SOCOM: U.S. Navy Seals Fireteam Bravo 3
SOCOM: U.S. Navy Seals Fireteam Bravo 3
  • Plataforma PSP 8
  • Género Acción, First Person Shooter
  • Lanzamiento 16/02/2010
  • Desarrollador Slant Six Games
  • Texto Español
  • Voces Español
  • +18
Carátula de SOCOM: U.S. Navy Seals Fireteam Bravo 3
  • 8

    Meristation

Acción encubierta, en miniatura

La saga SOCOM: U.S. Navy SEALs Fireteam Bravo regresa a PSP tras ofrecer dos notables entregas, caracterizadas por un buen control y la acción online más sólida de la portátil de Sony. En esta ocasión deberemos dirigirnos a una exrepública soviética para impedir el ataque de diversos objetivos occidentales con armas de destrucción masiva. Acción y táctica en equipo en tu bolsillo.

Si algo ha distinguido a la saga SOCOM desde que hiciera su aparición en PlayStation 2 ha sido la meticulosa atención por el detalle y una notable voluntad de verismo que ofrece aventura de acción militar realista a sus aficionados, así como una aplicación en tiempo real de tácticas de trabajo en equipo, un aspecto que se revela de vital importancia importancia en modo multijugador. El estudio canadiense de desarrollo de videojuegos Slant Six Games asumió la responsabilidad de sustituir en 2007 a Zipper Interactive en el desarrollo de los nuevos títulos de franquicia SOCOM con un debut que no alcanzó las cotas de calidad a la que los antiguos responsables del sello habían acostumbrado a sus seguidores. Ni SOCOM: U.S. Navy SEALs Confrontation para PS3 ni SOCOM: U.S. Navy SEALs Tactical Strike para PSP fueron tan bien recibidos como lo habían sido los anteriores títulos llevados a cabo por la compañía estadounidense.

Sin embargo,  SOCOM: U.S. Navy SEALs Fireteam Bravo 3 parece haber retomado el espíritu de los episodios que han hecho célebre a los exponentes más celebrados de la familia de títulos de acción y que han de permitir a este último lanzamiento ser considerado como uno de los mejores juegos de acción en tercera persona de la portátil de Sony y encumbrarse como un digno sucesor que muy probablemente satisfará a quienes esperaban un nuevo SOCOM que siguiera la estela de los anteriores Fireteam Bravo.

El argumento de este SOCOM: U.S. Navy Seals Fireteam Bravo 3 nos pone en la piel del sargento Wraith. Fuentes de información del Departamento de Defensa de los Estados Unidos han revelado que diversos objetivos occidentales corren peligro inminente, ya que podrían ser atacados en cualquier momento por una organización armada con un arsenal de armas de destrucción masiva con sede en Koratvia, una exrepública soviética imaginaria a orillas del Mar Báltico en la que han desaparecido todos los efectivos que el ejército estadounidense ha enviado a investigar. Nuestra misión será la de comandar una pequeña unidad, integrada por algunos de los mejores veteranos de guerra norteamericanos, encargada de averiguar quién mueve los hilos de las fuerzas terroristas, cuál es su objetivo e intentar boicotear su ataque.

La unidad de Wraith se ve empujada por la necesaria premura de evitar cualquier operación terrorista en ciernes, pero deberá trabajar en condiciones bastante duras. Aunque Koratvia es ahora un país independiente, la situación política dista mucho de ser estable y se ha convertido en un verdadero polvorín, en el que los intereses cruzados del gobierno ruso, que pretende recuperar el control de su exprovincia, y la Unión Europea, que intenta manter diversos acuerdos estratégicos en la zona, parecen haber devuelto la región a los días de la Guerra Fría. Así pues, Wraith y su equipo deberán actuar de modo encubierto, no recibirán el apoyo del ejército a menos que sea absolutamente necesario y estarán solos durante todo el tiempo que pasen en Koratvia, hasta que la misión concluya y acuda un equipo de evacuación a la zona para recogerles.

Las pistas apuntan hacia Vasyli Gozorov, un muy peligroso antiguo agente de la KGB con conexiones con el crimen organizado ruso que parece estar implicado, pese a no ser el líder de la organización terrorista. El informe de inteligencia revela, no obstante, que tiene relación directa con el máximo responsable de la operación, por lo que Wraith y sus hombres deberán intentar dar con él para proseguir sus investigaciones. El exoficial del viejo Comité para la Seguridad de la Unión Soviética viaja con un gran contingente de guardias armados, de modo que será importante actuar con sigilo, en la medida de lo posible. Wraith contará con Sandman, un operativo de gran experiencia en quien confía por encima de todo, Raven, el especialista en tecnología, y Toro, el novato del grupo, que, aunque acaba de terminar su entrenamiento, es uno de los cadetes mejor cualificados de la academia militar.

