Runaway: A Twist of Fate
Runaway: A Twist of Fate
Carátula de Runaway: A Twist of Fate

De vuelta al manicomio

Ramón Méndez

Tras su exitoso paso por PC, la última aventura gráfica de Pendulo Studios se adapta a Nintendo DS. Una buena conversión que, salvando las limitaciones técnicas impuestas por la portátil, es idéntica a la entrega para PC.

Hablar de Runaway es hablar de uno de los proyectos más famosos a nivel internacional de la historia del desarrollo de videojuegos en España. Desde 2001, año en el que salió a la luz la primera entrega, Pendulo Studios ha ido asentándose y prosperando con una compañía que demostró comprender el género de las aventuras gráficas. Su franquicia estrella, Runaway, se ha convertido en un verdadero éxito internacional, hasta el punto de que ha logrado superar las barreras del PC para adentrarse en un terreno diferente como es el de las consolas, tanto Wii como DS. Recientemente os hemos presentado las novedades de Runaway: A Twist of Fate, la tercera entrega de la franquicia para PC; es momento ahora de ver qué nos puede ofrecer la versión del mismo título para DS.

 

Es preciso reconocer que, ya desde los inicios de la portátil de Nintendo, se consideró que era una máquina con mucha capacidad para dar vida a todo tipo de aventuras gráficas. La pantalla táctil se antojaba el complemento ideal para explorar los escenarios y revisar hasta el último recoveco de la pantalla, algo que convenció a muchas compañías para intentar trasladar sus obras más importantes. Lo cierto es que los resultados no siempre son los ideales, ya que podemos encontrarnos obras que no están al nivel de sus originales; por lo general, en la historia de DS, las aventuras gráficas que han salido mejor paradas son las desarrolladas específicamente para la consola.

No obstante, hay que reconocer que hay adaptaciones que funcionan bastante bien, y Runaway: A Twist of Fate es una de ellas. No nos engañemos, no ofrece tan buen acabado como en su homónimo para PC, y tampoco se puede decir que estemos ante un juego perfecto, ya que se le notan las limitaciones impuestas por la propia portátil; pero pese a todo, consigue convertirse en una buena alternativa con la que disfrutar de la última obra de Pendulo Studios en donde queramos. A grandes rasgos, se trata del mismo juego de PC, sin cambios en lo que respecta a argumento, presentación, dinámica o puzles. En este análisis repasaremos las características propias de la versión para DS; podréis consultar el análisis de PC si deseáis tener mayores referencias.

 

Diferencias jugables
Como es lógico, donde más se nota la diferencia de plataforma es en el apartado jugable. No en vano, DS es una máquina muy diferente al PC, que ofrece herramientas y características particulares a las que todo juego proveniente de PC debe adaptarse de querer hacerse portátil. Usaremos la pantalla táctil para mover al personaje e interactuar con el entorno, quedando la pantalla superior para mostrarnos el inventario. De hecho, el inventario es el elemento más importante de toda aventura gráfica, y así se ha hecho notar en Runaway: A Twist of Fate, donde además de verlo siempre podremos acceder a él de varias formas.

Así pues, los botones laterales sirven para movernos por los objetos del inventario y seleccionarlos directamente, aunque también podemos pulsar abajo en la cruceta o Select para abrir la pantalla del inventario en la pantalla táctil. Otra opción también es pulsar con el lápiz táctil sobre la imagen de la mochila que aparece en la parte superior derecha de la pantalla. Salvando el acceso al inventario, el resto de botones de la portátil no tienen utilidad alguna; salvo por el botón Y para acceder a las pistas y consejos del juego (que nos sacarán de más de un apuro si nos atascamos en cualquier punto de la aventura) y el Start para salvar, algo que también podemos hacer de forma inmediata en la parte superior izquierda de la pantalla.

