Sonic the Hedgehog 4: Episode 1

El erizo más rápido jamás visto vuelve a enfundarse sus rojas zapatillas para un arcade bidimensional en su sentido más clásico. Quizás el último intento de hacer que su estela azul vuelva a brillar con la misma intensidad que tuvo en los años 90, quizá sólo un título más en la espiral decreciente de Sonic. Os lo contamos en exclusiva.

A comienzos de los años 90 Sega andaba comenzando la singladura de su primera consola de 16 bits, la Sega Mega Drive. Por aquellos tiempos se postulaba como la gran rival para Nintendo en lo que al dominio de las consolas de sobremesa se refiere. Pero para suponer una verdadera amenaza necesitaba un icono, un personaje singular con el que los usuarios pudieran identificar a la marca. Hasta ese momento Alex Kidd había hecho las veces este papel, pero necesitaba un relevo urgente.

Este llegó de la mano de Naoto Oshima, Yuji Naka y Hirokazu Yasuhara líderes del equipo de desarrollo interno de Sega AM8. Corría el año 1991 y una leyenda del mundo de los videojuegos se estaba fraguando. Así, Sonic el erizo llegaría a las consolas de Sega con un éxito arrollador que llevó a la compañía nipona a desarrollar hasta dos nuevos juegos basados en este personaje en los años subsiguientes.

Fue con la entrada de las tres dimensiones cuando Sonic empezó su particular ocaso. El primer título con el que nos dimos cuenta de este pequeño bache sería con Sonic 3-D, todavía en Mega Drive, aunque más tarde las primeras entregas de Sonic Adventures conseguirían, en cierto modo, corregir el rumbo de la nave. Aún con esto lo cierto es que en los últimos años todos los intentos de Sega por reflotar su personaje en el terreno de las plataformas han tenido niveles de calidad ínfimos, dejando a la legión de fans de Sonic con un palmo de narices.

Precisamente por esto el Sonic Team ha decidido volver a los orígenes, con un nuevo título que continúe la saga original tal y como la conocíamos en sus orígenes, de forma bidimensional. De esta manera retoma la jugabilidad original de los primeros juegos en Mega Drive para presentarnos un arcade de plataformas pleno de velocidad y saltos. El verdadero sucesor de Sonic 3 hasta el punto de que incluso su título es toda una declaración de intenciones: Sonic 4.

De esta manera todo en este primer episodio descargable (de cuatro que vendrán) recuerda al título original. Su contenido será intenso, pero no demasiado extenso. Contiene cuatro fases de tres niveles cada uno, más los respectivos enfrentamientos con el Dr. Eggman (parece que en esta ocasión el equipo de traducción se ha olvidado de que aquí lo llamamos Dr. Robotnik) y las misiones de bonus pertinentes, al más puro estilo Sonic The Hedgehog.
El triunvirato de niveles que hemos podido probar responde al nombre de Splash Hill y es casi un remake de la zona inaugural del primer juego de la saga, Green Hill Zone. De este modo encontraremos un nivel ambientado en la naturaleza, siendo el verde y el marrón el color predominante en el escenario. De igual modo que en el primer Sonic, los enemigos volverán a ser toda una suerte de robots con formas animales. En esta primera toma de contacto nos hemos reencontrado con las pirañas que saltan en los puentes, las avispas que disparan bolas de energía con sus aguijones, los cangrejos, las mariquitas motorizadas…

Al ponernos a los mandos de este título las sensaciones añejas parecen aflorar. Y es que la representación del erizo es simplemente brillante, siendo una versión fiel del original, pero modelado de manera tridimensional y en alta resolución. Si bien sus movimientos parecen resultar algo ‘acartonados' en algunos momentos, se puede decir que Sonic responde con máxima fidelidad y gran precisión a nuestros requerimientos a través del pad de control que sea pertinente.

