Dead Rising 2

Los sucesos del primer Dead Rising se han propagado por toda Norteamérica, causando un holocausto zombie que nos lleva a Las Vegas. Nuevo protagonista, argumento, secundarios y escenario, pero con una jugabilidad bien conocida por los que hayan disfrutado del original.

Mucho hemos hablado ya de Dead Rising 2, uno de los títulos más esperados de Capcom para los próximos meses. Tras la espectacular primera entrega, que destilaba una gran calidad por todos sus poros, el anuncio de la continuación fue celebrado por todos los amantes del original y por los usuarios de PlayStation 3, que tras no haber podido disfrutar de la primera parte reciben con los brazos abiertos la continuación de uno de los juegos más queridos y completos de la generación. Pero por mucho que se haya hablado de Dead Rising 2, no es lo mismo disfrutar de pequeñas demostraciones y presentaciones, en las que poco se va desvelando del título, que jugar durante horas al título completo, explotando sus posibilidades y descubriendo sus grandes secretos.

Los primeros días de Dead Rising 2 nos han resultado muy familiares en lo que respecta a mecánica de juego. Como es lógico, el título repite la dinámica de la historia de Frank West; es decir, estamos en un entorno cerrado, atrapados en medio de un holocausto zombie, y tenemos tiempo límite de juego tanto para cumplir las misiones como para llegar vivos hasta el momento en el que el ejército llegue para las operaciones de rescate. Al igual que en la primera entrega, habrá misiones principales e importantes para poder avanzar en la historia, acompañadas de un gran número de eventos secundarios para los cuales apremiará el tiempo y en más de una ocasión deberemos seleccionar el orden de prioridad que tendrán las misiones, tal vez debiendo renunciar a alguna por el bien de la aventura principal.

Argumentalmente han pasado cinco años, y el parásito que dio origen a los zombies se ha expandido más allá de los primeros pueblos y llegó a dominar los Estados Unidos. La infección llegó a estar controlada e incluso se realizaban programas de televisión como 'Terror is Reality', en el que el protagonista tuvo que participar por el bien de conseguir Zombrex para su hija infectada. El héroe, Chuck Greene, fue campeón nacional de motocross y vio cómo moría su mujer y cómo los zombies infectaban a su hija. Hace dos años de eso cuando empieza esta nueva aventura en Las Vegas. Todo parecía tranquilo en los últimos meses, pero un nuevo brote de infección pone en peligro a toda la gente que estaba disfrutando de los casinos y la diversión de un agradable entorno.

Prácticamente la totalidad de la gente ha caído infectada, convirtiéndose en zombies, salvo un pequeño grupo de supervivientes que se atrincheran en un refugio e intentarán ayudar a otros posibles supervivientes mientras esperan la llegada del ejército. Chuck será el encargado de adentrarse en los diversos centros que componen el complejo lúdico, sobre todo porque en la televisión se le ha nombrado públicamente responsable de la creación y propagación del virus y busca limpiar su nombre ante los demás supervivientes. Numerosas incógnitas, muchas sorpresas y abundantes guiños al título original componen un argumento muy interesante en sus primeros compases, que promete mantener el nivel hasta el final de la aventura.

En pantalla, aunque con algunos pequeños cambios estéticos menores, nos encontramos básicamente los mismos elementos: en la esquina inferior izquierda los mensajes que recibimos mediante la radio; en el lado derecho, está el total de muertes que llevamos; en la parte superior izquierda, la vida, el dinero, el nivel y la experiencia; en el lado contrario, el objeto equipado y las casillas de inventario; debajo, las misiones activas y las más importantes (por ejemplo, las que están próximas a terminar y que no se pueden postergar mucho más y las de historia); y por supuesto, la flecha que nos indica la dirección a seguir para cumplir la misión que tengamos activa en ese momento, en el medio de la pantalla en la parte superior. Dicha flecha marca el camino óptimo, mostrándonos en ocasiones atajos que no se perciben a simple vista.