Probablemente, uno de los mayores aciertos de Fireteam Bravo 3 radica en su fácil e intuitivo manejo, a pesar de lo que pueda parecer al explicar de modo pormenorizado todas las opciones y peculiaridades del sistema de control. El sistema desarrollado para conducir a nuestro personaje es óptimo, pero guiar a nuestro escuadrón entero es igual de sencillo y directo, y parte de lo ya conocido en juegos previos e incluso mejora lo visto hasta ahora. Para mover a nuestro personaje y girarlo haremos uso del stick, presionando sobre el gatillo izquierdo al mismo tiempo nos desplazaremos lateralmente en la dirección escogida. Para cambiar nuestra postura recorreremos al botón triángulo: pulsando una vez nuestro personaje se agachará o se levantará, si mantenemos el botón presionado durante un breve instante conseguiremos que nuestro personaje se tumbe y pueda avanzar reptando para pasar desapercibido. Igual que en otros títulos de acción en tercera persona, como Resident Evil 4 ó 5, se ha implementado un giro rápido de 180º que nos permite cambiar el sentido de nuestro desplazamiento de modo muy ágil, con sólo presionar la tecla cuadrado al mismo tiempo que movemos la palanca de control.

Además de la vista típica en tercera persona durante nuestro despliegue, haremos también uso de tres tipos de visión diferente, pulsando hacia arriba con el pad analógico podremos enfocar mejor nuestra visión para acercar el encuadre de la cámara a nuestro objetivo, manteniendo pulsada la misma dirección nos será posible apuntar a través de la mira telescópica para centrar al objetivo en el punto de mira, y presionando la tecla de dirección hacia abajo en el pad pasaremos al modo de visión nocturna, muy útil en aquellos entornos en los que carezcamos de luz suficiente para distinguir con precisión cuanto nos rodea. Para disparar cualquier arma de mano bastará con presionar el botón equis. Si nos es preciso fijar un objetivo podremos presionar el gatillo derecho, así aparecerá una retícula que marcará el blanco, aunque si abusamos de este recurso perderemos algo de precisión. Si presionamos simultáneamente ambos gatillos aparecerán marcados todos los objetivos disponibles en nuestro campo de visión.

Pulsando la dirección izquierda en el pad analógico accederemos al panel de armas de nuestro arsenal y podremos cambiar aquella que lleve equipada nuestro personaje presionando una vez el botón que aparezca marcado al lado de cada objeto o presionándolo dos veces para alterar la velocidad de disparo. Para recargar manualmente bastará con presionar la tecla cuadrado, aunque el cargador se recarga de manera automática cuando se vacía. Podemos efectuar una recarga táctica presionando dos veces consecutivas el botón, con lo que conseguiremos rellenar rápidamente el arma con un nuevo cargador pero perderemos toda la munición que quedase en el viejo en el momento de iniciar la maniobra. Para arrojar granadas con precisión bastará con equipar el explosivo en cuestión y matener pulsada la tecla equis. Obtendremos un arco visual de proyección que nos permitirá lanzar hacia una dirección concreta nuestro objeto.

Podremos configurar al empezar cada misión las armas con las que nos lanzaremos a la acción, y en el modo historia no sólo podremos establecer cuáles usará Wraith, sino también el arsenal de sus compañeros de pelotón, lo que permite una distribución equilibrada de la potencia de fuego y del equipamiento armamentístico de los componentes de nuestro equipo. Asimismo, podremos permitir al sistema que abastezca a nuestros soldados con un conjunto de armas sugerido, en principio el más adecuado para hacer frente a la misión específica a la que en cada caso habremos de hacer frente. Contaremos en cada misión con una ranura para arma de asalto y otra para subfusil. Cada una de las armas equipadas es susceptible de ser mejorada adquiriendo módulos diversos, como mira telescópica, silenciador, cañón, etc. Veremos en todo momento un gráfico que nos permitirá comparar entre las diferentes características de cada arma.

