Lara Croft and the Guardian of Light
Lara Croft and the Guardian of Light
Carátula de Lara Croft and the Guardian of Light

Un cambio favorecedor

Lara Croft ha cambiado su género tradicional para adentrarse en un nuevo terreno, y lo ha hecho con gran éxito. Un título completo, bello y muy divertido, que ofrece mucha calidad en todos y cada uno de sus elementos y que deja un excelente sabor de boca al usuario.

La franquicia Tomb Raider nació en la generación de los 32 bits con gran éxito tanto de crítica como de público, pero la sobreexplotación de la franquicia provocó que demasiado pronto se acabase quemando la fórmula. La calidad de las dos primeras aventuras de Lara Croft se fue perdiendo en su tercera, cuarta, quinta y, sobre todo, sexta entrega. Sin embargo, Crystal Dynamics, el estudio de desarrollo encargado de dar vida a los tres últimos capítulos de las aventuras de Lara Croft (Legend, Anniversary y Underworld), consiguió devolver a la franquicia a la actualidad con un éxito más que notable. Obras de calidad, que recibieron los elogios de crítica y público cuando parecía que la franquicia estaba cayendo en el ostracismo.

Desde que se tuvo noticia de que Square Enix había adquirido Eidos, como parte de sus planes de expansión internacional, surgieron mil y una dudas sobre cuál sería el futuro de las principales franquicias de la compañía inglesa. Una de las más importantes, sin duda, es Tomb Raider, la cual estaba viviendo un nuevo renacer en lo que a calidad y aceptación entre el público se refiere. Más allá de lo que pueda ser el próximo capítulo de la franquicia principal, la primera apuesta ha sido crear un spin-off que no lleva el título principal de la serie, sino el nombre de su protagonista: Lara Croft and the Guardian of Light. Esto se debe a que no es nuestro Tomb Raider tradicional: lejos de ofrecernos una jugabilidad atmosférica, con grandes escenarios por explorar, ahora se trata de un título arcade cargado de acción frenética.

Nuevo planteamiento
Argumentalmente, este capítulo nos muestra la búsqueda del Espejo de Humo; un artefacto tan antiguo como el propio mundo, que cuenta con una serie de grandes y misteriosos poderes y en cuyo interior se encontraba encerrado Xoxolt, un espíritu malvado que ahora vaga libre por el mundo, por culpa de la intromisión de unos ladrones de tumbas que desconocían la maldición. Esta trampa mortal que estaba escondida dentro del espejo puede condenar a toda la vida sobre la faz de la Tierra, ya que el dios demoníaco tiene el poder para controlar a otras criaturas infernales que están ansiosas por destruir todo a su paso. Y una vez más, es a la pobre Lara Croft a quien le toca pagar los platos rotos y devolver la tranquilidad al mundo.

Pero Lara no estará sola, sino que irá acompañada de Totec, un guerrero maya, el guardián de la luz que se menciona en el título, que colaborará con ella para evitar el reinado de terror de Xoxolt. El argumento no es muy profundo, y poco o nada evoluciona más allá de que hay una amenaza malvada que hay que detener lo antes posible, pero dado que se trata de un juego arcade no hace falta pedirle más, ya que su principal punto de interés es la jugabilidad y el desarrollo de la propia aventura, excelente, intensa y cargada de emociones. Destacar en primer lugar que el hecho de contar con dos personajes no es meramente casual, ya que el principal atractivo del juego es su modo cooperativo en el que colaborar con un amigo al mismo tiempo que se compite por obtener las máximas puntuaciones posibles y superar al rival.

No obstante, aún a pesar de que el cooperativo es un elemento del juego de gran interés, es perfectamente posible disfrutarlo en solitario, sin perder ni un ápice de calidad. Sin duda, uno de los mayores aciertos en este aspecto es el haber adaptado el título para ambos modos de juego, de tal manera que los puzles y algunos elementos menores son diferentes, adaptándose a que haya uno o dos jugadores al mismo tiempo. Así pues, aunque no sea a nivel muy profundo, los cambios se hacen notar de manera sustancial, haciendo que el juego no sea idéntico y logrando que merezca la pena disfrutar de él de ambos modos. Una vez explicado el modo de presentación de la aventura, hablemos del juego en sí mismo, que tiene mucho por ofrecer.

Sistema de juego
Se trata de un juego arcade de la vieja escuela, con vista isométrica y jugabilidad cooperativa, cuyo objetivo último es lograr la puntuación más elevada posible, recoger objetos y llegar al final del nivel lo más rápido posible. Directo, frenético y cargado de acción, a medida que avancemos nos asaltarán mareas de enemigos, fieles siervos de Xoxolt, que intentarán impedir nuestro avance mientras resolvemos puzles y nos abrimos nuevos caminos por entornos que parecen estar cerrados. Nosotros deberemos defendernos de estas oleadas, haciendo uso de las armas que tendremos a nuestra disposición: las tradicionales pistolas gemelas de Lara y las lanzas de Totec serán básicas, aunque tendremos otras como granadas, escopetas, metralletas y un largo etcétera de armas que iremos desbloqueando según cumplamos desafíos concretos.

