Iron Man 2
Iron Man 2
Carátula de Iron Man 2
  • 5

    Meristation

Destrucción al estilo Stark

El Hombre de Hierro pretende redimirse con un nuevo videojuego que, a pesar de coincidir con el estreno de la secuela cinematográfica, no sigue el hilo argumental de la nueva aventura protagonizada por el actor Robert Downey Jr. Iron Man 2 llega con las baterías recargadas y los retropropulsores a máxima potencia intentado superar una primera parte para olvidar.

A las puertas del estreno de Iron Man 2 en nuestras salas de cine, Sega y el estudio desarrollador Secret Level lanzan al mercado la secuela del primer videojuego basado en el Hombre de Hierro aparecido en 2008. En un movimiento comercial habitual entre estreno cinematográfico y su conversión hecha videojuego, Sega ha optado por ofrecer un hilo argumental independiente de la película, a pesar del lanzamiento simultáneo de ambos productos. Por todos es conocido el héroe de hierro de Marvel Comics, creado en 1963 por Stan Lee y Jack Kirby, así que no hace falta contextualizar mucho más al personaje. Lo que sí resulta interesante es descubrir las diferencias existentes entre videojuego y película y las razones por las que se ha optado por esta decisión.

En la secuela protagonizada por el actor Robert Downey Jr. se retoman los acontecimientos de la primera parte, donde descubrimos el origen de Iron Man a manos de unos terroristas que pretendían hacer construir a Tony Stark, alter ego de Iron Man y propietario de Stark Industries ?la mayor empresa armamentística del mundo? un arma de destrucción masiva. Después de escapar de su cautiverio, Stark decide cambiar radicalmente de vida y tomarse la justicia por su cuenta como un nuevo héroe enfundado en un traje metálico con la última tecnología militar. En la segunda parte, y ya con la identidad del héroe al descubierto, el gobierno de los Estados Unidos insiste para que Stark entregue su revolucionaria tecnología a los militares. Asimismo, la aparición de nuevos villanos, como Ivan Vanko ?protagonizado por Mickey Rourke? pondrán al héroe entre la espada y la pared desde varios frentes.

En cambio, para este nuevo videojuego se ha confiado el argumento a Matt Fraction, escritor del cómic Invincible Iron Man, que nos llevará a nuevas localizaciones donde deberemos luchar contra otros villanos, eso sí, con el aspecto visual tomado de la propia película; de esta manera veremos los novedosos diseños presentes en el filme, así como los actores protagonistas. En este hilo argumental totalmente independiente veremos como unos integrantes de la compañía Roxxon intentan robar unos archivos de las instalaciones de Stark. Estos malhechores pretenden hacerse con la tecnología militar propiedad de Tony Stark a toda costa, para derrocar gobiernos y tomar su control por la fuerza. Así, nos enfrentaremos al clásico villano Crimson Dynamo y otros temibles enemigos.

A pesar de contar con sólo un año de tiempo para el desarrollo de Iron Man 2 ?cuando un título de estas características necesita de aproximadamente el doble de tiempo de trabajo?, los creadores insisten en que han tomado nota de los errores del primero y han puesto todo su esfuerzo para contentar a los fans. Sobre la decisión de contar una historia diferente a la película, según Sega, las razones son claras; para los desarrolladores no es posible realizar un videojuego con garantías a partir de sólo dos horas de largometraje. Así que decidieron expandir la experiencia de jugar como Iron Man más allá de los hechos que aparecen en el filme y recurrir a la imaginería de los cómics del Hombre de Hierro.

La aventura comienza con dicho asalto, cuando los chicos de la compañía Roxxon irrumpen en las instalaciones de Stark para hacerse con la tecnología secreta tan ansiada por sus enemigos. Así, Stark debe proteger sus instalaciones, luchando contra sus propios sistemas de seguridad, cuando los malhechores lanzan un pulso electromagnético y dejan al Hombre de Hierro inutilizado. Stark tiene un paro cardíaco debido a la falta de energía de su batería; poco después consigue volver a hacer funcionar el sistema que le mantiene vivo y poco a poco vemos como recupera sus facultades. A partir de aquí podremos empezar a aprender los controles del héroe a modo de tutorial, donde seremos testigos de las mejoras introducidas en la jugabilidad a raíz de las críticas recibidas en la primera parte.