Además de las ranuras de fusil de asalto y subfusil podremos rellenar espacios pequeños con cargas explosivas y cegadoras, así como paquetes de munición adicional. Del mismo modo que iremos desbloqueando modificaciones para las armas podremos adquirir e incorporar granadas de humo, minas Claymore o cargas de explosivo C4, por ejemplo. Desde el mismo momento en el que equipemos unas mejoras u otras en nuestras armas estaremos variando el enfoque táctico de nuestra misión. Así, con el uso de miras telescópicas o silenciadores podremos desplegar nuestro equipo brindando un mayor soporte a la acción estratégica de ataques de precisión quirúrgica y al sigilo, lo que a su vez nos permitirá movernos silenciosamente y apoyarnos en ataques cuerpo a cuerpo por la espalda para coger al enemigo desprevenido.

Para mover a nuestro escuadrón deberemos usar el menú de órdenes, que desplegaremos al mantener pulsado el botón círculo. Podremos emitir órdenes dirigidas a unos miembros u otros de la unidad. Seleccionando la unidad 'Bravo' moveremos a Sandman y Raven, mientras que para dirigirnos a Toro deberemos seleccionar 'Able'. Para manejar simultáneamente a todos nuestros compañeros deberemos activar 'Equipo de Artillería'. Las órdenes básicas que podemos emitir se dividen en mandatos de combate, como 'alto el fuego' 'fuego a discreción', o 'actuar con sigilo', y mandatos de movimiento, como 'seguir', 'mantener posición', 'mover hacia una posición determinada' o 'cubrir objetivo'. Nos será muy útil también recorrer a órdenes rápidas por medio de una leve pulsación en la tecla círculo para ordenar al escuadrón bravo que se desplace rápidamente a la zona que marquemos con la retícula del visor.

Las órdenes dirigidas a nuestro escuadrón pueden ser ejecutadas directamente, por medio de la tecla equis, o pueden ser puestas en espera dentro de una lista de acciones diversas agrupadas pajo el epígrafe 'a mi señal', que pueden ser ejecutadas en el momento que estimemos oportuno al pulsar el botón círculo. Existen órdenes que podrán activarse únicamente en determinados contextos, por ejemplo 'revivir a los SEAL', cuando algún miembro del equipo haya recibido demasiado daño y necesite ser reanimado, o cuando marquemos a un sujeto que deba ser abatido por un compañero con sigilo en 'combate de corto alcance'. En estos momentos aparecerá un mensaje de acción especial sobre la retícula, que nos alertará de que está disponible una orden contextual específica.

En todo momento observaremos en pantalla un radar en el margen superior derecho que nos informará de la ubicación de enemigos así como de la localización de puntos estratégicos y de la de nuestros compañeros, aunque sólo será capaz de mostrar aquellos puntos estáticos y móviles que aparezcan en nuestro mismo plano, y no nos advertirá, por ejemplo, de la presencia de francotiradores en las azoteas si estamos a ras del suelo. En el margen izquierdo inferior aparecerá el total de balas cargadas en el arma que llevemos equipada en relación al total de balas con el que contamos para aquella arma en concreto. También podremos consultar el total de balas para cada arma así como la cantidad restante de granadas o minas accediendo al visor de arsenal.

SOCOM U.S. Navy SEALs Fireteam Bravo 3 cuenta con unos gráficos que muestran un alto nivel de calidad. Pese a que existen otros juegos que ofrecen una apariencia más detallada, en el título de Slant Six Games observamos en todo momento unos gráficos efectivos, con personajes bastante definidos, aunque de modelado más bien plano, en entornos que reproducen ubicaciones realistas y objetos eficientemente representados, tanto en el caso de elementos del escenario como en el caso de vehículos. Asimismo, es notable la variedad de ambientaciones que recorreremos en momentos diversos del ciclo diurno y destacan los efectos climatológicos (lluvia y nieve entre ellos). Las escenas cinemáticas presentan todavía un mejor acabado que no desmerece, no obstante, el del resto del juego y junto al cual conforma un todo armónico bien uniformado y bastante rico en matices.

Aunque algunos usuarios podrán echar en falta en un principio la presencia de un segundo stick analógico con el que mover la cámara, esta es una carencia de la consola que apenas afecta al juego, la colocación de la cámara a la espalda del personaje controlado ofrece campo visual suficiente y se coloca de modo automático ofreciendo siempre el mejor ángulo en los momentos en los que el personaje se parapeta contra una cobertura improvisada o se oculta en una esquina. También ayuda a compensar la dificultad para colocar la cámara a voluntad el poder activar los modos alternativos de visión, por lo que consideramos que se ha sabido paliar de modo efectivo un punto algo oscuro de otros títulos de acción en tercera persona para la portátil con un buen diseño, que saca el máximo partido de cuanto PSP ofrece.

