Assassin's Creed II: La Batalla de Forli
Assassin's Creed II: La Batalla de Forli
Carátula de Assassin's Creed II: La Batalla de Forli
  • 4

    Meristation

Una hora más en el Renacimiento

Jan Ros

Regresamos al Renacimiento italiano de la mano de Ubisoft, en el nuevo contenido descargable para Assassin's Creed 2, en el que defenderemos la ciudad-estado de Forli del asedio de los hermanos Orsi. Prosigue la lucha de asesinos contra templarios.

Ya está disponible para su compra en el bazar de Xbox Live y la tienda de PSNetwork el nuevo episodio de Assassin's Creed II, una de las dos nuevas adiciones en forma de contenido descargable de pago con las que Ubisoft completa el argumento de la segunda entrega de la saga que narra el encarnizado enfrentamiento secular entre asesinos y templarios. En este primer capítulo encontraremos la doceava memoria de Ezio Audiotore, un recuerdo al cual en el modo historia original aparecido con el juego no podíamos acceder desde el Animus hasta ahora. Formalmente, la adición de este nuevo contenido no presenta una estructura diferenciada de las distintas memorias que hemos visto durante el juego, de modo que, al margen de los comentarios de Rebecca Crane, rediseñadora del Animus 2.0 y encargada de su manejo, que advierten que por fin podremos acceder a zonas de la memoria del asesino Ezio que no estaban disponibles anteriormente, no tendremos la sensación de estar encargándonos de una nueva misión, sino más bien la de  estar completando una parte integrante y significativa de la historia principal.

En este archivo de memoria recuperado descubriremos en un principio cómo Ezio obtenía el mapa para encontrar todos los fragmentos del códice de los asesinos y descubriremos cómo conseguía el poderoso y misterioso artilugio conocido como El Fruto del Edén. Más tarde  nos uniremos a dos miembros del clan de los asesinos a quienes habíamos tenido ya ocasión de conocer fugazmente en el juego: al erutito filósofo y político Niccolò Machiavelli y a la condesa de la Romaña y Forli, Caterina Sforza, apodada en su tiempo con sobrenombres como La Vampiresa de la Romaña, que hablaban elocuentemente de su espíritu aguerrido y batallador. Nuestro objetivo será ayudarles a defender la fortaleza de  Forli del ataque de los hermanos Checco y Ludovico Orsi.

Los Orsi son dos asesinos a sueldo que, a pesar de haber sido contratados en un principio por Caterina para terminar con su marido, el infame Girolamo Riario (un de los cerebros orquestantes del suceso histórico de la Conspiración de los Pazzi, que pretendía acabar con la familia Medici y que en Assassin's Creed suponía, además, el asesinato de buena parte de la familia Auditore) actuarían ahora bajo el patrocinio del malvado Papa, Rodrigo Borja, decidido a hacerse con El Fruto del Edén y a deshacerse de la problemática condesa. Ezio deberá escoltar a Machiavelli y Sforza, protegerles durante el asedio de la ciudad-estado y, acto seguido, rescatar a dos de los hijos de Caterina e intentar recuperar el artefacto, robado por Checco.

No han sido añadidas misiones secundarias de las que debamos ocuparnos, hará falta únicamente pasar por una serie de puntos de control y lograr derrotar a cuantos atacantes se introduzcan en Forli, siempre procurando que tanto Caterina Sforza como Niccolò Machiavelli salgan indemnes de la contienda. Si algo distingue estas refriegas de la mayoría de reyertas en las que habremos participado durante el resto del juego, es tanto el mayor número de enemigos envuelto en la acción  como su notable habilidad: nos las veremos, sobre todo, con brutos acorazados y con ágiles espadachines. Asimismo, habrá buscadores, equipados con alabardas y capaces de escudriñar en las localizaciones en las que Ezio suele esconderse, como montones de heno o casetas en los tejados.

Las misiones de rescate de dos de los hijos de Caterina, Ottaviano y Bianca Riario son bastante parecidas al resto de la acción: momentos de persecución seguidos de enfrentamiento contra grupo nutrido de contendientes armados. No significan un mayor reto de lo que hayamos encontrado a lo largo del juego, pero en ocasiones nos hará falta armarnos de paciencia, o ser tan expeditivos y eficaces como nos sea posible, si no queremos que los secuestradores nos den esquinazo y tengamos que reiniciar la misión desde el punto de control. La Batalla de Forli es, en todos sus aspectos, una parte más de la aventura, pese a su brevedad (podremos completar la memoria en algo más de hora y media, como máximo), y cuenta con sus mismas virtudes y adolece de sus mismos defectos. Aunque el episodio es realmente intenso y nos entretendrá mientras dure, en ocasiones nos sorprenderá alguna escena poco menos que inexplicable y absurda: parece raro, por ejemplo, que un heraldo se dedique a pregonar las últimas noticias mientras un agitado tumulto se organiza ante él, en el momento en que Forli se llena de invasores.