Lo primero que llama la atención en Iron Man 2 es la nueva jugabilidad que se le ha otorgado al manejo del héroe; en diez minutos tomaremos el control y veremos como el vuelo se ha mejorado considerablemente. Así, podremos emprender el vuelo cuando queramos con total libertad, mover la cámara libremente con el stick derecho y apuntar a nuestros objetivos para dispararles con nuestro armamento. A medida que avancemos en el juego, obtendremos mejoras para nuestras armas y podremos configurarlas a nuestro gusto. Asimismo, cuando nos desplacemos a pie, las sensaciones son mucho más positivas, ya que nos moveremos rápidamente, con agilidad, aunque con unas animaciones algo robóticas; no cumplen con la función de representar el movimiento de una armadura de este tipo.

A pesar de estas mejoras, el vuelo resulta simple, sin muchas posibilidades; aceleraremos moviendo el stick izquierdo hacia delante y frenaremos moviendo el mismo stick hacia atrás. Para acelerar, doble presión al gatillo derecho y para ascender y descender haremos uso de dos botones diferentes. Asimismo, podremos realizar varias maniobras como volar pegados a una nave de mayores dimensiones, agarrar las aspas de un helicóptero y derribarlo o provocar ondas sísmicas al caer con furia al suelo. El combate cuerpo a cuerpo también se ha visto mejorado en comparación con el primer título, haciéndolo todo más intuitivo y de manera más automatizada, pero tampoco resulta tan contundente ni tan espectacular como lo visto en otros títulos recientes; es entretenido, pero queda lejos de las sensacionales escenas de Batman: Arkham Asylum, del que se inspira claramente. Pero no todo es inspiración; más importante es la ejecución y en este caso no es todo lo positiva que cabría esperar.

El apartado gráfico, a pesar de estar mejor resuelto que en el título precedente, no resulta todo lo brillante que se espera de un videojuego de la actual generación. Si bien es cierto que comparado con la primera parte, Iron Man 2 está más trabajado, no deja de presentar ciertos problemas técnicos demasiado notorios. Texturas en baja resolución, iluminación pobre, animaciones y explosiones poco creíbles, entornos muy vacíos... Al menos se ha cuidado la posibilidad de destruir en parte los decorados, como resultado de las intensas batallas en las que tomaremos parte. Los personajes no se integran correctamente en los escenarios, ofreciendo un acabado final más cercano a la anterior generación que a la actual. Quizás con más tiempo de desarrollo, los resultados podrían haber sido mejores.

Un detalle de agradecer es la posibilidad de manejar tanto a Iron Man como a War Machine; en algunas fases podremos escoger a nuestro superhéroe favorito y en otras nos vendrá impuesto por el contexto de la historia. Realmente no hay muchas diferencias entre la jugabilidad de ambos personajes; War Machine tendrá a su disposición más armas de fuego, como ametralladoras o misiles, mientras que Iron Man hará un mayor uso de sus impulsores y ondas de energía. A medida que avancemos en la aventura, iremos adquiriendo mejoras para nuestras armas que podremos personalizar a nuestro gusto. En este caso, y al contrario de la primera parte, se ha ajustado mucho más la curva de dificultad de la aventura.

En pantalla tendremos información de todo tipo, desde un mapa con la posición de nuestros enemigos, hasta mensajes que irán apareciendo de nuestro siguiente objetivo. Gracias al visor de nuestros héroes, disfrutaremos de muchos datos que nos ayudarán en nuestro avance. Los objetivos a alcanzar se representarán con un cuadro amarillo, mientras que podremos localizar y bloquear a los enemigos mediante un apuntado automático; dependiendo de la ayuda que queramos podremos activar o desactivar dicha característica. Los jefes finales a los que nos enfrentaremos serán de todo tipo: desde enormes robots y pequeñas naves hasta cyborgs de nuestro tamaño. La variedad de enemigos está más que asegurada.

La personalización de nuestro traje y armas resulta muy completa y atractiva. Para empezar, podremos desbloquear hasta diez versiones diferentes del traje del Hombre de Hierro, desde el primer prototipo que ya vimos en la primera película hasta la última armadura protagonista de la secuela, pasando por armaduras clásicas y otras más futuristas de los cómics de Marvel. Asimismo, podremos personalizar el traje y sus características por separado, desde los guantes hasta los lanzacohetes. Sin duda, los fans podrán recrearse y crear su propio Iron Man con todas estas posibilidades. Deberemos estar pendientes tanto del escudo protector del traje como de su propia integridad; el escudo se regenerará automáticamente, no así los daños que reciba directamente.

