos las claves sobre su próximo lanzamiento, al tiempo que nos daba una nueva oportunidad de probar la demostración de Vanquish mostrada en el Tokyo Game Show.

Se trata de un proyecto de lo más ambicioso, tanto es así que según el propio Inaba, 'esperamos vender por encima de dos millones de unidades, cualquier otra cosa sería prácticamente un fracaso'. Las razones que esgrime para estar tan seguro del éxito de su título residen tanto en sus virtudes técnicas como en la parte jugable del título. Al menos esto se extrae de sus declaraciones, 'hay pocos juegos en el mercado con la calidad gráfica de Vanquish'.

Aunque en los primeros momentos de juego puede parecer lo contrario, no podemos más que dar la razón a Inaba, puesto que la cantidad de efectos, explosiones enemigos y objetos en movimiento en pantalla es elevadísima, sin que se resienta la tasa de imágenes por segundo lo más mínimo. Ni siquiera con los jefes finales, máquinas impresionantes en cuanto a tamaño y diseño veremos el más mínimo atisbo de debilidad en su motor gráfico. Por tanto, un espectáculo que no decepcionará en ningún momento.

De igual manera, su jugabilidad es tan variada que incluso 'todavía me sorprendo cuando veo a la gente jugar, al ver como superan las situaciones que les proponemos.' Las herramientas que se dan a los jugadores son un grueso arsenal de armas, pudiendo portar hasta cuatro al mismo tiempo, la posibilidad de deslizar a altas velocidades por distintas superficies, tiempo bala para los momentos culminantes y una variedad aceptable de movimientos cuerpo a cuerpo.

Lo cierto es que a tenor de lo mostrado, no parece que Vanquish vaya a revolucionar el género de los shooters en tercera persona, tanto es así que ese nunca ha sido su objetivo. El juego de Platinum Games trata de coger lo mejor de otros shooters en tercera persona y llevarlo a un nivel completamente distinto. Evolución en lugar revolución. Para Inaba, la seña de identidad de este título es 'el tempo de la acción en Vanquish es superior a otros juegos similares, más al estilo de los juegos de acción más frenéticos.'
Esto lo pudimos observar en la demostración que jugamos, que mezclaba sabiamente momentos de combate multitudinarios con otros en los que debíamos esperar con calma el momento correcto para atacar a nuestros objetivos. Se trataba de un nivel de infiltración, en la que debíamos ir escondiéndonos de diversos focos de luz, al tiempo que los desactivábamos con nuestro rifle de francotirador. Por tanto, no todo en Vanquish va a ser apretar el gatillo como si no hubiera mañana, sino que también tendrá momentos en los que habrá que contemporizar nuestras acciones.

Por supuesto, tras la tensión de este nivel, en el que íbamos en una barcaza sobre un rio de la estación espacial, nos encontrábamos con un jefe de final de fase a la altura de las circunstancias. Se trataba de una nave voladora de gran tamaño tratando de hundir nuestro transporte en una carrera contra reloj para evitar que llegáramos a cubierto. Todo ello salpicado por un estilo visual de lo más japonés, con una banda sonora a la altura de los mejores  proyectos provenientes del país del sol naciente.

Y es que uno de los objetivos de este proyecto ha sido devolver algo de brillo a las desarrolladoras japonesas. Según Inaba 'el gran error de las desarrolladoras japonesas ha sido diseñar juegos para ellos mismos, sin darse cuenta que ahora el mercado occidental es tan importante (o más) que el nuestro.' Por eso Vanquish trata de tomar lo mejor de las  producciones punteras actuales, independientemente del origen de estas. Esta es la clave para conseguir el éxito en todos los mercados, y espera que este título sirva como ejemplo perfecto del camino a seguir.

En otro nivel que pudimos jugar descubrimos algunos otros detalles que le diferencian de su competencia, es el caso de los enemigos (siempre robots de origen ruso) que se transforman en pleno combate en trincheras. Esto permite al enemigo desarrollar tácticas complejas y estrategias de ataque a la altura de los mejores de su género. La IA será incluso capaz de pilotar vehículos de todo tipo (tanques bípedos, artefactos voladores varios, etc…) con total libertad en su rango de acción.

El detalle acaba por dar muestras de la fe que Sega tiene en Vanquish es la completa traducción y doblaje a nuestro idioma del título. Pocas dudas hay de que se trata de una apuesta segura para estas navidades, sin embargo todavía deberemos esperar cerca de un mes para saber hasta que punto cumple todas sus promesas. La despedida perfecta para el trato de distribución que Sega y Platinum Games firmaron en mayo de 2008. No sabemos si en el futuro repetirán esta joint venture, ya que según Inaba 'no sabemos aún lo que nos deparará el futuro. Ha sido un honor trabajar con Sega y esperamos mantener unas excelentes relaciones en los próximos años.'

Vanquish

Vanquish, desarrollado por Platinum Games y distribuido por Sega para PlayStation 3, Xbox 360 y PC, es un título de acción y disparos ambientado en un futuro próximo que transcurre en la estación especial Providence, donde un aguerrido héroe se enfrentará a numerosas hordas de enemigos con el objetivo de evitar la inminente destrucción de Nueva York.

Vanquish