Salvando eso, todo el resto del juego se desarrolla de forma más o menos similar a su homólogo para PC, pudiendo usar el lápiz táctil para darle indicaciones a nuestro personaje. Por ejemplo, podemos indicar el lugar al que queremos que se mueva (algo útil de cara a ver el entorno en su totalidad, y lo que es más, muy recomendable hacerlo muy a menudo, ya que no son pocos los entornos que se escondían ya en PC y que en DS están todavía más difíciles de acceder), o bien marcar objetos con los que interactuar. En este caso, aparecerán encima y debajo los botones de acción, como ver o coger, pudiendo elegir directamente qué queremos hacer con dicho elemento.

Otra opción que tenemos es la de pulsar prolongadamente el lápiz táctil sobre la pantalla, para así ver todas las opciones de movimiento que tenemos, indicadas con flechas rojas sobre la pantalla. Así pues, aunque la jugabilidad no es precisamente la idónea y tiene momentos en los que se puede hacer algo complicado moverse por el escenario, Runaway cumple bien y permite que el usuario pueda realizar los movimientos que desea sin grandes complicaciones. En ocasiones, alguna imprecisión puede provocar que el personaje no haga lo que esperamos de él, pero nada especialmente relevante ni que afecte sobremanera a la experiencia de juego general.

Apartado técnico
Visualmente, Runaway mantiene todas las características del original de PC. Es más, es exactamente el juego de PC pero comprimido para Nintendo DS. Esto implica, por ejemplo, una menor resolución general, con menos nitidez en la recreación de personajes y escenarios. Algo inevitable, que tampoco se nota demasiado ya que la propia pantalla de la consola no permite mucho más alardes. De todos modos, es un buen trabajo, y el juego luce un buen aspecto, manteniendo incluso las secuencias de vídeo de la entrega para PC. Salvando la mejor resolución de pantalla, el juego no varía en nada con respecto al original, en parte gracias a que casi todo son escenarios estáticos con unos cuantos personajes moviéndose por ellos.

Tampoco en el apartado sonoro se han introducido grandes cambios, más allá de la lógica compresión del audio que, inevitablemente, es de una calidad muy inferior. Destacar que el juego mantiene líneas de doblaje, pero solo en inglés y durante las secuencias de vídeo, habiendo sido eliminadas todas las voces durante el juego en sí. El sistema de diálogo, por tanto, recae plenamente sobre los cuadros de texto y los subtítulos, que están en perfecto español y son idénticos a los que están presentes en la versión de PC. Por tanto, reconociendo las limitaciones de Nintendo DS, no es un mal acabado sonoro el que oferta Runaway: A Twist of Fate a los usuarios de la portátil.

A nivel jugable, tal y como ya comentamos antes, el juego ofrece unos cuantos claroscuros, ya que si bien la jugabilidad responde bien y es fácil acostumbrarse a ella al reconocer las limitaciones de la consola portátil, lo cierto es que se queda lejos de ofrecer la misma experiencia que en PC, limitándose a ser un sustituto decente pero que podría haber dado más de sí. Además, al igual que en la versión de PC, el juego no resulta excesivamente largo, y el nivel de reto es bastante escaso, por lo que la experiencia de juego se termina bastante pronto. Destacar positivamente la posibilidad de guardar en cualquier momento y lugar que deseemos con sólo pulsar un botón.


Las aventuras gráficas en DS son abundantes, pero las que provienen del mundo del PC suelen sufrir para ofrecer una experiencia similar a sus homólogos de ordenador. No obstante, Runaway: A Twist of Fate pasa a engrosar ese selecto club de juegos adaptados que consigue dejar un buen sabor de boca. La principal diferencia con respecto a PC son las restricciones y limitaciones impuestas por la propia arquitectura de la consola portátil, por lo que pese a todo sigue ofreciendo un buen nivel y se convierte en un buen sustituto para quienes no tengan acceso a la otra versión o, simplemente, prefieran jugar en sus portátiles en cualquier lugar. Lo importante es que se trata de un título divertido y satisfactorio, que deja un buen sabor de boca.


- Diálogos divertidos.
- Aventura interesante y más madura que los capítulos previos.
- No luce un mal acabado técnico.
- Mantiene casi todos los elementos de PC.


- Bastante corto y sencillo.
- Algunas imprecisiones a la hora de dar órdenes a los personajes.
- Se notan las limitaciones de Nintendo DS.
- Más caro que en PC.