Lara Croft And The Guardian of Light

La arqueóloga más popular del mundo de los videojuegos regresará este mismo verano a las plataformas descargables con una nueva aventura, paralela a la saga Tomb Raider pero repleta de toda la acción presente en ésta. Lara y el Guardián de la Luz formarán equipo en el primer juego cooperativo de la franquicia. ¿Quieres saber cómo es? Adelante.

No cabe ninguna duda de que Lara Croft es uno de los iconos indiscutibles del mundo de los videojuegos. Pese a no ser el primer personaje femenino del sector, si que ha hecho méritos para ser considerado el más icónico y representativo de todos: una mujer independiente, ágil, fuerte, una aristócrata con un corazón ávido de aventura, de emociones fuertes, como ha demostrado en innumerables ocasiones en todas sus incursiones dentro del ocio electrónico e incluso varios periplos en otros medios, como los cómics o el cine. En un momento en el que Lara se encontraba en un mal momento, Crystal Dynamics la hizo renacer con tres aventuras notables como lo fueron Legend, Anniversary y Underworld, que sin llegar a la gran calidad de varios de sus primeros títulos si que aportaron suficiente fuerza a la franquicia como para hacerla mantener la cabeza alta.

Cuando Square Enix compró a Eidos se dudó con respecto al rumbo de la serie, si se orientalizaría en pos de hacerla más comercial para el público nipón o si decidirían mantener su aspecto y códigos para seguir adelante con la franquicia. Hace unos meses se desveló qué camino iba a tomar, al menos, de momento: el de la experimentación. Lara Croft And The Guardian of Light es el nuevo juego de la saga aunque éste no forme parte del canon argumental de la misma, de ahí que hayan extirpado la marca (Tomb Raider) del título. Y es que como podéis ver en las imágenes que acompañan a este texto, no vamos a encontrarnos una aventura en tercera persona tradicional sino algo completamente nuevo, un arcade de acción y plataformas en vista isométrica, como lo clásicos juegos del género de hace veinte años. Destinado a plataformas descargables, es decir, el Steam de PC, el Store de PlayStation 3 y el Xbox Live Arcade de Xbox 360, el objetivo es ofrecer sangre nueva hasta que se decida que hacer con la línea principal.

A pesar de ser un spin-off, el equipo encargado de mismo es el propio Crystal Dynamics, por lo que se asegura un nivel de calidad mínimo y una apuesta por mantener su espíritu intacto. Así, como ya comentamos en su momento cuando se ofrecieron los primeros datos del juego en la Game Developers Conference de marzo, en esta nueva entrega lo que encontraremos es la magia de siempre, el corazón de Tomb Raider, adaptado a un nuevo formato potenciado por la experimentación: probar nuevas ideas, hacerlo bien y salir indemnes del intento, con las ventajas que ofrecen las plataformas descargables: un presupuesto inferior y, por tanto, menos riesgo. Las ideas nuevas pasan por ofrecer la primera aventura de la serie completamente cooperativa y un enfoque arcade para crear una experiencia completamente diferente a la habitual.

En busca del Espejo de Humo
La historia parte de un planteamiento original, fuera de la historia canónica (oficial) de la franquicia. Lara se encuentra en una tumba de Sudamérica buscando el Espejo de Humo, un artefacto que cuenta con una serie de grandes y misteriosos poderes y en cuyo interior se encontraba recluido Xoxolt, un espíritu malvado que ahora parece haber quedado libre por el mundo. En su periplo por la tumba Lara conocerá a Totec, un nativo encargado de proteger el espejo. Cuando un tercer personaje entra en juego, Lara y Totec se verán forzados a colaborar para devolver las cosas a su punto original y evitar que suceda una catástrofe. Un planteamiento interesante, sin duda alguna, no demasiado sorprendente (la franquicia nunca ha destacado por sus guiones) pero que viene a ser una excusa perfecta para potenciar el multijugador, corazón y alma de la propuesta.