Las grandes dimensiones del escenario hacen que estas flechas puedan ser muy útiles, dado que es muy fácil perderse en Fortune City, sobre todo durante los primeros compases en los que todavía no estamos familiarizados con los escenarios que nos rodean. Esto puede ser un problema a la hora de llevar de vuelta a los supervivientes al refugio, ya que no se nos indicará ese camino y deberemos aprenderlo lo antes posible si no queremos tener problemas. Aunque, afortunadamente, en los supervivientes sí que vemos un gran cambio, ya que han mejorado mucho con respecto a la primera entrega. Habrá gente de todo tipo; algunos serán tan fuertes como Chuck, armados y peligrosos, que serán de gran ayuda, e incluso serán una baza segura para ayudarnos en las misiones principales de la historia.

No obstante, también hay muchos que están heridos, que son débiles o que incluso están borrachos y no se dan movido en condiciones. Afortunadamente, a estos podremos ayudarlos, pero no dándoles la mano como en el primero, sino cargando con ellos, llevándolos en brazos o sirviéndoles de apoyo. Una dinámica mucho más satisfactoria y realista que permite que salvar a los supervivientes no se convierta en un suplicio, sino que se nos anima a hacerlo, recompensándonos además con un buen puñado de puntos de experiencia al llegar con ellos al refugio. Otro elemento que regresan son los psicópatas, gente que ha perdido el norte con el holocausto zombie (o que ya estaban mal de la cabeza antes) y que están causando el caso tanto o más como los propios no muertos.

Como siempre, estos serán complicados y un verdadero reto, con abundante vida, ataques potentes y muchos recursos. Se convertirán en un desafío importante que se nos premia con puntos de experiencia, alguna carta combo o algunos supervivientes que salvaremos. Cada uno tendrá su propia historia, y es muy interesante conocerlas aunque por nivel nos pueda resultar una verdadera odisea acabar con ellos. Recordemos que Dead Rising 2, al igual que el primero, sigue una evolución por niveles del personaje principal, que al aumentar consigue mejores de vida, inventario, cartas combo para crear nuevas armas, mejoras de velocidad o ataque, etcétera.

Y por supuesto, las masacres de zombie inevitables, que para muchos se convierten en el principal atractivo del juego. Es posible, como en el original, ignorar la historia y las misiones secundarias y limitarnos a erradicar zombies de mil y una maneras posibles. Nuestro armamento contará con muchos elementos propios del primer juego, como bates, palos de golf, bancos, papeleras, etcétera pero también habrá muchas otras novedades, empezando por la posibilidad de crear nuestros nuevos artefactos utilizando las cartas combo (que obtendremos al subir de nivel o eliminar algunos psicópatas). El bate de béisbol con clavos será un básico en nuestro inventario, pero habrá otros inventos tan soberbios y sangrientos como este, como el palo con una motosierra a cada lado, el cubo taladro, o un rastrillo que produce descargas eléctricas.

Primeras impresiones
Dead Rising 2 es todo lo que un amante del Dead Rising original podría esperar a nivel de planteamiento y jugabilidad básica. Partiendo de estas premisas asentadas por la primera entrega, se realizan mejoras a lo que fallaba en el original, como la posibilidad de salvar en cualquier baño del juego (y no solo en el refugio), supervivientes con una IA muy mejorada y distintas habilidades, o un arsenal de armas muy mejorado y ampliado. Esto, sin olvidarnos de los sospechosos habituales de miles de zombies, subida de nivel, psicópatas complejos, misiones principales y secundarias, un complejo y elaborado argumento y, sobre todo, una gran capacidad de diversión. No solo promete que va a estar a la altura de lo que se espera de él, sino que demuestra que lo que empezó como un juego experimental tiene mucho futuro como franquicia.

Dead Rising 2

Continuación del aclamado Dead Rising. Esta segunda parte tendrá lugar varios años despues de los acontecimientos que tuvieron lugar en Willamette, con una plaga que avanza imparable por los Estados Unidos.
Dead Rising 2