La mecánica de juego es la clásica, por todos conocida y aquí presentada de manera casi invariada. Tendremos que avanzar por los niveles a toda velocidad mientras recogemos anillos que nos servirán como seguro de vida ante el contacto con alguno de los peligros, aumentar el número de vidas disponibles al llegar a 100 o entrar en la fase de bonificación cuando alcancemos el final del nivel con más de 50 anillos. Sin sorpresas en este aspecto, igual que en el apartado de power ups que encontraremos. Los monitores de siempre con algunos de los potenciadores clásicos. Hemos visto cajas con 10 anillos, cubiertas de invencibilidad, aumento de velocidad, la burbuja que nos dará un golpe extra…

Donde sí que hay algún cambio es el apartado de movimientos del erizo, ya que a sus habilidades clásicas se une alguna nueva característica. Si bien, seguiremos acabando con los enemigos con nuestro salto circular, mientras que si nos agachamos y pulsamos el botón de salto adquiriremos velocidad. Pero, como herencia de las aventuras tridimensionales, y con el objetivo de potenciar los momentos de combate aéreo, se ha introducido un movimiento de fijación aérea que nos permitirá atacar directamente al objetivo al encontrarnos a una distancia determinada de ellos.

Por supuesto, cada nivel será un reto a nuestros reflejos, con constantes saltos y loopings y peligros constantes. Si bien hemos denotado un excesivo uso de los muelles, por eso de aprovechar el nuevo movimiento lock-on. Este hecho no es precisamente negativo, modificando de esta manera la jugabilidad en su punto justo para que no resulte un calco de viejas experiencias en consolas de 16 bits. En el enfrentamiento con Robotnik que pudimos disfrutar nos las vimos con el genio del mal subido en una nave exactamente igual a la que ya destruimos al final del Green Hill Zone. La mecánica es la misma, con un giro final que alarga el enfrentamiento. Un nuevo guiño al pasado.
Lo que si hemos echado de menos en esta versión ha sido el carisma y encanto de las partituras clásicas, siendo la totalidad de piezas musicales completamente originales. En nuestra opinión esta nueva selección está claramente por debajo de los estándares del personaje, pero no desentonan con el universo, con melodías alegres y rápidas. En cambio, los efectos sonoros no han sufrido grandes modificaciones, apelando constantemente a la nostalgia de los jugadores ya talluditos con cada acción que realicemos.

Un detalle que nos ha gustado mucho es el referente a las fases de bonificación. Toma la apariencia y la mecánica de las secciones de bonus del primer juego del personaje, con el laberinto de gemas por el que tenemos que abrirnos camino hasta la Esmeralda del Caos, mientras evitamos caer en el STOP que finaliza nuestra visita a esta sección. En este caso el giro que se ha introducido es que Sonic caerá constantemente sin que nosotros podamos modificar su trayectoria. La herramienta para conseguir llevarle hasta la recompensa será nuestro Sixaxis o el Wiimote, que nos permitirá girar el escenario con inclinaciones del mando. Intuitivo, divertido y, sobre todo, muy bien integrado.

Al clásico modo historia en el que sólo tenemos que preocuparnos por  superar el nivel se le añaden un par de nuevas modalidades que nos permitirán comparar nuestras puntuaciones con jugadores de todo el mundo. En la primera trataremos de conseguir el máximo número de puntos posible en cualquier nivel ya superado. En la otra emprenderemos una carrera por conseguir el mejor tiempo posible al superar una fase que ya hayamos completado con anterioridad.

Las versiones a las que hemos tenido acceso han sido las de Playstation 3 y Nintendo Wii. En ambos casos el título ha funcionado de manera fluida y con un detalle gráfico similar, siendo incluso clavado el desarrollo y controles del título en cualquier momento de su jugabilidad. La mayor diferencia será la resolución que se muestre en pantalla, claramente inferior en la máquina de Nintendo por motivos lógicos. La única incógnita que nos queda por desvelar es la resolución de las fases de bonificación en Xbox 360, puesto que su mando no ofrece ningún tipo de control de movimientos.

En resumidas cuentas se trata de una apuesta por el Sonic más clásico, dejando de lado artificios innecesarios que pueden que hayan enturbiado la merecida fama del erizo azul. Muy pronto podremos jugarlo en todos los sistemas de nueva generación, concretamente durante el verano de este mismo año. Su precio, presumiblemente 800 MP o lo que es lo mismo, 9.99€. Esperemos que merezca la pena. 

Sonic the Hedgehog 4: Episode 1

El popular erizo de Sega vuelve a sus raíces en una nueva entrega 2D, que retoma la saga a partir de Sonic & Knuckles de Megadrive, y saldrá en formato descargable para Wii, PS3 y Xbox 360.
Sonic the Hedgehog 4: Episode 1