Los textos de ayuda para el jugador son accesibles en cualquier momento activando el menú en pausa y ofrecen una guía útil que podemos consultar cuando haga falta para conocer cómo manejar a nuestro personaje y a su pelotón. El apartado sonoro merece especial mención. No sólo porque el acompañamiento musical resalte adecuadamente los momentos más intensos, con compases épicos de corte marcial, ni porque los efectos especiales reproduzcan de modo realista los estallidos de una conflagración armada, sino también por la extraordinaria localización. El trabajo de doblaje en SOCOM U.S. Navy Seals Fireteam Bravo 3 es prácticamente tan notable en su versión original como en su versión en castellano, lo que da idea del importante apoyo con el que el título ha contado por parte de Sony, algo que cabe aplaudir y que sería deseable ver aplicado también a otros títulos con el mismo celo.

Quizás la mayor objeción que se pueda verter en contra de SOCOM U.S. Navy SEALs Fireteam Bravo 3 sea que puntualmente puede parecer demasiado fácil. Incluso seleccionando el máximo nivel de dificultad de los cuatro disponibles, e incluso personalizando las misiones con la densidad máxima de enemigos equipados al máximo, nos parecerá que en algunos momentos nuestra misión es un paseo. La inteligencia artificial de nuestros oponentes cumple con su cometido sin grandes alardes, pero aunque no nos enfrentamos a torpones, activando el modo de fijación automático de objetivo, e incluso dejando a nuestro escuadrón que se encargue de llevar a cabo el trabajo por nosotros, podremos a menudo salir airosos de unos cuantos enfrentamientos sin complicaciones excesivas. Esta dificultad relativa se aplica únicamente al modo campaña, en el modo competitivo online las cosas pueden, por supuesto, ponerse bastante más peliagudas.

Y es precisamente en los modos online del juego donde radica su mayor atractivo y donde SOCOM U.S. Navy SEALs Fireteam Bravo 3 ofrece una de las mejores experiencias de juego en PlayStation Portable, sea en modo infraestructura o en modo ad hoc, junto a tres compañeros. Aquí se equilibran las habilidades de unos y otros participantes, entra en juego el nivel de cada uno y desaparece cualquier posibilidad de sanar automáticamente las heridas de los caídos en la batalla dándole a un solo botón. Un añadido francamente interesante es el de las misiones personalizables: podremos rejugar distintos niveles alterando las normas y las condiciones de los encuentros, lo que brinda una experiencia siempre cambiante y permite prolongar la vida útil del pequeño gran título de Slant Six Games.

Otro apartado que redunda en este sentido es el de las recompensas desbloqueables. Al superar las misiones, tanto del modo campaña como del modo de personalización de niveles, conseguiremos puntos que nos permitirán desbloquear equipamientos diversos con los que alterar la apariencia de nuestro personaje en el modo multijugador, o nuevas armas con las que ampliar nuestro arsenal o accesorios con los que nutrir nuestras armas y potenciar unos parámetros u otros. Cuanto mayor sea la dificultad en los modos personalizados, mayor será también la cantidad de puntos que obtendremos y más amplio el arsenal y más variados los complementos que podamos adquirir, que serán, a su vez, de inestimable ayuda al enfrentarnos a otros jugadores en el modo multijugador.

Desde luego, Sony y Slant Six Games ofrecen con SOCOM U.S. Navy SEALs Fireteam Bravo 3 un festín de acción en miniatura para el usuario de PSP. Es oportuno destacar que el juego se adecua perfectamente a la plataforma para la cual ha sido concebido: los episodios son vibrantes y breves, perfectamente indicados para momentos de juego en una consola portátil. Su intensa campaña para un solo jugador y los modos de juego online permiten un extraordinario disfrute tanto de la historia del nuevo título de la franquicia SOCOM, que resulta de lo más inmersivo, como del multijugador, ya sea en modo ad hoc o en modo infraestructura. La introducción de niveles personalizables lleva el juego aún más allá y permite a sus jugadores enfrentarse a grandes retos para intentar desbloquear nuevas recompensas. Un título imprescindible para los propietarios de PSP amantes del género y que seducirá también a un buen número de jugadores aficionados a la acción. Sin duda, un juego muy adecuado para relanzar el catálogo de PSP.

Lo mejor

Excelentes opciones multijugador, tanto en modo infraestructura como ad hoc.
Divertido, variado e intenso. ¿Qué más se puede pedir?
Extraordinario doblaje al castellano.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.