Las armas básicas tendrán munición infinita, como corresponde a un juego arcade de estas características (y como es habitual en la franquicia); para el resto de armas, tendremos una barra azul de munición junto a la vida, que se irá gastando a medida que usemos las armas más potentes. Además de la ayuda del armamento (que se pueden llevar hasta cuatro armas equipadas al mismo tiempo), los personajes tendrás a su disposición toda una amplia galería de artefactos y reliquias, que ofrecerán diversas habilidades y mejoras (y, según el caso, defectos para compensar la mejora), y que podremos equipar desde el menú, poniéndolas y quitándolas según sean nuestras necesidades. Obtendremos más, como decimos, cumpliendo los desafíos de cada nivel y superando las cámaras de desafío que hay en cada nivel, así como mejoras de vida y munición.

Por tanto, resumiendo, tenemos varios niveles que deberemos recorrer hasta llegar al final, solucionando puzles y acabando con cuanto enemigo nos salta a nuestro paso, con el objetivo último de detener a Xoxolt y de lograr las puntuaciones más elevadas posibles. Pero además, habrá muchísimos objetos ocultos, tanto armas como artefactos y reliquias, además de calaveras rojas coleccionables. Hay mucho por hacer y es más que probable que volvamos a jugar una y otra vez, tanto en solitario como acompañados, para lograr el máximo de objetos posibles de la aventura y desbloquear esos jugosos logros, que son bastante desafiantes pero a la vez factibles.

Apartado técnico
Visualmente, Lara Croft and the Guardian of Light es un juego precioso, que sin problemas se convierte en uno de los más bellos de cuantos hay disponibles en los servicios de descarga de las consolas actuales. Los grandes escenarios están cargados de detalles, con fondos muy cuidados y bien definidos, con una perspectiva perfecta y una exquisita recreación de escenarios y personajes, tanto enemigos como protagonistas. La belleza y perfecto acabado del título lo convierten en una apuesta que, a nivel gráfico, no desentonaría como lanzamiento en tienda. Las buenas animaciones de todos los elementos presentes en pantalla ayudan a conseguir que todo resulte todavía más creíble y que el jugador se sumerja sin darse cuenta en un universo fantástico que tan bien representa los entornos en los que Lara Croft suele desenvolverse.

Al exquisito aparatado visual del propio juego se le unen unas secuencias de introducción y final al más puro estilo cómic animado, también muy bellas y agradables a la vista, sin duda un complemento perfecto para la aventura. Todo esto acompañado de una banda sonora que, sin grandes alardes, se antoja bastante buena y digna de la producción. Lo que sí que consigue encandilar desde el primer momento es la soberbia jugabilidad: controlando a Lara con el joystick izquierdo y apuntando con el joystick derecho, utilizando el gatillo derecho para disparar y el izquierdo para el cambio de armas, tendremos una precisión perfecta en todas las direcciones del espacio a nuestro alrededor. Plataformas, puzles y combates se combinan a la perfección en una de las mejores experiencias de XBLA y PSN hasta la fecha.

LO MEJOR

  • Abundantes secretos por descubrir e incitación a la competición pura.
  • Divertido, intenso y cargado de acción.
  • Ideal para jugar en solitario o en cooperativo.
  • Precioso técnicamente.

LO PEOR

  • El precio y el peso son respetables.
  • La historia y la banda sonora podrían dar más de sí.
  • Puede hacerse algo repetitivo.

CONCLUSIÓN

Lara Croft regresa de una forma poco habitual, pero con un resultado de mucha calidad. Guardian of Light es un título de vista isométrica en el que deberemos superar secciones de plataformas, resolver puzles, acabar con infinidad de enemigos que nos saldrán al paso y lograr la máxima puntuación posible en solitario o con la colaboración de un amigo. Muchas cosas por hacer, gran belleza en el apartado técnico y una exquisita jugabilidad componen un título muy completo en el que los dos mayores defectos radican en su precio y su peso para descarga. A la espera de ver cómo evoluciona el título con los contenidos descargables ya anunciados y de conocer los planes de Square Enix y Crystal Dynamics para la franquicia, estamos ante la mejor Lara Croft de los últimos años, aún cuando los últimos títulos fueron de calidad. [image|nid=1296042|align=center|preset=inline] - Divertido, intenso y cargado de acción.- Abundantes secretos por descubrir e incitación a la competición pura.- Ideal para jugar en solitario o en cooperativo.- Precioso técnicamente.