Pese a que la descarga ocupa casi 700 MB, no encontraremos nuevos escenarios, sino que nos moveremos, únicamente, por rincones que ya habremos tenido ocasión de visitar a fondo durante la aventura. Sólo aparecerán marcadas en el mapa las tareas que no hayamos todavía resuelto, o las atalayas a las que no hayamos aún subido. Tras salir en la búsqueda de Checco Orsi, que se oculta en las montañas con Ottaviano, a quien mantiene cautivo, e intentar acabar con él para recuperar El Fruto del Edén, se nos preparará para el nuevo contenido descargable, La Hoguera de las Vanidades, que tendrá lugar en Florencia, donde acudiremos para enfrentarnos al monje dominico Fray Girolamo Savonarola, gobernante de la ciudad.

El mayor atractivo del nuevo contenido descargable de pago para Assassin's Creed II es, sin duda, la presencia de un papel femenino de peso tan carismático y pintoresco como el de la inefable Caterina Sforza, que ya había tenido ocasión de dejar huella en una pequeña aparición durante nuestro anterior periplo en la zona, pero que protagoniza en La Batalla de Forli sus buenos momentos, entre los que destaca una escena realmente impagable que dejará boquiabiertos a no pocos jugadores y que da muestra no sólo del arrojo de la dama sino de su fuerte carácter, en la que es una caracterización que, pese a ser eminentemente ficticia, retrata muy bien, probablemente, al personaje histórico auténtico.

Además de la memoria 12, el contenido añade también una memoria especial, ubicada en una atalaya de los pantanos de alrededor de la ciudad de Forli, a la que podremos encaramarnos para revelar un nuevo fragmento de La Verdad e incorporar otra porción de vídeo a las descubiertas hasta ahora. Desde ahí nos será posible también lanzarnos en la máquina voladora de Leonardo da Vinci y sobrevolar la región de la Romaña-Forli, lo que no aporta nada nuevo, ya que habíamos podido hacer antes uso del ingenio, pero resulta entretenido. Al margen de los detalles sobre el mapa que sitúa las distintas páginas del códice y al misterio que encierra El Fruto del Edén, no daremos en La Batalla de Forli con nuevas pistas sobre el la disputa entre asesinos y templarios, y no controlaremos a Desmond Miles en ningún momento ni veremos a Lucy Stillman ni al resto del equipo de asesinos moderno, ni habrá ninguna referencia a Abstergo, por lo que la esencia de lo narrado durante el desarrollo del juego no se ve significativamente alterada, aunque sí aporta nuevos datos que al aficionado puede interesarle conocer.

como afirmaba Patrice Desilets, director del juego, recientemente en una entrevista, La Batalla de Forli y La Hoguera de las Vanidades fueron originalmente concebidas como parte integrante de la historia del juego, y extraídas con posterioridad del continente físico para ser comercializadas como contenido descargable de pago por separado con el que obtener pingües beneficios, lo que denota una política probablemente muy lucrativa, pero excesivamente mercantilista y muy poco respetuosa tanto para con los aficionados como para con la propia obra intelectual, lo que en ningún caso podemos aprobar, mucho menos aplaudir. Dejando esto de lado, sorprende que, además de no haberse incluido nuevas armas o entornos, no se haya completado la lista de logros y trofeos con la inclusión de nuevas marcas con las que, al menos, premiar la adquisición de la expansión, lo que redunda en su prácticamente nula rejugabilidad. La brevedad del nuevo capítulo se ve sólo compensada por su notable intensidad, porque el precio, pese a que puede parecer corto en comparación con el de otros contenidos descargables -apenas 3,99 € en la PlayStation Network Store, 320 puntos Microsoft en el Bazar de Xbox Live- es la cantidad que estaremos pagando por una hora de entretenimiento extra. Sin ser una incorporación imprescindible, resulta plenamente disfrutable, pese a su corta duración, si obviamos la nefasta decisión editorial que ha servido para dar lugar a este añadido, segregado inicialmente. Esperemos que el lanzamiento del segundo episodio dote de mayor empaque al conjunto, aunque eso difícilmente podrá resarcir a Ubisoft de las críticas motivadas por el injustificable atropello a sus propios aficionados.

Assassin's Creed II

- El personaje de Caterina Sforza
Realmente intenso

LO MEJOR

  • Realmente intenso
  • El personaje de Caterina Sforza
  • ES style="MARGIN

LO PEOR

  • El hecho de que fuese concebido como parte del juego y Ubisoft decidiese venderlo por separado
  • El precio, 4 euros por 60 minutos de misión
  • Extremadamente corto
  • No se han añadido nuevos logros específicos para el contenido descargable
  • y no rejugable
  • una hora
4

Mediocre

Podía ser pero no ha sido y tras pasar unos breves minutos con él quedará archivado en la estantería para no jugarlo nunca más.