Una vez dominemos todas las posibilidades de personalización de las armas, podremos usar diferentes tipos de estrategia para derrotar a nuestros enemigos. Si montamos diferentes armas a nuestras espaldas, como lanzacohetes y ametralladoras, podremos usarlas simultáneamente con ambos gatillos, aumentando considerablemente nuestra fuerza de destrucción. Por ejemplo, podemos disparar una lluvia de balas contra un helicóptero mientras lanzamos varios cohetes a otro robot. Eso sí, deberemos tener cuidado con la munición y esperar unos instantes a que nuestras armas se hayan recargado con garantías. El concepto del tipo de combate es atractivo, pero no está del todo bien implementado; quizás algo más de precisión en los controles habría sido suficiente para disfrutar de unas luchas con mucho potencial.

La banda sonora resulta correcta, en la línea de los títulos basados en producciones cinematográficas; melodías que nos acompañan al ritmo de la acción mostrada en pantalla. Mención especial al tema creado para la ocasión 'Hit the Wall', de la banda norteamericana de groove metal Lamb of God, una canción cañera, de brutales ritmos, al más puro estilo de la banda; un tema que nos animará a afrontar las continuas batallas con más energía y nos permitirá dar rienda suelta a toda la potencia destructiva del Hombre de Hierro. Los efectos de sonido de explosiones, golpes, etc. cumplen su cometido sin más. El juego viene con las voces y los textos de pantalla en castellano, un detalle de agradecer; lo que no es de recibo es el nivel de doblaje, que resulta pésimo.

Las voces de los dobladores no casan con las personalidades de los personajes y las animaciones vocales no se ajustan en ningún momento con los diálogos; todo en este título respira una sensación de extrema sencillez. Iron Man 2 será lanzado en diferentes versiones según la plataforma. Las versiones que nos ocupan, de PlayStation 3 y Xbox 360, resultan idénticas, tanto en contenido como en acabado técnico. Para las demás versiones de PlayStation Portable, Wii y Nintendo DS, se han desarrollado con características adaptadas a cada plataforma. Iron Man 2 saldrá a la venta el próximo 30 de abril, junto con el estreno de la versión cinematográfica en nuestras salas de cine. Un movimiento comercial que las compañías conocen a la perfección y que aseguran un número de ventas determinado.

Las misiones en Iron Man 2 irán desde escoltar aliados militares por territorios hostiles, protección de zonas atacadas por oleadas de enemigos, intensos combates contra gigantescos robots, etc. Una de las primeras misiones consistirá en manejar a Iron Man por tierras rusas protegiendo un convoy de helicópteros que será atacado por decenas de torretas, tanques y helicópteros. Nuestra tarea será la de ir eliminando toda fuerza hostil con nuestros rayos repulsores y lanzacohetes; la misión es interesante, ya que debemos estar pendientes de muchos objetivos mientras sobrevolamos la zona, pero es repetitiva y falta de atractivo. Esta es la tónica general del título, la falta de encanto y la constante parsimonia en la jugabilidad. En este sentido cabría replantearse las posibilidades de Iron Man en un videojuego, que no deben ser pocas.

Esta secuela corrige los problemas del primer título, que no son pocos, y lleva al Hombre de Hierro a un nivel algo superior de calidad. Uno de los principales problemas de la primera parte era la desconexión total entre los diferentes eventos, luchas sin ningún tipo de interés y un apartado técnico bastante pobre. En esta secuela se han intentado corregir todos estos problemas y, en parte, se ha conseguido. Aun así, Iron Man 2 sigue siendo un videojuego demasiado sencillo, sin la profundidad que se merece un héroe de esta magnitud; por lo general, es difícil catalogar un título de estas características como un imprescindible, ni siquiera como recomendable. Muy pocos videojuegos basados en películas y/o héroes lo han conseguido.

Así, Iron Man 2, a pesar de ser un juego entretenido y que contentará a los fans de Tony Stark, no puede considerarse una aventura demasiado recomendable. Un apartado técnico aún por pulir en demasiados aspectos, una historia que, a pesar de contar con elementos clásicos de los cómics, no llega a ser todo lo profunda que sería deseable. La jugabilidad ha sido ciertamente mejorada respecto a la primera parte, pero queda lejos de otros títulos mucho más refinados. Tiene alicientes como controlar a los dos héroes metálicos o la personalización de las armas, pero todo se ve penalizado por una sencillez omnipresente, que no profundiza en nada y se queda a medio camino en todo. Sólo para los fans de los superhéroes de Marvel; los demás, seguiremos esperando el videojuego definitivo que tanto se merecen los personajes de la mítica editorial norteamericana.

- Universo expandido de Iron Man
- Traje y armas personalizables
- Jugar como Iron Man o War Machine

- Apartado técnico mejorable
- Sencillez general del juego
- Pésimo doblaje al castellano

5

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.