Así, tomaremos el control de Lara  y nuestro objetivo será resolver numerosos enigmas, pero no desde su perspectiva tradicional (puzzles, rompecabezas) sino de forma mucho más dinámica: mediante la acción. Todo el juego ha sido diseñado para jugar en cooperativo, si bien puede disfrutarse también en solitario (con Totec controlado por la IA, previsiblemente) tanto a través de Internet como de forma local en la misma plataforma. Este ejemplo de cooperación se llevará al extremo por las habilidades exclusivas de cada personaje, que les obligarán a unir fuerzas para poder salir adelante y resolver los numerosos problemas que le saldrán al paso. Por ejemplo, Lara podrá usar sus dos pistolas mientras que Totec hará acopio de su lanza para acabar con numerosos enemigos que saldrán al paso, entre los que se incluyen arañas gigantes.

Además de las diferentes armas, habrá habilidades exclusivas de cada uno. Totec, como nativo entrenado en el arte de la guerra, podrá usar su arma tanto para atacar como para lanzarla contra una pared, de esta forma, Lara podrá usarla a modo de plataforma y sortear abismos impulsándose sobre ella. Así mismo, posee un gran escudo que podrá usar para defender a la arqueóloga de proyectiles y ataques enemigos. Por su parte, Lara aprovechará su agilidad y tamaño para llegar a zonas lejanas e inalcanzables y ayudar a Totec, quien por su condición de mole de gran tamaño será menos ágil y más pesado. La cooperación entre ambos será clave para seguir adelante en la aventura, que como se ha dicho ahora se enfocará hacia la acción pura y dura, más que en los puzzles o los enigmas demasiado cerebrales.

Este giro en la franquicia se ve motivado por la inclusión de marcadores y puntuaciones al final de los niveles, que podran subirse a la red y que, desde luego, prometen piques antológicos para superar a los de nuestros amigos. Considerando éste uno de los añadidos más jugosos de Lara Croft and the Guardian of the Light, Crystal Dynamics ha decidido recuperar dos elementos clave del género: la munición infinita y las continuaciones sin fin. Esto último tiene truco: si perdemos la vida, apareceremos al lado de Totec pero nuestro marcador de puntos habrá bajado drásticamente, lo cual nos impedirá hacer un buen record para luego subirlo a los marcadores. Así, para llegar a puntuaciones altas deberemos jugar bien, sin morir en ningún momento y en el menor tiempo posible. No es original, cierto, pero suena a gloria arcade de las que siempre son de agradecer.

Más allá de lo comentado, la novedad de mayor peso del juego viene dada, también, por el nuevo aspecto del mismo. Aunque no lo parezca, el motor gráfico del juego será el mismo que el de Tomb Raider Underworld, por lo que lo que cambia viene a ser la perspectiva: de la tercera persona tradicional a una vista isométrica que lo acerca más a un Gauntler o un Diablo. Pese a todo, las capturas no hacen del todo honor al juego, que luce en realidad bastante sólido y bien acabado, al menos considerando que es un título descargable y que no parece tener mucho que envidiar a otras joyas como Shadow Complex o Bionic Commando Rearmed.

Sin detalles sobre la banda sonora u otros aspectos de interés, lo único que puede añadirse a lo ya mencionado es que Lara Croft & the Guardian of Light promete ser uno de los títulos más sólidos para las plataformas descargables del presente 2010. Llegará este mismo verano, época en la que las compañías suelen aprovechar para lanzar los mejores juegos para la plataforma (por ejemplo, Braid) aunque aún no se ha especificado qué día ni qué mes. Por ahora, sólo queda esperar, pero la impresión que deja el juego es sumamente positiva. Apunta alto, aunque eso sí: seguimos queriendo otro Tomb Raider tradicional o un nuevo Soul Reaver. A ver si hay suerte y este E3 dicen algo al respecto.

Lara Croft and the Guardian of Light

Nueva aventura de Lara Croft por Crystal Dynamics que llegará en formato de descarga digital.

Lara Croft and the Guardian of Light